Mensaje desde lo Alto, para alguien como vos…

Alguna vez te pudo haber pasado que al buscar determinado objeto, solo tenías ojos para lo que buscabas y no has reparado en nada más que en eso y, seguramente, te ha costado encontrar aún eso que buscabas concluyendo la tarea infructuosa con una exclamación resignada como por ejemplo: “cuando deje de buscarlo seguro que va a aparecer!”.

A menudo veo gente que va por sus días como quien busca algo y no tiene ojo para otra cosa, no solo no ve nada que no sea lo que busca sino que tampoco consigue aquello detrás de lo cual invierte su empeño cotidiano. Y cada mañana el juego de la “búsqueda del Tesoro” re inicia, como el hamster cada día se sube a la rueda y gira y gira sin ir a ninguna parte. Sí, claro, se ha dicho que “el que busca encuentra”, pero no se ha dicho qué es lo que encuentra el que busca, si lo que está buscando o si encuentra lo que necesitaba y que no siempre y pocas veces en realidad es lo que buscamos y detrás de lo cual consumimos los días.

rueda del hamster

La educación que recibimos, tanto la que recibimos en forma de costumbres como la que se dicta a través de las escuelas, actúa como el mapa que nos guía hasta el Tesoro el que está disponible solo para los que se sacrifican por conseguirlo pero, promete una vida de placer y felicidad para quién lo  logra. Así como esas empresas piramidales, en las que crean “casos de éxito” para que sirvan de motivador para el resto de los mortales, casos que te muestran fotos de Juan Perez en una playa paradisíaca tomando un exprimido de coco, luego en el Everest y todo ello para que vos quieras estar en el lugar de J Perez y te esfuerces por conseguirlo y no solo eso, sino que querés ser aplaudido por todos los demás y envidiado tanto como lo es Juan Perez al entrar al salón. Porque eso es lo que inducen a que pienses, porque es ese el objetivo de este juego. Y claro, cómo no vas a salir cada mañana como testigo de Jehová a tratar de “ganarte un lugar en el Paraíso” si Juan Perez lo hizo, ¿por qué vos no?

En una oportunidad, en una empresa en la que trabajé, el Gerente de Ventas formó dos nuevos equipos de venta con un total de quince vendedores cada uno, todos ellos nuevos, incorporados a la empresa para esa tarea por lo que debían ser entrenados en los productos que la empresa ofrecía pero, más que en eso, debían ser motivados a vender esos productos, a creer en ellos y en la empresa. Contrataron un asesor externo, un motivador, un experto en hacer que la gente dé siempre mucho más de lo que estaba dispuesta a dar. La verdad, cuando vi en acción a este sujeto me quedé sorprendido de su efectividad. Luego de las primeras charlas que dio a los dos grupos de venta, éstos salieron “a la calle”. Los días siguientes comenzaron a venir a la gerencia de ventas los resultados de la primera experiencia de  campo, la conclusión a la que todos los vendedores estaban llegando era que el producto era difícil de vender, que no tenía ventajas competitivas considerables y que dada la novedad del mismo en el mercado, el cliente no se sentía muy confiado con él.

Este asesor, el motivador que la empresa había contratado, preguntó si se habían realizado consultas vía Call Center (la empresa contaba con un pequeño centro de atención de clientes por teléfono e internet) lo cierto es que algunos de los clientes que la empresa ya tenía, aquellos que eran usuarios de otros productos y servicios que la empresa les proveía, se habían visto interesados en esta nueva línea lanzada al mercado. Entonces, el motivador sugirió que se escogieran al menos un vendedor de cada equipo de ventas, eran dos equipos, y a esos vendedores se les dieran estas ventas, antes de lo cual, el gerente debía tener una charla con ellos, en privado, y decirles algo así como que debido a su perfil distinto al del resto y dado que calificaban para cubrir puestos de mayor responsabilidad debían comportarse con distinción sobre el resto de sus compañeros.

Paso seguido, el gerente de ventas anuncio a los vendedores que se repartirían a todos los vendedores los datos de los interesados que se contactaban con el Call Center para ayudarlos en su gestión y para que alcancen los objetivos de ventas y cobren la parte variable de su remuneración.

A los dos vendedores escogidos se les pasaban los datos “buenos” es decir, aquellos que eran ventas prácticamente cerradas, y al resto se le pasaban las demás consultas. En poco tiempo, estos dos vendedores “estrella” no solo habían alcanzado el objetivo de ventas sino que lo superaban con creces y cobraban no solo la remuneración variable sino además los bonos semestrales por “resultado extraordinario“.

