La Verdad, lo que Es tal cual Es…

¿Realmente quieres saber la Verdad? ¿es la Verdad lo que buscas, o es una verdad determinada que revele la respuesta que te liberaría entonces de la obligación y de la culpa que actualmente te apegan a lo que hoy te incomoda o te duele?

Si tuviéramos la certeza de que Dios no existe, de que no existe continuidad alguna ni efectos de ningún tipo más allá de esta vida y de esta identidad que somos hoy, de que no existe nada más allá de esta vida y nada ni nadie observa nuestra conducta, entonces, ¿nos liberaríamos así de la culpa y del compromiso con el “bien”? Si supiéramos la verdad acerca de la infidelidad de nuestra pareja y si tuviéramos pruebas contundentes de su falta de amor hacia nosotros, entonces, ¿esa verdad sería la excusa perfecta para tomar la decisión que no somos capaces de tomar por miedo, por culpa o por comodidad?

No!, no es la Verdad lo que busca quien busca una verdad determinada! pues, en principio, el que busca está impulsado por la necesidad de encontrar algo concreto, lo que busca, y esa misma necesidad que lo impulsa a la búsqueda es lo que le quita libertad y condiciona su mirada; y sin libertad no hay Verdad que sea descifrada. No verán la Verdad aquellos ojos que buscan lo que necesitan, que buscan salidas, atajos, puertas, escapatorias… los ojos que buscan son ojos inquietos y ansiosos, no ven sino solo aquello que buscan y solo se esfuerzan por encontrar lo que necesitan…es esa una mirada condicionada por la necesidad, limitada por el deseo de encontrar respuestas…

¿Qué es la Verdad? la Verdad es Lo Que Es.… y ¿cómo ver, sentir, percibir en toda su expresión lo que Es tal cual Es? solo una mente sensible y perceptiva, libre de todos los condicionamientos que imponen las identidades de hijo, de padre, de amigo, de ser humano… solo una mirada abierta y sin condicionamientos circunstanciales, como el de género, el de tiempo, el de las creencias aprendidas e inducidas.. solo una mente libre y ordenada puede VER lo Que Es tal cual Es…

Comienza, entonces, por reconocer en ti la Verdad, lo verdadero, comienza a ser sincero contigo mismo, ¡No quieres saber la Verdad sino que buscas excusas que justifiquen las decisiones que no eres capaz de tomar por miedo, por culpa o por la razón que sea… buscas quitarte de encima lo que pesa, lo que obliga y no da satisfacción…. buscas justificar las decisiones que has tomado y que por alguna razón te hacen sentir incomodo o te dan culpa… no quieres hacer lo correcto sino que quieres liberarte del peso de lo incorrecto que has hecho… 

Pero, si es la Verdad lo que realmente te interesa, entonces no la busques!, no hagas esfuerzo ni te empeñes en encontrarla sino más bien, ocúpate de liberarte de todos los condicionamientos que te hacen ciego para ver lo Que Es… ocúpate de comprenderte, de comprender cómo funciona el mecanismo humano, cómo te influye y determina la expresión de la naturaleza terrenal (el instinto), obsérvate, compréndete y, entonces, podrás ordenarte y poner orden en tu vida. Alguna vez te habrá pasado de buscar algo en un sitio desordenado y no encontrarlo debido, precisamente al desorden, cuando cada cosa está en su lugar (en tu mente) todo se ve, todo se encuentra… todo se sabe y se comprende.

La Verdad se revela a quien tiene ojos para ver… y solo tiene ojos para ver lo Que Es tal cual Es, aquel que está libre de condicionamientos, aquel que no busca, que no necesita hallar para ser feliz, aquel que no necesita ser feliz o sentirse bien, aquel que no busca encuentra la Verdad… Aquel que se ha liberado del deseo (aunque no se haya liberado del mecanismo desde el cual surge el deseo pues seguimos estando en la carne y su mecanismo nos impulsa a través de la necesidad y del deseo pero, comprendiendo de qué se trata, podemos decidir en consecuencia, a consciencia).

Estar libre de todo condicionamiento implica, entre otras cosas, estar dispuesto a renunciar a todo lo que no es la Verdad… si no estás dispuesto a ello, entonces, no tienes ojos para ver la Verdad, lo que Es tal cual Es, y por ello, ¿qué sentido tiene regalarle pasajes a quien no quiere emprender ningún viaje, a quien no quiere moverse de donde está?

Liberarse de todos los condicionamientos es tener “”el bolso listo” para emprender el viaje hacia donde la Verdad te lleve, si no estás en este estado de disponibilidad y consagración, entonces, la Verdad será para ti un misterio, lejana, insondable e inalcanzable.

Pero, si antepones excusas como por ejemplo: “que el tiempo no alcanza”, “que tus compromisos y obligaciones”, “que el dinero…” no estás disponible para la Verdad… no buscas la Verdad sino excusas en las que justificarte, buscas razones que fundamenten las decisiones que no te atreves a tomar o que ya has tomado… no quieres comprender sino escapar… y cada vez que actúas así, te haces más ciego, más insensible para ver lo Que Es tal cual Es…

Tu eres la Verdad en tanto que eres creación del Creador, eres consciencia y solo existe una sola consciencia, no pueden haber dos o tres consciencias pues habrían tantos Dioses como consciencias puedan existir, habrían tantos propósitos como consciencias existan…. hay una sola consciencia creadora y regidora, la que otorga propósito a todo lo que Es…

aa

Tú, en cuanto al Ser Consciente que eres, eres una expresión singular de la única consciencia, cuando te expresas desde ese estado del Ser eres la Verdad revelada, eres testimonio y prueba. Entonces, la Verdad solo es hallada en ti, cuando tu reconoces al Ser consciente que eres y te expresas desde ese estado, para lo cual debes liberarte de todas las identidades que, como capas, mantienen oculto (y protegido) al Ser Esencial que eres… Tu eres la Verdad, siempre y cuando seas el que eres…

Si la felicidad es plenitud y la plenitud es libertad…la clave de la felicidad es no buscar felicidad pues, el que busca se condiciona, el que se condiciona a lo que busca pierde la libertad, vive en insuficiencia y se hace infeliz…

Eras feliz… no te preguntes “como hallar la felicidad”, pregúntate cómo liberarte de lo que te hace infeliz…  No has venido a ser feliz, pues ya eras feliz antes de venir…. has venido con un propósito, entonces, has aquello por lo que has venido y no tendrás necesidad de buscar la felicidad pues al hacer aquello para lo cual has venido encontrarás la máxima felicidad posible para un encarnado…

Recuerda…. eras feliz antes de venir… has aceptado el condicionamiento que implica el encarnar, has aceptado con amor la “infelicidad” momentánea de los primeros años de vida hasta que cuentas con la madurez suficiente para expresarte desde tu consciencia… si estas leyendo esto, es que ya has llegado a ese estado, pues bien… observa las astillas que tienes clavadas y que amargan tu vida, y quítalas de a una por vez… y la felicidad será una consecuencia natural y no buscada… pues tu estado natural es el de plenitud, de libertad, de felicidad!

Que así sea! así es!

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s