La Espiritualidad y la identidad sexual

Cuando castramos a un gato o a un perro observamos una serie de cambios en su comportamiento, es que ante la ausencia del aparato reproductivo o de la capacidad reproductiva se apagan todos los mecanismos relacionados y dejan de ejercer acción sobre la actitud del sujeto. La identidad del animal humano está basada en cualidades que determinan su personalidad, que lo hacen ser como es y actuar como actúa. Si a un ser humano le quitamos su capacidad reproductiva, no su fertilidad sino su aparato reproductor, pierde esta facultad y todas las actitudes que están en relación a ello. ¿qué sentido tiene competir por la hembra si no se siente “macho”? ¿qué sentido tiene competir por el territorio si no hay hembras ni crías que proteger y a las que mantener? en fin…

El sexo, considerándolo como la capacidad de reproducción, nos determina en mucho más de lo que somos capaces de percibir. Nos identificamos a través no solo del impulso sexual sino que el éxito o fracaso en la conquista de hembras/machos determina también nuestra idea de nosotros mismos y da forma a nuestra personalidad. Si no tuviéramos el impulso sexual activo no necesitaríamos una pareja y, reitero, no me refiero a la fertilidad o infertilidad sino al mecanismo sexual, en el caso de la mujer me refiero al hecho de si por ejemplo la mujer no tuviera su órgano reproductivo o si no tuviera sensibilidad en él y, en el caso del hombre, imaginemos un hombre sin pene o sin sensibilidad en este órgano.. ¿qué sentido tendría para el hombre entablar una relación con una mujer dado que este vínculo está basado casi exclusivamente en la reproducción de la especie?.

Reflexionemos un momento y tratemos de llegar a percibir lo que se sentiríamos sin el impulso sexual activo, sin la posibilidad de experimentar sensación alguna a través del acto sexual. ¿Tendría sentido buscar una pareja? En ese caso, sin este impulso sexual, sin la sensibilidad del órgano reproductor, la relación no sería de “pareja” sino de amistad… 

Ahora, pensemos en la amistad. Con los amigos no tenemos sexo, no es el impulso sexual lo que da sentido a la unión afectiva entre las personas. ¿qué es lo que nos vincula con otras personas con las que no existe sexo? No busquemos definiciones de libro… busquemos las respuestas en nosotros, reflexionemos al respecto, pensemos, ¿qué me une con mis amigos/as, por qué los quiero, por qué me quieren? Si no hay sexo, cómo es entonces que existe tanta afinidad, ¿cuál es el placer, el incentivo que nos da la amistad? al punto que algunos prefieren estar con sus amigos que tener sexo con una mujer o con un hombre. Sí, es cierto, somos por naturaleza un animal de manada, de grupo, somos un animal social. La amistad surge como la relación natural con los demás, con quienes tenemos intereses en común, un objetivo común que defender o que conquistar.

Tanto en el caso de la relación con otros regida por el impulso sexual como en el caso de la relación con otros regida por la necesidad de constituir un grupo, siendo ambos impulsos naturales de la condición animal humana, en ambos casos actuamos no por voluntad propia sino que lo hacemos en respuesta de una voluntad que no es propia, individual sino colectiva, es lo que llamamos instinto. Hasta aquí, no hay diferencia entre el ser humano y tantas otras especies animales. Los monos, los perros, los caballos, los leones, etc. se manejan muy parecido a nosotros o nosotros a ellos en cuanto a que cumplen en rigor la voluntad colectiva propia y característica de su especie.

Mientras estamos sujetos a esta voluntad colectiva, no hay expresión individual y, dado que la manifestación del Estado del Ser que llamamos Consciente o Despierto, implica expresión individual del Yo Soy; mientras estamos bajo el régimen del instinto no estamos expresando nuestra identidad Espiritual. Si el sexo es una cualidad propia y natural de la condición humana y común a tantas otras especies animales del planeta, y, en cambio, la Espiritualidad y las cualidades que surgen de esta naturaleza Divina son excepcionales para este mundo, podemos asumir que la sexualidad corresponde al mundo terrenal y la Espiritualidad al mundo extra terrenal por lo que la identificación con la condición sexual corresponde a la identidad del Yo Ego y no a la identidad del Yo Espiritual.

