Auto conocimiento, hacia la consciencia plena

¿Existe creación alguna que pueda comprenderse analizándola como un todo en sí misma sin relación a su entorno? ¿podemos explicar el comportamiento de un perro sin comprender la relación de éste con la manada que conforma, podemos comprender al perro sin comprender a la manada como a una unidad? ¿es el individuo, la unidad, lo que determina al entorno, es el entorno lo que determina al individuo, o ambos se determinan mutuamente? ¿podes comprenderte a vos mismo y comprender por qué te pasa lo que te pasa sin antes comprender tu entorno y tus relaciones?

El TODO es mente, el universo es mental. El Universo es una creación mental sostenida en la mente del TODO” (El Kybalion) La metafísica interpreta esto como que si el universo es la materialización de los pensamientos del TODO y si el hombre fue hecho a imagen y semejanza del TODO, entonces “todos nuestros pensamientos se materializan”. Así, cada uno de nosotros tiene el poder de crear su propia realidad (R Bach 1986). David Bohm, en la década de 1920, con su teoría de la mecánica cuántica postuló que: “el instrumento de observación no se puede separar de lo que observa”. Por ejemplo, una unidad elemental de luz (fotón) puede comportarse como onda o como partícula, según lo que el experimentador escoja medir. Heisemberg: según el principio de incertidumbre, asegura que los resultados de la medición de la posición y velocidad de una partícula subatomica, son afectados por la intención de la persona que realiza la medición; por lo tanto, son totalmente subjetivos. C. Spretnak, 1992. “a través de la neurofisiología del cerebro se demuestra que el aprendizaje y la memoria son procesos dinámicos que modelan y remodelan las sinapsis nerviosas, de manera que nosotros mismos creamos el diseño estructural de nuestro cerebro mediante nuestros procesos mentales y nuestros hábitos de respuesta”. (extraído de “El Kybalión y la Ciencia”).-

La explicación científica clásica está basada en la composición de un mecanismo como medio de comprobación, que explica/reproduce el fenómeno que se pretende explicar. Si queremos explicar, a través del método científico, lo que un automóvil es, entonces deberíamos poder construir uno a través del método que lo explica para que sea válida la explicación. Si queremos explicar a través del método científico lo que un perro es, deberíamos componer un perro a través de la explicación, es decir a través del mecanismo del que nos servimos para explicar lo que un perro es.

Pero, cuando explicamos lo que un perro es o bien lo que un automóvil es, lo hacemos considerándolo como una unidad simple, es decir, como un todo en sí mismo y separado de su entorno. describimos lo que es pero no su sentido y significado, lo que le da razón y propósito; entonces, me pregunto: ¿existe algo que pueda ser comprendido considerándolo como un todo en sí mismo sin comprender su relación con el entorno? Claro que no. La ciencia puede reproducir un perro robot, un mecanismo con imagen similar  e inclusive que realice las acciones de un perro pero, no puede agregar un perro al entorno como si fuera un verdadero perro pues para ello debería comprender no al perro sino al entorno con el cual el perro convive. Del mismo modo sucede con el análisis sobre el ser humano, lo que la ciencia es capaz de comprender es la “imagen” del ser humano, la imagen que de esta unidad simple se obtiene y es capaz de percibir el científico pero, “la imagen de la roca no es la roca…”

Toda unidad es simple en sí misma, en cuanto a que es distinguible del entorno, como por ejemplo “un perro” puede ser distinguido del resto de los perros, de los árboles, del suelo. Pero, toda unidad simple es a su vez una unidad compuesta, formada por otras unidades simples como pueden ser sus patas, sus órganos. Además, el perro, cuando es considerado como unidad simple, es, a su vez, elemento constitutivo de una unidad mayor: por ejemplo la manada de perros, la especie animal canina y la manada de perros puede ser considerada a su vez como una unidad simple…

¿Podemos explicar lo que el perro es considerándolo separado del entorno, podemos comprender al perro sin comprender antes su relación con el entorno? Pues no!

Podemos tener una descripción detallada de lo que un perro es, una explicación descriptiva pero de ella no necesariamente emergerá el sentido y la razón, el “por qué” y el “para qué” el perro es y sus partes son lo que son… La velocidad del Chita no se explica en sí mismo sino solo cuando lo vemos persiguiendo a su presa y dado que las presas del Chita son veloces, éste debe tener el atributo de la velocidad para prosperar en su intento de alimentarse. La velocidad del Chita y la velocidad de sus presas son el cóncavo y el convexo de las piezas del puzzle, es decir, el atributo de cada pieza que provee resonancia armónica entre las partes que conforman el TODO.  El cóncavo de una pieza de puzzle tiene sentido en el convexo de la otra pieza con la que ésta encaja formando de su unión una nueva imagen…

¿Qué es más importante entonces, comprender la unidad simple en sí misma, o bien comprender su relación con la unidad compuesta que ésta conforma? Ambos criterios son válidos pero, el uno sin el otro nos condena a la insuficiencia cognitiva, a la ignorancia. Un enfoque sin el otro será como decir que para cruzar un muro necesitamos una escalera y ello es cierto, pero si no consideramos la relación (en este caso de altura) entre la escalera y el muro a cruzar puede que la escalera nos quede corta o demasiado larga y no nos sirva…

Para comprender la unidad (es una unidad todo lo que puede ser distinguible de su entorno) debemos entender la relación de ésta con el entorno con el cual convive, esto es fundamental para llegar a la conclusión más próxima a su verdadera razón de ser, a su “por qué” y a su “para qué”. Así como la silla no se explica en sí misma sino en la intención y necesidad del hombre de sentarse, como la velocidad del Chita se explica en la velocidad de sus presas… la relación de la unidad simple con su entorno es lo que define la razón y el propósito de ésta.

