Incondicionales con la Verdad, pero flexibles para enriquecer la Idea

Tenemos un compromiso con la Verdad, con la Verdad que somos capaces de comprender y percibir. Es decir, estamos comprometidos a hacer lo correcto, lo que somos capaces de comprender y percibir que es lo correcto en cada instancia de nuestras vidas. No estamos obligados a hacer lo correcto cuando no somos capaces de comprender y percibirlo… así como al niño no se lo juzga por sus actos pues ante la ley es “incapaz” y por eso es un mayor el que responde por el niño, nosotros somos incapaces ante la Ley Divina cuando no tenemos sensibilidad y percepción de lo correcto y de lo Verdadero pero, de lo que sí somos capaces, de eso sí somos responsables y ello constituye una obligación.

Suele decirse que es mejor estar en paz que tener razón… es cierto, de nada sirve explicarle a otro la verdad que uno ve pues si el otro no ve igual que uno, no tiene ojos para ver la verdad que nosotros vemos tal cual la vemos… sin embargo, una cosa es tratar de convencer a otro de nuestra verdad o de la verdad que somos capaces de reconocer y otra cosa es que estemos convencidos nosotros y actuemos en consecuencia de la verdad que somos capaces de comprender.

Debemos actuar con determinación y convicción, comprometidos con la Verdad, con la verdad que comprendemos, pero, a la vez, debemos mantener la suficiente flexibilidad y atención para expandir nuestra percepción de la Verdad y enriquecer la Verdad que nos rige. La Verdad es siempre una idea y es esa idea de lo que la verdad es, esa idea rectora de nuestros pensamientos y decisiones, lo que debe ampliarse, crecer, enriquecerse. Para ello, es preciso mantenernos siempre receptivos a lo nuevo, mantener los ojos bien abiertos pero siempre actuando en congruencia con la verdad que a cada instante somos capaces de ver.

Vivamos de manera Incondicional con la verdad pero receptivos a expandir y enriquecer la idea rectora, nuestro Paradigma de vida, el para qué, el por qué y el cómo de las cosas y de nosotros mismos.

uriel

Las circunstancias nos retarán en cuanto al compromiso que tenemos con la verdad y en cuanto a la flexibilidad y receptividad para crecer y enriquecer la idea rectora… estemos atentos y vigilantes…

Saludos, Nicolás N

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s