La Vida, el Laberinto 3D, el Misterio develado…

La vida en la 3D representa un Laberinto, el juego comienza en la primer encarnación como ser humano, comenzamos desde el centro del laberinto nuestro andar hacia la salida. Solo una senda es la que nos sacará de allí, todas las demás nos llevan a un callejón sin salida. Y, como en el caso del juego del laberinto, el que jugamos con un lápiz trazando el recorrido con la consigna de que no se puede volver atrás sobre lo trazado, entonces cuando escogemos una senda que no lleva a la salida perdemos el juego…

Del mismo modo, en la vida, cuando elegimos una senda sin salida morimos y debemos encarnar nuevamente para continuar el viaje hacia la salida, comenzamos desde el centro del laberinto una vez más pero, con la experiencia almacenada en el subconsciente de lo experimentado en las vidas anteriores.

Pero no solo somos víctimas de nuestra ignorancia y del error al escoger la senda incorrecta sino que existen seres que viven en y para el laberinto. Éstos son seres que pertenecen al laberinto y su misión natural es la de mantenernos dentro de él. Estos seres tratarán de inducirnos a que elijamos las sendas que nos mantienen dentro del laberinto. Estos son los seres que llamamos oscuros, demonios, los que también fueron llamados “los hijos de la perdición”, ellos ganan cuando nosotros perdemos el juego…

En cada encarnación iremos almacenando experiencia, conocimiento que estará guardado en el subconsciente de las siguientes encarnaciones. Este conocimiento será el Guia interior que nos asesorará en cada encarnación y cuanto más vidas pasadas tengamos detrás nuestro, cuantas más sendas erroneas hayamos escogido y conocido, menos serán las que nos quedan por recorrer y por otro lado, más difícil les será a estos seres oscuros poder persuadirnos para que elijamos la senda incorrecta. Es por ello de suma importancia conectar y escuchar la voz interior de cada uno.

A medida que experimentamos las sendas del laberinto, vamos conociendo mejor a los seres que viven en él y que le pertenecen por lo que en cada nueva encarnación estaremos más cerca de escoger la senda correcta, la que nos libera del Laberinto, la que llamamos Ascensión. Y cuanto más conocemos a los hijos de la perdición y a sus trampas, nos haremos menos propensos a caer en sus engaños. No todos los seres que encontraremos en el laberinto son hijos de la perdición sino que habrán quienes nos ayudarán pero, debemos aceptar su ayuda, debemos conocerlos y no confundirlos con los otros. Una de las maneras que los hijos de la perdición utilizan para perdernos y evitar que salgamos del laberinto es persuadirnos de que rechacemos a los Hijos de la Luz.

No se trata de un castigo, no! La idea no es que perdamos vidas eligiendo las sendas incorrectas sino que conozcamos el laberinto y para ello necesitamos recorrerlo en su totalidad y por eso, será la última vida la que nos llevará fuera de aquí y luego de haber recorrido todas las sendas del error. La idea es que conozcamos la Vida 3D en su totalidad al punto de “poder explicarla” con total sencillez del mismo modo que uno puede dibujar el laberinto con todas sus sendas incluida la que nos saca de allí. Solo cuando uno puede ver el laberinto en su totalidad y a uno mismo dentro de él, solo allí uno es libre y lo ha trascendido todo, entonces, el laberinto habrá dejado de ser un misterio, una amenaza, un castigo y será como un “parque de diversiones”.

Cuando aprendemos a distinguir a los seres oscuros, a “los demonios”, a los que pertenecen al laberinto y ganan cuando nosotros nos perdemos en él, entonces, nos liberamos de una de las principales causas que nos mantienen aferrados al error. Luego, a través de la experiencia de las sendas que ya hemos transitado en todas las vidas anteriores, que llevamos almacenada en nuestra mente superior y que se manifiesta a través de lo que llamamos subconsciente, alcanzamos el estado de sabiduría. La sabiduría será el mapa que nos llevará por la senda correcta, hacia la salida.

Una vez que hemos logrado salir del laberinto, entonces habrá terminado “el juego 3D” y como digo, todo el misterio que el laberinto 3D encerraba se habrá desvanecido. Esta vida, como el laberinto, será un juego sencillo y fácil de dibujar y explicar…. Pero no habrá terminado allí nuestra relación con esta realidad y con la especie humana, pues todo ese conocimiento debe ser multiplicado para que dé sus frutos así como el árbol se multiplica en las semillas que crea y deja caer al suelo para que germinen en nuevos árboles.

Una vez que completamos la experiencia 3D, que salimos del laberinto, entonces, toda esta experiencia transformada en sabiduría será utilizada en forma de asistencia de quienes aún no han encontrado la salida y siguen perdidos en el laberinto. Entonces regresarás al laberinto pero, esta vez, sabiendo todas las sendas por ende jamás te sentirás perdido y podrás salir cuando lo desees, solo será cuestión de recordar!.

Pero, esta vez regresas al laberinto en servicio de otros, de los que están perdidos. Y éstos, precisamente, siguen siendo vulnerables al encanto de los seres que pertenecen al laberinto, de los que tratan de perderlos, por lo que no les será fácil reconocerte pues aún no son capaces de distinguir entre los hijos de la perdición y los Hijos de la Luz. Este será tu nuevo reto, ya no librarte tu del laberinto sino que “tu suerte” dependerá de la suerte de los otros. A esto se lo llama “servir a la Luz”, consagrarte a la suerte de los otros para lo cual debes darte incondicionalmente.

Solo se puede Guiar a otros por la senda cuando el que Guia conoce todos los caminos posibles, solo pueden Guiar a otros los que ya han trascendido el laberinto, los que han “develado el misterio” que ésta vida encierra. Pero, existen aquellos que pertenecen al laberinto, que son ciegos para ver la salida y son estos los ciegos que guían a otros ciegos hacia el abismo… los hijos de la perdición, los que gana cuando vos perdes…

Pero todo es experiencia, nada se pierde y toda senda transitada queda guardada en el subconsciente y será el conocimiento que tendremos a favor en la siguiente vida, será la sabiduría que iremos forjando, la que nos permitirá distinguir entre un hijo de la perdición y un Hijo de la Luz….

Disfrutemos el paseo por este laberinto… para los que han hallado la salida ya, sepan que una nueva etapa comienza, regresarán no como alumnos sino como maestros y seguirán aprendiendo. Para los que han regresado a Guiar a otros, sepan que seguimos aprendiendo ya no con respecto al laberinto sino que estamos aprendiendo a ser Maestros/as…. y, a los hijos de la perdición, a los que pertenecen al laberinto y ganan cuando los otros pierden, les digo Gracias! Benditos sean en nombre del Altísimo!

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s