Reflexión de fin de año…

Existe un “Yo corriente”, ese que nos hace común a tantos otros, el que te hace parecido a los demás de tu misma condición (genero, nacionalidad, edad, situación social, etc.) este es el que eres usualmente, en lo cotidiano, el que atiende las tareas del día a día. Pero, existe un “Yo singular” que manifiesta una cualidad que te distingue, que te diferencia del resto en vez de asemejarte. Tú mismo adviertes la diferencia entre uno y otro.

El Yo corriente te asemeja a los demás, te hace uno más entre todos, pues, eres uno más entre todos pero, es el Yo singular el que rompe esa vinculación y produce cierta incomodidad en ti y en los otros pues, por instinto, lo desconocido es percibido como amenaza y de las amenazas huimos o bien, las intentaremos destruir. Tu singularidad es la expresión del que eres en realidad y es lo que produce la incomodidad en los otros y en ti mismo, pues así como el Yo Corriente de los otros se incomoda ante la expresión de tu singularidad, tu propio Yo Corriente responde de igual manera haciéndote sentir incómodo ante tu propia singularidad.

Despertar es, precisamente, expresarte desde el Yo singular, comenzar a manifestar esa identidad del que eres, tu Don, tu Virtud, sea cual fuere y no necesariamente debes ser un sanador, o un profeta. Debes encontrar tu Yo singular y darle cada día más tiempo y espacio para su manifestación, liberándote de todas las obstrucciones que te impiden expresarlo.

Pues, si solamente vives en el Yo corriente, no hay un YO vivo! estas muerto en vida pues, no hay individualidad consciente activa, no hay nacimiento del que eres… así como no nace el árbol si la semilla no germina. Para acceder a la vida eterna, tal cual nos lo decía Jesús el Cristo, debemos renacer, es decir, nacer en la identidad del Yo singular, ese es el que vive más allá de la muerte pues la muerte es natural del Yo Corriente y no del que eres antes y después de esa identidad transitoria.

Si para algo sirve esta vida, además de para sobrevivir hasta la muerte del cuerpo, es, precisamente, para descubrir tu Yo singular, tu singularidad viva! y luego, para expresarla cada día más hasta que madures en ella y seas el que eres… pleno e incondicional.

-0-

La vida nos hace atravesar por varias etapas. Y, los seres de consciencia elevada que encarnan tienen un nivel de sensibilidad perceptiva extraordinario, por lo cual, la primera etapa de la vida, la niñez, puede ser una etapa de terror en su vida si acaso no está rodeado de personas ordenadas emocional y mentalmente.

Para estos seres, vivir en este mundo es una experiencia dolorosa y hasta traumática, sobre todo en la etapa de crecimiento y madures. Ellos chocan con el mundo, chocan con la gente de su misma edad pues, debido a su nivel de sensibilidad perceptiva extra ordinario para su edad cronológica, no coinciden con las inquietudes y con la visión de los otros de su misma edad.

El Ser de Luz encarnado nace solo y vive solo aunque tenga amigos, aunque tenga familia pues en lo profundo de su ser se siente que está solo en esta aventura terrícola. Pero este sentimiento de soledad es solo una interpretación que él hace desde su humanidad y no desde su consciencia. El ser de Luz encarnado no encaja en el orden social establecido, por ello, desde su humanidad simple se percibe como un marginado. Pues las tareas y rutinas que a otros les surgen de manera natural y sencilla, a éste le cuestan como si fuera algo sobrenatural.

Lo que para el mundo es imposible, para el ser de Luz encarnado es algo natural y, lo que es natural para el mundo, es “imposible” para el ser de Luz encarnado; no porque no pueda lograrlo sino porque le duele hacerlo y prefiere evitarlo; y esta es su lucha interna pues, el ser de Luz encarnado, en algún momento de su vida anhela ser uno más como todos…

Quien anda a oscuras no sabe qué es lo que pisa cuando camina por dónde camina, por ende no sufre pues, como dice el refrán: “ojos que no ven corazón que no siente” pero, distinto es para el que ve por dónde anda y sabe lo que pisa cuando camina… así es la vida para el Ser de Luz encarnado.

El Ser de Luz encarnado no solo se siente solo, sino que además, se enoja, y mucho! pues sigue atrapado en las limitaciones de la condición humana en la que ha encarnado y ve el mundo desde esos ojos pero con un nivel de sensibilidad extraordinario….por ello, este ser puede “ver lo que otros no ven”, puede percibir la realidad más allá de la realidad pero, a veces, ni siquiera él sabe que eso que ve y percibe no es lo que todos pueden ver y percibir, y entonces surge su enojo e incomprensión…

Se siente solo, abandonado, caído pero no lo está… su percepción está siendo interferida por los aspectos humanos. Está enojado con él mismo y con el mundo por ser lo que es, pues no entiende que los otros no vean lo que él ve… pues no sabe que no todos ven lo que él puede ver y cómo él lo ve.

El Ser de Luz encarnado, pasa de la soledad y el enojo a la depresión, a la angustia, puede ser una persona retraída, introvertida, solitaria o ansiosa, vive como apresurada mirando más el mañana que el hoy… Son estas cualidades las que los otros ven en él, y por estas características suele ser etiquetado. Es que quien no tiene ojos para ver lo esencial, no ve aunque te esté mirando…

Cuando el Ser de Luz alcanza su madures, cuando se callan los gritos del instinto, entonces la voz profunda de su identidad permanente, del que es antes y después de esta encarnación, esa voz se oye y el Ser de Luz comienza a comprenderse… la ansiedad se calma y sale gradualmente de su soledad voluntaria.

Aunque suene contradictoria para la lógica humana, el Ser de Luz encarnado debe endurecer su corazón en la niñez y en la adolescencia, es la única manera de sobrevivir a este mundo hostil para corazones sensibles. Verás que estos seres son combativos, reaccionarios, transgresores, se muestran duros e insensibles por fuera. Están endureciendo su corazón en el fragor de su lucha. Escuchan música dura o muy superficial, es que necesitan endurecerse para tolerar este mundo, pues este mundo les duele desde que nacen.

Cuando el Ser de Luz encarnado despierta, recuerda y comienza a expresarse, antes de ser pleno en su misión debe atravesar un profundo proceso de sanación, precisamente, de todos los traumas que ha cosechado en su niñez, en su adolescencia y en su madurez también. Debe quitar las capaz con las que endureció su corazón.

Durante este proceso de sanación será expuesto a las raíces de sus “males” a sus enojos, a su ira, a su depresión, a sus ansiedades… deberá pasar por ellas para ordenarse. Pues, en la vida, para poder seguir adelante, hacemos como aquel que en vez de ordenar su cuarto cierra la puerta para que no se vea el desorden… pero, llega el día en el que necesitaremos abrir todos esos cuartos desordenados y restablecer el orden.

En estos tiempos, los Seres de Luz encarnados estás siendo enfrentados a las raíces de sus propios males, se han abierto las “puertas de todos los cuartos que estaban desordenados” para que se restablezca el orden. “No hay nada nuevo bajo el Sol” solo que nos habíamos olvidado pero eso que hoy sale a la luz para que todos los vean, eso siempre estuvo allí, como ese cuarto desordenado del cual hemos cerrado la puerta para que no se vea el desorden.

No todos los encarnados son Seres de Luz, es decir, no todos los encarnados han ascendido ya, en alguna vida pasada. Una gran porción de la humanidad está sujeta al proceso evolutivo ordinario, y unos pocos son los marginales, son seres de Luz, que han venido a establecer el orden y otros pocos son los seres que estimulan el desorden, el cual es su orden particular.

Si traes un animal a tu casa, la “desordenará” pero ese animal no es desordenado sino que tiene un orden natural distinto al tuyo. El desorden surge ante la convergencia de distintos criterios de orden, y de ello surge el conflicto existencial entre “el bien y el mal”…

Verifica tus enojos… si eres un Ser de Luz encarnado o un alma vieja… debes sanarlos desde la comprensión, es la única manera de liberarlos. No insistas en encajar en un mundo en el que no encajas, no eres del mundo, recuerda! anda sencillo, procura lo necesario, sana los traumas y enojos; abre las puertas de todos los cuartos en los que has ocultado tus desordenes y restablece el orden desde la comprensión!

No estás solo! no te han abandonado, sabías que así sería y así debe ser para el bien de todos… confía, llegará el día en el que recordarás todo y todo lo malo habrá pasado y será solo un recuerdo… mira hacia atrás y recuerda esos momentos difíciles de tu infancia, de tu adolescencia…. y aquí estas….

El Cielo observa y acompaña, con sus métodos y maneras, con su lenguaje y sus señales pero siempre respetando el Orden Natural de las Cosas… este mundo es como es porque así debe ser… “el Sol sale para todos”, no lo olvides, no hay buenos y malos, sino seres aprendiendo, seres con distintas edades evolutivas…. en toda obra hay malos, pero es malo el personaje y no el actor… no juzgues al actor por el rol de su personaje…

Vive simple, sencillo y ligero…. eres Amado/a más de lo que puedes imaginar hoy… confía, todo es Perfecto!

-0-

La supervivencia suscita competencia y la competencia impulsa la comparación… entonces, la supervivencia nos debilita, pues coloca el poder en una referencia externa, nos definimos en comparación y no desde la auto observación del que somos… Solo cuando cesa la competencia, cuando renunciamos al juego de la supervivencia, cuando le quitamos el poder a la necesidad, solo allí podremos vernos y seremos entonces referente de nosotros mismos… y es esa identidad, la que se basa en la auto referencia y no en la comparación, la que expresa al que verdaderamente somos…

Los seres de avanzada edad evolutiva manifiestan desde muy pequeños un estado de sensibilidad inusual, el cual los hace vulnerables a las circunstancias que en la generalidad de los casos son normales y no representan nada negativo para la mayoría pero, en el caso de estos seres, pueden ser dolorosas o incomodas en el mejor de los casos.

Los padres educan a sus hijos a su imagen y semejanza, es decir a imagen y semejanza de la idea que ellos tienen acerca de lo que es mejor para sus hijos. Los padres comparan el rendimiento de sus hijos con la idea que ellos tienen y que la sociedad en general tiene de lo que un chico debe ser y hacer a determinada edad cronológica. Al no cumplir estas expectativas los padres lo sienten como un fracaso y como una debilidad en sus hijos.

Lo que los padres no entienden es que esos niños y jóvenes no son “normales” es decir, no se ajustan a la media, son seres de edad evolutiva avanzada y cuentan ya con un estado de sensibilidad perceptiva que los hace distintos, que suscita inquietudes que el resto de los de su edad cronológica no comparten…

Cuando esto ocurre, los niños pierden la confianza de sus padres y, más allá de sus cualidades sobresalientes siguen siendo niños y esa pérdida de confianza será en ellos la verdadera debilidad, lo que llamará su atención y tratarán de recuperar esa confianza dado que la necesitan para sobrevivir en este mundo pues según la naturaleza terrenal manifestada a través del instinto y de lo cual surge el comportamiento común del ser humano, el niño que pierde la protección y atención de sus padres está condenado a la muerte… pierde su poder de supervivencia, es vulnerable a las inclemencias de la vida… esto, por supuesto es un proceso inconsciente, no lo razonamos pero influye de manera decisiva nuestro comportamiento.

