Mi Cuerpo es Gaia en mí, Yo Soy Gaia!

Nuestro cuerpo, que llamamos “carne”, y sus mecanismos, que llamamos instinto, son la parte correspondiente y natural de Gaia. Es un pedazo de Gaia en nosotros y por ello, es correcta la afirmación: “Somos Gaia”. Pues no estamos separados de este maravilloso ser, como no estamos separados de Dios, la parte de Dios en nosotros es la Consciencia, Omega y Alfa, Gaia y Dios se hicieron uno en nosotros.

Es importante que en este tiempo sanemos todo lo que nos mantienen en el enojo, en el rechazo de Gaia en nosotros, comenzando por nuestro cuerpo, su imagen y su estado y cuidado en general. Cada célula de nuestro cuerpo es un ser viviente, debemos tratarnos con amor, irradiando el amor a través de los pensamientos, son éstos como la luz del sol que irradia toda vida en la tierra… los pensamientos irradian imprimiendo su energía en cada célula. Comencemos a irradiar pensamientos de gratitud hacia el cuerpo, hacia cada célula.

Algunas personas les hablan a las plantas y están convencidas de que eso les hace bien (a las plantas). Y es cierto! cuando hablamos irradiamos energía impresa en cada pronunciación, en cada palabra, no es tan importante lo que decimos sino desde donde lo decimos, Cuando hablamos desde el corazón, desde el amor, irradiamos amor, y las palabras transportan ese amor codificado en ellas.

Con las células de nuestro cuerpo sucede igual y más aún pues ellas reciben no solo lo que decimos, sino lo que pensamos, lo que sentimos… todo eso está constantemente imprimiéndoles codificaciones, energías pensamiento, etc.

<<< Lo que nos hacemos a nosotros, se lo hacemos a Gaia…

lo que le hacemos a Gaia, nos lo hacemos a nosotros >>>

Es momento entonces de reconciliarnos con nosotros mismos, de poner el foco en el cuerpo, de cuidarlo y atenderlo, de darle amor! De nada sirve que adoptemos perritos o gatitos, de nada sirve que atendamos al otro y le sirvamos, si acaso no cuidamos y amamos a nuestro cuerpo, al primer ser vivo que conocemos en Gaia, y que es, la primera manifestación de Gaia en nosotros. Es el cuerpo lo que nos conecta y ancla en la vida.

Dediquemos un tiempo de cada día al cuerpo, al mecanismo humano, al Niño Interior, al Yo Ego… así como el padre/madre lleva a la plaza a su niño, le da unos gustos, lo mantiene feliz y contenido, así debemos hacer con nosotros. Todos los días dediquémonos un tiempo a darle un gusto al EGO, no lo que el EGO quiera sino lo que nosotros, a consciencia sabemos que le hace bien, del mismo modo que actúa el padre con el hijo.

Es Gaia la que está ascendiendo y nosotros CON ELLA! el primer servicio de los trabajadores de la Luz es para con Gaia y dado que el cuerpo humano es una parte de Gaia, el cuerpo humano está sintiendo la transformación que implica la ascensión! aún en aquellos que ni siquiera se han dado cuenta de que existe tal proceso, aún en ellos, sus cuerpos están siendo transformados (mientras sigan aquí).

Dejemos de lado todos los enojos, decepciones, frustraciones, etc. amemos este cuerpo, amemos a Gaia, dediquemos tiempo al cuerpo y a Gaia un tercio del día, al menos, debemos dedicarlo al cuerpo y a Gaia.

Cada día podemos realizar la siguiente afirmación, conectándonos con nuestro corazón y desde allí tendiendo una conexión al corazón de Gaia decimos: En nombre de la Santísima Trinidad que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, TE BENDIGO GAIA Y BENDIGO TODA VIDA EN VOS, Y BENDIGO CADA CELULA DE MI CUERPO y te agradezco por esta maravillosa oportunidad de SER.-

Saludos
Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s