Creamos lo que creemos

Cuando creemos en alguien o en algo, le otorgamos poder, si una persona nos da una noticia, esa noticia será asumida como real siempre y cuando creamos en la persona que nos la cuenta. Aquello en lo que creemos recibe el poder que fluye en y a través nuestro. La creencia es la manera en la que otorgamos ese poder, por esta razón, lo que creemos determina lo que nuestra realidad es, determina “la suerte que nos toca“. El uso del poder creador que todo ser humano tiene por naturaleza es articulado a través de su sistema de creencias. Cada uno de nosotros está conectado a una “fuente de poder” de la cual recibimos Energía Vital. La manera en la que utilizamos esa energía está sujeta al sistema de creencias.

Como si fuéramos un banco con sus bóvedas llenas de dinero, siendo el dinero el poder y el banco el articulador de ese poder, el banco utiliza el dinero a través del crédito. El poder manifestado en el dinero circula a través de los préstamos que el banco otorga. Para dar estos prestamos el banco debe creer en sus clientes, debe creer que el dinero que presta le será devuelto más un interés. Si el banco no creyera que recuperará su dinero más un interés, entonces no prestaría el dinero y no fluiría el poder manifestado en el dinero (es solo a modo de ejemplo pues el banco no tiene el dinero que presta, pero este es otro tema…). Si prestamos el dinero a quien fabrica armas por ejemplo, estamos transfiriendo el poder a la guerra, a la destrucción, si lo prestamos a instituciones educativas entonces estamos transfiriendo nuestro poder a la educación y así, cuando creemos en algo o en alguien le estamos transfiriendo nuestro poder.

Como un amigo que le otorga el poder de la confianza a otro amigo, y solo cuando cree en ese otro amigo, cuando cree que ese poder que le otorga no será utilizado en su contra. Del mismo modo que el banco y que el amigo que otorga su confianza a otro amigo, así nosotros utilizamos el poder a través de todas sus manifestaciones posibles basándonos en la creencia de qué es lo mejor para nosotros o de qué es lo posible para nosotros. El sistema de creencias es entonces lo que determina el uso que le damos al poder.

Es muy importante comprender nuestro sistema de creencias dado que de éste depende el uso que le damos a diario a la energía Vital creadora, el poder!. Creer es “dar crédito”, el banco da créditos de dinero, nosotros, a diario, damos crédito en todas las formas y manifestaciones en las que el poder se revela en nosotros, lo hacemos a través de dinero cuando lo prestamos creyendo que hacemos lo correcto, lo hacemos a través de nuestra compañía, de nuestras actitudes y comportamientos, etc.

¿Cuáles son las formas más significativas del poder? El poder que fluye en y a través nuestro es principalmente el tiempo, la administración del tiempo es una de las maneras en las que utilizamos el poder. Lo que hacemos con el tiempo de cada día, a qué lo estamos asignando es uno de los usos más comunes del poder. Y precisamente utilizaremos el tiempo en aquello en lo que creemos es lo mejor. Depende de lo que yo creo con respecto a mí a quién debo ser y a lo que debería hacer con mi tiempo, depende de estas creencias lo que haré con el tiempo y lo que no haré. Del mismo modo actuamos con el dinero, lo utilizamos en base a lo que creemos que debe ser, a lo que nuestro sistema de creencias asume como normal y razonable.

La realidad individual y la colectiva de la humanidad es el resultado del sistema de creencias dado que es éste sistema el que determina la utilización del poder creador que cada individuo posee por naturaleza.

Hecha esta brevísima descripción, te invito a que hagas un análisis de tu sistema de creencias, de cómo utilizas el poder sujeto a ellas. Comienza por preguntarte lo más sencillo, ¿por qué haces lo que haces cada día de tu vida? ¿por qué destinas el tiempo a lo que lo destinas?

Cuando una persona no cree en sí misma está rechazando su poder, entonces ese poder, que no cesa de fluir jamás, se fuga en otras creaciones. Usualmente la primer instancia de creación son los pensamientos. Son creaciones pensamientos lo primero que creamos. Y, los pensamientos son precisamente determinados por nuestras creencias. Como sabemos, estamos inmersos en un mecanismo animal humano regido por el instinto de supervivencia el cual se expresa a través de impulsos que nos inducen a la competencia por lo que necesitamos para sobrevivir. Este mecanismo animal influye nuestro sistema de creencias pues no crearemos nada en contra de nuestra vida, en contra nuestro!

Cuando comprendemos que no somos el animal humano sino que es esa una parte circunstancial de lo que somos en esta instancia, entonces nuestro sistema de creencias acerca de lo que somos y de lo que podemos ser cambia y por ende cambian las creaciones pensamiento y por consecuencia cambiamos el patrón de uso del poder y como resultado cambia nuestra realidad. Pero, si vivimos aún totalmente identificados con el animal humano y nos creemos solo esto que somos y creemos que esta vida es todo lo que es… entonces utilizaremos el poder siguiendo esta creencia y crearemos realidades en línea con esta creencia de que somos este animal y de que esta vida es todo lo que es.

Por esta misma razón, por la influencia que ejerce el sistema de creencias en el uso del poder, es que no sirven las sanaciones mágicas ni los ritos caprichosos. No sirve aquello que no nos confiere consciencia pues solo desde la consciencia podemos re configurar nuestro sistema de creencias. El hombre creía que la Tierra era el centro del Universo y que era plana y en base a esa creencia y a otras tantas ejerció su poder. Hasta que descubrió que no era así y cambió la manera de utilizar el poder.

Los verdaderos cambios en la vida de una persona surgen cuando la persona adquiere noción de sí misma, cuando alcanza nuevos estados de comprensión y discernimiento, entonces, el sistema de creencias es revolucionado y re ordenado y el uso del poder se acomoda a esta nueva estructura de creaciones pensamientos y por fin la realidad cambia y nosotros nos renovamos en ella. Como verán, es un mecanismo muy sencillo.

Paso 1: Recibimos el Flujo Creador, Luz
Paso 2: Ese flujo es dirigido de acuerdo al sistema de creencias y forma las primeras creaciones que son las Creaciones Pensamiento.
Paso 3: Estas creaciones pensamiento son las que impulsan la acción diaria, lo que produce la realidad.

Por supuesto que pueden existir bloqueos en el Paso 1, es decir que el Flujo esté disminuido, eso se sana. Pero, lo que sucede luego, requiere de algo más que una sanación. Requiere una re configuración y reprogramación de lo aprendido, de lo que no han inducido a creer, etc. Y eso solo se logra comprendiendo, adquiriendo nuevos estados de noción (aprendizaje). Lo que sucede en el paso 3 es resultado de los dos pasos anteriores.

Verificá este esquema en vos, sobre todo lo concerniente al Paso 2 que es donde tenés mayor capacidad de generar cambios. Abrí tu mente! Es decir, sé flexible a nuevas idea y creencias acerca de vos mismo, de lo que la vida es…

Saludos
Nicolás Niglia

Anuncios

Un pensamiento en “Creamos lo que creemos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s