Dicho de otro modo, cuando desarrollamos la identidad espiritual, en ella no hay identificación de género masculino o femenino sino que ambos aspectos deben integrarse en uno solo. Por esta razón es que es necesario el Balance Masculino Femenino en hombres y en mujeres, y cuando hablamos de “aspecto femenino” no nos referimos a mujeres, a la hembra de la especie humana sino, específicamente al aspecto femenino que debe estar presente en ambos sexos pues este aspecto corresponde a la identidad Espiritual y no a la identidad animal Ego.

Toda relación basada o inducida por el impulso sexual corresponde a nuestra naturaleza animal humana, terrenal y no tiene relación alguna con los aspectos Espirituales del Ser. Estos vínculos son naturales de este mundo terrenal y nos asemejan a tantas otras especies animales del planeta. Identificarnos con este aspecto y construir una identidad a partir de nuestra sexualidad es darle identidad a nuestro aspecto animal humano, nada más alejado del desarrollo de la identidad Divina a la que debemos aspirar y propender en nuestras decisiones y actos cotidianos.

espiritualidad y sexo 1

Como ya he escrito y desarrollado en los talleres CCG33, la primera parte de la vida la ocupamos en el desarrollo de la identidad del Yo Ego. Los primeros treinta años cronológico los destinamos al desarrollo y maduración del ser humano, aprendemos a ser un ser humano y a vivir y a sobrevivir en este mundo. Es el instinto el que nos empuja a ser y a conseguir lo que necesitamos, y es el estado de necesidad permanente lo que nos gobierna. La insatisfacción crónica es la regla, la carencia es la condición pues, aún si un día te comes una vaca entera, al otro día volverás a tener hambre, aún cuando bebas litros de agua, al otro día volverás a tener sed y aún cuando tengas sexo toda una noche hasta saciarte por completo al día siguiente ante el primer estímulo sexual tendrás deseos de hacerlo de nuevo… Es así que la regla es la carencia y la insatisfacción crónica es el medio de inducción a ser lo que debemos ser de acuerdo al instinto.

La identidad del Yo Ego está basada en la necesidad y en las capacidades que hemos desarrollado y aprendido para resolverlas. Una de las necesidades fundamentales es la del sexo pues, es esta una demanda tan intensa como la del hambre y la sed dado que no hay individuo sin especie ni especie sin individuo. Así como el hambre y la sed nos empujan a alimentar e hidratar el cuerpo para mantenerlo con vida, el sexo nos empuja a “alimentar a la especie” dándole continuidad en el tiempo a través de nuestra descendencia, para mantenerla con vida.

Concluida la etapa de desarrollo y madurez del Yo Ego, estamos en condiciones de anclar Consciencia, de desarrollar la identidad del Yo Divino -o Espiritual-. Para ello debemos neutralizar toda oposición que la identidad del Yo Ego ejerce impidiendo y rechazando el anclaje de consciencia pues, ambas son naturalezas antagónicas; una es mortal y la otra eterna, una está sujeta a la insatisfacción crónica como regla, lo cual la induce al estado de competencia y lucha permanente y, la otra es abundancia en sí misma. Como ya he explicado, lo que permite la neutralización de esta oposición que ejerce el Yo Ego es lo que llamamos AMOR, siendo ésta la frecuencia que apaga las pasiones del animal permitiendo que emerja el Yo Consciente.

