Enjaulados por el instinto

Si observamos un pájaro enjaulado pensamos que él no quiere estar allí, que preferiría la libertad, ¿verdad? Razonemos un poco esta idea, sin ir muy a lo profundo sino solo para comprender un poco más. ¿Cómo es la vida de un pájaro libre? Desde que despierta y hasta que se duerme está ocupado en conseguir alimento y en evitar que lo atrape un depredador. La vida del pájaro en libertad es similar a la del cuentapropista o autónomo, es decir, aquella persona que no tiene empleo fijo sino que debe valerse por sí solo, es él su jefe y su empleado, es él su empresa. El pájaro en libertad no hace lo que se le antoja, hace lo que su instinto le indica, sobrevivir!

Y, ¿cómo es la vida del pájaro enjaulado? éste cuenta con alimento sin tener que trasladarse para conseguirlo, no enfrenta peligros significativos aunque a veces lo inquieten las personas cuando se acercan demasiado o los gatos que lo miran con deseo. E´l pájaro que ha nacido en jaula no siente la necesidad de escaparse, de hecho, no busca la salida… Sin embargo, el pájaro que es cazado y llevado a la jaula, ese sí busca escaparse y regresar a lo conocido, pero, no es que el pájaro quiera regresar a la libertad, al placer de volar y hacer lo que se le antoja sino que quiere escapar de un sitio que le resulta extraño y, para lo extraño el instinto aplica el miedo.

La vida del pájaro enjaulado es como la vida del hombre que trabaja en relación de dependencia, cumple horarios, tiene tareas específicas asignadas y cobra su sueldo y recibe sus beneficios regularmente. 

El pájaro encuentra en la jaula todo lo que busca fuera de ella pero, cuando está en ella y si acaso no está acostumbrado, busca la manera de escaparse. Si sueltas un pájaro que ha nacido en jaula, morirá, pues no está acostumbrado a esa vida y a ese mundo. Si despides a una persona que siempre ha trabajado en relación de dependencia, sufrirá la realidad del autónomo si acaso logra sobrevivir en ella.

enjaulados enel instinto

Si observas un pájaro suelto, en “libertad”, verás que anda siempre preocupado por lo que no tiene, buscando alimento, atento a que no lo devore un gato u otro depredador. Y, si lo llevas a una jaula y le das todo eso que el pájaro buscaba y en lo que empeñaba todo su tiempo, en vez de agradecértelo querrá escaparse pues no comprende, y por eso teme.

Con el hombre sucede algo parecido, cuando no comprendemos tenemos miedo y, siguiendo la falsa idea de la libertad, tomamos decisiones incorrectas y terminamos siendo esclavos de la necesidad, como el pájaro en libertad que solo vuela para buscar comida o para escapar de la muerte.

No todo es como parece ni es como pensamos que era… razonemos lo obvio, verifiquemos las ideas…

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s