¿Educamos a nuestros hijos para la libertad o para la dependencia?

Mejor que darle el pescado cocinado, al que tiene hambre, es darle la caña y enseñarle a pescar y a cocinar su pesca, pero, no actuamos de esa manera con nuestros hijos, no les damos “la caña y les enseñamos a pescar y a cocinar el pescado” sino que acumulamos “pescado cocinado” para que a ellos “nada les falte”. De esta manera, les faltará lo principal: “la caña, y saber cómo usarla y cómo cocinar el pescado que consiguen”.

Quien no tiene la capacidad de sentir una realidad determinada sin vivirla, entonces, deberá vivirla para sentirla y reconocerla y comprender así de qué se trata, esto es Ley. La limitación en la capacidad de comprender las circunstancias que no vivimos, nos obliga a vivir esas circunstancias para comprenderlas, pues debemos completarnos iluminando la oscuridad, es decir, transformando la ignorancia en conocimiento, la inconsciencia en consciencia… es este el proceso de transmutación que debemos realizar en esta vida, transformando al animal en el que iniciamos esta experiencia en un Ser plenamente consciente; y, esta capacidad de comprender sin necesidad de experimentar es, por excelencia, la cualidad sobresaliente de la sabiduría.

La sabiduría es “la caña que debemos dar a nuestros hijos“, sabiduría que ellos adquirirán viviendo la experiencia de sus vidas pero con la Guia y el acompañamiento de nosotros, sus padres. Evitar las experiencias que consideramos “desagradables” y solo fomentar en ellos aquellas que nos parecen positivas, les quitará, a nuestros hijos, y a todos los que obren de esa manera, la oportunidad de desarrollar la capacidad de comprender la vida y las circunstancias sin necesidad de experimentación permanente.

aguila cabeza blanca

Si andas con la mirada puesta en tus pies, no verás más allá de tus pasos pero, si tienes una mirada cada vez más amplia y profunda a la vez tendrás una percepción cada vez más amplia y profunda del Camino por el que andas y de todo lo que existe en él. Esta es la visión del Águila, la cual, ve con amplitud y profundidad desde lo alto, sin necesidad de bajar al suelo de la tierra…

Los padres quisiéramos que nuestros hijos no tuvieran que vivir circunstancias desagradables o conflictivas, circunstancias de necesidad, de carencia, de dolor… y tratamos de evitárselo a toda costa; pero, si no lo viven no lo comprenden, no comprenderán uno de los dos aspectos fundamentales que compone lo que esta realidad es: “el lado oscuro”. De ese modo los condenamos a tener que experimentar esas realidades cuando estén lejos de nosotros, cuando ya no tengamos poder para interferir su realidad. Algo así como cuando le haces la tarea a tu hijo privándolo de la oportunidad de aprender, y por lo cual se le ha dado dicha tarea…

Todos debemos conocer ese lado, el lado oscuro, y ¿qué mejor que experimentarlo cuando contamos con la Guía y el acompañamiento de nuestros padres?

Si le dejas dinero y propiedades a tus hijos, pero no le has enseñado “cómo pescar”, entonces, tus hijos serán dependientes del dinero y de las propiedades que les has dejado pues su incapacidad para conseguirlas hace de ese dinero y de las propiedades algo exclusivo y conseguirlas será para ellos un misterio pues jamás han experimentado cómo hacerlo; entonces, si ellos pierden lo que les has dejado, no sabrán y no podrán reponerlo y eso suscitará temor y el temor lleva a la dependencia, a la tensión, al condicionamiento… de ese modo, tus hijos perderán su libertad y serán esclavos de su herencia. Pues, en el caso que pierdan lo que han recibido, la culpa y la vergüenza será la otra cara de la misma moneda… no tienen escapatoria, están condenados a una u otra circunstancia, dependencia y subordinación o bien culpa y vergüenza.

Deja que tus hijos sientan lo que es “no tener” y lo que es “conseguir”… deben desarrollar esa cualidad terrenal para que su “animal” esté en paz y no sientan excesiva dependencia hacia las cosas. Derrochamos el agua porque es abundante, así lo percibimos al menos, pero no derrochamos el vino pues es costoso adquirirlo. Todo lo que cuesta conseguir o mantener genera dependencia y mucho más si lo consideramos imprescindible, por ello, para que tus hijos no sientan imprescindible lo que les das (y solo lo sienten así cuando ellos no son capaces de conseguirlo por sí mismos) dales, en cambio, la capacidad de “pescar” pues el dinero y las propiedades le pueden ser quitadas o pueden perderlas ellos, pero la capacidad, la sabiduría, no hay manera de que se la quiten, tampoco hay manera de que le quiten la libertad consecuente de quien comprende la vida sin necesidad de experimentar para comprender, pues su mirada mira lejos, más allá de sus pies.

Lo que recibimos y no sabemos cómo reponer, se vuelve imprescindible y nos esclaviza, no es lo mismo ganar dinero en la lotería que ganar dinero ejerciendo tu vocación, en el primer caso serás dependiente del dinero que has ganado y te aferrarás a lo que has conseguirlo con él pues, ganar la lotería una vez es improbable pero ganarla dos veces es casi imposible… Pero aquel que consigue dinero a través del ejercicio de su vocación, es decir, ejerciendo una cualidad que es natural en él, no tendrá dependencia del dinero, pues será como el pescador que tira su caña en un mar abundante de peces… en su sabiduría de pescador radica su fortaleza y su independencia, no necesita que le regalen peces, ni quitárselos a otro, sabe cómo conseguirlos naturalmente…

Las nuevas generaciones deben ser educadas en este sentido, en el sentido de la sabiduría de modo tal que sean liberados de la esclavitud que los aferra y hace dependientes de “las cosas”… entonces, se reducirá el conflicto y la lucha cotidiana, suscitada en la competencia que radica en la incapacidad de pescar cada uno se pescado pues, el que no sabe cómo pescar, tratará de quitarle el pescado al que lo ha conseguido…

Entonces, educa a tus hijos para que ellos ejerzan su cualidad, de manera tal que no sean dependientes sino solo de ellos mismos y de ese modo, al ser dependientes de ellos mismos tendrán más razones para comprometerse con el ejercicio de su cualidad, de su vocación…

Saludos, Nicolas Niglia

Próximos eventos:

9 marzo elixir leon

———————————-

talle rciru

————————————–

taller ENAB

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s