Divino-Terrenal, La Pareja Perfecta

En los artículos anteriores referidos a la energía sexual, el poder creador, analizamos el origen del impulso sexual como la expresión de la energía Creadora, que sostiene Todo lo que Es, multiplicando las distintas expresiones de vida, transformándose sobre sí misma. Comprendimos que el impulso sexual tiene como propósito la continuidad de la especie humana, es decir, que la especie siga existiendo para lo cual es necesario no solo el acto sexual sino que es parte del mismo impulso reproductor el deseo de conformar una  familia, un vínculo que de protección y formación a la nueva vida. Y todo esto es no solo interés de Gaia, en cuanto a mantener la especie humana viva, sino que dado que la especie humana es lugar de anclaje de consciencia para el desarrollo y evolución de la Consciencia Viva Yo Soy, la continuidad de la especie humana es interés también del Cielo. Dado que en  nosotros convergen las dos naturalezas, la terrenal y la Divina, y que ambas tienen interés en la continuidad de la especie humana, manifestando cada una sus exigencias en cuanto al sexo y a fin de que la reproducción sirva al propósito de cada naturaleza, surge, además del impulso sexual automático un  estado de “moral” que trata de regular este comportamiento mecánico a fin de que sirva al interés del Cielo.

Es decir, a Gaia le sirve que nos reproduzcamos siguiendo las leyes de resonancia de acuerdo a los programas de funcionamiento que determinan el comportamiento de cada especie y de cada individuo dentro de cada especie, pero al Cielo esto solo no le sirve. La ley de resonancia que surge del instinto, por la cual, por ejemplo, la hembra querrá aparearse con el macho que promete ser el mejor proveedor y protector, el más sano entre los machos, esto al Cielo no le alcanza y son otros los parámetros que se agregan y los que deben estar en resonancia para que el ejercicio del impulso sexual satisfaga ambos propósitos, el terrenal y el Divino. Entonces surge el AMOR y solemos distinguir entre un acto sexual donde hay amor y otro en el que no lo hay donde somos como animales quitándonos la tensión que el impulso sexual provoca.

¿Qué es el amor? en nosotros convergen dos naturalezas: la terrenal y la Divina, cada una con sus intereses particulares, algunos de los cuales generan oposición entre estas naturalezas de lo cual surge el conflicto, la duda,  el dilema existencial. ¿Cómo vincular, entonces, en armonía, a estas dos naturalezas, cómo lograr que convivan sin estorbarse una a la otra sino sirviéndose una a la otra en el cumplimiento de sus propósitos particulares? La manera de hacerlo posible es a través de una frecuencia que neutraliza la oposición que ejercen sus intereses y logra la complementación, el equilibrio; esta frecuencia que complementa las particularidades haciendo posible la integración armónica entre ambas naturalezas es lo que llamamos amor.

pareja perfecta

En el siguiente gráfico observamos la energía sexual, creadora que tomamos del Núcleo de Gaia a través del chackra Raiz, Umbilical y Plexo Solar. El impulso sexual expresado desde estas frecuencias netamente terrenales y correspondientes a la identidad del Yo Ego, componen la resonancia sexual de acuerdo a las leyes de Gaia, al instinto pero, no nos sirven para entablar la resonancia con la naturaleza Divina. La vinculación que observamos en este gráfico es la misma que se da entre tantas otras especies animales de Gaia.

energia sexual terrennal

Hasta aqui no hay amor, pues no hay oposición que neutralizar dado que la naturaleza Divina no está activa. Cuanto más activas estén las frecuencias propias de los chackras superiores, del Garganta, 3er Ojo y Corona, menos intensa será la vinculación sexual a través de las frecuencias de los chackras inferiores tal cual lo muestra el gráfico anterior. Entonces, cuando los chackras superiores estén activos, es cuando surge la necesidad de neutralizar la oposición entre ambas naturalezas de manera tal que el vínculo sexual satisfaga ambos propósitos.

