La Verdad se manifiesta en el No Hacer…

La Verdad se manifiesta en el No Hacer y por esta razón es que preferimos estar siempre ocupados y evitamos el ocio, eludimos el No Hacer. Los momentos de ocio suelen perturbar más que los momentos de extremo hacer, en algunos casos por supuesto. Para algunas personas es mejor estar ocupados todo el tiempo, aún haciendo cosas que no sirven realmente a un propósito valedero sino más bien como una manera de “matar el tiempo” y de evitar la pausa en la que podríamos mirarnos para comprendernos. Es que en los momentos de silencio, en las pausas, es cuando nos hacemos esas “preguntas incómodas” como por ejemplo: ¿qué estoy haciendo con mi vida?, ¿hacia dónde me dirige mi esfuerzo?, ¿en qué me estoy convirtiendo? ¿estoy en el lugar indicado y con la persona correcta? ¿me estoy escapando de … o estoy yendo hacia lo que quiero? Preferimos eludir esa instancia y excusarnos en la falta de tiempo para ocuparnos de esos detalles y ponemos la atención en mantenernos ocupados de cualquier modo.

¡Qué momento ese cuando estas solo!, sin compromisos que capten tu  atención, no tenes de quién ni de qué ocuparte, no hay excusas aunque las busques, entonces estas ahí, frente a vos mismos, en el Aquí y Ahora como si fueran dos pistoleros del lejano oeste a punto de batirse a duelo. Sí!, es difícil enfrentarse a la Verdad de uno mismo y sobre todo cuando llevamos tanto tiempo eludiendo este enfrentamiento. Tenemos miedo a morir, es que una parte de nosotros sabe que no prosperará y es esa parte que estuvo evitándonos todo el tiempo. Es esa parte que genera ocupaciones para mantenernos alejados del compromiso, argumentando excusas y justificaciones de todo tipo.

Y, de pronto, caes en “la trampa” y estás atrapado en la ociosidad, no tienes dinero para gastar y matar el tiempo en ello, no tienes trabajo que consuma tu tiempo, no tienes a nadie que te reclame, que te distraiga y en tal caso, quienes te reclaman, piden lo que no puedes darle y entonces, es como si nadie te reclamara nada. Sí! te ha llegado el momento! es tiempo de dejar de escaparse y de eludir el enfrentamiento. Es tiempo de asumir tu  compromiso, de hacerte cargo de quien eres y del por qué Estas en el Aquí  y Ahora. La primera reacción es continuar escapando. Buscarás tareas, empleos, actividades justificándote ya sea en el reclamo que otros te hacen y que no puedes satisfacer, en las deudas que has contraído y en tu compromiso con los acreedores, todo ello favorecerá tu intención de escapar una vez más del No Hacer en el que se manifieste la Verdad y te ves cara a cara con vos mismo. Si logras escapar, seguirás viviendo como un fugitivo, en las sombras de vos mismo, como un paria sin rumbo y sin origen. No irás a ninguna parte porque “no estas yendo sino escapando” y quien escapa camina como el cangrejo, mirando hacia el pasado y avanzando de espalda al camino y por eso, son tantos los ciegos van sin ver a donde. 

El ritmo acelerado te mantiene en un estado de tensión, de estrés, que no permite sutilezas. Este estado de tensión te densifica, te hace pesado como una roca y te aferra al suelo de las circunstancias terrenales. Pierdes las cualidades de tu composición sutil, Espiritual. Los estados de ocio, la pausa, el No Hacer, precisamente, detiene el ritmo acelerado y por ende dejas de alimentar la tensión. Pero claro, el primer síntoma es de ansiedad, un exceso de tensión sin canalizar en tarea alguna parece que va a matarte! y es allí donde la meditación, la yoga, la gimnasia física acompañada de buena respiración, surten el efecto aliviador, canalizador de esa tensión. Gradualmente te irás liberando de la tensión que has acumulado y que necesitas para sostener el estado de tensión en el que te has acostumbrado a vivir. Irás experimentando profundos estados de alivio y de “éxtasis Espiritual” en la medida que vayas consiguiendo equilibrio en el nuevo estado de distención que vas consiguiendo conforme avanzas en las rutinas y técnicas que he mencionado.

