¿Por qué duele la soledad?

Por naturaleza terrenal somos individuos sociales, necesitamos del grupo para sobrevivir, así esta programado el instinto, como el de tantas otras especies; por ello, cuando somos excluidos del grupo esto implica una condena a muerte. Dado que, por instinto, haremos todo lo posible para mantenernos con vida, entonces, haremos todo lo posible por no ser excluidos del grupo. Pero, cuando Despertamos en Consciencia, la primera de todas las percepciones de este nuevo estado del Ser es: el surgimiento de la noción Yo Soy, la consciencia presente de uno mismo.

Al percibir nuestra singularidad nos individualizamos cada vez más, conforme nos manifestamos desde ese estado del Ser y así rompemos la pertenencia absoluta al grupo, a la pareja, se van debilitando los vínculos de dependencia; surge así, y de manera automática (instintiva), la sensación de dolor y miedo por la pérdida de pertenencia y reconocimiento de los demás, pues el instinto lo considera como una condena a muerte.

Cuando comenzamos a renacer en la nueva identidad, la cual nos hace cada vez más singulares conforme se expresa, pero sin la comprensión suficiente para comprender qué es lo que nos está pasando, es allí cuando la soledad duele, porque no la comprendemos y no somos capaces de darle sentido y significado aún.

.

excluidos

Por naturaleza terrenal, siguiendo el impulso del instinto, trataremos de aferrarnos al grupo y, de esa manera, entorpeceremos el proceso de re nacer o Despertar de Consciencia. El instinto construye fronteras que la nueva identidad debe traspasar, y es este un proceso que puede ser traumático y doloroso o, en el mejor de los casos, sencillamente incómodo.

A medida que expresamos nuestra singularidad, ésta se va fortaleciendo en la comprensión de nosotros mismos y de nuestro lugar en el Todo. Esta comprensión da sentido a la pérdida de pertenencia al grupo y, así, pierde intensidad el dolor y la soledad deja de ser un momento del que queremos escaparnos buscando compañía al costo que sea, para convertirse en un momento muy valorado y buscado por nosotros pues, del encuentro con uno mismo surge el reconocimiento de nuestra singular esencia y del propósito por el que somos y estamos.-

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s