Sacerdotes sin Religión

En el pasado reciente de la humanidad, cuando el orden actual que impera el mundo y rige la convivencia comenzaba a despuntar, allá por los tiempos de la constitución del Imperio de Roma y de la conquista del mundo y la imposición de la cultura romana, de sus leyes y costumbres, el hombre vivía entonces en un estado de beligerancia permanente donde el más fuerte aprovechaba su ventaja y arrebataba al más débil lo que era de su interés, apoderándose además de las personas derrotadas a las que esclavizaban obligándolas a realizar determinadas tareas a cambio de perdonarles la vida, de darles lugar donde vivir y alimentos.

Mientras, el pueblo romano vivía en lujo y excentricismos financiando su vida y sus placeres de lo obtenido de cada nueva conquista y dejando el trabajo duro para los esclavos. En Roma existían distintos niveles de ciudadanos ante la ley, los romanos contaban con todos los derechos y estaban exentos del pago de impuestos y tributos,  mientras que los otros, los latinos, forastieris, libertos, etc, tenían muy pocos o ningún derecho y todas las obligaciones que cumplir.

El Imperio de Roma, como medio de control de las provincias que había conquistado y dado que las distancias hacían costosa la campaña a cada una de ellas, constituyó sociedades mixtas las cuales tenían como “accionistas” al imperio por una parte y como socios a los líderes del pueblo conquistado, ya sea a sus lideres religiosos -como fue el caso del pueblo judío (el Sanedrín)- o a los líderes políticos, militares. EL objetivo de estas sociedades mixtas consistía en que los mismos líderes de esos pueblos se encargaran de ejercer el control a nombre del Cesar, de recaudar el impuesto y de mantener todo en calma. La ganancia de ellos, de los socios locales, era todo lo que recaudaban por encima de lo que el imperio determinaba como impuesto, es decir, Roma determinaba a cada provincia conquistada un tributo pero los socios locales podían cobrar por encima de ese monto y quedarse con la diferencia esto hizo demasiado costoso el impuesto (lo que hoy llamamos presión tributaria) lo cual generó miseria y pobreza extrema.

En principio podríamos pensar que esos “líderes locales” asociados al imperio eran  traidores de su pueblo pero, con un poco más de prudencia y de comprensión podemos interpretar su decisión como una manera, tal vez la única disponible de mantener la identidad de su pueblo, de salvar la vida de las personas hasta tanto se les ocurriera algo mejor pero, lo cierto es que estos líderes se han enriquecido con este “negocio”. Han hecho su gran negocio a partir de esta sociedad y esto sí que es indignante pues, es comprensible que por salvar la vida y las costumbres un pueblo acepte una rendición ante un estado de guerra permanente pero, de rendirse para salvar la vida a enriquecerse a costa de la miseria de los propios y asociarse al enemigo, hay una gran diferencia.

En medio de este caos naciente, de este desequilibrio creciente y que nada parecía detenerlo, surge un tal Jesús de una ciudad llamada Nazaret. Entonces, mientras la balanza del mundo se inclinaba decididamente hacia el Omega, hacia la oscuridad, y parecía que entrábamos en un período de oscuridad profunda sin una soga que nos pudiera dar al menos la oportunidad de salir de aquel pozo, viene al mundo la Luz, el Alfa encarna y compensa la balanza y tiende una soga para que el que esté dispuesto a Salvarse, por El se Salve.

cristo

Como si fuera un juego de palabras, mientras el poder del Omega se manifestaba a través de ROMA, Jesús trajo al mundo el poder del AMOR como la compensación a tanta oscuridad creciente, siendo uno el espejo del otro, ROMA-AMOR siendo ambos los caminos que cada individuo podía escoger. Uno es el camino del mundo, el cual te conduce por sus sendas y te somete a sus leyes y realidades y, el otro, es el Camino de la Vida, el que te conduce al Reino de los Cielos, a la vida eterna.

Desde entonces se dio inicio a un tiempo caracterizado por estos dos caminos y por estas dos energías opuestas, siendo cada una la cara de la misma moneda, el Alfa y el Omega. Y desde entonces, y hasta hoy, cada individuo tuvo y tiene la posibilidad de encauzar su vida por uno de estos dos caminos. Jesús dijo que el camino de este mundo es ancho y por el cual van todos rumbo a su perdición mientras que el Camino al Reino es angosto y su puerta es estrecha y solo unos pocos la atraviesan y de esos pocos solo algunos se mantienen en El pues los mercaderes del mundo y sus tentaciones estarán siempre al costado del Camino tratando de distraerte, de confundirte, de convencerte para que renuncies al propósito de Ser.