De esta manera, y según el criterio del asesor externo, el motivador, el resto de los vendedores no tendría excusa para no alcanzar su objetivo de ventas, el cual era mensualmente elevado dado que los vendedores estrella lo sobrepasaban y la gerencia argumentaba que el resto de la fuerza de ventas no estaba lo suficientemente comprometida y por eso no ganaban todo el dinero que querían, el mensaje era: “son ustedes el problema! No la empresa y de ustedes depende que sean felices o no!” suena bueno, verdad? Pero era como el “canto de las Sirenas…” quienes caían bajo el hipnotismo de la semántica eran prisioneros de su propia ceguera.

Algunos vendedores dedicaban más horas, más esfuerzo al punto de quebrarse y renunciar con un sabor a fracaso y con una carga sobre sus espaldas que los condenaba a la idea de “no servir como vendedor” o peor, de “no servir para ser feliz”. Otros, tal vez más despiertos u olfateando el olor a podrido detrás de estas manipulaciones, renunciaban antes siquiera intentarlo. Semanalmente la empresa reclutaba nuevos vendedores pues, la tasa de deserción era alta como te imaginarás.

Este ejemplo que acabo de ilustrar es una clara representación de lo que este mundo es y de cómo funciona este juego. Un mundo manejado en base a verdades enunciadas pero que solo sirven como enunciación, como escudo detrás del cual se esconden las verdaderas intenciones. Este es un juego en el cual se miente con la verdad y la verdad solo se difunde a través de los canales y métodos inciertos e informales. Tal cual sucede hoy con la internet, donde corren las noticias que no son difundidas en medios oficiales y donde se dicen las verdades que el mundo calla y esconde.

Niños mimados por el sistema que son el ejemplo a seguir. Son el estereotipo contra el cual sos sistemáticamente comparado. Super héroes, próceres, libertadores, místicos, etc. Todos ellos son los ejemplos que el mundo ha creado tal cual esa empresa, la del ejemplo, ha hecho con los dos “vendedores estrella”, sirviendo solo como elemento de persuasión para obtener del resto más de lo que aquellos estaban dispuesto a dar. Cada vez que el mundo premia algo, lo que está haciendo es decirle a todos “esto es lo que pago, si quieres tu paga debes ser como este que estoy premiando”.

Tanto hemos adoptado este mecanismo que lo utilizamos nosotros mismos en el ámbito familiar. Premiamos al hijo obediente, por ser obediente y resaltamos “su virtud” en una clara actitud de desprecio hacia los otros hijos nuestros que no se parecen a aquel. O bien, corremos detrás del desobediente por miedo a que se haga daño y despreciamos al que es ordenado y responsable porque no nos ayuda con su hermano menor… “el que tiene problemas”. ¿En base a qué criterio evaluamos a nuestros hijos? Lo hacemos en base al mismo criterio a través del cual somos evaluados y es ahí donde damos continuidad a las reglas de este mundo y hacemos de nuestra casa un juego de manipulaciones tal cual el ejemplo de la empresa y los vendedores.

Por qué razón una persona tolera a un jefe que lo maltrata, por qué razón una persona da gran parte de su tiempo, de su vida a un empleo que no le satisface, por qué razón los vendedores de aquella empresa se esforzaban por alcanzar el objetivo de ventas y no solo ganar más dinero sino también, para aparecer entre los que eran aplaudidos en cada reunión mensual de ventas por haber alcanzado el objetivo, mientras que los demás observaban sin ser enfocados por las luces que iluminaban a los escogidos parados sobre el escenario algunos de los cuales sonreían con orgullo, otros con culpa y otros con indiferencia. ¡Qué buscamos cada día, cuando al comenzar la mañana salimos “corriendo” y re iniciamos la lucha frenética?

Desde pequeños, nuestros padres nos enseñaron ese “mapa” que conduce al Tesoro. Ese Tesoro que ellos no encontraron y para lo cual tienen las excusas del caso, por supuesto, los políticos, la economía, las grandes Guerras, su religión, etc. Pero ellos ponen sus esperanzas y expectativas en que vos sí lo logres y no solo ponen su confianza sino además y sobre todo su dinero, creándote una deuda implícita, una obligación “moral” ante ellos. He escuchado más de una vez personas que estudiaban determinada carrera para complacer a sus padres pero que una vez recibidos y “cancelada su deuda” se dedicarían a lo suyo…

