Energia sexual, el poder creador… IVta Parte

En los artículos anteriores he descripto la energía sexual como la expresión de la energía creadora universal canalizada por Gaia, tomada desde el Gran Sol Central y manifestada a través de todas sus expresiones de vida individuales. Esta energía creadora, expresada en forma de impulso sexual,  nos empuja no solo al deseo de tener sexo con otro sino, y en misma intensidad, suscita el deseo de formar pareja con el otro pues, como hemos visto, la energía creadora a través del sexo busca la continuidad de la especie, de la vida tal cual es y, para cumplir este fin, es necesario no solo concebir la vida de un nuevo ser humano sino educarlo en este sentido para que ellos sean los encargados en el futuro, en su madurez, de continuar el legado.

Pero, ¿el interés en que la especie humana continúe viva es solamente de Gaia? solo al planeta la interesa y le sirve que exista la especie humana? Pues, así fuera, podemos concluir entonces que el sexo es solo una cuestión terrenal y totalmente ajena a lo Espiritual y Divino pero, si acaso llegáramos a la conclusión de que la continuidad de la especie humana le interesa no solo a Gaia sino que es interés también del Cielo, entonces, el sexo tendría una connotación Espiritual y debería ser considerado como un acto no solo carnal sino como un acto Divino.

Como hemos visto hasta aquí, a través de las publicaciones de Facebook y a través de este blog, en el ser humano convergen dos naturalezas, por un lado la terrenal de la cual surge la condición animal humana, lo cual denominamos como “los aspectos de la carne”; y, por otro lado, converge en  nosotros la naturaleza Divina, la cual nos confiere el estado de Hijos de Dios. Somos, entonces, hijos de la carne, en cuanto a que somos carne y estamos sujetos a la carne y sus  programas pero somos además Hijos de Dios y estamos por ello sujetos a los aspectos del Espíritu. Nada de lo que ocurre es consecuencia del azar, nada de lo que existe escapa o está al margen de la Voluntad Creadora por ello, todo lo que existe es interés directo de quien lo Crea e indirecto del que Todo lo Crea pero, en el caso del Ser Humano como Hijo de Dios, existe un interés Directo del Cielo en cuanto a su existencia y continuidad.

Es por esta razón que el acto sexual, en tanto que da la continuidad de un aspecto, el de la carne, y dado que es necesaria éste aspecto para anclar el Espíritu, es por esto el sexo un acto de interés no solo del mundo terrenal y de la consciencia creadora de este mundo, Gaia, sino también lo es del Cielo, del mundo del Espíritu, del Todo UNO VIVO y CONSCIENTE.

Sin embargo, mientras que el programa terrenal humano impulsa inconscientemente al sujeto a aparearse con otro sujeto del sexo opuesto a fin de reproducir la especie y darle continuidad, mientras, además, lo impulsa a formar pareja, unión con el otro sujeto a fin de dar protección y formación a la cría, el aspecto Divino impone otras condiciones en la cuestión sexual a fin de que la continuidad de la especie sirva al propósito también del Espíritu y no solo al del planeta. Estas condiciones que impone el Espíritu para que la especie humana sirva al propósito más allá del propósito terrenal son las que dan lugar a las combinaciones genéticas entre razas por ejemplo, son las que permiten la participación de razas que no son originarias del planeta a fin de que surja de dicha unión (entre razas originarias y otras que no lo son) un enriquecimiento genético de la especie que empondere la condición humana como receptora de consciencia.

jesus y gaia

Seducción y Ley de Atracción

Por supuesto que no nos apareamos con cualquiera, ni siquiera los animales salvajes lo hacen, ellos deben someterse a una serie de procesos de selección, de lucha entre machos, de demostración de poder y de jerarquías entre las hembras por ejemplo y entre otros más. Nosotros no nos quedamos al margen de este tipo de programación  y las hembras humanas sentirán atracción por determinados machos de la especie, aquellos que cumplan el ritual que se ha programado en el instinto y que conforma los aspectos de la carne… pero, los aspectos del Espíritu ejercen su influencia y determinan otros comportamientos y requisitos para que se produzca la resonancia entre uno y otro y la atracción sea completa.

En ambos casos, siempre se trata de vibración. Como también hemos visto en las publicaciones anteriores, son los chackras los encargados de recibir la energía que irradia Gaia a toda su vida, de la cual tomamos entre otras la energía sexual creadora. La vibración de nuestros chackras inferiores es lo que nos da la resonancia con hembras o machos con el fin de la reproducción. Del mismo modo, la vibración de los chackras superiores es la que nos da la resonancia con los otros seres humanos entablando así lazos más allá de la carne. Cuando establecemos vinculo con otra persona, del sexo opuesto, en resonancia total, es decir, resonando tanto en los chackras inferiores como en  los superiores entonces surge la integración total de ambas naturalezas y es esto el máximo estado de vinculación que puede darse entre dos personas y es, por supuesto, la pareja optima de acuerdo a los requisitos de la Naturaleza Espiritual y al interés en la continuidad de la especie humana.

Si bien este tema lo desarrollaré en otro artículo y, por supuesto lo desarrollo en los talleres que doy personalmente, como los próximos en España, luego en Colombia, México, etc… para completar el concepto agregaré lo siguiente: para entablar resonancia completa con otra persona debemos tener activa la vibración de los chackras superiores pues, de lo contrario no hay nada con lo que resonar con otro. Si no tenemos activa la vibración de estos chackras y solo están activos los inferiores entonces, toda relación sexual cumplirá solamente la mitad del propósito es decir, servirá al impulso reproductivo terrenal, que surge de los aspectos de la carne y no será útil al aspecto Espiritual dado que no hemos entablado la resonancia desde ese aspecto pues lo tenemos apagado…Esto no quiere decir que engendraremos demonios pues, nosotros surgimos de la misma realidad, esto quiere decir que no estamos utilizando en plenitud la energía creadora sino solo la que proviene de un aspecto, el terrenal y carnal.

Cuando es así, cuando nos vinculamos solo desde la resonancia de la carne, servimos al propósito del aspecto carnal y a nada más allá y la resonancia con los otros estará basada en programas similares a los de tantas especies animales salvajes es decir, las hembras serás seducidas por un macho protector y proveedor y no tendrán ojos para ver otra cosa en un hombre que las seduzca sino que mirarán con ojos de hembra, los machos actuarán del mismo modo, considerando a la mujer como una hembra, es decir, la satisfacción de un deseo que no da lugar ni espacio para otra cosa si acaso no es satisfecho pero que al satisfacerlo provee una sensación, aunque fugaz, pero del mayor éxtasis que un ser encarnado puede experimentar y por lo cual en este mundo se mata y se declaran guerras…

Activar los aspectos del Espíritu no es una cuestión de New Age… es mucho, pero mucho más que eso. Es acceder a una realidad de plenitud pues, mientras eso no suceda vivimos en la insuficiencia pues vivimos utilizando solo una de las dos partes que nos componen… la primera pareja que debemos conseguir y con la cual constituiremos el principal matrimonio es la que se da entre nuestros aspectos terrenal y Divino, luego, entonces, estaremos en condición de constituir un matrimonio perfecto con otra persona que esté en la misma vibración de plenitud. Allí, y solamente allí, puede alcanzarse y ejercerse el amor en el sexo, lo demás es simplemente impulso automático reproductivo y muy bien compensado por cierto, pero nada más que eso…

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s