Toda identificación  con la sexualidad y con el resultado de nuestra relación con los demás a través de nuestra sexualidad, pierde sentido y poder al momento de desarrollar y manifestar nuestra identidad Divina. Lo único que verdaderamente importa es si somos capaces o no de activar la frecuencia del Amor y neutralizar así la oposición que el Yo Ego ejerce sobre nuestros aspectos Superiores (Espirituales). Si sos homosexual, heterosexual, carnívoro, vegetariano o vegano, comunista o capitalista, rico o pobre, todo ello son cualidades propias del mundo terrenal y seguramente sobre estas cuestiones has basado tu identidad humana actual, pues tu Yo Ego se identifica con el éxito y fracaso en estas cuestiones básicas… Pero, seas lo que seas en cuanto a tu identificación terrenal, si logras la activación del AMOR, del Núcleo Corazón y neutralizas la oposición y rechazo que esa identidad mundana ejerce sobre tu Yo Espiritual, lo que has sido ya no importa! todo ello perderá relevancia.

Cuando actives el Núcleo Corazón y vibres en la frecuencia del Amor, en la frecuencia de la Consciencia Crística, te relacionarás con los demás, con la vida y con vos mismos desde otro paradigma, ya no te identificarás a través de tu  genero (macho o hembra), ni de tu patrimonio, ni de tus ideas políticas, religiosas, o de tu raza o etnia, en fin.. lo harás desde una Consciencia Unificada en donde la consigna es la incondicionalidad por ello, la clave es la liberación de todo condicionamiento. La identificación con aspectos limitantes u restrictivos como el aspecto de genero o de condición sexual pierde sentido y valor y es, precisamente, una de las oposiciones a la Espiritualidad que el AMOR debe neutralizar. Entonces ya no te definirás como heterosexual o como homosexual, sino que tu identificación partirá de aspectos más elevados y trascendentales, es decir, que encuentran razón no esta vida y en este mundo sino antes y después de aquí y ahora.

Mientras insistas en identificarte con estos aspectos terrenales, estarás ejerciendo una clara oposición a tu identificación con los aspectos Espirituales, aspectos que no tienen sentido en esta vida terrenal sino en tu esencia eterna, plena y completa del que eres más allá de esta experiencia transitoria. Si eres homosexual, es solo una anécdota de tu paso por esta vida, eso no es lo que eres, es solo una circunstancia pero, si haces de una circunstancia tu identidad, entonces tu identidad es tan circunstancial como la circunstancia con la que te identificas. Y, regresando al ejemplo de la castración del gato o del perro, si acaso te castraras y perdieras el impulso sexual, entonces, dejaría se existir!, pues perderías identidad. Tu identificación no debe estar basada en una circunstancia porque te restringes a solo eso, otorgas el poder a la circunstancia y no a tu cualidad permanente, subviertes el orden natural, haciendo transitorio lo permanente e intentando dar permanencia a lo transitorio.

Por esta misma razón, debemos buscar los aspectos permanentes sobre los que está identificada nuestra esencia Eterna, el Yo Superior de cada uno. Y, para ello, debemos des identificarnos de todo lo circunstancial pues eso no es lo que somos. La Divinidad no tiene condicionamientos, la Divinidad es Plena Consciencia! Todo lo que Existe es Consciencia! solo que en cada individualidad existe consciencia presente y/o consciencia ausente: la consciencia presente es la que surge del individuo y se manifiesta a través de su intención creadora; y, la consciencia ausente es la que corresponde no al individuo sino a otra identidad viva que, generalmente, es la identidad creadora del individuo, por ejemplo: la Madre Naturaleza es la consciencia viva que crea las distintas manifestaciones de vida natural y cada manifestación de vida natural es una individualidad sin consciencia presente pero con consciencia ausencia, la de la Madre Naturaleza que rige cada expresión a través del instinto, programas de comportamiento instalados en la consciencia colectiva de cada especie.

Bueno, creo que con esto es suficiente para reflexionar acerca de este tema, de la Espiritualidad y la identidad sexual. Espero les sirva este artículo como estímulo bueno para enriquecer su percepción acerca de este tema.

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Un pensamiento en “La Espiritualidad y la identidad sexual

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s