En el siguiente gráfico observamos la vinculación total entre dos personas, siguiendo el impulso sexual terrenal y Divino, es decir, atendiendo las demandas no solo del cuerpo físico y terrenal en cuanto al deseo sexual de reproducción y de constitución de una pareja sino que además nos vinculamos desde los chackras superiores y, fundamentalmente de Núcleo Corazón a Núcleo Corazón, neutralizando las oposiciones y posibilitando una unión completa y plena. Solo cuando se da la comunión entre los dos aspectos de cada individuo en sí mismo y de sí mismo con el otro, solo allí existe amor y el sexo cumple el propósito de las dos naturalezas.

energia sexual amor

Cuando estamos en la vibración del amor, entonces el otro nos complementa en todos los aspectos y nos hacemos UNO. Y todo lo que creamos desde esta unión también estará en resonancia armónica con Gaia y con el Cielo. En este nivel de relación de pareja cada uno es estímulo del otro y ambos se mantienen encendidos, ambos provocan el amor en el otro y así cada uno es combustible del otro para que el otro se eleve y se sostenga en la vibración del amor. Cuidar la relación es proteger la resonancia en todas sus frecuencias, mantenerse alejado de los estímulos que exaltan y exageran el impulso sexual terrenal incrementando la oposición que éste ejerce sobre las frecuencias de los chackras superiores. Para que la unión sea completa, y tal cual lo demuestra el gráfico precedente, cada uno debe satisfacer todos los aspectos del otro pues, si no es así, existirá una falta, la unión no será completa y el complemento no será total por ello, ambos percibirán insuficiencia y buscarán satisfacerla fuera del vínculo. Es por esta razón que, si no hay complemento y unidad entre los dos el vínculo no será suficiente para construir la UNIDAD.

La pareja debe satisfacer no solo los deseos sexuales que surgen del impulso instintivo terrenal sino que deben satisfacer las inquietudes que surgen de sus estados de consciencia correspondientes a las frecuencias superiores, de lo contrario la pareja no será suficiente estímulo de AMOR.  Comprendamos que el amor está en cada uno, y no viene del otro o de otro lado, o tienes amor o no lo tienes, o recibes el estímulo para encender el amor o no lo recibes. Si tu pareja estimula tu deseo sexual y lo satisface pero solo eso, para estimular y expresar otros aspectos más sutiles de vos, necesitarás encontrar estímulo en otros lugares y personas y esto pone en jaque la relación pues, toda relación constituida en resonancia terrenal, es decir unida solo a través de los chackras inferiores, es una relación regida por la identidad del Yo  Ego y dado que esta identidad es posesiva y necesita el control, el hecho de que encuentres estímulos en otro sitio y .en otras personas será percibido como una amenaza y hasta como una ofensa. Las personas deberían crecer a través de la relación, ayudándose mutuamente en la construcción de la resonancia en los siete niveles de  vibración para que la pareja sea completa y uno sirva de complemento del otro.

¿Cuáles son los factores que interfieren la UNION completa entre dos personas? solo a modo de mención, pues será esta respuesta desarrollo de otro artículo, que los factores que interfieren la completa unión de una pareja son primero la falta de activación o la insuficiencia que existe en los chackras quienes son los encargados de tomar la energía y expresarla en forma de comportamientos, actitudes, estados del ser… lo que bloquea los chackras tiene variadas fuentes, puede ser kármico, puede ser un trauma de esta vida, puede ser una idea o creencias discordantes, contrarias a la expresión plena del ser como son a veces los dogmas religiosos y algunas costumbres y culturas sumamente rígidas. Todo esto interfiere primero la vinculación armónica en el sujeto, entre sus dos naturalezas, la terrenal y la Divina, si esta unión no se produce y no se da el Matrimonio Primordial entre Femenino (terrenal) y Masculino (Divino) no esperes conseguir un complemento pleno y completo en el vinculo con otra persona. Primero debemos trabajar en nosotros, en este Matrimonio Primordial y luego estaremos en capacidad de vincularnos de manera completa, en amor, con otro. Esto puede trabajarse en pareja por supuesto, siempre y cuando ambos comprendan lo que están haciendo y hacia dónde van…

La mujer sirve de estímulo para el hombre en cuanto a su relación con el aspecto femenino (la Diosa) mientras que el hombre sirve de estímulo para la mujer en cuanto a su relación con el aspecto masculino (Dios). La mujer encarna la energía de Gaia mientras que el hombre encarna la energía de Dios Padre. Esto ha producido tensión y lucha entre ambas energías, lo cual es sanado con el AMOR, precisamente, la frecuencia que neutraliza la oposición que ambas naturalezas ejercen entre sí. El hombre toma de la mujer la energía femenina de Gaia y la mujer toma del hombre la energía masculina, la Divina que llamamos Dios. La energía femenina nos da la resonancia con Gaia y la masculina con el Cielo, con la Divinidad. Todos, hombres y mujeres tenemos ambas energías solo que éstas deben ser estimuladas para desarrollarse así como la semilla germina solo cuando recibe el estímulo del sol, del agua.

En próximos artículos seguiré desarrollando este tema, el cual compone el último Taller que estoy desarrollando y que daré en poco tiempo más: “Pareja Perfecta, Matrimonio Primordial”.

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s