Cuando el joven maduro evolutivamente que ha perdido la confianza de sus padres insiste en recuperarla, se aparta de su cometido, se sale de su propósito esencial por el cual ha encarnado. Cuanto más insista en obtener la aprobación de su padres y “demostrarles que pueden confiar en él” más se equivocará y más desconfianza cosechará hasta llegar a desconfiar él mismo de su propia naturaleza y vocación. Es que todos nacemos con los recursos necesarios y suficientes para cumplir el propósito de la encarnación y no otra cosa, por ello cuando insistimos en ser y hacer otra cosa distinta fracasamos pues no contamos con las cualidades para ello y el fracaso es doble pues fracasamos en lo que intentamos y fracasamos porque no hacemos ni somos lo que se ajusta en realidad al sentido por el cual encarnamos…

A los padres de estos niños les digo: deben confiar en ellos, en su cualidad y acompañarlos sin juzgar y sin esperar comprenderlos, deben confiar no en sus hijos sino en el Ser que ha encarnado el rol de hijo… ese ser debe transitar la infancia, la juventud, la inmadurez humana hasta llegar al punto en el cual podrá dar a su vida encarnado el sentido por el cual precisamente ha encarnado…

A los que se sienten identificados con esta descripción de seres maduros evolutivamente y cargan con la desconfianza y la incomprensión de los suyos, les digo, libérense ese lastre pues no conseguirán nada bueno para nadie si insisten en ajustarse al lenguaje tradicional del mundo, ustedes ya no son de este mundo sino que son el cambio que este mundo espera para convertirse hacia la nueva realidad que debe ser… si insisten en encajar en la idea de los otros, de los que no tienen edad evolutiva para comprenderlos, lo único que conseguirán será deprimirse y frustrarse más y generarán mayor desconfianza y descontento en quienes los aman y los padecen porque no los entienden…

Por instinto, los hijos necesitan de los padres para completar su desarrollo, la primera identidad que desarrollamos es la de hijos y si no crecemos en todos los aspectos que esta identidad requiere es como quitarle una pata a la mesa, jamás estará firme… pero, si insistimos en convencer a nuestros padres de que pueden confiar en nosotros, si insistimos en esperar y demandar “la pata que nos falta para sentirnos firmes en la vida” no permitiremos el desarrollo completo de las siguientes identidades, las que son en realidad mucho más importantes pues son las que dan sentido a la encarnación…

Los seres de edad evolutiva avanzada, maduros, no vienen en busca de las experiencias que consiguen en los primeros años de vida, sino que su vida comienza luego de los 30 años cronológicos aproximadamente por ello, todo lo que suceda antes no tiene mayor importancia.. es el paisaje que vemos en el viaje hacia lo que nos importa… Por esta misma razón es que estos seres tienen una vida, hasta los 30, inestable, de inconstancias de falta de compromisos, etc. a fin de no arraigarse demasiado a idea alguna dado que todo lo que viviremos en esa primera etapa debe ser transitorio y conducente hacia la etapa que verdaderamente nos interesa experimentar…

Por supuesto que no será fácil pues el instinto nos hará recordar lo que nos falta según su programación de lo que es bueno y de lo que es malo… pero debemos dar protagonismo a la naturaleza Espiritual, es decir, al ser que somos antes de esta vida, al que ha decidido encarnar e interpretar el personaje del hombre o de la mujer que somos hoy… debemos sintonizar con ese ser, con la identidad esencial del que somos para conectar con las circunstancias cotidianas desde allí y no desde el humano terrenal…

Lo mejor que podemos hacer por nosotros y por quienes nos aman es dar lo mejor de nosotros, es dar a esta vida el sentido que esta vida tiene… es manifestar la máxima expresión de nosotros mismos… no esperemos que los otros nos comprendan, aún quienes son nuestros padres aquí pueden ser muy inmaduros evolutivamente y tener por ello la sensibilidad necesaria para ver más allá de lo que ven por instinto. Seamos compasivos con nosotros y con los otros…

-0-

EL AMOR LIGA… el amor une las partes constituyendo un nuevo TODO, el amor da continuidad a cada uno en el resto haciendo de la suerte del otro tu suerte y del dolor ajeno tu dolor… el amor une las células conformando un cuerpo, une las partes dando forma y vida a la vida….

No podemos hablar de espiritualidad… a la vez que mantenemos posturas irreconciliables por razones políticas, económicas, emocionales o por las razones que sea… “quitemos la biga de nuestro ojo antes de denunciar la paja en el ojo ajeno”….

Hacerle caso al instinto….

Uno de los tantos falsos paradigmas que se ha vertido en la consciencia colectiva es aquel que postula “hacele caso a tu instinto” como un acto de libertad…. “se natural y hace lo que te surja por naturaleza”…. y muestran un sitio de la naturaleza, arboles, selva, etc como la escenografía de la libertad…

Lejos, muy lejos está eso de la realidad… la libertad no esta en obedecer al instinto ni en regresar a la selva…. obedecer al instinto sería como buscarte un jefe que te de ordenes todo el tiempo y así te evita tener que tomar decisiones propias… regresar al estado salvaje significa regresar al estado de necesidad y deseo permanente… observa a los animales en su estado natural salvaje… son expresión pura del instinto, de la necesidad y del deseo, de la lucha, la competencia y la rivalidad…

No, no debemos ser naturales en el sentido del instinto, sino más bien debemos ser expresión de la naturaleza pero la Divina y no la terrenal, de la que nos otorga la sensibilidad y la percepción singular desde la cual podemos construir ideas propias y desde las cuales emerge una voluntad singular de sujeto.

La selva no nos sirve, el instinto menos… por ello, hemos construido ciudades, porque necesitamos liberarnos de la carga instintiva que nos empuja a la satisfacción de necesidades y deseos.. Las técnicas y tecnologías que mejoran la vida y reducen el tiempo que debemos destinar a conseguir lo básico nos dan tiempo disponible para dedicar la vida a otras cosas, a otro propósito y no al propósito del instinto…

Cada cosa en su lugar, y un lugar para cada cosa….

-0-

La edad cronológica determina la madurez del animal humano, las cualidades y habilidades propias del cuerpo humano y de su naturaleza terrenal específica; pero, es la Edad Evolutiva en realidad la que determina la madurez del Ser que encarna en el cuerpo animal humano y la que determina el nivel de sensibilidad perceptiva y entendimiento del sujeto (consciencia).

No es tan difícil distinguir la edad evolutiva de un sujeto, en sus inquietudes, en el sentido que da a sus decisiones y a sus actos en lo que busca y en lo que encuentra… en lo que lo conmueve y en lo que se interesa… en ello revela su verdadera edad, su madurez, su consciencia…

“Lo esencial es invisible a los ojos del animal…” para reconocer la madurez hay que ser maduro así como hay que ser sabio para reconocer a un sabio… el inmaduro no reconoce virtud ni sabiduría sino solo cuando madura y se hace virtuoso pues la primera virtud de todas es la capacidad de reconocer la sabiduría y la virtud precisamente.

Existen dos posibilidades…. que la realidad que te toca determine tus ideas, tus creencias y tu forma de pensar; y, que tus ideas y tu forma de pensar determine la realidad que te toca… En el primer caso el poder está fuera de ti, y en el segundo caso el poder está en ti y son tus ideas la expresión de ese poder creador.

Pues, toda realidad es antes una idea en la mente del creador de esa realidad, si tu realidad no es producto de tu idea es el producto de la idea de otros, esas ideas que aceptas como propias o esas ideas que ocupan el lugar vacío por la falta de ideas propias…

La única creación del ser humano, lo único que creamos en realidad en esta instancia de vida son ideas, son las ideas la verdadera creación… La primera idea que creamos o que aceptamos como propia es la idea acerca de nosotros mismos, de quiénes somos, de qué somos y de qué podemos ser…

El cambio fundamental que estas esperando en tu vida comienza y termine en el cambio de la idea principal sobre la cual se construyen todas las demás ideas… quien eres, qué eres y qué puedes ser…..

.quienes quieran ver la verdad a través de la mirada de siempre, solo lograrán confundirse más y se inquietarán en ansiedades y dudas… quienes quieran razonarla y desmenuzarla en argumentos creíbles, para ellos, la verdad se tornará indescifrable e increíble… pues la verdad solo es sentida tal cual se siente el silencio, tal cual se siente la calma luego del paso de la tormenta, y solo la sienten quienes han despertado al nuevo estado de sensibilidad expandida, quienes han trascendido las tensiones de la lucha cotidiana por la supervivencia, quienes han perdido el miedo a la muerte…

La verdad no se explica, no se muestra, ni se describe, se siente o no se siente..

No hay retorno para el que despierta, como no vuelve al vientre de su madre quien ya ha nacido… la vida va siempre hacia delante, a veces en diagonal y otras en línea recta, pero jamás hacia atrás…

No busques la verdad pues no está escondida, mejor, busca quien pueda enseñarte a despertar el único sentido con el cual podrás verla, abre tu corazón a la vida, expande tu sensibilidad perceptiva, despierta tu consciencia… Cuando parece que todo termina… en realidad un nuevo todo comienza…. así sea! Bienvenido lo que viene y gracias por lo que fue!

No necesitamos que nos perdonen cuando sabemos por qué hicimos lo que hemos hecho…. tampoco necesitamos pedir perdón… y tampoco debemos perdonar cuando comprendemos las razones del otro, pues el otro, tal cual nosotros, también tiene sus razones para actuar como lo ha hecho… no es necesario el perdón cuando hay comprensión, cuando somos capaces de ponernos en la piel del otro y ver la vida como el otro la ve…. cuando vemos con la mirada completa, con los ojos de todos los que ven lo que miramos, entonces no es necesario perdonar porque no hay ofensa, ni injusticia ni agravio… no hay necesidad de perdón cuando hay comprensión

…se nos pide comprensión, no se nos pide otra cosa… ni sacrificios, ni rituales… solo comprensión… la verdad compromete, pues una vez que te enteras ya no eres el mismo, la idea cambia y la percepción se amplifica… Comprensión… ni dogmas ni repeticiones caprichosas ni hábitos de memoria… debemos vivir en conexión, con ojos y corazón abiertos para comprender la Verdad tal cual se manifiesta en y a través de nosotros…

Existe un solo compromiso en esta vida, es el compromiso con la verdad, con lo que somos capaces de percibir y comprender que es la verdad… no se nos pide saber mucho o toda la verdad sino solo que seamos congruentes con la verdad que comprendemos que es…. Esto es lo único que se nos pide para pasar al siguiente estado del Ser…

Cada vez que antepones una excusa para justificar tu incongruencia, cada vez que haces algo contrario a la verdad… entonces incumples el compromiso original, y es éste el único incumplimiento real, el que cargas y cargarás hasta que comprendas que no hay excusa suficiente que justifique la falta de congruencia con la verdad, repito, no con la verdad absoluta sino con la verdad que eres capaz de comprender y percibir…

 

Jesús dijo a sus discípulos ya en una de sus últimas charlas: ” a partir de ahora no pueden decir “yo no sabía”…..

Antes de ir por nuevas verdades, verifícate si estas en congruencia con las verdades que ya conoces.. si no lo estás no busques nuevas pues engordarás tu incumplimiento….

Solo se nos pide una cosa… congruencia entre lo que somos capaces de percibir y comprender acerca de la Verdad y como vivimos…. de nada sirve ir un día a la semana al Templo si acaso los seis días restantes somos incongruentes….

Cada estado de naturaleza, cada orden natural cuidad los elementos que lo constituyen… así como el cuerpo cuida a cada órgano pues cada órgano lo constituye, así cada sistema de vida cuida y da a sus elementos (órganos) lo que éstos necesitan para ser…

Cuando comenzamos a resonar con el Orden Divino este nos provee todo lo que necesitamos para prosperar en el propósito Divino… esto, no necesariamente debe implicar ruptura con el orden natural de Gaia, por lo menos no una ruptura traumática, sino un desprendimiento gradual y amoroso, basado en la comprensión mutua… como un parto en el que no solo la madre comprende lo que pasa sino que el hijo también comprende su transformación y la acepta, entonces, todo fluye en armonía.

Cuando comprendemos lo que está pasando… cuando entendemos el sentido de la vida, y su rumbo evolutivo ascendente, entonces nuestras decisiones y actitudes cotidianas favorecen ese propósito y no solo aumentamos la resonancia con el Orden Divino sino que conciliamos las diferencias con el Orden Terrenal…

Y recibimos de ambos órdenes lo que necesitamos para prosperar en el Propósito de Ser… Es importante regresar a la comunión sagrada con Gaia… para prosperar en el Propósito Divino…

La naturaleza terrenal nos provee lo que necesitamos para formar parte de este sistema de vida. Ella se encarga de que todas las partes que componen su totalidad cumplan el propósito que da sentido y razón de ser a este sistema particular de vida en Gaia.