¿Qué es el “entorno”? el entorno es una unidad compuesta de unidades simples, por ejemplo, si analizamos la raza canina, la unidad compuesta es la raza canina y la unidad simple es el perro pero, la unidad compuesta puede ser analizada como unidad simple y formadora de otras unidades compuestas como por ejemplo cuando analizamos a los mamíferos.

Luego de esta introducción conceptual, vamos al punto. Para comprendernos a nosotros mismos, entonces, debemos entender la relación entre nosotros, como una unidad simple, y el entorno, como la unidad compuesta que formamos con los demás como por ejemplo la familia. Toda unidad compuesta, formada de unidades simples (la familia es unidad compuesta y las personas que la conforman son la unidad simple) está definida por un orden. El orden es lo que determina la jerarquía de cada miembro, su poder de decisión e influencia sobre la vida (comportamiento y actitud) de los demás miembros.

Así como una familia es una unidad compuesta, también lo es una sociedad, la especie humana es una unidad compuesta. Y como tal, el orden a partir del cual se relacionan los individuos determina la estructura del poder, la jerarquía., Así es que unos influenciarán la vida de los otros determinando su comportamiento, su actitud, sus creencias.

Como he dicho al inicio, la comprensión del individuo, la comprensión acerca de vos mismo, de tus razones de tus pensamientos, como si vos fueras algo aislado del entorno, será siempre un conocimiento incompleto e insuficiente para generar cambios concretos en tu realidad. Por ello, debes observarte inmerso en el entorno, debes analizarte en la relación con el mundo, con la vida y con los demás.

Entonces surge una pregunta obligada ¿cuál es, dónde termina, el entorno que ordena las relaciones de la unidad simple, vos, con la Vida? ¿es el entorno la familia, el país y sus políticas y costumbres, el planeta y la vida animal y vegetal, es parte del entorno el Sol, la galaxia, el Universo, otros seres extra planetarios, Dios? ¿dónde o en que termina la unidad compuesta que conformamos?

Si consideramos que el entorno, es decir, que la unidad que formamos es la especie humana, entonces, nuestra comprensión acerca de nosotros mismos y de la relación con los demás y con la vida será insuficiente, será como “la escalera corta”. La unidad compuesta que formamos y de la cual somos una unidad simple, un elemento distinguible, es lo que llamamos el TODO, Dios. Pues el hombre se relaciona no solo con el hombre, sino que nos relacionamos y ejercemos influencia y somos influenciados por otros animales, por el clima, por el tiempo, por el Planeta Tierra, por el Sol, por los astros y su alineaciones.

Para comprendernos de manera absoluta deberíamos comprender el TODO, así como para comprender un órgano del cuerpo debemos comprender su relación con los demás órganos que componen el cuerpo y con el entorna natural en el cual ese cuerpo está inmerso. Como nos es imposible comprender el TODO, porque solo el TODO se comprende a sí mismo, el conocimiento acerca de nosotros mismos será siempre limitado al nivel de pensamiento/consciente en el que estamos.

Pero, esto no implica que debamos renunciar al saber y conformarnos con el solo “estar”. El solo hecho de comprender y asumir que somos una unidad que, a su vez, componemos una unidad mayor, la cual a su vez compone otra unidad mayor y así sucesivamente hasta conformar el TODO lo que Es, con esta noción activa en nuestros pensamientos y presente en cada juicio, será más que suficiente para adquirir un estado de noción que nos mantendrá “a salvo de nosotros mismos”. Por esta razón, por que es imposible comprender el TODO lo que Es, se nos pide Fe, es decir, se nos pide obediencia y aceptación incondicional de la existencia de esta relación con el TODO, y de su influencia y determinación en el Orden del mundo actual tal como es, aún cuando no comprendamos por qué las cosas son como son y aún cuando consideremos injustas muchas de las circunstancias que vivimos o que observamos.

Reencarnación, vida eterna, karma, son éstos temas que escapan a nuestro entendimiento habitual pero por ello no dejan de tener peso en nuestra realidad cotidiana, Estos temas, y otros más de los que no tenemos ni siquiera una idea aproximada, determinan el orden de las relaciones, el cómo nos relacionamos, con quiénes. El por qué de cada cosa y de cada quien con los que te relacionas está determinado por una serie de factores, unidades, fuerzas que van más allá de lo que tu mecanismo animal humano (sentidos y cerebro) pueden procesar y comprender. Por ello, si persistimos en comprendernos desde la humanidad no veremos más allá de lo que los ojos humanos ven.