¿Te has dado cuenta que vivimos en un estado de deuda crónica y permanente? Le debemos a nuestros padres, le démelos a la sociedad y a la Patria, le debemos a la empresa que nos emplea, le debemos a nuestra pareja… cada vez que alguien pone su confianza en nosotros crea una deuda, ¿esto qué quiere decir, que no deberíamos confiar en nadie para no endeudarlo  con nosotros? No! Claro que no, esto quiere decir que cuando decimos que confiamos en alguien no siempre somos sinceros pues cuando le dices a tu novio, cada noche antes de que salga a cenar con sus amigos que “confias en él” le estás diciendo “ojo! Me debes fidelidad, no lo olvides”. Cuando tus padres te dijeron “hijo confiamos en vos, sabemos que no nos vas a defraudar!” en realidad te estaban diciendo otra cosa… a buen entendedor pocas palabras…
No hay malos ni buenos, no es este un juicio hacia nadie sino solo hacia un sistema de vida que ha sido degradante de la virtud del hombre y que lejos de exaltar la Vida la ha comprimido en un estado de necesidad e insatisfacción sistemática y deliberada.

Regresando al “motivador” que había sido contratado por la empresa del ejemplo, alguna vez dijo a los vendedores en una de esa reuniones de venta: “si ustedes fracasan en el trabajo fracasan en la vida, no tienen derecho a nada bueno porque el hombre que fracasa en el trabajo no es digno del favor de su mujer, y la mujer que fracasa en el trabajo no es digan de nada más que servir a su marido y a sus hijos… “ este tipo de comentarios, y otros como una vez en la que sacó de su bolsillo y fajo de billetes importante y mostrándolo al publico dijo: “¿quieren esto? Esto es poder, esto es vida, esto es la verdad.. Quieren esto.. Qué están dispuestos a hacer para conseguirlo?” y agregó: “conozco dos tipos de personas, uno son las personas que se dedican todo el tiempo a conseguir dinero y lo consiguen y el otro tipo de personas son las que se dedican todo el tiempo a encontrar excusas para no conseguir el dinero y claro, no lo tienen!, ustedes, cuál de esos tipos de personas son?!”…

Este tipo de arengas está siendo irradiadas todo el tiempo de manera explicita y sobre todo de manera subliminal. Los medios de comunicación masiva, los programas de educación, etc. Todos los mecanismos regulares que el mundo articula y gobierna, y lo “irregulares también”, todo ello sirve a la consolidación del paradigma de este mundo.

Ahora bien, ¿por dónde debemos comenzar el proceso de desintoxicación?

Lo primero que debemos hacer es una profunda revisión de nosotros mismos. Debemos repasar las ideas fundamentales sobre las que sostenemos la acción de cada día, esas ideas que nos impulsan a la búsqueda diaria, a la lucha. Así como el hamster cada día sube ala rueda y la hace girar y girar pero él sigue siempre en el mismo sitio, debemos preguntarnos, ¿qué es lo que busco con lo que hago? El hamster se diría: “busco salir de este encierro, busco la libertad!. Luego, deberías preguntarte: “¿es esta amanera correcta de conseguir lo que busco? En ese caso, el hamster, si fuera un poco más consciente y comprensivo, se daría cuenta de que no, de que precisamente la rueda está diseñada para solucionar su necesidad de buscar la libertad pero no para que consiga lo que busca sino para que se canse de buscar y se duerma y así cada día de su vida.

Entonces, tal cual el hamster haría, vos debes comenzar por dejar de invertir tu tiempo y el esfuerzo en “hacer girar la rueda” porque no te llevará a ningún otro sitio o estado pues la rueda fue diseñada por el mundo para que te canses de buscar y te quedes dormido en el intento aceptando resignado y con pesar que no existe otro lugar al que ir sino solo esta realidad, pero siempre con la sensación satisfactoria de que estás haciendo lo correcto, de que “al menos lo ha intentado“ y, tal cual el que busca el tesoro con un mapa que es falso diseñado a propósito para que jamás encuentre nada nuevo pero con suficiente adrenalina en la búsqueda como para que sienta  satisfacción al hacerlo.

Debemos resetearnos y volver a encendernos pero desde el “desconocimiento” pleno de lo que somos y de lo que el mundo es. Es decir, debemos olvidarnos de lo obvio, de lo cierto, de lo acostumbrado, debemos reconocernos como quien es presentado a una persona que jamás ha visto en su vida y la indaga, la observa y la conoce en su comportamiento. Debemos vernos con ojos desprovistos de prejuicios, de deseos y de anhelos. Sé que no es sencillo, lo sé! Pero es este el Camino de la Liberación para alcanzar la Plenitud del Ser que somos.