Nosotros, ese que miras al espejo, somos una parte integrante de esta naturaleza, no somos algo aparte. La naturaleza expresa su intención a través del instinto de cada especie impulsando comportamientos y actitudes específicas así como un director de orquesta lo hace con los músicos que la componen.

Sin embargo, el que eres más allá de este cuerpo, ese estado de consciencia que tiene origen extra terrenal, en su identificación con el cuerpo y con el comportamiento resultante del instinto asume que es este que miras al espejo (el cuerpo) es quien eres y que las necesidades y deseos son sus necesidades y deseos. Entonces, la mente, el articulador de esta identificación entre el que eres más allá del cuerpo y el cuerpo y sus mecanismos, se confunde pues no eres las necesidades ni los deseos, no eres tu el que necesita y el que desea, sino que es ese el lenguaje a través del cual la naturaleza terrenal te dice lo que debes hacer para constituir el sistema de vida animal terrenal en Gaia…

No necesitas una pareja porque estás sola…. sino porque tienes un mandato con la naturaleza terrenal el cual te impulsa a reproducir la especie, y de este impulso surgen el deseo de copular y el de formar pareja pues a la cría hay que cuidarla y protegerla hasta que sea autosuficiente… no necesitas o deseas ser el mejor en lo que haces y compararte con el resto porque eres ambicioso o ganador sino porque la naturaleza terrenal te impulsa a llevar tu estado a su máxima expresión para así sostener un nivel de equilibrio en el sistema de vida animal, así como el cuerpo humano impulsa a las células a su máxima expresión para mantener el cuerpo sano y saludable, equilibrado…

Despertar de Consciencia, es reconocer y distinguir lo que eres y lo que no eres, lo que es y constituye tu singularidad y lo que viene dado por naturaleza… la idea que has elaborado acerca de quién eres, basada en el comportamiento resultante del mandato con Gaia, no es quien eres, sino que es una identidad transitoria con la que te has identificado para cumplir el propósito de esta experiencia… así como cuando te identificas con un empleo y asumes un comportamiento particular en la empresa pero ese no es el que eres pues cuando pierdes el empleo o renuncias no dejas de ser… sino que simplemente te has des identificado del personaje que habías asumido para cumplir un propósito específico…

En esta vida sucede igual.. esta vida es un “empleo” que tiene un propósito especifico y hemos desarrollado una identidad para cumplirlo… y hemos “olvidado” todo lo que somos más allá de esta identidad a fin de no interferir el cumplimiento de este propósito específico… tu no llevas al trabajo a tus hijos y los atiendes mientras trabajas pues no serías ni uno ni otro, desatenderías a las dos identidades… cuando estas en el trabajo debes enfocarte en sus tareas sino fallas o te haces insuficiente.. lo mismo sucede aquí, en esta vida…

EL primer paso que debes dar, entonces, es reconocer tu singularidad, tu identidad esencial, el actor que está interpretando este personaje, que juega este juego a fin de conseguir una experiencia que le da comprensión y estímulo.

Mientras vivas confundido, identificado con el personaje y creyendo que eres el personaje, no hay en tí despertar alguno, no hay en tí crecimiento, es “más de lo mismo”…. Auto observación, auto contemplación, meditación, reconocimiento de la esencia… estos son los caminos para el reencuentro con el que eres…

La insensibilidad hacia el otro, impide la comprensión de las razones del otro, si no sentimos al otro no sabemos cómo siente y si no sabemos cómo siente no comprendemos las razones de su comportamiento, entonces caemos en inseguridad pues todo lo que el otro hace es causa de intriga, de sospecha… y así pronunciamos la distancia, nos ausentamos, deprimimos la relación hasta que se rompe el vínculo a causa de la sospecha…

La insensibilidad causada por el miedo, por la culpa; la insensibilidad como método de defensa de una hipotética amenaza, nos destruye más que la amenaza misma, nos incomunica con los demás, con nosotros y con la vida y caemos en desgracia, en carencias de todo tipo… y aunque estemos acompañados nos sentimos solos pues del que está a nuestro lado sospechamos todo el tiempo, entonces, su presencia nos agobia, nos lastima… no es él sino nosotros los que nos lastimamos, al sospechar degradamos el vínculo y nos alejamos, nos hacemos insensibles y no comprendemos sus razones…

Cuál es la idea que sostiene nuestra inseguridad, cuál es la memoria que alimenta la sospecha… si tomaste “leche caliente y te quemaste una vez, el problema no es la vaca ni la leche… y el problema no es siempre sino que fue aquella vez… pero si cada vez que alguien te ofrece leche sospechas pues piensas que quiere que te quemes, el problema lo tienes tu, el problema no es la leche ni la intención del otro sino tu desconfianza, tu inseguridad, la idea que te rige y la cual te dice “la leche quema”…

No seremos libres mientras basemos la idea en los traumas, en las experiencias pasadas… debemos andar con ojos abiertos y con la flexibilidad para recomponer la idea en cada experiencia, enriqueciéndola y empoderándonos conforme vivimos las circunstancias…

Si no te comprometes por miedo a ser lastimado, por miedo a que te abandonen,. eres tu quien estas abandonando antes, eres tu quien desprecia el compromiso pues eres tu quien no se compromete y quien abandona cada vez que das poder a la intriga y a la sospecha…

Algunas personas tienen INGENIO para resolver las necesidades de manera más eficiente, otras tienen SENSIBILIDAD para crear sentido a las necesidades… mientras que el INGENIO satisface la necesidad, la SENSIBILIDAD nos permite comprender su propósito…

Debemos desarrollar ambas cualidades, pero, sobre todo, la cualidad de la SENSIBILIDAD, pues de nada sirve satisfacer necesidades si no comprendemos su propósito, lo que nos enseñan…

Aquello que nos incomoda, nos despierta… si eludimos a quienes nos incomodan, a quienes suscitan incomodidad, nos perdemos la oportunidad de aprender de nosotros mismos pues, lo que nos incomoda nos muestra una debilidad, un vacío que debemos completar a través de la comprensión…

He venido a incomodar, lo he dicho ya muchas veces, porque he venido a despertar consciencia, soy embajador del Cielo en la Tierra. No me molesta ni me ofende que se incomoden con mi presencia, con mis actos con mis palabras, pero sepan, que aquello que de mí les incomoda es lo que de ustedes deben sanar… la luz incomoda al dormido y cuando la luz incomoda marca el tiempo del despertar, no cierres la ventana, mejor, comienza el nuevo día…

Si buscas lo conocido, aquello en lo que te sientes seguro… nada nuevo aprenderás… cuando tu mente habla sola no escucha nada nuevo, cuando vives en lo conocido, haces como el que habla solo, giras en círculos sin avanzar… si no cambias la idea de ti mismo serás siempre el mismo y no crecerás… Para crecer necesitas estímulos, la incomodidad estimula el despertar… así como el sol que a la mañana entra por la ventana quitando la oscuridad, incomodándote el sueño, invitándote a comenzar el nuevo día…ese es el sentido de la incomodidad…

No eludas lo que te incomoda, crecer es cambiar, es salir de la costumbre, es dejar de escapar pues nadie escapa a su sombra, no culpes al que ilumina por proyectar tu sombra y revelar tu oscuridad… ilumina tu oscuridad, amplifica tu consciencia, abraza la incomodidad hasta que la comprendas y, entonces, te dejará de incomodar y habrás dado un paso más….

Soy embajador del Cielo en la Tierra, esta es mi verdad, Yo Soy el que Soy, de mi esencia no puedo escapar, si me niego no soy, si me acepto, solo entonces fluye mi cualidad… no puedo más que aceptarme y ser el que soy… no pido disculpas por la incomodidad que mi ser genera en ti, pues a eso he venido, a incomodar, a despertar consciencia, a revelar tu oscuridad para que veas tu sombra y la comprendas, y al comprenderte puedas sanar y así iluminarás tu sombra…

El artesano comprueba su cualidad -de artesano- en sus artesanías, verifica su cualidad en las obras, pero lo que realmente crea el artesano no son las obras sino su cualidad de artesano, las artesanías sirven para comprobarse y reconocer su don…

La realidad es el escenario en el que se expresan nuestras artesanías, y son ellas la manera de comprobarnos, de reconocernos y de verificar nuestro don… la realidad es efecto de la cualidad, así como la artesanía es efecto de la cualidad del artesano y es testimonio de la medida de su don, de su madurez como artesano..

La cualidad revela el propósito, la cualidad sobresaliente de cada uno revela el para qué de cada uno en la vida… la realidad es la artesanía, es el efecto de la cualidad en la cual nos comprobamos y verificamos la medida de nuestro don, nuestra madurez. La realidad, como la artesanía, son la prueba que da testimonio de nosotros mismos, en la realidad se refleja el don, en la realidad se refleja la cualidad de cada uno, por ello, en la realidad se revela el propósito de nuestro vida… en lo que nos pasa está la clave del para qué vivimos…

Lo que nos pasa da testimonio del propósito de nuestra vida… la cualidad es efecto del propósito pues, antes de encarnar decidimos el propósito y las cualidades son las herramientas que escogemos para alcanzarlo… “si has nacido con herramientas de carpintero tu propósito será trabajar la madera.. y la realidad expresará la medida de tu don… qué tan bueno eres para ello” cuando la artesanía es perfecta, entonces, el artesano ha alcanzado la plenitud de su cualidad… pero mientras las artesanías tengan defectos e inconsistencias necesitaras trabajar más tu cualidad hasta alcanzar su máxima expresión, cuando la realidad es insuficiente te expresa la inmadurez en el ejercicio de tu don.

Cuando las experiencias se repiten, cuando giras en torno a una misma realidad que se reitera… esa realidad es tu artesanía imperfecta, cada vez que esa circunstancia se repite tienes una nueva oportunidad de construir bien la artesanía y alcanzar la máxima expresión de tu don… si la realidad no cambia, es porque tu no has cambiado, porque que cualidad no crece…

No culpes a la realidad, no rechaces la realidad… mírala con ojos bien abiertos porque la realidad te revela tu propósito, la realidad da testimonio como el defecto en la artesanía para que lo corrijas y expreses plena tu cualidad… el defecto no se corrige en la artesanía porque el propósito no es la artesanía sino el desarrollo de la cualidad… tendrás que hacer tantas artesanías como sea necesario para alcanzar la máxima expresión de tu cualidad… tendrás que vivir la misma circunstancia tantas veces como sea necesario hasta que te expreses en plenitud…

Toda creación comienza por una idea, verifica tus ideas, no sea que te pase como al “patito feo” el cual creía que era un pato feo hasta que descubrió que en realidad no era un pato sino un Cisne y entonces encontró sentido a sus diferencias y razón de ser a su realidad…

Toda una vida de esfuerzos y desencuentros puede ser consecuencia de una idea incompleta acerca de lo que somos y de lo que no somos, acerca de lo que podemos ser y de lo que no podemos ser… toda nuestra identidad puede estar fundamentada en una idea incorrecta o incompleta de nosotros mismos.

El Despertar de Consciencia es, simplemente Recordar la Idea Original de Quienes Somos y vivir en congruencia con ella…

Existen dos manera de aprender… una es a través de la experimentación, de la cual surge el método científico, y es ésta la manera que más tiempo toma hasta llegar a la conclusión, al aprendizaje.

La otra manera es a través de la amplificación de la sensibilidad perceptiva y la comprensión (consciencia), es decir, si quieres ver el numero en la pared de enfrente tienes dos maneras de lograrlo, o te cruzas y lo lees de cerca o amplificas tu visión y evitas así cruzar la calle…. bien, esto es similar, el primer camino implica ir hacia el conocimiento, la manera de ir es viviendo las experiencias que nos muestran el camino…así como el que camina la senda dentro del laberinto y debe esperar a que concluya para saber si tiene o no salida… La otra manera es la que nos da la visión anticipada, la que nos permite ver el final de la senda sin necesidad de recorrerla… es la que nos da la visión más amplia y nos evita cruzar la calle para ver el número en la pared de enfrente.

