Ansiedad

No se trata de llegar a un sitio, de ir rápido a determinado lugar o de alcanzar una meta, la ansiedad no es “ir” sino “irse” de donde estas, la ansiedad es rechazo del presente. Quien quiere irse de donde está, no mira hacia dónde va, no le interesa el “ir” sino el “irse” cuanto antes de esa situación… y como el cangrejo, va caminando hacia atrás sin mirar por dónde vamos ni hacia dónde nos estamos dirigiendo.

Para el ansioso, la cuestión es irse de donde está pero, el ansioso, ¿sabe realmente en donde está, tiene una clara percepción de lo que lo espanta? Un hecho, una circunstancia, una experiencia puede haber sido tan traumática al punto de espantarte del presente de entonces, pudo despertar todos tus miedos y, desde allí, desde aquel momento, lo único que haces es correr hacia el mañana impulsado por una idea residual del aquel trauma. Pasas los días, los instantes de cada día corriendo, te los pasas de largo pues no ves por donde vas ni a dónde; es el pasado lo que te impulsa y no el mañana, es lo que has vivido y te ha espantado…

Cuando la vida duele, algunos optan por escapar de la vida… se desconectan del presente, pero la vida es solo un instante que llamamos presente. Los tiempos pasado y futuro son solo artilugios de nuestra mente, pero la conexión concreta con la vida es en el instante, en el ahora. Solo en el ahora nos conectamos con la realidad del mundo, del planeta, del tiempo. Solo en el ahora movemos la silla de su lugar, no podemos moverla ayer ni mañana pues, mañana, cuando movamos la silla, será el ahora de entonces.

La ansiedad nos quita del ahora, nos incomunica con el presente y perdemos sintonía y sensibilidad. Andamos a ciegas, no solo no vemos hacia dónde vamos, tampoco vemos en dónde estamos ahora. Vivimos en un estado mental, dentro de una mente alborotada que maquina realidades y circunstancias que no pasan y que, pueden inclusive no haber pasado en realidad, una mente que especula todo el tiempo, que “habla sola”. El ansioso vive en su mente y nada ve como es sino como él cree que es pero, algunos hechos son demasiado concretos para alterarlos o negarlos y, aún aquellos que son expertos en el arte de alterar las percepciones, se hacen inalterables y estos hechos son como son… es en esas circunstancias en las cuales el ansioso capitula, siente la derrota, la tragedia una vez más…

Entonces, escapando de un hecho o circunstancia que ha desatado la ansiedad, el alboroto mental y la incomunicación con el ahora, el ansioso cae repetidamente, crónicamente en hechos dolorosos pues anda a ciegas y se choca con las circunstancias que no ve, que no anticipa pues no mira hacia donde va sino hacia el pasado del que escapa, pasándose de largo los presentes que no vive sino solo en su mente…

No tiene ojos para ver, ni para verse… busca la paz pero siembra los conflictos que el mismo cosecha impulsado por su ansiedad, pero no ve y por ende no liga lo que cosecha con lo que siembra y cree que aquello que hoy lo lastima es lo mismo de lo que escapa, entonces, trata de correr más rápido, de ser más veloz y se pierde más y se aleja aun más del presente…

Ayudar a quien no quiere ayuda es una tarea poco productiva pero, si tu, que estás leyendo esto, adviertes en ti cierta ansiedad, entonces, puedes hacer algo al respecto para ayudarte y puedes ayudar a quien pide ayuda. Como te vengo diciendo hasta aquí, la ansiedad te quita del presente, interfiere la sintonía con el ahora… entonces, tu percepción es muy limitada, ves de manera muy condicionada. Deja de irte de cada instante, ancla, detente, arraiga!!! focaliza, abraza el momento, siéntelo y vívelo aunque te duela, abraza el dolor, compréndelo, reconócelo… acéptalo, es una parte de ti, es tu sombra de la que escapas, te sigue a donde vayas y te seguirá hasta tanto la reconozcas, la abraces y la ilumines.

Tal vez estés en un sitio o en una circunstancia de la que quieres salir y a la que, por ello, consideras transitoria, tu mente busca todo el tiempo la salida de esa realidad que te incomoda, elabora estrategias, maquina y maquina. Estas con el bolso a medio deshacer, pues no te quieres afincar en esta realidad actual… si es así, estas ansioso, te estas escapando, no has llegado y el que no llega no se va… primero llega! afíncate, conéctate de manera completa, identifícate con el ahora, siéntelo… y verás como la ansiedad se desvanece! pues, una vez que te haces uno con tu ahora, que eres tu el ahora, estés donde estés… ya no estarás escapando, por ello, ya no estarás con la mirada en el ayer ni en el mañana, lo cual es una realidad mental, estarás en el aquí y ahora.. y solo, el que sabe dónde está ahora puede ver el Camino, la senda y seguirla…