Debemos dejarnos Ser, para lo cual es preciso un estado de plena aceptación de lo que somos. Manifestémonos con total naturalidad, dejemos que salga lo “bueno” y lo “malo” pues jamás sabremos qué es lo “malo” de nosotros si no lo  podemos ver y para verlo debemos permitirlo.

Pensa la siguiente pregunta y respondete con total sinceridad: “si los ojos de tus padres, tu hubieran visto desde tu nacimiento, en todo momento y todo lo que has dicho, pensado y hecho, aún en lo que soñaste, podrías mirar a tus padres a los ojo sin culpa, sin miedo y sin vergüenza?” lo mismo te pregunto con respecto a tus amigos, a tus hermanos, a tu pareja, etc. Por eso existe el perdón! Porque lo necesitamos para seguir adelante pues nadie pasaría la prueba si acaso el error no fuera parte del aprendizaje. Pero debemos ejercer el derecho a equivocarnos para que el error surta el efecto positivo, el que surge de la experimentación. Si por miedo al error nos inhibimos de Ser lo que somos, y nos condicionamos a ser como el “vendedor estrella” y ocultamos todo lo que nos diferencia de aquel estereotipo, entonces seremos como desconocidos conviviendo en un mismo cuerpo.

Es fundamental permitirnos Ser, es indispensable manifestarnos con naturalidad y sin restricción para poder vernos y conocernos tal cual somos y, en tal caso, lo que no nos guste podremos transformarlo desde su raíz. Pero, primero, debemos vernos tal cual somos para saber qué es lo que somos. La habilidad determina el propósito y el propósito es la razón de ser de cada ser. La habilidad de dar higos determina el propósito de la higuera, dar sus frutos es su razón de ser y por eso, la higuera que no da higos se seca.

¿Cómo podes saber cuáles son tus frutos, cuál es tu razón de ser si no te permitís Ser? ¿cómo puede ser plena una vida si todo esfuerzo va en contrario del fluir de tu esencia y vivís en vos mismos como dos sujetos desconocidos viviendo en un mismo cuerpo?

¿Acaso tenes condiciones para amar a tus hijos o los amas más allá de ellos, de todo y de todos? El amor es incondicional, no tiene excusas para ser, la vida es amor, la vida es un constante fluir. No es necesario que te esfuerces para conseguir nada porque todo lo que necesitas ya SOS. El esfuerzo por ser algo que no SOS o por evitar ser el que SOS, es lo que detiene o interrumpe ese fluir Vital. Es un engaño, una mentira de las tantas que este mundo ha sembrado eso de que solo con esfuerzo y sacrificio se logran las cosas buenas! NO ES ASI! El esfuerzo implica tensión y la tensión es estrés, y el estrés nos densifica haciéndonos menos conductivos del flujo Vital, de la Luz.

No me imagino una meditación haciendo fuerza para conectarnos con el Yo Interior, no me imagino un devoto religioso haciendo fuerza en su oración sino más bien soltándose a su Fe, como sostenido en los “brazos de Dios“.  Entonces, qué nos hace pensar que con “esfuerzo” con “lucha” vamos a conseguir algo bueno, qué nos hace pensar que no tenemos lo que necesitamos o que no somos lo que deberíamos ser y por ello debemos construir un nuevo Yo a imagen y semejanza de este mundo!
 
Aceptemos el Fluir de la Vida, sin condiciones, sin excusas, aceptemos lo que somos y como nos sale ser, sin condiciones y sin excusas, amémonos! Conozcámonos en el día a día, siendo y haciendo en lo pequeño y en lo más majestuoso. No le temamos al error, el error es parte del asunto, nos enseña, tenemos derecho al error tanto como lo tenemos al perdón porque son ambos cualidades de una misma realidad y uno encuentra sentido en el otro.

Dejá de hacer girar la rueda tal cual un hamster, SOS más que eso, SOS más que un animal con necesidades, SOS más que el instinto de supervivencia, SOS más que el celo sexual, SOS más que tus logros y tus fracasos… pero esos que SOS más allá solo sale a la luz y se deja ver cuando soltas la tensión que te densifica, cuando liberás el estrés que la lucha por ser y tener provoca.

Respirá profundo, inhalá y exhalá, sentí el aire entrando y saliendo, sentí el suelo en la planta de tus pies, sentí el aire en la palma de tus manos, sentí la Vida fluyendo en y a través tuyo… Bendecí y Agradecé! Y Se lo que ya SOS!!!! Tenes todo lo que necesitas!

Sos amado, no está solo/a cada paso de tu vida lo das bajo la mirada atenta y protectora de Dios y con la Compañía del Cielo!

Bendito/a Seas!

Saludos
Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s