Quienes siguen eligiendo la experimentación como manera de acceder al conocimiento y al aprendizaje consecuente, siguen el camino de la reencarnación, de la rueda del karma… y, quienes están ya trabajando en la ampliación de la visión (consciencia) verán la salida del laberinto sin necesidad de recorrer todas sus sendas…

¿Qué manera has elegido tú?…

-0-

Delátate!!! delata tus miedos, tus inseguridades, tus prejuicios… es una manera rápida de quitarles poder sobre tí… delata lo que sientes, entrégate con confianza… dí lo que sientes tal cual lo sientes… cuando, lo que sientes, interfiere, limita y entorpece tu andar… entonces, delátate!

No se trata de decir todo sin filtro… puedes lastimar innecesariamente… sino de decir lo que sientes cuando eso que sientes te impide ser pleno con el otro y contigo mismo…

Así como el tímido se libera de gran parte de la timidez una vez que delata su timidez, así debes hacer con todo lo que te inhibe de Ser quien eres en plena expresión…

.quien necesita experimentar para saber, admite que no sabe.. tal vez lo más claro de la ciencia es la admisión de su ignorancia, de la ignorancia del hombre. Quien sabe no necesita experimentar, tu no miras tu documento cada día para saber quién eres, no le preguntas a nadie qué sabes hacer y que no sabes… no debes leer tu diario intimo para saber tus emociones y afectos…. es decir.. el que sabe prescinde de la experiencia, no necesita el aprendizaje de lo que sabe…

pero quien experimenta para saber, debe reconocer que requiere comprobación no solo la confirmación de una hipótesis sino que también su rechazo rotundo, es necesario contar con prueba que confirme o que rechace, pero, la falta de prueba para confirmar una verdad no es suficiente prueba para rechazar esa verdad… sino que habla de una limitación del observador/científico…

Más allá de todo esto… los científicos no son independientes, es decir, trabajan para un jefe, para un interés concreto y no dirán nada que vaya en contra de ese interés y por eso, los únicos científicos que hablan son los desempleados…..

pronto todo esto será noticia vieja…. un recuerdo de una infancia que está acabando…

-0-

<Nadie pone un remiendo de tela nueva en un vestido viejo, porque entonces el remiendo al encogerse tira de él, lo nuevo de lo viejo, y se produce una rotura peor. Y nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque entonces el vino romperá el odre, y se pierde el vino y también los odres; sino que se echa vino nuevo en odres nuevos.> Marcos 2:22

El nuevo estado de naturaleza que está emergiendo, estimulado por las constantes descargas provenientes del Gran Sol Central, es como el vino nuevo… no puede ser echado en un odre viejo (en un cuerpo densificado)
antes, debemos rejuvenecer los cuerpos, que son los odres que serán completados con la nueva Vida…

A este proceso se lo ha llamado sutilización del cuerpo, iluminación, como sea que se lo llame, consiste en quitar la tensión que mantiene denso el cuerpo…. los miedos, los apegos, el impulso de la necesidad y del deseo, todo ello genera lucha y de la lucha surge la tensión.. cuando renunciamos a todo tipo de lucha por obtener, por conseguir, por conquistar… entonces, la tensión cede y el cuerpo se flexibiliza y es allí donde el cuerpo rejuvenece y se hace apto para el “vino nuevo”…

El cuerpo del ser humano se ha ido sutilizando de milenio en milenio dentro de este ciclo que está concluyendo, para hacerlo lo más flexible posible, lo menos denso que se pueda, a fin de que al ser derramado el nuevo vino éste lo resista y no se rompa y el vino no se desperdicie…

Soltemos la disputa, liberémonos del juicio, confiemos, todo es como debe ser… aunque algunas cosas nos parezcan injustificables, pronto todo tendrá sentido y comprenderemos el porqué de cada cosa… no hay nada librado al azar, ni error, ni despropósito…

Cuando la nueva sensibilidad se enciende, haciéndote cada vez más sensitivo, nada de lo que no esté en orden con la nueva sintonía, con tu esencia, permanecerá en pie… todo lo que vibre en divergencia, es decir, todo lo que se opone a la convergencia Divino-Terrenal, Yo Superior-Yo Ego, todo eso será o bien transmutado o bien desterrado de tí…

Sin embargo, algunas personas, por la inercia de la costumbre, se aferran a los mismos pensamientos y a la misma manera de pensar de siempre.. y, sin proponérselo, rechazan el nuevo estado de naturaleza que está despertando y con él una nueva sensibilidad perceptiva que nos hace cada vez más difícil sostener aquello que no resuena con nuestro propósito.

Quienes insistan y persistan en sostener los mismos patrones, los que divergen con el nuevo estado de naturaleza emergente, ellos son los que se verán en crisis emocionales, de salud, en conflictos afectivos, laborales, es decir… todo comenzará a tambalearse…

En estos momentos y conforme aumenta la intensidad de los estímulos que encienden las nuevas cualidades del estado de naturaleza emergente, entre ellas, esta nueva sensibilidad y comprensión, debemos confiar en el Orden Natural de las Cosas, en Dios, en la Vida… debemos soltarnos y dejarnos llevar por la corriente Creadora que pone cada cosa en su lugar…

Soltarse no significa ser indiferente, insensible, sino confiar en el lenguaje con el que nos habla la vida… la vida nos habla a través de las circunstancias que nos tocan, a través de las coincidencias, a través de los encuentros espontáneos, a través de las casualidades…. abramos bien los ojos porque la vida nos habla todo el tiempo….

El que cree porque ve y el que no cree porque no ve, son ambos pragmáticos… pues es tan pragmático el que cree porque experimento lo que cree que aquel que aun no cree porque no ha experimentado lo que no cree… en ambos casos es la experiencia su limitación (señal típica de un alma joven que necesita experimentar aún para crecer).

Cuando el pragmático experimenta situaciones extraordinarias, paranormales, metafísicas… cree en lo que experimentó, porque le ha pasado, pero lo vive con trauma debido, precisamente, a su pragmatismo.

Distinto es aquel que creer porque comprende lo que Es más allá de lo que experimentamos… y, entonces, no necesita experimentar cada situación o suceso para creer pues ya comprende, y no necesita sentir para creer… Al comprender lo que Es, nos liberamos de la necesidad de experimentar, nos liberamos de la necesidad… y de la experiencia….

Es usual ver quienes creen en algo, porque lo sienten o lo han sentido alguna vez, pero no comprenden de qué se trata en realidad, no pueden explicarlo; y, quienes no creen porque no han sentido aún aquello en lo que no creen, porque no lo han experimentado…

La sociedad occidental es atea y pragmática por naturaleza, más allá de sus postulados y dogmas religiosos, su accionar es propio del ateo y del pragmático. Rompen este ateísmo y pragmatismo aquellos que experimentan situaciones sobrenaturales, pero, no dejan de ser pragmáticos pues es la experiencia lo que causa su conmoción, y no la comprensión del hecho…. sin embargo, el que experimenta un hecho que rompe su ilusión pragmática se ve impulsado a la comprensión del suceso para resolver el enigma, querrá saber qué le ha pasado…

El niño no creen en el dolor, en que se puede caer de la bicicleta o del árbol hasta que cae y duele…. pero no es que al caer se hará un sabio o será consciente… solamente creerá en lo que ha comprobado y tomará recaudos al subir a la bicicleta o al árbol, quedará traumado en cierta medida…

Las experiencias obran con este fin, con el de romper la ilusión del pragmatismo practico con el que todos vivimos por naturaleza, y así empujarnos a la búsqueda de la comprensión, el saber de qué se trata aquello que hemos sentido… Así como el que vió un ovni y quedó impresionado y desde entonces busca respuestas… Una cosa es que creas que los aviones vuelan porque los ves volar o porque has volado en uno.. y otra cosa es que comprendas por qué vuelan los aviones, cómo es eso posible…

La creencia nos mantiene ligados a la experiencia, la creencia jamás es definitiva sino que va renovándose conforme se van sucediendo nuevas experimentaciones… la comprensión nos libera de la ilusión del pragmatismo terrenal… la comprensión, que prescinde de la experimentación fáctica, como por ejemplo la que surge de la intuición, amplifica nuestra visión y nos libera de la experiencia y del trauma…. conforme avanzamos en este sentido del desarrollo evolutivo ascendente necesitaremos menos experimentación y seremos más contemplativos…

Verás personas que inquietas que necesitan experiencias todo el tiempo, buscan los estímulos que otorga la experimentación práctica de la vida humana… y verás otras menos entusiasmadas con experimentar quienes son observadores más que actores de esta realidad…

El sabio ya no necesita experimentar para creer, pues el sabio no cree, el sabio comprende cómo funciona la realidad…

Crecer implica comprender más no solo nuestras razones, las que impulsan nuestro comportamiento y la manera en la que pensamos, sino que tan importante como eso es comprender las razones que impulsan los comportamientos y las maneras de pensar de los demás, comenzando por los que tenemos más próximos a nosotros… en el día a día…

Ponerse “en los zapatos del otro” nos permitirá amplificar la sensibilidad perceptiva y el entendimiento, es decir, nos permitirá elevar nuestra consciencia.

La Creación es la composición de una unidad homogénea compuesta de partes heterogéneas cuya oposición es neutralizada por una fuerza que llamamos AMOR y que permite la integración de las partes componiendo el TODO UNO. AMOR es UNIDAD…

Debemos comprender entonces que cada vez que nos oponemos a algo y profundizamos la separación con aquello a lo que nos oponemos, no actuamos desde el AMOR y por ende no actuamos en sintonía con la Creación. Cada vez que actuamos en la polaridad opuesta al amor, es decir, en oposición, demandamos efectos compensadores que nos acerquen más a eso que rechazamos pues el proposito es que nos integremos con ello en vez de alejarnos pues… todo lo que existe es parte componente de la Creación… TODOS SOMOS UNO… pero TODOS! incluidos esos que odias, que rechazas y que te incomodan…

Precisamente, porque TODOS SOMOS UNO y porque TODOS debemos componer la UNICIDAD del TODO, es que la Vida te acercará a quienes rechazas más que a los otros, pues con los que estas en unión no hay nada que agregar pero con los que estás en oposición es con los que debes afinarte y sintonizarte pues en esos vínculos se produce la fuerza opuesta al amor.

Debemos aprender a transmutar la oposición a través de la comprensión. Si pudiéramos ponernos en “los zapatos” del otro, comprenderíamos sus razones y sus comportamientos, entonces, seríamos menos antipáticos con aquel. La Comprensión del otro nos acerca, por ello, AMOR es COMPRENSION…

Verifica tus oposiciones pues donde hay oposición hay desamor.. y es allí donde debes poner tu enfoque y tu empeño…

Te puede haber pasado alguna vez escuchar una canción que te transporta a tu pasado y no solo recuerdas sino que revives aquel momento con todos sus aspectos (olores, sensaciones etc.)

Esa canción ha estimulado un recuerdo que has revivido trayéndolo a tu presente, pero, así como esa canción, diariamente recibes estímulos que te hacen revivir aspectos de tu pasado trayéndolos a tu presente e interfiriendo así tu conexión con el ahora….

La casa en la que vives, el lugar, las personas con las que te relacionas a diario y muchas otras cosas más, estimulan recuerdos y te hacen revivir la memoria del que eras y así vives en el ahora de manera incompleta pues expresas el pasado cada vez que las circunstancias estimulan tus recuerdos…

Cuando visitas un lugar por primera vez sientes el alivio de no cargar con tu pasado pues allí nada estimula los recuerdos y te sientes liberado. En esas circunstancias te expresas con mayor naturalidad sin interferencias y puedes descubrirte a ti mismo en tu versión más actual y menos alterada por los recuerdos y las memorias… es decir, cuando cesan los estímulos que te hacen revivir el pasado es allí cuando realmente te puedes expresar sin condiciones, puedes verte a tí mismo siendo el que eres o una versión más cercana de aquel….

Todos cargamos con el pasado y vivimos reviviendo viejas identidades pues seguimos inmersos en los estímulos de siempre… “hazte la fama y échate a dormir” reza el dicho…. la manera en la que los otros te tratan es determinante de tu expresión pues si aquellos que te rodean te tratan siempre como el que fuiste y no reconocen tus cambios, tu crecimiento y tu transformación, entonces, ellos serán un estímulo negativo que interferirá la expresión del que eres en cada momento de tu vida…

Hacer un viaje o mudarse a otra ciudad, cambiar las relaciones por un tiempo o definitivamente y otros cambios más son necesarios y a veces fundamentales para darnos la oportunidad de expresar el verdadero Ser sin los condicionamientos de todas las identidades que hemos adoptado en el trayecto hacia la madurez….

