La vida prospera…

Existe un impulso vital que estimula la plena expresión de cada forma de vida. La vida impulsa hacia la expresión plena de su propósito, observemos las plantas, a los animales… intentan expresar la voluntad de la Naturaleza que los guía hacia su desarrollo, semillas que germinan y quiebran el concreto y prosperan en su intención de Ser… Pero, cada vez que ese impulso vital esencial es condicionado o interferido se produce entonces un estado de insuficiencia en la expresión de la naturaleza y en el logro del propósito de esa forma particular de vida que es condicionada.

Cuando el ser humano es restringido en su plena expresión se deprime, se hace insuficiente, se va marchitando y muere en vez de vivir cada día… pero nada es gratis en este mundo, verdad? y, como enuncia la física: “a cada acción le corresponde una reacción”, la reacción a la restricción de la plena expresión del ser es la ira, el enojo y el consecuente odio.

Cuando permitimos que nuestra plena expresión sea reprimida o limitada, ya sea por culpa, miedo o por cobardía, sembramos odio y rencor, sembramos desprecio hacia nosotros y hacia quien nos restringe… y, no tardaremos en cosechar lo que hemos sembrado… “no hay planta mala que de fruto bueno, ni planta buena que de fruto malo” se dijo…

Cuando los padres restringen a sus hijos limitando su plena expresión por miedo a que se hagan daño o a que la vida los lastime, les quitan la oportunidad de crecer y de aprender a vivir y los hacen dependientes, insuficientes y la vida no se expresa plena en ellos… cuando los cónyuges restringen a su pareja por miedo al engaño, al abandono o por la razón que sea, sucede igual, marchitan el amor y siembran desprecio pues, no es su hijo o su cónyuge quien lo despreciará sino que es la vida misma la que desprecia todo aquello que interfiere su plena expresión y tratará de eludir lo que interrumpe su plena expresión. ¿Crees acaso que puedes ganarle a la vida y que puedes detener el Impulso Vital Esencial? observa esa semilla que prospera y germina partiendo el concreto, quebrando una pared…no, claro que no, tarde  o temprano surgirá la reacción correspondiente a la acción que limita la plena expresión del Ser. No es el otro el que reacciona sino la vida es la que se expresa a través de aquel.. no es a tu hijo o a tu cónyuge a quien limitas sino que limitas la plena expresión de la vida en aquel… es al Impulso Vital Esencial al que te enfrentas! y al que desprecias cada vez que restringes o interfieres su plena expresión…

perseverancia

Cada vez que restringimos la plena expresión de alguien, y la nuestra, despreciamos la vida pues es la vida la que intenta expresarse y ser plena a través nuestro! es este Impulso Vital Esencial el que  nos empuja hacia el Ser, hacia la evolución… acaso, puedes evitar que tu cuerpo crezca… ni siquiera la muerte puede frenar la transformación del cuerpo… la Vida se expresa y nada la detiene… puedes lograr una pausa, por supuesto, pero no podrás detenerla por siempre! y luego, cuando el odio alcance la presión suficiente para romper las cadenas del miedo, de la culpa y de la cobardía, entonces ya no quedará espacio para el dialogo y la comprensión, será la destrucción lo que cosecharás como reacción natural.

Verifiquemos nuestros vínculos! y, con sinceridad respondámonos la pregunta: ¿somos una restricción en la plena expresión del otro o somos su inspiración? recordemos, el amor es incondicionalidad, si hay condicionamiento no hay amor… si hay restricción no es el amor lo que nos vincula sino el miedo, la culpa o la cobardía…

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s