Infidelidad, el sexo como “moneda de pago”

“…hemos constituido el sexo como una moneda de pago, como un medio de retribuir al otro, de compensarlo por algo que nos da a cambio, algo que nos interesa”; En las parejas en los que la mujer no solo consigue empleo sino que iguala o supera al marido en jerarquía profesional y en ingresos, la empatía que la “hembra” solía tener por el “macho protector y proveedor” (su marido) se rompe y es reemplazada por un nuevo vínculo de empatía que la hembra desarrolla con su nuevo “proveedor/sustentador”: la empresa, el jefe, la profesión”; Este tipo de actitudes son, lo que podríamos decir bajas o elementales. Nos comportamos como animales, estamos siendo plenamente ego cuando actuamos así, es el instinto lo que nos gobierna y no la consciencia, estamos sujetos al mecanismos “de la carne” y nos comportamos como eso… como un mecanismo de supervivencia sin virtud, sin dignidad, sin honor.”

Ciertos impulsos instintivos tienen una intensidad tal que no te dejan espacio para otra alternativa que la de atenderlos y saciarlos. El hambre te puede llevar a extremos inusitados, por hambre podes llegar a matar pues por hambre morís y tu mecanismo instintivo animal no permitirá la muerte siempre que exista alternativa de vida y sin considerar el cómo y el qué debes hacer para ello.

El impulso sexual es tan intenso como el del hambre y la sed y aunque a primera vista parece que solamente está basado en la búsqueda de placer, a diferencia del hambre, el cual nos empuja a alimentarnos para mantenernos con vida, éste, el sexo, es también indispensable para mantenernos con vida! pero no la vida del individuo sino la vida de la especie humana. Pues, no hay individuo sin especie y solo hay especie si hay reproducción! El cuerpo de la especie humana se nutre y se sostiene en los individuos que la conforman, por ello, el sexo es el alimento de la especie y ésta actúa a través de cada individuo empujándolo a la procreación y retribuyéndonos con un estado de goce, placer, éxtasis. Sin embargo, en la generalidad de los casos, tomamos el placer pero no pagamos el precio, es decir, no engendramos hijos siempre que practicamos sexo.

Y así como la naturaleza nos retribuye con placer a cambio de hijos, siendo el placer que obtenemos del sexo una especie de compensación, nosotros, copiando esta actitud, hemos constituido el sexo como una moneda de pago, como un medio de retribuir al otro, de compensarlo por algo que nos da a cambio, algo que nos interesa. No me refiero a la prostitución clásica y concreta sino a una actitud mucho más frecuente de lo que imaginamos y nos gusta aceptar. La seducción que ejerce el jefe sobre la empleada surge de un mecanismo natural de empatía que el individuo desarrolla con el “medio proveedor/sustentador”.

Así como la hembra de cualquier especie animal acepta solo al macho que le asegura protección y alimento, siguiendo este mismo programa de supervivencia animal, algunos seres humanos se comportan de la misma manera, es que tenemos una base animal, hombres y mujeres sienten atracción, empatía por su jefe/a pues el jefe/a asume el rol del “medio proveedor/sustentador”.

Es natural y común que las personas sientan empatía por quien les da lo que éstas necesitan así como la mascota la siente por su amo, el que le da lugar y comida. Personas que retribuyen a su empleador, a su jefe por ejemplo con sexo como medio de sostener el vínculo laboral, proveedores y clientes, etc. Vinculo basado en la necesidad que uno tiene de conservar el trabajo por ejemplo, pues de allí recibe el dinero con el que paga lo que necesita para vivir, entonces, son dos intensidades juntas que convergen, por un lado la intensidad del placer sexual y por el otro el instinto de supervivencia pues, las personas asumen que la pérdida de trabajo y su consecuente falta de dinero pone en riesgo la vida misma, la supervivencia por ello, para salvar la vida pagan otorgándole placer al que les provee lo que éstas necesitan. No siempre la retribución es sexual pero siempre será la que el jefe, o quien ostenta el poder sobre el otro, decide que sea, a veces con una simple devoción o muestra de respeto y obediencia es suficiente…

En las parejas en los que la mujer no solo consigue empleo sino que iguala o supera al marido en jerarquía profesional y en ingresos, la empatía que la “hembra” solía tener por el “macho protector y proveedor” (su marido) se rompe y es reemplazada por un nuevo vínculo de empatía que la hembra desarrolla con su nuevo “proveedor/sustentador”: la empresa, el jefe, la profesión. Así es que tanto hombres como mujeres rompen su vinculo afectivo, su relación de empatía basada en la necesidad que uno tiene del otro. Un ejemplo común es el de la mujer que no trabaja y necesita el dinero que el marido consigue y por eso es el marido su “proveedor/sustentador” y es este vinculo de necesidad/dependencia lo que sostiene la relación pero, si no hay amor, ni bien la mujer prescinde del marido pierde la empatía hacia él y el respeto y el relación se disgrega.

Por supuesto, cuando se rompe este vinculo de necesidad y empatía consecuente entre marido y esposa, lo único que puede reemplazarlo y sostener la relación es el AMOR, pero debe haber amor para ello!. En la actualidad, el desamor entre las parejas es una clara manifestación dado que el principal motivo de divorcios está relacionado precisamente a cuestiones de dinero, maridos que se quedan sin empleo y pierden “el respeto” de su mujer que debe salir a trabajar o debe hacerse cargo del gasto doméstico.