Tus padres te ven aun como un niño o como un adolescente… y así te tratan y estimulan ese comportamiento en vos… tu ex te ve como el que fuiste mientras duró su relación y siempre te medirá con la misma regla… y así, quienes son parte de tu pasado serán un estímulo negativo que incentivará las identidades del que fuiste, trayendo la memoria al presente y quitándote libertad de expresión….

Por supuesto, no se trata de abandonar todo sino, antes que nada, se trata de comprender esto que digo para que sepas lo que te pasa y por qué revives el pasado y sientes que no puedes liberarte de tu fama, de las costumbres y los recuerdos… primero comprende y luego decide lo mejor para tí…

Busca nuevos estímulos que alienten la expresión del que eres… y libérate de los estímulos regresivos, aquellos que traen al ahora las identidades del que fuiste y que ya no eres…. Algunos estímulos son como un ruido ensordecedor que no te dejan pensar con claridad, no te dan paz… debes reconocer esos estímulos y tomar distancia reemplazándolos por estímulos nuevos….

Ayudar implica comprometerse con la ayuda es decir, comprender el problema de aquel a quien estamos ayudando, de lo contrario no será una ayuda para aquel sino para nosotros mismos por la satisfacción que nos dará el sentir que estamos ayudando…. y por ello se dijo: “que tu mano derecha no sepa lo que hace tu mano izquierda, cuando des limosna no hagas sonar la campana para que todos te vean y digan “que bueno es”….

Que los niños de un colegio privado vayan a un colegio del interior del país a llevarles ropa y útiles a esos niños pobres, y no sepan quiénes son los padres de esos niños, de qué trabajan o por qué no tienen trabajo, que no sepan por qué esos niños no tienen ropa…. eso no es un acto de ayuda y no enseña nada bueno… ni a los pobres ni a los niños que ayudan… eso es un acto de demagogia simple y llano, sirve solo para colocar fotos en el muro del colegio privado y para que los padres de esos niños que llevaron la ayuda se sientan orgullosos y tranquilos por haber hecho lo correcto… hacen sonar la campana para que otros vean su limosna… hipócritas! a metros del colegio privado hay gente que necesita… en el mismo colegio privado niños cuyos padres no pueden pagar la cuota deben quitarlos con todo lo que eso significa en el niño…

Como el que lleva a su hijo a Catecismo y lo hace tomar la comunión y luego vive de manera atea y pragmática como si no existiera un Dios que todo lo ve y todo lo sabe… pero eso si… la foto del Bautismo y de la Comunión están en el living para que todos la vean y digan… es una familia católica, religiosa, sana….

Hay mucha hipocresía hecha costumbre, somos una sociedad muy mal educada y, sin quererlo, sin ser conscientes de esto, transmitimos esta mala educación a nuestros hijos…

Criamos ateos y pragmáticos que solo piensan en tener y en conseguir lo que otros tienen pero los hemos Bautizado para “cumplir con Dios”.,… mandamos a nuestros hijos con ropa para los pobres pero empobrecemos a otros con nuestra ambición de tener más y más y de quitar al otro lo que nos interesa….

Si seguimos la huella del pobre…. llegaremos a nuestros pies… porque todos somos responsables de la pobreza… como en el juego de la silla, todos los que se han sentado son culpables del que se ha quedado sin silla…. pues mientras todos juguemos este juego que produce pobres para que unos pocos tengan sillas a donde sentarse, todos los jugadores seremos culpables de la miseria que ocasionamos….

-0-

Cuando imaginamos “un futuro mejor” lo hacemos desde lo que consideramos mejor en el presente desde el cual estamos proyectando, es decir, que el presente condiciona el futuro…esto no es una novedad. Sin embargo, no es el presente lo que condiciona el futuro sino la visión o imagen que elaboramos de lo que el futuro debería ser de acuerdo a nuestro juicio del presente en el que vivimos….la idea de un futuro mejor está basada en lo que nos parece mejor para el presente desde el que imaginamos ese futuro… pero no sabemos cuál será el presente en el futuro y, por ende, no sabemos lo que deberemos resolver entonces pero; cada vez que imaginamos el futuro partiendo de los problemas del hoy, condicionamos el futuro y proyectamos el problema. Lo condicionamos porque esperamos con prejuicio lo que el mañana debe ser y no vemos más allá de lo que esperamos ver; y, proyectamos el problema porque cada vez que planificamos desde el problema le estamos dando trascendencia y más protagonismo.

Si no somos capaces de comprender el presente, ¿cómo vamos entonces a proyectar un futuro desde esta comprensión limitada del hoy? antes de “escapar hacia adelante”, pongamos el foco en el hoy, tratemos de comprender la raíz de nuestro ahora, miremos lo que nos pasa no para escapar de lo que duele o incomoda sino para comprender el nudo que nos ata y, entonces, con una visión clara podremos desanudarlo en el ahora, ni ayer, cuando se inició, ni mañana porque será tarde y nuevos nudos serán los que nos atan si acaso no hacemos hoy lo que el hoy nos reclama.

Deja pues de excusarte, deja de escapar hacia el pasado en busca de culpables a quienes reclamar la solución de tu problema… deja de escapar hacia adelante diseñando futuros que traerán la solución de los problemas del presente… deja de escaparle a la vida… vive el hoy y deja que la vida haga su parte…

-0-

Los 3 chackras inferiores componen al sujeto humano terrenal y las funciones básicas para la supervivencia. A través de ellos se expresa la naturaleza terrenal animal humana, la cual nos da el anclaje a esta realidad concreta. El Arraigo a la vida, las relaciones y la jerarquía en la manada son los aspectos fundamentales de estos 3 chackras.

Los chackras superiores, los 4 chackras restantes de los 7 vinculados a la experiencia humana 3D, cumplen una función que no está relacionada a la expresión de la Naturaleza Terrenal y animal humana sino a la Naturaleza Divina o Espiritual del sujeto. Son estos 4 chackras superiores los que nos confieren los aspectos y las cualidades extra terrestres.

Así como los 3 chackras inferiores nos dan el anclaje a la vida animal terrenal humana, los otros nos dan la resonancia con el Cielo… Unos expresan los aspectos del ser mortal de “carne y huesos” y los otros expresan los atributos correspondientes al Espíritu, entre ellos, la inmortalidad de la identidad Espiritual (una vez que esta se alcanza).

Esta diferencia entre las naturalezas que convergen en un mismo sujeto, requieren de un elemento fundamental que posibilite su fusión constituyendo una sola identidad Divino-Terrenal, Este elemento es el Amor, y es la frecuencia que produce el Chackra Corazón, el Chackra Cristico, la cual neutraliza la oposición de la naturaleza terrenal por sobre la Divina.

Antes de que el amor ejerza su influencia neutralizadora, existirá un conflicto entre las dos naturalezas, un conflicto de dualidad. Este conflicto de dualidad provoca la pérdida de poder en la expresión de la voluntad terrenal, expresada a través del instinto y relacionada a los 3 chakras inferiores.

En defensa de sus intereses, el instinto nos empujará a la censura de la expresión de los aspectos de nuestra naturaleza Divina y es en esa lucha en la que nos confundimos y debilitamos. Perdemos arraigo, nos debilitamos en las relaciones, en algunas por lo menos y perdemos jerarquía social, comenzamos a ser raros, y de hecho lo somos, ante los ojos de quienes miran desde el instinto (desde el ego).

Esta encarnación es consecuencia de una decisión que se tomó en otro estado de realidad, por ello, asumimos que al tomar la decisión se han considerado factores que no son perceptibles por nosotros una vez encarnados. La elección de padres y del linaje (herencia familiar genética) que ellos nos transferirán, el Karma que puede vincularnos con aquellos y que venimos a compensar siendo hijos y ellos nuestros padres…

Pero, también escogeremos factores que, por ejemplo, nos quiten intensidad en los chackras inferiores, debilitándolos en el cumplimiento de sus funciones a fin de favorecer la expresión de los chackras superiores. Es decir, buscaremos intencionalmente el bloqueo de los chackras inferiores a fin de que su resistencia a la expresión de los superiores sea la menor posible. Es que si estamos muy arraigados no podremos soltar y seguir adelante, entonces buscaremos circunstancias que “duelan” o que incomoden a fin de facilitar el desapego cuando llegue el momento de soltar.

Entonces, cuando esto ocurre, nuestras vidas son conflictivas pues tenemos una insuficiencia para cumplir el propósito de la naturaleza terrenal expresada a través del instinto y de los comportamientos que éste produce. Quiere decir que un niño con problemas de salud o con rechazo de su cuerpo e incomodidad en el arraigo a él, o con dificultades para relacionarse con los otros, o con problemas para integrarse a la sociedad, a los grupos, puede ser que este niño no tenga ningún problema sino que sencillamente el ser que ha encarnado en él está enfocado en los aspectos superiores correspondientes a los 4 chackras superiores.

Es posible que ese niño conflictivo, cuando llegue a su madurez, luego de los 25 años aproximadamente, corrija todas esas irregularidades de manera “milagrosa” o natural, es decir, sin la intervención de drogas o tratamientos duros.

Esto no quiere decir que ese niño conflictivo, con sus 3 chackras inferiores bloqueados o con alguno de ellos, cuando sea maduro activará esos chackras y conseguirá lo que antes no conseguía, no es así como resulta sino que ese sujeto, cuando alcance la madurez y comience la activación y expresión de las frecuencias de los chackras superiores, todo su enfoque e interés estarán concentrados en los temas relativos a ello y no a los problemas que causa la falta de intensidad en los chackras inferiores.

Los 3 chackras inferiores proyectan los aspectos que necesitamos para ESTAR en esta realidad 3D. Los otros chackras, los superiores proyectan las cualidades que necesitamos para SER más allá de esta realidad 3D. Así como el bebe desarrolla pulmones, piernas y ojos aún estando dentro de la madre, donde ni respira ni camina ni ve… nosotros, aún estando dentro de la 3D debemos desarrollar las capacidades para SER más allá de esta realidad.

A medida que expresamos el potencial de SER, por sobre el de ESTAR, nos debilitamos en el ESTAR, es decir, dejamos de ser machos o hembras competitivos, perdemos resonancia con el mundo cotidiano, pierden efecto en nosotros los mecanismos del mundo, es decir, no nos conmueven ni movilizan las cosas del mundo, las que antes lo lograban, sino otras nuevas, que el mundo no ve ni reconoce.

Así es que no siempre las enfermedades, los problemas en la relación con los demás, con el dinero, con la jerarquía social, etc. son efecto de un problema ni representan un obstáculo en la Ascensión… por supuesto, si estamos enfermos perderemos enfoque en los temas del SER, pero estar enfermos, o ser rechazado por los demás, o perder todo reconocimiento social y lugar en el mundo, no son problemas para quien vino a “irse del mundo”,,,, para lo cual debemos dejar todas las cuentas en orden con el mundo y con los demás…

Es curioso que, por un lado, nacen niños cada vez más sensibles y despiertos, con niveles de consciencia elevados pero, se enferman y padecen traumas que antes eran impensados… hoy, estos niños, de apenas 2 o 3 o 4 años de edad, están siendo tratados y en algunos casos medicados…. si bien así atenúan el conflicto del niño con esos temas, por otro lado implica una interferencia una vez que ese niño haya madurado y sea momento de expresar su Ser…

Estos niños son seres a quienes no les interesa desarrollar su arraigo al mundo 3D, no han venido para eso, sino que tendrán el mínimo arraigo posible; pues todo su enfoque estará puesto en SER, y dado que el SER comienza a expresarse recién cuando el ser humano ha madurado como tal, es decir a partir de los 25/30 años… hasta esa edad “padecerán” la vida y sus conflictos de arraigo, de interacción y de jerarquía social…. sin encontrar un sentido a todo ello, sentido que recién encontrarán cuando el SER comience a manifestarse en ellos pero, si acaso, antes de esto han sido sometidos a tratamientos duros y a drogas… ello dificultará la expresión del SER haciendo mas duro el proceso…

Las debilidades e insuficiencias en aspectos correspondientes a los 3 chackras inferiores son solo un problema en el ESTAR… no vinimos a ESTAR sino a SER…. pongamos el enfoque correcto en los temas importantes entonces, no busquemos sanar los chackras inferiores y conseguir el “éxito!” que no hemos podido alcanzar… pues estaríamos contradiciendo nuestro propósito…. Sanemos las consecuencias que esos traumas han dejado en nosotros, a fin de poner toda la atención y el enfoque en la expresión del Ser a través de los chackras superiores.