Con el paso de los siglos hemos ido transformando el estado de convivencia de los pueblos, pasando del estado de guerra o beligerancia permanente a uno regido por leyes del intercambio. Los pueblos comenzaron a crecer en riqueza y bienestar ya no a través de la conquista de otros pueblos solamente sino a través del intercambio de mercancías, del comercio. Para proteger sus rutas y su negocio, entonces establecieron acuerdos y leyes que defendieron con las armas por supuesto.

Entonces las guerras se focalizaron en conseguir rutas de comercio y en defenderlas. Y así, los pueblos se fueron transformando en Estados, asociados unos con otros mediante tratados y todos protegiendo sus rutas y mercancías hasta que descubrieron la más valiosa de todas ellas, una que era requerida por todos los Estados y sus pueblos, una que servía como articulador del intercambio pero además como medio de almacenamiento del rédito ganado en el comercio, esta mercancía fue la moneda. Entonces los estados armaron sus políticas y estrategias de poder en torno a la moneda, a imponer su poder no a través de los ejércitos sino a través de su moneda.

Y del mismo modo que la Roma de entonces, con su poderoso ejército, conquistaba y sometía pueblos que adhería a su soberanía como provincias del imperio, el imperio actual, continuación del mismo que se inició 2.000 años atrás, cambió no solo de ciudad capital sino que además cambio su método y su estrategia de poder no estaba basada en la imposición del poder de hecho a través de las armas sino en la imposición de moneda a través de la deuda. Sin embargo, aún hoy continúan estas empresas mixtas en las cuales el imperio se asocia con los lideres o administradores de cada Estado para extraer las riquezas de su tesoro.

Mientras el mundo transitaba este camino de oscuridad, algunos seres elegían el Camino de la Salvación, algunas personas renunciaban a jugar el juego que el mundo imponía y se consagraban a la Luz tal cual el Cristo dio enseñanza y ejemplo. Las Puertas del Cielo están abiertas desde entonces para todos aquellos que estén dispuestos a atravesarlas. Para ellos, la vida es asumida como un Sacerdocio, tal cual el sacerdote de una iglesia que “se sale” del mundo y se consagra a Dios, a través del dogma de su religión por supuesto. Pero en este caso, los Sacerdotes no tienen religión, no están condicionados por dogma o ritual sino que su consagración es directa e incondicional con la Verdad.

Todos los hombres y mujeres que deciden consagrarse al Reino, que deciden dejar de servir al mundo y de contribuir a su juego de guerra y separación, todos ellos se convierten en sacerdotes tal cual el sacerdote de la iglesia solo que sin las condiciones que su dogma religioso le impone. Los Sacerdotes sin Religión somos todos los seres humanos despiertos que hemos decidido enfocar esta vida hacia la Comunión con el Cielo, rindiendo Culto a la Verdad.

A través de ellos, de los sacerdotes, el Cielo desciende en la Tierra, son ellos los embajadores que traen la “buena nueva”, son ellos lo evangelizadores, los que anuncian la Verdad y los que enseñan con su ejemplo. Perseverancia, Determinación, Fe y AMOR son sus cualidades más destacadas. Estos son los Verdaderos Sacerdotes, los Sacerdotes de la Orden de Melquisedec, tal cual el mismo Jesús fue considerado, un Sacerdote Eterno, nuestro Pontífice en el Cielo (Hebreos 4-5).

—————————————————————————————————————————————————————————————–

La Biblia – Hebreos

Jesús el gran sumo sacerdote 

4:14 Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.
4:15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
4:16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. 

5:1 Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados;
5:2 para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad;
5:3 y por causa de ella debe ofrecer por los pecados, tanto por sí mismo como también por el pueblo.
5:4 Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón.
5:5 Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo,
Yo te he engendrado hoy.
5:6 Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.
5:7 Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.
5:8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;
5:9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;
5:10 y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

——————————————————————————————————————————————————————————————–

Rindamos culto a la Verdad, no a la verdad como una respuesta cierta sino a la Verdad como un Estado de Gracia del Ser, como la plenitud de lo que somos por esencia. Es esa la Verdad, y por eso la Verdad está en nosotros porque somos la Verdad, como la palabra es al verso nosotros somos a la Verdad.  Es el tiempo de los Sacerdotes! de seres consagrados a la Verdad, a su verdad! comprometidos con la Vida incondicionalmente, en un estado permanente de amor y de Gracia!

Que Así Sea!
Benditos los Sacerdotes sin Religión! Son ustedes la Luz del Mundo que amanece!

Saludos
Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s