Temes a quedar atrapado en esa realidad que te disgusta, pues no se ajusta a la idea que vienes siguiendo, por la que tanto te esfuerzas, y por lo cual has llegado hasta esta circunstancia. Debes saber, primero, que no has fracasado! es la idea que has seguido la que hasta aquí te trajo, entonces, recompone la idea, no escapes de la realidad, cambia la ficción! pues la idea es ficción, es artilugio de la mente, cambia la ficción y la realidad será otra pero, si no cambias la idea, la que te ha traído aquí, no saldrás de donde estás sino que será solo en tu mente donde percibirás que estas saliendo o que no estas sin transitoriamente en ese lugar o circunstancia negativa… cambia la idea y cambiarás la realidad… cuando cambias la idea, es la misma idea nueva la que construye la nueva realidad y saldrás de la realidad en la que estas de manera natural y sin esfuerzo…

La realidad cambia porque el mundo, la vida, es movimiento. Esa percepción que tienes de que estas quieto, atrapado y de que no avanzas, es solo mental, pues tu cuerpo hoy no es el mismo que era ayer… todo está siempre cambiando y moviéndose pero, hay algo de cierto en esa percepción pues, si la idea no cambia, si no creces, entonces, nada cambia en tu mente, sigues viéndote igual y sigues viendo la vida desde el mismo criterio. Es tu mente la que te atrapa, no la realidad ni las circunstancias, cambia la idea y cambiarás la realidad!

Y, ¿cómo cambiar la idea? la idea está ligada a la sensibilidad y a la percepción, es decir, a lo que somos capaces de captar de lo que somos y de lo que Es… nos han educado casi desde el nacimiento, instalando ideas que no surgen de nuestra percepción y cuando percibimos algo que está en conflicto con la idea instalada, entonces se produce el caos y el trauma. Debemos, entonces, liberarnos de las ideas instaladas, al menos, debemos reconocerlas, comprender los patrones que nos impulsan los pensamientos y el comportamiento con el cual nos hemos identificado.

Para sentir y percibir la vida, la realidad, debemos conectarnos con el ahora, debemos abrazar el ahora, el presente. El presente nos habla, nos cuenta toda nuestra historia, nos revela quiénes somos, nos refleja. Si seguimos escapando, huyendo, corriendo para salir del presente, seguiremos en el laberinto mental, regidos por una idea, la misma idea, elaborada desde una experiencia pasada.

¿Cómo practicar y crear el hábito de conectarnos y sintonizar con el ahora? Conectarse con el ahora, aquietar la mente para que deje de maquinar, se puede lograr de diversas maneras, cada uno encontrará que unas son mejores que otras. Trabajos manuales por ejemplo, arreglar el jardín, armar un avión a escala, componer un rompecabezas, limpiar la casa, ordenar el dormitorio, pintar la casa, lavar el auto, es decir, activar y utilizar los sentidos del cuerpo pues el cuerpo nos da la conexión con el ahora, con el mundo actual y su realidad. Usar los sentidos del cuerpo nos da esa paz que necesitamos para ordenarnos mentalmente. Meditar, en el caso de una persona ansiosa, debería ser una meditación con técnica y rutina de manera tal que la mente se ocupe en seguir la técnica, sería un ejercicio de aquietar la mente.

Al principio, cuando comiences las tareas manuales, perderás entusiasmo inmediatamente, tu mente querrá salir de allí, de ese presente pues eso hace todo el tiempo, te está sacando de cada presente en el que estas… en el almuerzo se preocupa por la merienda, en la merienda por la cena… y así, se pasa de largo todos los momentos, la vida! Debes ser consciente de esto, de lo que la ansiedad produce y provoca, si es necesario, has una pausa cuando sientas esta necesidad de irte… y pasa de una actividad a otra pero no te dejes atrapar por la maquinación de tu mente no pierdas con contacto con el ahora.. deja el jardín y ordena la cocina… el dormitorio, lava el auto, baña a tu hijo.. en fin.. y así hasta que cada vez estés enfocado más tiempo y de manera más concentrada en cada tarea… tampoco acorrales a tu mente, no te obligues a hacer algo hasta el final!!! la mente siempre encontrará una escapatoria, enfermar el cuerpo si es necesario…

ansiedad

Compréndete, se paciente, se compasivo contigo mismo… no esperes resultados y cada vez que te sientas inquieto y con ganas de irte de donde estas.. respira profundo.. observa con atención el lugar, sus detalles, descríbelos mentalmente, mantén la sintonía con el presente.. utiliza los sentidos del cuerpo, la sensibilidad superficial física, y eso te mantendrá anclado y evitará que tu mente se dispare en el desorden, que llamamos ansiedad..

Si estás en una casa que no te gusta, ordénala como si fueras a vivir allí toda la vida. Si estás con una persona con la cual no te sientes cómodo, piensa que con esa persona deberás pasar mucho tiempo más, entonces, comprende la incomodidad y resuélvela desde la comprensión mutua. No te escapes!!!! porque no irás a ningún lado, el fugitivo no es libre sino fugitivo… solo es libre el que cumple la condena y consigue la absolución… solo sale del laberinto el que llega al final de la senda.. el que está todo el tiempo renunciando a las sendas que a iniciado, jamás sale del laberinto…

La ansiedad es desorden, y puede ser ordenado tan fácilmente como lo es ordenar la casa, ordenar el auto después de un largo viaje, ordenar las finanzas, ordenar tus relaciones… comienza por expresarte de manera clara, sin especulaciones, sin decir una cosa queriendo decir otra sino yendo directo a lo que quieres llegar… deja de maquinar… aquieta tu mente.

Saludos, Nicolás Niglia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s