Si, por ejemplo, has tenido problemas para relacionarte con los demás, ahora que has madurado y que comienzas a expresar el SER, debes sanar los traumas que esos problemas de interacción han dejado, debes borrar sus huellas en tí.. pero no para luego de ello regresar al intento de lograr lo que antes no lograbas… ese sería un serio error… no has venido a eso!!!! sino a SER…. sigue la expresión de tu SER; fluye con él, expresa la proyección de tus chackras superiores…a eso has venido…

-0-

¿Dar sin esperar recibir? Todos esperamos retribución por lo que damos, porque es una manera de valorar lo que somos… Esperamos retribución del otro, a quien le damos, o de Dios, por hacer lo correcto. Siempre esperamos retribución, al menos, la que nosotros nos damos al sentirnos bien por hacer lo que consideramos correcto. De lo contrario sería una negación de nosotros mismos, dar sin esperar nada a cambio, ni siquiera el hecho de sentirnos bien con lo que hacemos.

Pero, no es lo mismo dar al otro lo que el otro necesita sin condicionarlo a una retribución específica, que no dar lo que tenemos y que el otro necesita porque no nos satisface su retribución…. Los filósofos se preguntaban “de qué sirve ser bueno, qué ganamos con ello?” es que si no hay retribución a la bondad, se vacía de sentido el propósito de ser bueno… No está mal esperar retribución, pues la vida es compensación y balance en la dualidad… Le darías dinero a quien lo utilizará para apuestas, para drogas o para mal usarlo según tu criterio? sin embargo, le darías el dinero a quien lo necesita para alimentar a su familia… siempre esperas la retribución por lo que das… siempre esperas lo bueno en tu vida, es decir, que la vida te retribuya al menos con la misma moneda, si eres bueno, quieres cosas buenas en tu vida… y si no es en esta vida, esperas que al menos sea en el Cielo… pero siempre esperamos algo a cambio, una retribución por lo que somos y hacemos, y no está mal que así sea…

-0-

Cuando pedimos algo asumimos un compromiso con aquel a quien le pedimos, estamos en “deuda” hasta que lo retribuyamos. Del mismo modo, cuando damos algo y no pedimos nada a cambio, no siempre es un verdadero acto de solidaridad sino un Dar sin compromiso pues, cuando pedimos algo a cambio de lo que damos, nos comprometemos a dar algo en, al menos, la misma valía de lo que estamos pidiendo.

Si no creemos que aquello que damos vale! entonces, rechazaremos pedir (y recibir lo que necesitamos) pues no valoramos lo que somos y lo que tenemos y, por ello, nos percibiremos incapaces de retribuir en igual cantidad y calidad de lo recibido. Esto es una manera de auto desprecio, es decir, de no valorarnos a nosotros mismos ni lo que somos, ni lo que damos y por ello, preferimos no pedir (no recibir) nada a cambio.

Porque cuando pides algo a cambio de lo que das, estas asumiendo un compromiso con aquel y contigo. Cuando no damos crédito a lo que damos, preferimos no pedir nada a cambio. En estos casos, no tenemos compromiso con nosotros antes que con cualquier otro, y así nos estaremos regalando a los demás… (regalando nuestro tiempo, nuestra atención, nuestras energías, nuestro talento y nuestro dinero)

Si quien provee un servicio, por ejemplo, lo da gratis, su compromiso es cero con aquel a quien se lo da pues como nada le ha pedido a cambio, nada le debe! pero, si pusiera un precio, entonces, estaría asumiendo un compromiso de dar algo que compense el precio requerido, esto implica compromiso con lo que damos y con aquel a quien pedimos retribución.

Verifica tu comportamiento a la hora de pedir, solemos sentirnos incómodos cuando tenemos que pedir algo a cambio de lo que damos o, simplemente porque lo necesitamos. Si no nos valoramos, no pedimos cuando no nos sentimos capaces de “saldar esa deuda”….

Cuando no tienes dinero, pedir dinero prestado es incómodo pues no sabes cuándo podrás devolverlo pero, si has olvidado la billetera en tu casa y tienes dinero en ella, no tendrás problema en pedir a un amigo el dinero que te falta pues sabes que es cuestión de llegar a tu casa para saldar la deuda…

Nosotros creamos carencia en nuestra vida cuando no nos sentimos suficientes o capaces, cuando sentimos que no tenemos… entonces, como no tenemos con qué retribuir, preferimos regalarnos, no pedimos nada a cambio de lo que damos… el problema está en nosotros y no en el otro quien toma lo que le damos y no nos debe nada porque nada hemos pedido a cambio…

Verifica tus costumbres, te dan confort y la seguridad de que estas haciendo lo que siempre has hecho y por ello nada nuevo debería ocurrir… pero, vives de memoria cuando vives de acuerdo a la costumbre pues no miras, no oyes, no estas presente en el ahora.

Es buen ejercicio, de vez en cuando y sin que este ejercicio se haga costumbre… romper la rutina, y hacer cosas nuevas o las de siempre pero de una manera distinta. Por ejemplo, toma otro camino para ir a ese sitio al que vas siempre, lee también lo que “no te interesa”, es decir, sométete a nuevos estímulos para despertar así nuevos aspectos y una nueva manera de expresarte.

Sobre todo, rompe las formas acostumbradas en que piensas… construye las ideas y los pensamientos desde nuevos juicios acerca de tí y de la realidad, ensaya nuevas posibilidades…

La costumbre nos hace ciegos y sordos… rompe esas cadenas mentales… ensaya nuevas alternativas y opciones, desde lo más sencillo del día a día hasta esos proyectos que has dejado de lado…

-0-

LA SANACION y LAS RELACIONES Todo lo que nos pasa no queda solo en nosotros, sino que afecta a todas nuestras relaciones, por supuesto, las más cercanas e intensas son las más afectadas.

Cuando algo malo nos pasa, no nos pasa solo a nosotros sino que afecta el vínculo y la rutina con la familia, con los amigos, con el trabajo y con nosotros mismos pues, debemos reconsiderar algunas ideas y decisiones y esta situación altera nuestra rutina diaria faltándole a algunos y sobrándole a otros, a quienes deben atendernos por ejemplo.

Cuando iniciamos un proceso de sanación ocurre algo similar a esto, es decir, no es un proceso que comienza y termina solo en nosotros sino que afecta a todas nuestras relaciones. Para bien o para mal, todo cambio afecta a quienes tienen vínculo con nosotros y, cuanto mayor es la intensidad del vínculo (por dependencia, por afecto o por compromiso) mayor es la influencia que el proceso de sanación ejerce sobre las relaciones.

A la hora de iniciar un proceso de sanación, y para no renunciar a mitad de camino, antes de zambullirnos, consideremos si estamos dispuestos a afectar nuestras relaciones principales, si estamos dispuestos a aceptar el cambio que realizaremos en nosotros y en quienes comparten la vida con nosotros pues es todo el universo del que somos parte el que será re ordenado.

Cuando sufrimos un accidente, por ejemplo, podemos decir que no hemos elegido tenerlo y por ello aceptamos lo que nos pasa y lo que ello produce en la relación con los demás, con quienes contaban con nosotros y ahora no cuentan, con quienes deben atendernos hasta que nos recuperemos del accidente o de una enfermedad, en fin. Inclusive, los otros no te culparán porque no has tomado la decisión de accidentarte o de enfermarte, todos aceptan la nueva realidad aunque les pese, pero no sientes culpa pues “no has elegido enfermarte o accidentarte”, por lo menos eso es lo que crees.

Pero, cuando inicias un proceso de sanación, eres tú quién lo decide y por ello, los cambios que este proceso producirá en ti y en tu universo no serán tan bien aceptados como si acaso tuvieras un accidente o te enfermaras; aparecen la culpa y el miedo a perder y te condicionas y, en algunos casos, el descontento de los demás, por ser quitados de su confort, es suficiente excusa para que renuncies, y te frustras y te deprimes.

Algunas personas no se involucran en procesos profundos de sanación, precisamente, porque intuyen que habrá cambios en sus relaciones y escogen aquellas técnicas superficiales, que le alivien al menos un poco su dolor. Entonces van de técnica en técnica, de sanador en sanador, eludiendo el compromiso con el proceso, pues el miedo a que otros sufran a causa de su decisión les quita convicción y voluntad.

En estos casos, las relaciones son la telaraña que nos mantiene sujetos, inmóviles y crece así la pérdida de ganas, el desaliento y la depresión. Nos enojamos con nosotros mismos por habernos metido en tal brete. Estamos muertos en vida!, atrapados en la relaciones…! Solo nos resta enfermarnos y llegamos a anhelar la muerte como la única salida posible de este martirio, soñando con un paraíso en el Cielo en el cual, por fin seremos libres… pero, libres de qué o de quién, si somos nosotros mismos nuestro principal obstáculo!

No esperes a que la realidad sea tan lastimosa que no te quede más remedio que morirte, pues deberás regresar para aprender lo que no has aprendido!

Aquellas personas que se atreven e inician el proceso de sanación, y se comprometen con el propósito de sanarse, quienes buscan mejorar su vida o bien liberarse de una realidad dolorosa; esas personas aceptan el cambio y no solo lo aceptan sino que saben que lo necesitan para su propio bien.

No se trata de echar a nadie de tu vida ni de captar o retener a ninguno, sino de hacer los cambios en ti que te darán la resonancia con la realidad que se corresponde a tu estado, y te liberarán, por mismo efecto, de toda la realidad que dejó de corresponderse con tu actual vibración, la que consigues conforme te vas sanando. El trabajo es siempre en uno y no en el otro o en la realidad externa, la realidad es una proyección en la que compruebas tu estado vibracional, atraes aquello con lo que resuenas, ni lo igual ni lo opuesto, lo que resuena pues tú completas una realidad, aquella con la que te vinculas por resonancia armónica, así como la presa atrae al depredador, no es su igual ni su opuesto, ambos, la presa y el depredador componen una realidad, la completan.

Tu vibración, tu estado de consciencia determina en qué realidades participas y completas. No pienses en cómo cambiar a tu marido o a tu esposa, a tus hijos, a tus padres, a tu jefe o a tus amigos…si tú no cambias, ellos tampoco, pues lo que debe cambiar es la relación y no la persona. Piensa en cómo puedes cambiar tú para resonar distinta en las relaciones para que sean favorables a la máxima expresión de tu ser. El otro lado de la relación, tu pareja, o quien sea, ante el cambio que tú harás, se verá obligado, por Ley de Resonancia, a responder a la nueva vibración, ya sea elevando su vibración o bien “soltando el vínculo”.

¿El Propósito de tu vida? Vivir siendo tú, ese es el propósito de tu vida. Todo lo que vives te enseñará algo, te dará el estímulo que necesitas para despertar nuevos aspectos y para encender nuevas sensibilidades. Vivir el personaje, es esa la razón por la cual has encarnado en este mundo, pero, vívelo de manera plena y comprometido con el personaje que encarnas y sus circunstancias pues es la única manera de entenderlo.

Cuando caes en esos estados de duda y de los cuales emerge la típica pregunta “¿cuál es el propósito de mi vida?” lo que te sucede en realidad es que no estás encarnando a pleno el personaje, no estás comprometido con el propósito, es decir, con el que has venido a representar. Lo que te falta no es certidumbre acerca del cuál es el propósito, lo que te falta es compromiso con el personaje que has encarnado. Porque te incomoda, porque no se ajusta a tus ambiciones y deseos, por la razón que sea, cuando rechazas el rol que te toca y pretendes liberarte, surgen estas dudas y pérdidas de sentido. Recuerda, si no expresas el personaje, no cumples el propósito y, si no cumples el propósito, entonces tu vida pierde sentido y se vacía.

