La necesidad de todos, oportunidad de pocos…

El mecanismo humano demanda la satisfacción de ciertas necesidades, algunas de las cuales de no satisfacerse provocarían la muerte. El instinto humano nos empuja a sobrevivir y todo el potencial humano está puesto al servicio de la supervivencia. Entonces, esas necesidades que si no se satisfacen producen la muerte y que llamamos “elementales” o “básicas”, despiertan todas las alarmas en el sistema de funcionamiento humano si acaso no son satisfechas o si están por debajo del nivel óptimo de satisfacción. Entonces, nuestros pensamientos estarán relacionados a la necesidad que el cuerpo y sus mecanismos manifiestan para que “dejemos todo y nos ocupemos de ello”.

Algunas estrategias comerciales, sino todas, buscan generar la necesidad de su producto a fin de conseguir que el mecanismo humano que se encarga de impulsarnos a la satisfacción de las necesidades juegue a favor del vendedor del producto y si además logran que su producto sea considerado no solo necesario sino elemental, entonces todo nuestro potencial estará puesto en el afán de conseguir ese producto.

La utilización de la necesidad del otro como oportunidad de negocio o como ventaja para ejercer un control y manipulación sobre aquel es una de las características de la miseria del ser humano pero, nos guste o no, es lo que estamos acostumbrados a hacer. En el mundo salvaje, cuando un animal huele el miedo en otro animal sabe que tiene una ventaja y la aprovecha para dominar al otro. El ser humano, fiel a su instinto obra de la misma manera pues, somos aún animales.

Pero las maneras en las que utilizamos la necesidad del otro como una oportunidad para manipular sus decisiones son mucho más complejas que las propias del mundo salvaje. Escondidas y embellecidas detrás del glamour de la tecnología y la moda, las cadenas que nos aferran a la bola de metal que arrastramos al caminar y por ello vamos lento o bien no vamos a ninguna parte, son cada vez más imperceptibles dado que nos vamos acostumbrando a ellas así como quien se acostumbra a caminar con la piedra dentro del zapato.

¿Cuáles son las maneras en las que nuestra necesidad es utilizada como oportunidad para la manipulación de nuestros pensamientos, voluntades y decisiones?

En principio, toda necesidad es intensificada a partir de la infusión de una alta dosis de miedo. La necesidad de alimentos es intensa pero, si además te dicen por ejemplo que aumentarán el precio de los alimentos pero no tu salario, entonces el miedo a no conseguir lo suficiente hace que el hambre duela mucho más. Ese dolor será el persuasivo que infundirá determinación para que salgas a la lucha por conseguir el dinero necesario para comprar los alimentos. Y así, con todo lo necesario y con lo que te han inducido como necesario aún cuando no lo es.

Sin títulotarjetas

Está claro que no podemos renunciar a alimentarnos, por lo menos por ahora, pero sí podemos ir renunciando a otras necesidades que no lo son tanto y que nos encadenan del mismo modo que si fueran indispensables para la vida. Este es el caso de los teléfonos celulares, de las tarjetas de crédito, del televisor, del auto móvil, etc.

Un ejercicio de liberación que es muy útil para despabilarnos un poco es el de por ejemplo un día salir sin el celular o bien romper las tarjetas de crédito (cancelarlas sería lo ideal), tomar un colectivo, caminar, cambiar el recorrido que solemos utilizar para ir al trabajo, a la universidad, al gimnasio, también es muy sano escribir a mano y dejar de tipiar en la computadora. Es decir, romper los paradigmas a los que nos hemos atado y sobre los cuales no reflexionamos más, debemos “razonar lo obvio!” porque lo obvio es lo que nos ata tanto como lo necesario…

La naturaleza humana nos condiciona a alimentarnos a vivir en determinado rango de temperatura, a dormir, a tener sexo, etc. pero a todo ello le agregamos una serie de nuevas necesidades que complican en vez de solucionar, no solo no nos liberan de las necesidades básicas sino que agregan más obligaciones que atender, más dinero que conseguir, más horas que dedicar a lo necesario…

Comencemos a desandar el camino del error, una vida sencilla, austera es la salida, dediquemos cada día un momento a idear la salida de este laberinto de necesidad permanente… es posible! solo se requiere determinación!

Saludos

Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s