El Poder del Deseo

¿Desearías aquello que ya tienes o que no necesitas?, Deseamos lo que anhelamos ser y tener pero, de dónde surge la idea de lo que es mejor para nosotros?, si no sabemos por qué nos pasan las cosas que nos pasan, ¿cómo sabemos entonces qué es lo que necesitamos?, si no sabemos aún cuál es la razón de nuestra vida, el propósito que le da sentido a nuestra existencia, ¿cómo sabemos qué es lo mejor para nosotros?

A medida que pasa el tiempo y vivimos nuevas experiencias vamos descubriendo que algunas ideas que en el pasado nos parecían satisfactorias y que por ello nos sonaban muy convincentes hoy resultan no tan claras y mucho menos convincentes. No todo lo que creemos que es lo mejor para nosotros, lo es! no todo lo que anhelamos es realmente lo que necesitamos. Para que el poder del deseo surta un efecto positivo y constructivo en nuestra vida deberíamos, antes de desear algo, comprender qué es lo que realmente nos hace falta, cuál es el propósito que da razón de ser a nuestra existencia actual.

Cuando deseamos dirigimos el pulso creador hacia aquello que anhelamos. Si el deseo está basado en una idea insuficiente o incompleta o equivocada, nuestra creación surtiría un efecto negativo, regresivo en nuestra vida y contrario para nuestro propósito de vida por ello y dado que existen mecanismos de protección, seremos privados del producto de nuestro deseo a fin de preservarnos y mantenernos en el Plan de Vida que hemos trazado antes de encarnar. Cada vez que deseamos, y si lo hacemos desde una idea equivocada o incompleta, estamos interfiriendo el Orden Natural de las Cosas y mal utilizamos el Pulso Creador… fugamos el poder dado que ese pulso creador mal dirigido no generará el propósito que busca, siempre que ese propósito sea negativo para nuestro Plan de Vida y por ello, será una fuga del poder creador si acaso ese deseo se cumpliera. Pero, lo que todos hacemos cuando hay una fuga es cortar el suministro… cuando perdemos sangre hacemos un torniquete, cuando hay una pérdida de agua cortamos el ingreso del agua a la casa, etc. entonces, cuando insistes en mal usar tu poder creador, sencillamente obligas a que el suministro sea interferido, por tu propio bien…

Así hemos llegado a la pérdida del poder, a la insuficiencia para conseguir lo que anhelamos pues lo que deseamos no surge de un estado de comprensión de lo que realmente necesitamos y del para qué debemos utilizar el poder creador de la intención pues, si comprendiéramos con claridad, entonces entenderíamos que nada necesitamos más allá de lo que cada circunstancia nos trae…. a cada día le vasta su afán!

Nuestra comprensión es limitada! por ende, nuestro deseo emergente de una comprensión limitada será tan limitado como nuestra capacidad de comprendernos y de comprender lo que la Vida es…. es allí cuando nos convertimos en una clara interferencia para el Orden Natural de las Cosas, esa consciencia que pone cada cosa en su lugar y da el lugar para cada cosa, precisamente nos limitará en nuestro poder creador a fin de protegerse y de protegernos sin embargo, insistimos y creamos tecnologías que nos confieran el poder que no tenemos para conseguir el deseo que nos motiva y así nos convertimos en una clara interferencia no  solo para el Orden Natural de las Cosas sino para el Plan de Vida de nosotros mismos…

Solo cuando recuperemos el estado de Comprensión (Consciencia) recuperaremos el poder de crear con la intención…. mientras tanto, por más técnica o rutina que realicemos seguiremos en el mismo lugar de siempre.. todo pasa por la Consciencia, todo lo demás viene dado por añadidura… Mientras tengamos limitada nuestra percepción y, la comprensión de lo que somos y de lo que la vida Es sea tan limitada como ahora, nuestros deseos y anhelos no son sino una interferencia negativa que fuga poder y corta el suministro de energía en defensa del Equilibrio…

pulso creador

El Pulso Creador

Imaginemos un Gran Sol Central, el Núcleo de Todo lo que Es, un Corazón Pulsante! del mismo modo que nuestro corazón pulsa (late) y envía el suministro a todo el cuerpo a través de la sangre, así el Gran Sol Central Pulsa una energía que llega a Todo lo que Es y suministra el alimento que todo lo que existe necesita para Ser. Ese Pulso Creador llega a nosotros en forma de Energía Pura la cual tomamos y administramos de acuerdo a nuestra capacidad de comprendernos y de comprender el Todo. Nuestra Mente es la articuladora de ese Pulso Creador, a través de los pensamientos articulamos y administramos ese poder, lo bien usamos o lo mal usamos. Nuestra forma de pensar y los pensamientos consecuentes, ¿de dónde surgen? ¿qué determina lo que pensamos y cómo pensamos?

Aquellas ideas a las que damos crédito, es decir, en las que creemos, son a las que otorgamos la energía que nos llega a través del Pulso Creador. Cuando pensamos desde el miedo, desde el enojo, desde el deseo, estamos concediéndole poder a esos atributos y los exaltamos, los exageramos. Por esta razón y por nuestro bien mientras estemos atrapados en la inconsciencia, es que la energía creadora que envía el Pulso Creador nos llega limitada o no nos llega sino de manera insuficiente para crear a voluntad. Solo cuando nuestra voluntad surja de un estado de entendimiento, madurez, plena consciencia, entonces ese Pulso Creador nos llegará pleno y completo.

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s