Encarnar en un cuerpo humano… y la muerte o salida del cuerpo

¿Cómo es esto de que un Ser extraterrestre, un Maestro o el Yo Superior de cada uno, encarna en un cuerpo humano? Para comprender mejor este proceso, al menos de manera conceptual, pensemos en los taxis que deambulan por las principales avenidas a la espera de un pasajero. El taxi sin pasajero es el cuerpo humano “sin alma”, es decir, es lo que Gaia ofrece al Alma que desea vivir la experiencia 3D por ejemplo.

Encarnar en un ser humano sería como subirse a un taxi, desde el momento en que lo hacemos el taxi toma vida, es decir, deja de deambular sin rumbo y de manera autómata uno detrás del otro, y se dirige a un destino concreto que define el pasajero.

El cuerpo humano es un mecanismo vivo, una computadora biológica, un taxi, ofrece sus cualidades y prestaciones pero, sobre todo nos da la entrada a esta realidad para vivir la experiencia “en carne propia”. El ser que encarna, extraterrestre, Maestro, lo que fuera, es como el pasajero, “entra al cuerpo” y lo utiliza, lo dirige de acuerdo a su propósito, a la razón por la cual abordó el cuerpo.

El taxi sigue siendo el mismo, con pasajero o sin él, lo que cambia es su propósito, los taxis vacíos deambulan uno detrás del otro de manera rutinaria y autómata mientras que los taxis con pasajero van a otra velocidad, por el medio de la calle y por calles donde solo van los taxis con destino, los que no deambulan….

El proceso de anclaje al cuerpo es sencillo pues el cuerpo no está activo aún, los sentidos no están funcionando cuando entramos entonces el nivel de conflicto es menor del que suscita la salida del cuerpo, la desencarnación o muerte. Pues el mecanismo humano, esta computadora biológica, está regida por programas rígidos que hacen todo lo posible por evitar la muerte pues el cuerpo y sus mecanismos muere pero el pasajero puede tomarse cuantos taxis quiera de acuerdo a su propósito evolutivo.

A veces, es el mismo Ser encarnado el que busca la salida del cuerpo a través de una enfermedad, o un accidente, etc. por esta razón, cuando alguien padece una enfermedad, solo debe ser asistido por un Sanador si acaso la misma persona lo desea así y no por sugerencia o a pedido de familiares pues estaríamos interfiriendo su decisión.

Gaia es una fábrica de cuerpos, los cuales brindan la oportunidad a los seres que buscan esta experiencia 3D/4D para su evolución. Piensa en el alumno universitario que se apunta en las materias que le conviene cursar, escoge aquellas que mejor se ajustan a su propósito, etc. Nosotros, el ser que ha encarnado en este cuerpo, actúa de manera similar al alumno universitario, escogemos experiencias, vidas que sirven a nuestro desarrollo evolutivo y al Todo.

Conforme la vida en Gaia aumenta su complejidad y sofisticación, se convierte en un destino atractivo para cada vez más almas y con mayor nivel evolutivo. Pensemos ahora en la siguiente analogía: al principio, Gaia ofrecía un nivel de experiencias bajo, elemental, entonces encarnaban almas muy jóvenes, tal cual los niños en la escuela primaria. Luego, conforme estos niños elevaban su nivel, Gaia amplió su oferta a experiencias de mayor nivel, así como una escuela que inicialmente era solo primaria y luego abre el nivel secundario y así, Gaia fue elevando su nivel “educativo” albergando cada vez más almas y con distintos niveles de evolución cada una de ellas.

La diferencia entre los niveles de consciencia de los dos extremos, es decir, de las almas más jóvenes con respecto a las más avanzadas, se hizo cada vez más notable lo cual, a primera vista, complicó la convivencia. Para un joven de, por ejemplo, 18 años de edad convivir en el mismo sitio con niños de 7 años de edad puede ser incómodo. Pero esto, lejos de ser un error o una consecuencia involuntaria, es, precisamente, parte del aprendizaje por el cual, las almas viejas, deben pasar pues, ellas deben aprender a “servir al menor” así como los Seres de Luz, Ángeles y Arcángeles nos sirven a nosotros. Y, para las almas menores, el hecho de tener, en la misma escuela, a estas almas mayores les sirve como ejemplo y como parámetro contra el cual medirse en su evolución.

encarnar

Las almas jóvenes componen el Omega, la energía que llamamos “oscuridad” (ausencia de Luz, consciencia) y las almas viejas (las que están en su senda) aportan el Alfa, la energía que llamamos Luz, la consciencia; y así, ambas energías componen esta realidad dual.

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

2 pensamientos en “Encarnar en un cuerpo humano… y la muerte o salida del cuerpo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s