Yo Ego y Yo Superior, Discipulo y Maestro

¿Por qué razón es importante conectarnos y mantener la conexión con el Yo Superior?

El ser humano, el Yo Ego, es una de las tantas manifestaciones, la más densa, de la esencia del que somos en realidad. Somos este en el que estamos también y por ello no debemos quitarle mérito al “Yo Ego” pero debemos recordar que esto que somos ahora es apenas una expresión, una de las tantas a través de las que el Yo Superior se expresa siguiendo un propósito de Evolución.

El Yo superior de cada uno, no puede vivir la vida en la 3D si acaso no lo hace a través de un cuerpo, encarnando. Así como el huevo necesita del estímulo de su madre mientras ésta lo empolla, así el Yo Superior necesita de distintos estímulos para activar su desarrollo. Encarna con el fin de conseguir los estímulos que la vida como ser humano le aporta.

Cuando encarnamos, el Yo Superior no está dentro del cuerpo humano sino que está conectado a él. Existe una conexión unilateral inicialmente, es decir, el Yo Superior tiene conexión con el Yo Ego pero éste no la tiene con el Yo Superior (a consciencia). Entonces, el Yo Ego anda “ciego” por la vida. Y dado que esta vida es resultado de la intención del Yo Superior, quien ha venido en busca de ciertos estímulos evolutivos y por lo cual ha diseñado un Plan para esta vida, dentro del cual están los padres de los que hemos nacido, etc. Dado esto, es fundamental que el Yo Ego entable contacto y comunicación consciente con el Yo Superior para dejar de andar perdido en el “Laberinto 3D”.

El Tiempo dimensional de Gaia, de la 3D, es un tiempo cronológico lineal, al cual está sujeto el ser humano a través del cual, el Yo Superior vive esta experiencia. Pero el tiempo del Yo Superior no es cronológico lineal, sino que se basa en otro esquema. Sin embargo, a los fines de esta explicación, vamos a asumir que el tiempo del Yo Superior es también lineal solo que a una velocidad mucho mayor. Entonces, el tiempo que nosotros tardamos en conectarnos con el “ahora” y darnos cuenta en donde estamos, con quién, cómo nos llamamos, para qué estamos allí, etc. ese tiempo es lo que llamamos: instante. El instante es el tiempo de conexión, así como tarda una computadora en conectarse con un servidor en internet, nosotros tenemos también nuestro tiempo y velocidad de conexión con el “servidor Gaia”.

El Yo Superior se mueve en un tiempo mucho más veloz por lo que su instante contiene muchos instantes nuestros, entonces, cuando el Yo Superior “parpadeó” nosotros vivimos muchas noches y amaneceres. Dado esto, el Yo Superior puede ver las líneas de tiempo que se van abriendo en nuestro futuro dado que nuestro futuro es su presente, es ya una realidad para él. Entonces, el Yo Superior puede ver “desvios” al Plan que él mismo trazó para esta vida pero que nosotros, en el uso del libre albedrío estamos rechazando.

La manera en la que el Yo Superior influye para que retomemos la senda correcta y salgamos del Laberinto 3D es a través de circunstancias que pueden parecernos, para el Yo Ego, negativas, injustas, dolorosas… pero, ¿de qué sirve la vida del ser humano si acaso no se ajusta al Plan por el cual la vida es? El Yo Superior puede ver nuestro futuro, las líneas de tiempo que se abren en cada decisión que tomamos y por eso puede actuar en consecuencia antes de que ese futuro se haga presente en la realidad del ser humano.

Cuando el ser humano consigue conexión y comunicación con el Yo Superior, el ser humano también puede ver sus lineas de tiempo futuras, las que se corresponden con sus decisiones tomadas y en las que se embarcará si toma determinada decisión. Es, entonces, muy importante entablar esta conexión con el Yo Superior para darle al tiempo lineal 3D el mejor uso, la mayor eficiencia y eficacia y cumplir el Plan por el cual hemos encarnado y así liberarnos del Laberinto 3D y recuperar el estado de Plenitud.

Este que somos una vez que “despertamos” pero aún estando encarnados en el ser humano es el Yo Superior, es decir, somos el Yo Superior presente en el cuerpo humano y esto se logra gracias a la conexión bidireccional Yo Superior a Yo Ego y Yo Ego a Yo Superior. Pero, si acaso el Yo Ego no cede su libre albedrío y se deja Guiar por el Yo Superior, esta conexión será fugaz, débil y transitoria y no surtirá ningún efecto definitivo más que el éxtasis de la experiencia de comunicarse con el Yo Superior.

Cabe aclarar que la bidireccionalidad existe pero, para que sirva al propósito que he mencionado, debe darse en ambos sentidos y de manera consciente en ambo sentidos, es decir, el Yo Superior se conecta de manera consciente con el Yo Ego, por supuesto dado que el Yo Superior es plena consciencia, pero el Yo Ego no se conecta de manera consciente sino subconsciente (a través de sueños o estados profundos de meditación), cuando logramos que la conexión sea consciente, que el Yo Ego acepte al Yo Superior así como el Discípulo acepta al Maestro, entonces, logramos esta comunicación y la Vida comienza a tomar el rumbo correcto.

Saludos
Nicolas NIglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s