Origen Extraterrestre del Ser Humano

La dualidad en el ser humano está compuesta por la convergencia de dos naturalezas, una de ellas se expresa de manera inconsciente y la otra es la que le otorga, al ser humano, la cualidad de consciencia que lo distingue entre las bestias que conforman la vida salvaje en Gaia. La naturaleza terrenal se expresa en forma de un mandato que nos impulsa a la acción, expresando su voluntad y no la del sujeto. En cambio, la naturaleza Divina, no se expresa en forma de un impulso hacia la acción sino en forma de un estado de sensibilidad perceptiva y entendimiento que nos permite elaborar una voluntad singular y expresarla a través de la intención individual.

El estado de consciencia singular del ser humano, el cual surge como consecuencia de un estado amplificado de sensibilidad perceptiva y entendimiento, estimulado por la intervención de la Divinidad en cada sujeto, lo pone a éste en contradicción con la intención de la naturaleza terrenal expresada a través de los programas del instinto. Esta contradicción pone en evidencia el origen dual del ser humano y, sobre todo, el origen extra terrenal del estado de consciencia singular del individuo.

Mientras que los aspectos característicos de la condición terrenal humana, a través de los cuales la naturaleza terrenal expresa su propósito, revelan la herencia de Gaia; los otros aspectos, los que emergen de la naturaleza Divina y que colocan al sujeto en oposición al interés del instinto, revelan la herencia Estelar expresada, como he mencionado ya, a través de un estado de sensibilidad perceptiva amplificado y del entendimiento de realidades más allá de la realidad terrenal, lo que nos asemeja a nuestro Padre Dios Adonay.

Ashtar S

Tu mano no es independiente, no tiene consciencia ni voluntad propia, no decida por ella  ella sola si escribe o no, si aplaude o no; claro que puede lastimarse, estar enferma y ser insuficiente o incapaz de cumplir la voluntad del cerebro, pero no puede oponer una voluntad distinta a la tuya. Este principio es fundamental para comprender y distinguir los aspectos en el ser humano que no se corresponden a su naturaleza terrenal y que delatan su origen Divino, Estelar… extra Terrestre!!!

Esta misma dualidad, este choque de dos naturalezas, produce en el ser humano un estado de conflicto y dilema existencial, debatiéndose el individuo entre la obediencia a una u otra voluntad, a la voluntad de Gaia expresada a través de los programas del instinto o a la voluntad propia emergente del estado de sensibilidad y comprensión resultado de la intervención de la naturaleza Divina en él.

Así como tenemos vínculos parentales con otros seres humanos y menos directos con otros animales, también los tenemos con otros seres de otros planetas.  Esto ya no es novedad sino solo para quienes no se han visto interesados en el tema, y por ello no han tenido oídos para escuchar la verdad ni ojos para descubrirla por sí solos, o bien, quienes aun no han amplificado su sensibilidad perceptiva y entendimiento y por lo cual obedecen los designios de sus programas instintivos; y, dado que al instinto no le importan las cuestiones más allá de la realidad 3D, pues, para ello ha sido programado, por esta razón es que no tiene ojos para ver ni oídos para escuchar lo que no sirve a la supervivencia del sujeto y a la de la especie.

Por último, para completar este artículo y el concepto que a través de él revelo y comparto, debemos comprender que la dualidad no consiste en el choque de dos consciencias sino de un estado de consciencia con otro que se manifiesta inconsciente, jamás chocan dos estados de consciencia pues NO EXISTEN dos Consciencias contrapuestas, no existen DOS DIOS, sino uno solo! Existe una sola Consciencia Creadora por ello, reitero lo que he difundido ya tiempo atrás, no existe el mal y el bien como entidades separadas sino que son los dos estados de una misma entidad, en este caso, el ser humano. El mal y el bien existen solo en el ser humano, siendo el mal lo que se revela inconsciente y el bien lo que el ser humano compone desde su capacidad comprensiva y perceptiva, es decir, desde su consciencia.

Saludos, Nicolás Niglia

Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito del autor. Ley Nro 11.723

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s