Deja de preguntarte, entonces, “¿cuál es el propósito de mi vida?”… TU eres el propósito! vivir es el propósito, ser quien eres, expresar al que has encarnado. Vivir las circunstancias que te darán cada vez más claridad de quién eres, pues solo en la experiencia te compruebas y te reconoces, solo siendo sabrás quién eres pero, para ello, debes ser, debes expresarte sin imposiciones y sin condicionamientos, sin más excusas.

Entonces, el propósito es, también, liberarte de los condicionamientos que te impiden expresar plenamente el personaje que has venido a representar. Así como el actor debe liberarse de la timidez para desarrollar fielmente el personaje que le toca, tú debes hacer lo mismo, desapegarte de todas esas ideas y sentimientos (miedo, culpa, vergüenza) que te impiden SER PLENO en cada expresión de vida.

El actor que mejor representa su personaje es aquel que logra ponerse en la piel del que representa, al punto que el actor asume que es el personaje y olvida al actor mientras transcurre la obra. Del mismo modo, tú has elegido olvidar al que eres (al actor, al Yo Superior) para ser pleno en la piel del personaje que has venido a representar, y así, y solo así sentirás la experiencia que buscas para el bien de tu evolución.

Vive pleno en cada experiencia, exprésate sin cuestionarte… solo siendo se reconoce al que eres, se pleno en cada acción, esto es, no vivas por mandato, de memoria, por inercia o protocolarmente, vive cada instante sin prejuicios, sin miedos y sin ambiciones, acepta lo que es, tal cual se presenta y agradece lo que deja de ser y estar en tu vida, fluye!.

-0-

Atrapados en el matrimonio… Algunos matrimonios de hoy están basados en la necesidad que uno tiene del otro. Por supuesto, esto nada tiene que ver con el amor, pues el amor no reconoce condiciones ni fronteras. El hombre ocupado en su trabajo, ausente de su casa gran parte del día, necesita de su mujer para que atienda las cuestiones del hogar, a los niños y las tareas no vinculadas a la producción de dinero, de lo cual él se encarga.

En estos matrimonios a los que me refiero en este artículo, pues no todos encajan en esta descripción por supuesto, las razones iniciales que convocaron a la unión de ambas personas en matrimonio van mutado hasta convertir la unión en un simple acuerdo implícito de conveniencia en el cual cada uno se hizo necesario para el otro, siendo la necesidad la razón del vínculo.

Ha mutado el objeto de la unión pero no la forma, pues aunque se inició en el amor o en la intención de amarse y formar familia, luego, es el dinero la razón real de la unión o, mejor dicho la falta de éste. Pues si la mujer no se hiciera cargo de los niños y de las cuestiones de la vida familiar, el hombre no podría dedicarse a tiempo completo a conseguir el dinero y a sus cosas; y, por otro lado, la mujer se hace dependiente del dinero que consigue su marido.

El vínculo ha mutado y vasta que uno de los cónyuges lo advierta para que comiencen los conflictos matrimoniales pues, el que lo advierte carga con el peso de la inquietud, de la incomodidad que la dependencia ha provocado así como el ave que es privada de su vuelo y pierde la cualidad de volar encerrada en una jaula. Se provoca, entonces, el vacío existencial que angustia al corazón que ahoga y quita las ganas de Ser, pues como si hablaran distintas lenguas ni gritando se comprenden y ninguno quiere entender lo que el otro siente.

El matrimonio, la vida, se convierte en una carga para ambos, sobran las demandas y los retos, los compromisos y regulaciones que cada uno debe cargar ausentándose de sí mismos, dejando el timón de su vida en manos de las circunstancias. El uno cree que el otro la pasa mejor y así se crea rencor y desigualdad solo en la imaginación de cada uno y a causa del juicio apresurado, pues ninguno se toma el trabajo de ponerse en los zapatos del otro, sino que grita sus razones como sobrio entre borrachos, sin oídos para oírlo y sin claridad para comprender sus razones. Y entonces, los que eran cónyuges pasan a ser empleados de la empresa conyugal, o en el mejor de los casos, socios pues, la razón de la unión ha mutado, lo que fue impulsado por una buena intención de constituir familia, ha pasado a estar basado en la necesidad de resolver las demandas cotidianas de la vida y sus obligaciones.

Como el óxido que come los metales y derrumba las estructuras que caen por su propio peso, así es que lentamente el desamor va ganando terreno y oxida los pilares que sostienen la pareja… y estos matrimonios mutan a simples sociedad de conveniencia; y así andamos como zombis hambrientos de Ser, vagando por la vida, matando los días llenándonos la agenda con obligaciones y cumplimientos, anteponiendo las urgencias ante lo verdaderamente importante.

Y surge la excusa obvia, entonces los hijos cargan la culpa pues siendo ellos la razón en la que nos excusamos por no hacer lo que sentimos que es lo correcto, lo que haríamos si acaso fuéramos libres! son los niños los culpables de la sinrazón de nuestra existencia. Pues, no hacen falta las cadenas que maniataban al esclavo, andamos como aquellos así de atados aunque sin cadenas, pero obran de cadena la educación y la costumbre, las ideas y creencias que nos han inculcado. Nos vamos condenando, entonces, a la angustia y al vacío existencial, deshonrando las virtudes que la vida nos ha dado para hacer nuestro artesano y expresar de nosotros la mejor versión de cada uno, pero, en vez de ello, andamos renunciados ya sin ganas. Es que el enredo es tan complejo que no da ganas ni de intentarlo, y así estos matrimonios se convierten en una trampa sin salida, en un laberinto complejo.

Los matrimonios ya no son familia sino sociedades jurídicas, cada uno está encargado de sus obligaciones y deberes y regidos por los compromisos y, persuadidos por la culpa, nadie se atreve a romper esas cadenas y hacer lo que se siente que es lo correcto, pero el tiempo pasa… y los sueños mueren… y el cuerpo envejece al ritmo de una cuenta regresiva…

-0-

Los que buscan…. y llegan hasta el final, esos son los que encuentran… Cuando a los niños se les rompe el juguete, quieren uno nuevo, entero y sano; no siempre se les enseña a reparar el juguete y a seguir jugando con él mismo, esto es madurar en la relación con el “juguete” de que se trate.

Cuando causamos daño, rompemos o actuamos de manera que nos es incomoda o somos decepcionados, a veces, actuamos como esos niños y en vez de “reparar el juguete” perdemos interés y buscamos un juguete nuevo.

Nos perdemos de madurar en la relación, si ante un desacuerdo o decepción soltamos el juguete y salimos por uno nuevo… estaremos siempre iniciando y jamás llegaremos a la madurez.

Cuando se rompe el encanto y la realidad no se ajusta a la idea (de pareja, de amigos, de trabajo, de vida)… entonces, perdemos interés y buscamos “un juguete nuevo” Si no desarticulamos este mecanismo, que es involuntario y subconsciente, seguiremos atrapados en la inmadurez.

No escapes ante el primer desarreglo, repáralo! y continúa… solo así llegarás a la madurez en al relación contigo mismo, con los demás y con Dios…

No se trata de odiar al que nos odia sino de liberarnos del imperio del odio… pues “al imperio” no le importa qué odiamos, sino que odiemos….

Como he dicho hace un tiempo atrás y por este medio, “hagamos de mal un mal negocio, paguemos al mal con bien, cuando nos odien demos comprensión y compasión… entonces, cuanto más nos odien más cerca del Cielo estaremos….”

-0-

Eres libre cuando no necesitas elegir… cuando te expresas plenamente sin interferencias… cuando estás en sintonía con tu propósito no debes elegir pues antes de nacer en esta vida has diseñado un Plan de Vida… el propósito no lo creas en vida sino antes de nacer! entonces, solo una decisión debes tomar, solo una elección hay que hacer, Ser o No Ser, cumplir el Plan de Vida o hacer otra cosa con mi tiempo…

-0-

Creamos carencia cuando nos desconectamos del propósito… Carencia es no disponer de lo que necesitas cuando lo necesitas… Por Ley, tienes todo lo que necesitas de acuerdo a tu propósito pues, así como quien va a la playa y se lleva los elementos de playa, tu has venido a este mundo con todos los elementos necesarios para realizar tu tarea en este mundo. Sin embargo, si pretendes otra cosa distinta a la que has venido a realizar, entonces, no contarás con los elementos necesarios para ello, pero eso no es carencia sino desconexión con tu propósito…

El “patito feo” era feo como pato, porque no era pato y por eso era feo, hasta que descubrió que era un cisne y entonces dejó de ser un patito feo…. Cuando te sientes como el “patito feo”, verifica si estas en el sitio correcto en la vida, si lo que buscas y quieres conseguir, si las ideas que tienes y que dirigen tu acción se corresponden a tu propósito…

No luches en contra de la carencia… intensificas el error… la carencia es una alarma que te advierte acerca del error… algunos tienen cosas, dinero, propiedades, bienes… pero no tienen lo que necesitan cuando lo necesitan pues no están cumpliendo su propósito de vida y, otros tienen muy poco pero no necesitan más de lo que tienen….

Las circunstancias son la proyección de nuestras ideas y decisiones, sirven para comprobarnos en ellas así como el artesano comprueba su talento en las artesanías que construye… un artesano talentoso construirá artesanías bellas pues el talento se proyecta en la creación. Tu tienes el talento para construir las artesanías que se corresponden a tu propósito, así como el limonera naturalmente dará limones tu debes dar tus frutos naturalmente pues tienes todo lo que necesitas para ello… Sintonízate con tu propósito, busca el Reino que todo lo demás se te dará por añadidura…

-0-

¿Contando los días a la espera de que “algo” pase? Cuando la vida parece una espera larga y lenta, cuando vives esos días en los que parece que nada has hecho que nada ha pasado, que has perdido un día en vez de haberlo ganado; entonces, viene la desesperanza, perdemos la confianza y damos lugar a los pensamientos pesimistas. Esas voces que desacreditaban tus ideas y visiones van subiendo el volumen en tus pensamientos, tapando a las otras, a esas voces que te alentaban a seguir adelante.

Días, semanas y nada… ponemos el entusiasmo en una fecha o en un eclipse o en la promesa de alguien que dice saber de lo que habla y, luego, deviene la desesperanza cuando comprobamos que nada nuevo ha pasado que seguimos siendo el mismo de siempre, el sol sale por el mismo sitio y se pone en el mismo horizonte… y entonces nos preguntamos ¿será que esto es así y así seguirá y nada cambiará?

Mi abuelo criaba canarios, vivíamos todos en una casa muy grande, separada en departamentos, pero todos allí en el mismo lugar, mis abuelos, mis tíos y mis primos, era el paraíso tener a mis primos allí todos los días… Cuando llegaba la primavera, un poco antes en realidad, las canarias comenzaban a poner sus huevos y nuestra ansiedad llegaba a su tope máximo pues queríamos ver a los pichones…como todo niño.

Todos los días íbamos hasta el nido de la canaria (eran unos cuantos) esperando a que la canaria saliera a comer y entonces podríamos comprobar si había puesto el primer huevo o no…. así estábamos unos días sin que nada pasara… Hasta que llegaba ese glorioso día en el que aparecía el primer huevo, luego el segundo y así a veces hasta un quinto huevo… Pero nuestra ansiedad apenas calmaba pues, no sabíamos si los huevos tenían pichones adentro o si la canaria sería capaz de estimular su gestación y si todos nacerían sanos, en fin… no sabíamos nada! y por eso debíamos esperar a que las cosas pasaran, o no… Así estábamos los 14 días que tarda en salir el pichón del huevo, siempre y cuando hubiera pichón en él y siempre y cuando éste se gestara sin dificultades…

Más de una vez nos preguntamos si habría pichones dentro del huevo… no teníamos manera de comprobarlo… debíamos esperar los 14 días…. alguno de mis primos sugería que no había pichones cuando, por ejemplo, el tamaño del huevo le parecía pequeño; otro primo más optimista creía siempre que en todo huevo habría un pichón y luego se llevaba sus grandes desilusiones… y así íbamos de una espera en otra, especulando en cuanto a lo que podría ser de acuerdo a nuestra fe de lo que podría ser… pero no sabíamos nada y por eso, solamente debíamos esperar a que las cosas pasaran… y, hasta que las cosas pasaban, no sabíamos qué pasaría…

Los días previos a que apareciera el huevo en el nido y los 14 días posteriores en los que tardaba en salir el pichón del huevo no sabíamos qué pasaría…eran días que no “pasaba nada”, días de frustración cuando íbamos al nido y no había ningún huevo aún… o cuando comprobábamos que no salía el pichón del huevo luego del día 14, 15, 16….