Para ganar una percepción más profunda y amplia de nosotros mismos y del por qué nos pasa lo que nos pasa, debemos amplificar nuestro entendimiento y esto se logra elevándonos a una instancia mayor de pensamiento/consciencia. Si tratamos de comprender el entrono desde la visión de la individualidad que somos, si tratamos de comprender la especie humana desde el ser humano en el que estamos (desde el ego), nuestra visión y comprensión será muy limitada, tanto como lo es la visión y la comprensión del gusano de la manzana para quien la manzana es el mundo y no hay nada más allá de ella…

Cuando te conectas al pensamiento de la unidad familiar que compones, pensamiento que podemos llamar “colectivo familiar” y que surge y es determinado por el pensamiento de cada uno de los miembros que compone la familia pero, fundamentalmente por los que tienen mayor influencia; entonces, verás la vida desde los ojos de “la familia”, mirada nutrida por las miradas de cada uno de sus miembros. Del mismo modo, si te conectas al “colectivo de tu país”, accederás a una visión aún mayor dado que se compone de la mirada de todos tus connacionales. Por supuesto, algunos con mayor influencia que otros. Este “colectivo” conforma la rejilla de consciencia humana. En ella están instalados los pensamientos y criterios que determinan e influyen el comportamiento y las creencias de cada unidad simple, de cada ser humano.

Así como te conectas a la rejilla de consciencia humana a través del cuerpo humano en el que está, podrás establecer conexión con distintos colectivos o rejillas de pensamiento/consciencia de otros niveles de consciencia no humanos, no encarnados y que no son naturales de este mundo y su realidad. Decimos que el ser humano es un ser con capacidad y existencia multidimensional, esto implica que tenemos capacidad de conectar con un nivel de pensamiento/consciencia “extra humano”, es decir, que no se genera de la mirada humana y en este mundo sino de una mirada externa. Sería como la mirada que tiene el tercero, el que no está jugando la partida de ajedrez y quien tiene por ello una visión abstraída y que los jugadores son incapaces de conseguir pues están atrapados en el juego, en su juego y en los movimientos del adversario.

Cuando accedemos a ese nivel de pensamiento/consciencia extra humano, entonces, obtenemos una visión y comprensión mucho más amplia y profunda y nos comprendemos y nos vemos desde una altura que nos permite distinguir, con mayor claridad, la red de relaciones que determinan lo que somos, lo que nos pasa. Desde esta visión elevada, por ejemplo, no nos vemos como hombre o como mujer sino como el ser que somos más allá de la polarización de género. De esta manera, podremos distinguir la influencia que ejerce en nuestro comportamiento, en nuestra forma de pensar, el hecho de ser hombre o mujer.

¿Cómo podemos hacer para acceder a esos niveles mayores de pensamiento/consciencia? Toda creación surge de una intencíón previa, del mismo modo, en este caso, debemos primero tener la determinación intencional de comprendernos a nosotros mismos. Debemos actuar como científicos y como el fenómeno bajo análisis, observándonos de la manera más abstraída posible de la circunstancia en la que estamos, es decir, debemos observarnos sin juzgarnos sino solo con la intención de conocernos. Por supuesto que es difícil, pero no es imposible!

Observarnos sin juicio es mirarnos de una manera desprovista de toda creencia previa y de toda expectativa de resultado. Si nos miramos para ver lo bueno que somos, o lo malo, estaremos entonces contaminando el análisis con nuestra subjetividad. Es prácticamente imposible ser plenamente objetivo, es cierto pero, cuanto menor sea la subjetividad mayor será el conocimiento que obtendremos de nosotros mismos.

Por otro lado, debemos analizarnos no solo como una unidad simple y absoluta en sí misma sino como una unidad en relación al entorno y no separados de él, Pues el entorno nos determina! Nuestro entorno es la familia, los amigos, los colegas, el país y sus costumbres. Pero ojo!, analizarnos en relación al entorno no es hacer una lista descriptiva de nosotros y después de los demás y compararnos sino describir y comprender la relación con el resto, con cada uno, qué nos une, cómo nos relacionamos, qué esperamos, qué damos, cómo sentimos esa relación, duele, da placer, por qué, por qué no?…

A medida que vayamos comprendiendo esta dinámica constante, la relación de nosotros con el entrono, entonces iremos avanzando hacia un nivel de pensamiento/consciencia más elevado. El objetivo no debe ser “alcanzar un alto nivel de consciencia” sino que debe ser el de “alcanzar un alto nivel de comprensión acerca de mí mismo” para lo cual es indispensable comprender el entorno del cual soy parte y esta misma intención, de conocerme a mí mismo, me llevará a mayores niveles de pensamiento/conciencia como consecuencia lógica.

Bueno amigos/as, espero que esta breve reflexión les ayude en su camino hacia el conocimiento pleno de ustedes mismos…

Saludos
Nicolas Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s