Pero esto, lejos de ser un problema, es toda una oportunidad pues, en estos tiempos de despertar se nos exhorta a sostener solo aquello que vive y pulsa en el Amor, así que cuando la falta de amor se hace evidente y nada te une al otro, debes sentirte agradecido pues de lo contrario estarías atrapado en el desamor… y ello te hace vibrar en una energía densa condenándote a una vida de insuficiencia, de angustia, de involución…

Es usual el caso de la esposa que se erige como sostén de la familia, es decir, la única que provee dinero y ante la presión que ello ejerce sobre sus hombros y ante la ausencia de empatía con su marido, con tal de sostener el vínculo con el trabajo de lo cual obtiene su independencia y estimulada por la empatía instintiva que desarrolla con su jefe, retribuye a su jefe a través del pago con sexo. En este caso el sexo no es el fin sino que es “el medio de pago” a través del cual se asegura lo  que desea del otro…

Este tipo de actitudes son, lo que podríamos decir bajas o elementales. Nos comportamos como animales, estamos siendo plenamente ego cuando actuamos así, es el instinto lo que nos gobierna y no la consciencia, estamos sujetos al mecanismos “de la carne” y nos comportamos como eso… como un mecanismo de supervivencia sin virtud, sin dignidad, sin honor.

Pero ojo!, esto no hace de la mujer una prostituta, ni mucho menos, sino que es una manifestación clara de la humanidad primitiva y animal en acción, puro instinto de supervivencia. Claro, si el marido se entera, no creo que se conforme con esta explicación y no tiene por qué hacerlo tampoco. Y cualquiera sea la decisión que tome, separarse o seguir adelante, si no hay perdón no hay liberación ni sanación. El hombre no está exento de este tipo de actitudes básicas, éste ejerce su poder de macho a través del sexo de hecho, en la antigüedad (y tal vez aún hoy) una de las maneras de manifestar el poder era teniendo sexo con hombres en una especie de sometimiento del otro. Lo cual no constituía una acto de homosexualidad sino más bien de salvajismo puro.

Todos estos mecanismos naturales de la condición humana animal, lo que llamamos “la carne” son la parte débil de nosotros, es lo que nos hace caer en el error y lo que nos mantiene atrapados en esta realidad dimensional frenando así el impulso evolutivo. Esta es la parte de nosotros que nos condena, la que nos hacer caer en más de lo mismo…

El perdón es la manera de liberarnos de esto, el perdón a unos mismo, a tu pareja cuando te enterás que “pago con sexo”, que retribuyo un “favor con otro favor”, necesitas perdonar para liberarte de las consecuencias de la debilidad de la carne! Porque vos necesitas liberarte de ese enredo! de lo contrario quedarás atrapado en la ira, en el trauma de la traición y serás como una roca que intenta flotar en el agua…. imposible verdad? pero el Perdón te libera…

Lo que el otro hizo, habla de sí mismo y determina lo que el otro es… es su vida, su realidad y cosechará su siembra! no pierdas tempo en enojos, en revanchas, pues, además, ¿quién puede tirar la primera piedra?…

Es una de las cuestiones del ser humano “que más tristeza causan en el Cielo”, vernos atrapados en las redes del ego, del mecanismo animal humano primitivo… no le busques mayores explicaciones al asunto, cuando te topes con una de estas circunstancias y te enteres que tu pareja, tu socio, que alguien de tu confianza te ha traicionado, ha faltado a la lealtad, no te hizo nada a vos! se lo hizo a sí mismo pues, actuando como animal se condena a la suerte del animal…. y se perpetua en la desgracia de la cual pretende liberarse, así como el que busca paz mediante la guerra…

Quien por necesidad o por impulso del instinto se somete a circunstancias regresivas, contrarias a la armonía, al equilibrio, a la consciencia, transfiere poder al vinculo surgido de la necesidad (el empleado a su jefe por ejemplo) y ese poder es ejercido sobre sí mismo en forma de demanda de retribución… por esta razón, el poder que el otro ejerce sobre vos no depende del otro sino del poder que vos le otorgas a la necesidad que te sujeta a la ambición de aquel.

Por miedo a lo que nos sucedería si acaso nos quedáramos sin dinero, hacemos cualquier cosa para evitarlo pero, es precisamente en estas circunstancias, en estas decisiones en donde damos ejemplo y en donde construimos “el Puente” que nos liberará de esta instancia animal de vida.

Para ello, para “decir NO” aún cuando nuestra negativa pueda resultar en la pérdida de un empleo por ejemplo, debemos tener FE! confiar en nosotros, en la Vida, en Dios… pues, si creemos en DIos y que DIos todo lo ve! cómo no va a ayudarnos cuando actuamos con dignidad y a consciencia?

Recuerden, el perdón nos libera del enredo emocional en el cual podemos caer a causa de las relaciones con los demás, a causa de confiar en otro…. el perdón no es aceptación ni aprobación de lo que el otro hizo, sino que “nos liberamos del enredo emocional saltando fuera de él como quien salta la ola evitando que lo arrolle…

Son momentos en los cuales la verdad saldrá a la Luz… y nos iremos enterando de cosas que no serán del todo agradables pero es necesario saberlo porque lo que haremos a partir de saberlo es lo que nos salva o nos condena!

Saludos

Nicolas Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s