Aburrirse para no aburrarse…

El aburrimiento nos impulsa a seguir aprendiendo, a seguir haciendo, a ponernos en marcha cuando nos hemos detenido demasiado tiempo. El aburrimiento estimula la creatividad así como el hambre nos impulsa a conseguir alimento, el aburrimiento nos pone en movimiento creativo. Un niño aburrido hace lío, solemos decir los padres, va abriendo los cajones, busca sin saber qué quiere, indaga, incomoda, molesta, pregunta hasta que encuentra algo nuevo.  Pero, para llegar al hallazgo debemos atravesar un proceso de búsqueda, de abrir cajones, de molestar, de preguntar, de incomodar a otros e indagar todos los rincones sin saber qué buscamos en realidad hasta que lo hallamos pues nadie puede conocer de antemano lo nuevo si no no sería nuevo no nos incentivaría a la búsqueda. El que sabe lo que busca está yendo al pasado, hacia lo que perdió pero el que busca sin saber lo que hallará y sigue buscando ese está conectado en el ahora…

A fin de evitar el aburrimiento y, sobre todo, la “pérdida de tiempo en buscar nuevos hallazgos”, el mundo de hoy nos ha “liberado” de la necesidad de buscar lo nuevo… ha resuelto el problema brindándonos entretenimientos que quitan el aburrimiento. El mundo de hoy nos impide el desarrollo de la cualidad creadora, nos quita el impulso esencial del “conquistador”, no nos da “hallazgo de lo nuevo” pero nos quita el aburrimiento, entonces, al estar ocupados como el hamster haciendo girar la rueda, no nos aburrimos y la ignorancia no nos pesa…

Cuando era niño no existían teléfonos móviles, ni computadoras (ordenadores) y la televisión era un bien de lujo que, además, no tenía mucha oferta de entretenimiento, poco era lo que había para ver y  era más por curiosidad y moda que otra cosa. En esos tiempos, debíamos resolver el aburrimiento utilizando la creatividad, inventando personajes e historias, creando escenas, paisajes y escenografías… En aquella época el aburrimiento surtía el efecto para el cual fue programado en el ser humano: evitar que nos aburráramos (que nos hiciéramos burros).

zanahoria y el burro

Los niños de hoy, y los no tan niños, han perdido esta maravillosa oportunidad creativa que, además, conectaba la creatividad mental imaginaria con la creatividad manual y física, posibilitando el encuentro y la convergencia armónica de las dos naturalezas presentes en el hombre: la terrenal (física) y la Espiritual (mental). Hoy no hay estímulo para el desarrollo de la creatividad, en vez de ello, ha surgido el paradigma del entretenimiento… quitarse el aburrimiento pero sin aprender, sin crear… es como tener relaciones sexuales sin orgasmo… te ocupa, te distrae, te promete un final feliz pero que nunca llega, como el cartel del almacenero de mi barrio, don Correa, que dice “hoy no se fia, mañana sí” pero, todos los días es hoy y ese mañana en el que Don Correa sí fía nunca llega…

Si tuviera una mente conspiranoica diría que la industria del entretenimiento es servil al Orden Imperial que nos mantiene deliberadamente entretenidos en la ignorancia, dándonos medios cada vez más eficaces de entretenimiento para evitar el aburrimiento pero nos aburramos cuanto más nos entretenemos…, así evitan que busquemos, que indaguemos y que hallemos lo nuevo, lo que está oculto… pues solo el que se aburre busca lo nuevo, lo que no tiene aún…  pero el que está ocupado o entretenido no necesita, no tiene tiempo…

Como no tengo una mente conspiranoica, pienso que esto puede ser una consecuencia simple de la expansión de una filosofía de vida basada en el consumismo y en el imperio de los mercados, el ingenio del “marketer” puesto al servicio del lucro buscará “necesidades insatisfechas” para las cuales creará un producto o servicio que las satisfacerá a cambio de un precio…

Y, si fuera religioso diría que esto es así porque el mundo de hoy es ateo y pragmático y no le importa hallar nada sino solo pasarla bien, no teme a un Dios que todo lo sabe y todo lo ve… solo cree en lo que toca, ve y siente… lo que se siente bien es bueno y lo que duele o incomoda será lo malo para este sujeto…. En definitivas, creo que las tras teorías son válidas, el Imperio se sirve de lo que tiene a mano para favorecer su propósito y mantenerse en el poder, los mercaderes que estimulan el consumo para conseguir ganancia y el ateísmo y pragmatismo del mundo actual, es decir, la ausencia de Dios en la vida cotidiana de los hombres, todo esto ha ido matando la cualidad creadora del hombre esclavizándolo en la dependencia y en la necesidad de estar siempre ocupado para no pensar, para no ver para no aburrirse.

Lo peor que le puede pasar al humano promedio de hoy es estar desocupado, sin excusa y sin entretenimiento… aburrirse es hoy como una terrible enfermedad que todos evitan a cualquier precio… pues, en ese caso, deberían buscar e indagar hasta llegar al hallazgo de algo nuevo… deberían dejar de vivir consumiendo y comenzar a crear su propia historia, deberían cambiar y el cambio es algo tan rechazado por el confort!…. A los padres nos asusta que nuestros hijos se aburran y por ello los entretenemos… pues si se aburren demandan y si demandan debemos responder dedicándoles nuestro tiempo… suministramos entretenimiento a nuestros hijos antes de que conozcan el aburrimiento y así les hemos cortado las alas… y así, muchos de nosotros andamos con ganas de volar pero sin alas para elevarnos…

Dejemos la costumbre, liberémonos del entretenimiento, busquemos el ocio sano, la contemplación, la meditación… busquemos la soledad… la NADA misma… en la NADA inicia el TODO… el aburrimiento es la NADA que da inicio aun nuevo TODO que nosotros creamos…

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Un pensamiento en “Aburrirse para no aburrarse…

  1. elsanax

    Nunca había leído un tema como este, me parece increíble pues hace como tres meses me quede sin laptop la cual me quitaba ese dichoso aburrimiento, a pesar de mi sufrir por no tenerla, logre conectarme con Dios, a dibujar, a cantar, a abrir un blog, a leer mas, a seguir indicando. Sin duda alguna dejaste una buena reflexión.

    Me gusta

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s