El cambio es un hecho

Revisemos nuestros patrones de conducta, nuestras creencias, nuestras razones, el por qué hacemos lo que hacemos cada día, el por qué pensamos lo que pensamos. Revisemos el vinculo con nuestros padres, qué nos une además del amor. Cómo actúan sobre nosotros, en nuestras decisiones, en la idea de lo que somos y debemos ser. Cómo nos vinculamos con los hijos, parejas, amigos.

Si tomas un cachorro salvaje, lo domesticas y le enseñas a vivir entre personas… luego, cuando ya no te cause tanta gracia tenerlo y ocuparte de él, no intentes devolverlo a la selva porque no será capaz de sobrevivir. El mismo principio es aplicado a la relación con las otras personas. Sobre todo al vínculo entre padres e hijos pero también entre parejas. Los padres que por temor a que sus hijos sufran los quitan de su ambiente natural y les proveen una vida artificial apartada de los peligros de “la selva” le quitan a sus hijos lo esencial para sobrevivir y prosperar en la vida. Las parejas, cuando ponen condicionamientos al otro obran igual.

De esta manera, el miedo restringe no solo la relación de los padres con sus hijos sino que limita a los hijos en su andar y en al manifestación de sus cualidades, entre ellas la vocación. El miedo a que nuestros hijos no tengan dinero nos hace influirlos a que hagan solo aquello que les permitirá conseguir dinero y de esa manera generamos en ellos patrones de dependencia y de empoderamiento del dinero confiriéndole al dinero una cualidad casi divina, como la de un dios, pagano en este caso por supuesto,

El problema es el dinero? no, claro que no, el problema es el miedo de los padres, el que programa a sus hijos en base a la falta y no a lo que ellos tienen por naturaleza. La posibilidad de que en el futuro les falte, los hace utilizar el presente no en manifestarse con naturalidad sino hacer lo que les permitirá conseguir lo necesario. De esta manera, el futuro interfiere al presente, un futuro negativo y esto es solamente una proyección mental. La pregunta es entonces por qué proyectamos negativamente? por qué no confiamos en la Naturaleza y dejamos que nuestros hijos sean lo que son… porque todo alrededor nos induce al miedo.

Así como en el caso del cachorro salvaje, el que ha sido quitado de su ambiente natural y por ello ha perdido u olvidado sus cualidades naturales lo cual le hace temer su naturaleza; así también nosotros vivimos en esta realidad artificial creada deliberadamente para quitarnos las cualidades naturales. Entonces, hoy, cuando la Naturaleza de lo que somos por esencia viene a nosotros, nos sentimos como el animal domesticado que es soltado en la selva, por más que es ese su ambiente natural éste ha olvidado cómo vivir allí y por ello le teme.

Esta dependencia artificial con un sistema basado en la necesidad genera un círculo vicioso pues la “falta” es necesaria mantenerla pues sin “falta” cae el sistema por su propio peso. Si no existiera la posibilidad de un futuro de escases, los padres no inducirían a sus hijos a “asegurarse” el futuro siguiendo una carrera con salida laboral, agradando a los demás a costo de sí mismo, etc. pero si esto ocurriera el sistema actual caería estrepitosamente y los que lo han creado y se sirven de él no lo quieren permitir y por eso, cuanto más cerca estamos de la caída de este sistema mas miedo y necesidad siembran para que rechacemos lo nuevo, aunque lo “nuevo” es en realidad la naturaleza a la que pertenecemos por esencia.

Debemos confiar en nuestra naturaleza, en la esencia de lo que somos, entonces podremos aceptar “lo desconocido”. Debemos reconocer en nosotros los patrones de creencias que suscitan los pensamientos y la manera en la que pensamos, porque eso es lo que nos hace parte de este mundo artificial y lo que nos interfiere en el regreso a “nuestro ambiente natural”.

Claro que necesitamos alimentarnos, pero debemos comprender que se han adueñado de los alimentos precisamente quienes pretenden utilizar esa necesidad natural para ejercer sobre nosotros un poder deliberado. Así como sucede con la necesidad de alimentos sucede con todas las necesidades naturales y con otras necesidades que se han crear precisamente como medio de ejercer poder sobre nosotros.

Por ahora, con que comprendamos esto, con que realmente entendamos que estamos esclavizados por un sistema y que este estado de esclavitud no es un efecto residual o un error de un modelo sino que es el objetivo consciente de quienes sostienen el mundo como es, con que lo entendamos y dejemos de evadir la realidad, con eso por ahora es suficiente, para que cuando este sistema se desmorone estemos más dispuestos a soltarlo y agarrar con alegría lo nuevo, porque lo nuevo es el lugar del que nos han quitado para domesticarnos y quitarnos la cualidad original, nuestro poder esencial de Ser lo que somos.

Confianza, paciencia… el cambio esta en proceso, de nosotros depende cuánto se tarde… cuanto más rápido comprendamos y estemos dispuesto a aceptarlo lo nuevo, más rápido saldremos de esta esclavitud, no hagamos como el pueblo judío que debió ser expulsado de Egipto y conducido bajo la persuasión de la espada… el cambio es un hecho! de nosotros depende cómo será en cada caso, si un trauma o un andar con alegría y entusiasmo hacia un mundo nuevo.

Nicolás N.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s