Cuando crecimos un poco, mi abuelo nos enseñó algunos trucos que tienen los criadores a fin de no someterse al mismo proceso de ansiedad que he relatado, técnicas que mi abuelo practicaba no con todos los canarios, pues tenía muchos, sino solo con algunos. Miraba la panza de la canaria y sabía si estaba con huevos por poner, luego, miraba los huevos a tras luz y sabía si había pichón en él, luego, si la canaria no los alimentaba, él mismo lo hacía….

Entonces, mi abuelo, nos iba diciendo qué canaria pondría huevos, qué huevos tenían pichón adentro y qué pichones estaban bien alimentados por su madre… a medida que íbamos comprendiendo las señales, la ansiedad disminuía y lo que antes era cuestión del azar ahora era tan simple como leer el “manual de instrucciones” de la cría de canarios….se había terminado el misterio y las especulaciones….

Salvando las distancias, esta analogía me parece muy cercana para describir el proceso por el que algunos están pasando hoy, a la espera de acontecimientos extraordinarios, ansiosos y expectantes, especulando entre distintas hipótesis (profecías?) como estábamos mis primos y yo cuando íbamos todos los días a ver el nido esperando el primer huevo… pero, tal cual el ejemplo, a medida que fuimos comprendiendo las señales (aprendiendo a leerlas), a medida que crecíamos lo que antes era cuestión de azar y misterio se hizo sencillo y claro de interpretar..

Lo que hizo mi abuelo con nosotros, enseñándonos cómo leer e interpretar la señales, es lo que están haciendo algunas personas hoy con otros, dando pistas, descifrando enigmas, revelando “el truco de magia” para que salgamos de la ilusión y comencemos a comprender, cada uno, las señales pues pase lo que pase no será igual para todos ni tendrá el mismo sentido y efecto para cada uno…

Cuando fuimos más grandes, mis primos y yo, sabíamos, con solo ver a la canaria, si estaba lista para juntarla con el macho; luego, sabíamos si ya estaba el primer huevo para salir con solo mirar su panza; luego, sabíamos si había pichón en el huevo poniéndolo a tras luz…. conforme comprendíamos el comportamiento y las señales el misterio desaparecía… entonces, criar canarios había dejado de ser una cuestión de magia o de azar y se convirtió en una simple técnica….

No renuncies a la espera, no desesperes porque no veas las señales, las señales están aunque no sepas interpretarlas aún.. ningún día es perdida de tiempo aún aquellos días en “los que no pasa nada”, busca el conocimiento y deja que las cosas pasen… pues pasará lo que deba pasar… aunque aún no puedas verlo…

-0-

Cuando mentir es parte del juego, entonces, uno es honesto aún cuando miente pues es fiel a las reglas del juego… no son algunas personas las culpables de “los problemas” sino el juego que TODOS jugamos a diario… si en el casino no hubieran perdedores, los ganadores no tendrían premio… unos necesitan de los otros, los ganadores de los perdedores pues su premio es lo que aquellos pierden y, los perdedores necesitan de los ganadores pues, si nadie gana a nadie le interesa jugar el juego….

-0-

La carencia y la abundancia, una cuestión de actitud y costumbre… La necesidad y el deseo son el lenguaje a través del cual el instinto (la naturaleza terrenal) nos dice lo que quiere que hagamos. Es la necesidad y el deseo lo que nos impulsa diariamente a hacer lo que hacemos… somos, por ello, resultado de la inconsciencia pues, la necesidad y el deseo no son nuestros, no hemos sido nosotros quienes decidimos ser así, necesitar lo que necesitamos y desear lo que deseamos… por eso, actuar desde la necesidad y el deseo es actuar desde la inconsciencia.

Debemos aprender a actuar NO desde y para la necesidad, es decir, debemos tomar decisiones sin que la necesidad sea el condicionante. Un ejemplo sencillo: algunas personas tienen la costumbre de no cargar combustible sino hasta que llevan tiempo con la luz de reserva encendida… entonces es la necesidad de combustible lo que las condiciona a cargar combustible y deben hacerlo no cuando y donde quieren y les es mejor sino enseguida a fin de no quedarse sin combustible…

Esta misma actitud podemos encontrarla en prácticamente todo lo que hacemos a diario, las compras en el súper, el pago de las cuentas, en fin… cuando actuamos así, cuando es la necesidad el látigo que nos mueve, entonces estamos en la inconsciencia o, dicho de otro modo, no actuamos desde un estado de consciencia y libertad sino que somos empujados por las circunstancias.

Comienza a realizar pequeños cambios, por ejemplo, llena el tanque de combustible y cada vez que éste llegue a la mitad, complétalo nuevamente. Mantén siempre la heladera y la alacena llena, ten alimentos y reservas no solo para el día, sino para semanas y completa lo que vas utilizando. Entonces, vivirás en una actitud de abundancia, no será la falta ni la necesidad lo que te gobierne sino decisiones conscientes, elaboradas desde el discernimiento. Practícalo y verás la diferencia…

-0-

DEJA DE EXCUSARTE Y ACTUA! es ahora el momento!!! El padre quita al niño la razón que lo excusa de cumplir su obligación, el niño pierde el juguete que lo entretiene y lo lleva al incumplimiento de su tarea.. ¿Cuántas veces has castigado a tu hijo privándolo de salir a jugar con sus amigos, de utilizar su teléfono móvil, etc. porque no ha cumplido su tarea?

Jesús el Cristo dijo “Dios es como un Padre”, es que Dios, la Consciencia Creadora de Todo lo que Es, actúa de manera similar a la de un Padre dándonos lo bueno y quitándonos aquello que es la excusa de nuestro incumplimiento,

Verifica tus excusas… ¿cuáles son las razones por las cuales no estas haciendo lo correcto, por las cuales no estas dando a tu vida el sentido y el significado que debes darle? No esperes a que el Padre te quite aquello que te distrae o te prive de hacer aquello en lo que estas mal utilizando tu tiempo, tiempo que no dedicas a lo verdaderamente importante…

También se nos dijo “Renuncia a todo y sígueme”… renunciar a todo es dejar de excusarnos y de escondernos en condicionamientos para no hacer lo que debemos hacer… seguirlo es seguir el Camino del Cristo, buscar la Verdad en cada decisión que tomamos y honrar la Vida en cada pensamiento… “Busca el Reino que todo lo demás (lo que necesitas para vivir) se te dará por añadidura”…. Busca el Reino, expresa tu Ser, manifiesta la máxima expresión del que eres… no te detengas en las preocupaciones, en “cómo lo haré” en “quién me ayudará” en “cómo conseguiré lo que necesito”… el Padre sabe de tus necesidades… has lo que te corresponde hacer y deja que El haga su parte… así como el sembrador que coloca la semilla, la cubre y deja que la Vida haga el resto…

Que mis hijos, que el dinero que no tengo, que las cuentas, que mi pareja, que estoy sola, que necesito alguien, que el negocio, que el pasado, que el futuro….. excusas… no esperes a morirte y ver cómo todo se arregla y se acomoda sin ti…. alguien me dijo alguna vez “el cementerio está lleno de personas imprescindibles”….. deja de excusarte y haz tu parte, lo que te toca, por lo cual tienes un papel en esta Gran Obra… no lo desaproveches…

-0-

ENOJO = INCOMPRENSIÓN El enojo muestra un límite al que has llegado, una incapacidad para comprender… no te apartes de la causa del enojo pues así no es como te liberarás de él… sino que te liberas de la incomprensión solo comprendiendo la causa del enojo y no evitándola…

Cuando, por ejemplo, hablas mal de alguien, con quien estas enojado o quien te enoja, lo que estas revelando es tu incapacidad para comprender las razones de aquel… estas diciendo “no soy capaz de comprender sus razones, de ponerme en su lugar” estas revelando una limitación tuya y no de aquel de quien habla tu enojo…. tu enojo habla solo de ti…

¿Quién eres? ¿Cuál de los atributos en los que basas tu identidad determina quién eres en realidad? ¿es tu nombre, tu género masculino o femenino, tu nacionalidad, tu educación, es tu edad lo que ha determinado, por ejemplo, que estés leyendo este artículo o que me sigas en Facebook? no!, claro que no, ninguno de esos atributos define quién eres pues, si fuera tu nombre, todos los que se llaman como tú deberían estar interesados en lo mismo que a ti te interesa. Si fuera tu género, tu nacionalidad, tu edad o tu educación entonces todos los que comparten estos mismos atributos deberían comportarse de la misma manera; sin embargo, y a pesar de que en determinados aspectos somos iguales a otros en actitudes y comportamientos, hay algo que te hace un ser singular, algo que te hace ser tú y solo tú.

Ese tú singular es la identidad esencial del que eres, es quien eres en realidad. Ese que eres en realidad existe desde antes del que eres por naturaleza humana, es decir, ese que eres en realidad, el tú esencial existe antes inclusive de tu concepción en esta vida y, por ello, ninguno de los atributos que surgen en esta vida determina tu singularidad, lo que te hace ser tú y solo tú.

Pero, es cierto que los atributos que surgen en esta vida confunden tu identidad, y crees que eres tu nombre, tu nacionalidad, tu educación, tu sexo…. y dices: “mi mente es el problema” pues crees que tu mente te confunde y no! no es tu mente la que te confunde sino que tu mente esta confundida pues TU ERES MENTE! y ta has identificado con el personaje olvidando al actor que lo encarna.

No te preocupes, algunos estamos aquí para recordarle a tu mente (a ti) que no es el personaje que ha encarnado sino que es el actor que lo encarna… algunos estamos aquí para incomodarte, para sacarte del confort de las mentiras convincentes en las que has basado tu identificación….

Entonces, lo primero que debes hacer para recordarte, es dejar de insistir en la identificación que haces con respecto a esos atributos que no son los que determinan quién eres en realidad… deja de pensarte como hombre o como mujer, como, argentino, español, mexicano, chileno, deja de pensarte en base a esos atributos y condiciones pues si insistes en ello te condenas a ser nada más que el personaje que has encarnado… estarás “atrapado en el sueño, o en la pesadilla” recuerda que eres tu el que está soñando… no eres el sueño sino el soñador.. Despierta, ya es hora! deja de dormir y vive el sueño!

-0-

Nuestra dureza de corazón demanda circunstancias cada vez más intensas para, precisamente liberarnos de la insensibilidad que nos impide conectar con la realidad, con lo que Es tal cual Es, con la vida!. Las circunstancias de cada día serán las que deben ser conforme a tu sensibilidad perceptiva y a tu comprensión… si actúas como el niño caprichoso que no escucha las primeras advertencias del Padre y por ello necesita del castigo concreto, de la reprimenda o de la privación, luego no te enojes con la Vida o con Dios por la dureza de las circunstancias que te tocan… son hechas a imagen y semejanza de tu incapacidad de comprensión, de tu inconsciencia…

La vida no castiga, Dios tampoco lo hace, el único que te castiga eres tu mismo y a causa de tu incomprensión, de tu insensibilidad, con tu insistencia en la senda del error, en el capricho, te condenas a vivir circunstancias dolorosas, intensas… suelta y acepta y verás que todo fluye y todo es como debe ser… confía en el Orden Natural de las Cosas…

briondis

Que tengas un excelente fin del 2015 y un maravilloso 2016!!!

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s