Mientras vivas en el ritmo acelerado, tu mente inferior estará ejerciendo y sosteniendo el estado de tensión sobre todo tu  cuerpo y campo áurico. Mientras esto sucede, estas muy encarnado, más encarnado que nunca y tus aspectos sutiles, tus cualidades Espirituales estarán como apagadas, como ausentes. Sin dudas habrás escuchado alguna vez el término “elevar la vibración”, precisamente a esto me refiero cuando digo que debemos distendernos y liberarnos del estado de tensión permanente en el que vivimos. Distendernos implica permitir que los cuerpos sutiles se activen y para ello debemos liberar el lastre que nos mantiene apegados al suelo. Ese lastre son las tareas y ocupaciones que  nos imponemos para ocupar el tiempo y evitar la pausa. Tareas y ocupaciones que no son productivas, que no sirven al propósito de Ser, tareas y ocupaciones que no expresan lo que somos, que no son manifestación de nuestra vocación, de nuestra esencia.

contemplacion

La cultura occidental y la oriental occidentalizada a través del capitalismo y de la globalización de la producción y del intercambio comercial y financiero, han asumido como una verdad irrefutable la idea de que el ocio es negativo, que es una pérdida de tiempo, tiempo en el que se podría producir más y así obtener mayores beneficios. Es que esta ideología mercantilista que ha convertido al ser humano en un engranaje dentro de una máquina productiva de ganancias para unos pocos, nos ha quitado de eje, nos ha empujado sistemáticamente a una esclavitud voluntaria. Las leyes, antes de ser ley eran costumbre, es decir, los usos y costumbres, lo que una sociedad está acostumbrada a aceptar, se convierte en ley y la ley se hace “verdad”. Cuando las costumbres son inducidas por contextos deliberadamente generados para, precisamente, producir un determinado tipo de rumbo o comportamiento, entonces, la “verdad” es la trampa.

En este caso, la verdad que ha asumido fuerza de paradigma y que propone que el ocio es negativo y que el estar siempre ocupado es lo positivo, lo saludable, esta verdad es la trampa! Es la trampa porque nos da la tranquilidad y nos da el respaldo cuando la cumplimos, nadie se siente mal cuando esta muy ocupado haciendo cosas todo el tiempo, sino más bien se siente mejor, más importante, más valioso y útil que quien está contemplando un atardecer o un amanecer o lee o medita 4, 5 o 6 horas por día… Para estas personas, para quienes están atrapados en esta costumbre negativa que los impulsa a estar siempre ocupados, en cualquier cosa, pero ocupados todo el tiempo, para ellos el primer objetivo es liberarse de esa programación, de esa costumbre. Pues será la voz de su costumbre, la voz del miedo, la que tratará de persuadirlo cuando caiga en “la trampa del No Hacer” y quede  enfrentado a sí mismo.

Solo en el silencio escucharás la Voz de tu  Esencia, solo en la  quietud comprenderás tu propósito, solo en la pausa podrás observarte, comprenderte  y rendirte cuentas. Cuando estés cara a cara con vos mismo, la verdad será revelada, descubrirás los falsos paradigmas que han dirigido tus pensamientos y tus decisiones y podrás ir desactivando esas programaciones y liberándote de la tensión que te mantiene en ese estado de densidad que te apega al suelo como a una roca. Busca los momentos de ocio, son tan o más importantes que esos momentos de hacer por el hecho de estar ocupados! no hagas lo que no sirve a tu propósito, no hagas lo que no permite que te expreses en esencia, en vocación. Vive una vida sencilla, austera para que las demandas de tu ritmo de vida no te obliguen a ocuparte en cuestiones que no son valederas.

Medita, conéctate con el silencio, busca el silencio, el ocio, el No Hacer y obsérvate, reconócete  y recuérdate! Exprésate sin más reservas, sin excusas y sin condiciones!

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s