Jubileo y fin del dinero…

Si una persona tiene un problema de salud pero no tiene la cobertura medica suficiente como para acceder a los tratamientos más costosos, o el dinero para solventar el gasto, esa persona puede morir sin que el mundo se inquiete por ello. Del mismo modo, en el mundo de la tecnología, se han descubierto y desarrollado mecanismos que reducen la probabilidad de accidentes, que mejoran la calidad de vida, etc. pero son costosos y solo acceden a ellos quienes tienen el dinero suficiente. Podría dar más ejemplos de estos pero vasta con estos dos para ilustrar la idea a la que quiero llegar.

El dinero regula y jerarquiza la vida, determina quien tiene más derecho a vivir más y mejor, si no tienes cobertura médica privada solo puedes acceder al servicio público de salud el cual no solo está atestado de gente sino que, además, no cuenta con el nivel de tecnología que cuenta el servicio privado, y los análisis y exámenes que en el sector público demoran meses en el sector privado puedes hacerlos en semanas. Como digo, el dinero es una herramienta más que está al servicio de la Naturaleza y regula la vida de la especie humana jerarquizándola. El dinero distribuye el poder del hombre sobre el hombre, del mismo modo que en el mundo animal salvaje este poder se representa no por dinero, sino por fuerza física y actitud.

En el mundo animal salvaje existe la misma jerarquización que existe en el mundo del hombre, por ejemplo, cuando una manada caza su presa primero comen los de más alta jerarquía accediendo así a las mejores partes y a la cantidad que desean y luego van comiendo el resto de las jerarquías menores aceptando lo que les queda. Si no existiera el dinero en el mundo del ser humano, la Naturaleza se la rebuscaría para administrar el poder de otra forma pero siempre manteniendo el mismo criterio de jerarquización.

Es decir, el dinero no es el problema en el mundo de hoy, sino el paradigma que nos rige, la idea rectora que dirige nuestros pensamientos y decisiones y las acciones consecuentes. El dinero es solamente un símbolo, un instrumento representativo del poder del hombre sobre el hombre. Eliminando el dinero y todo el sistema financiero internacional no resolveríamos absolutamente nada, pues no cambiaría lo esencial… es como pensar que por quitarle el arma al ladrón éste dejará de asaltar… lo que hará será buscar otra arma pues el arma no hace al ladrón sino su actitud de tal… Salvo que un colapso financiero ocasione una tragedia tal que concientice a toda la humanidad y a través del espanto tal desgracia nos confiera la madurez que aún no hemos conseguido…

mundo financiero

Reza el dicho “en las trincheras no hay ateos, todos rezan todos recuerdan a su madre” cuando tenemos dinero somos capitalistas y cuando no lo tenemos somos socialistas y queremos que venga el Jubileo y se regale dinero en las calles tal cual postulan algunos… esto es como el ejemplo del ladrón y el arma… condonar las deudas y regalar dinero no resuelve nada sino que además complicaría más la situación, pues el dinero es poder del hombre sobre el hombre, y otorgar poder a quienes aún no tienen consciencia es amplificar el poder de destrucción del hombre… regalar dinero a quienes no tienen aún consciencia es como darle un “revolver a un mono”… Antes de regalar algo se debe acceder a un nuevo paradigma de vida, a un nuevo estado de consciencia para no mal usar el poder.

En este mundo hecho por y para el instinto, el dinero encaja en el criterio del instinto, no cambia en esencia nada con respecto a la vida animal salvaje, exalta lo mismo de siempre y sigue todo igual. Por supuesto, existen excepciones, situaciones aisladas que no alcanzan para alterar el promedio, por ahora al menos…

¿Qué es lo que debe cambiar entonces? claramente lo que debe cambiar es la idea central que rige nuestros pensamientos, decisiones y acciones, pues mientras cada uno de nosotros sea expresión fiel del instinto, nada cambiará, reemplazaremos los símbolos del poder pero en esencia todo seguirá igual.

¿Qué significa ser expresión fiel del instinto? significa que actúas desde el instinto, es decir, que prevalecen en tus pensamientos, decisiones y acciones los intereses del instinto, intereses que sirven al sistema de vida animal global, al equilibrio terrenal.

¿Qué es lo que le interesa al instinto? al instinto le interesan tres cosas: 1) que te mantengas con vida a fin de que aportes tu parte en este sistema de vida animal (supervivencia), 2) que mantengas con vida a la especie humana (reproducción); y, 3) que lleves tu vida a su máxima expresión y así llevarás a la especie humana también a su máxima expresión posible. Comprendamos que este sistema de vida planetario que conformamos y constituimos es un cuerpo vivo y nosotros y el resto de las especies somos como células que dan vida y salud a este cuerpo, llevar a cada célula a su máxima expresión tiene como fin mantener la perfecta salud del cuerpo Tierra / Gaia.

Entonces, si no somos expresión del instinto, si no representamos exclusivamente el interés del planeta, ¿qué otro interés podemos expresar? Es prácticamente imposible no expresar el interés del instinto, pues si no lo hacemos morimos. Lo que debemos lograr como primer paso es atenuar la expresión del instinto a su mínima medida posible e ir otorgando cada vez más tiempo y dinero a la expresión que no tiene origen en el instinto sino en un estado de naturaleza que o es terrenal, que no pertenece a este planeta sino que lo excede, estado de naturaleza que podemos llamar Espiritual o Divino.

Si basamos nuestros pensamientos en una idea que no se funda en las necesidades y deseos que surgen del instinto (supervivencia, reproducción y jerarquía), entonces nuestros pensamientos no serán expresión del instinto, no tendrán como propósito satisfacer las demandas del instinto y de la naturaleza terrenal animal sino que al hacerlo iremos expresando una nueva identidad de sujeto ya no basados en el aspecto animal sino más bien basándonos en el aspecto Divino, y es allí donde seremos imagen y semejanza de Dios… es decir, seremos Conscientes y Creadores de realidades, es allí donde recibiremos “los regalos del Cielo” porque solo en ese estado de consciencia podremos darle buen uso.

Cuando la identidad principal, la que sobresale y determina nuestros pensamientos y decisiones, sea la identidad Divina  y no la identidad que forjamos en el cumplimiento de las demandas del instinto: la identidad Yo Ego; entonces, allí estaremos en condiciones de crear un nuevo estado de realidad colectivo, un nuevo mundo,  pues utilizaremos el poder desde otra idea central del para qué de la vida y de nosotros mismos en esta vida.

Hasta hoy, ninguno de los adelantos tecnológicos nos ha quitado de la senda del instinto, todo lo descubierto se utilizo en el mismo sentido que impone el instinto, como he dicho: sobrevivir (buscamos la longevidad del cuerpo), reproducirnos (exaltamos el placer sin la consecuente “carga” de la procreación creando métodos anticonceptivos cada vez más eficaces y prolongamos la vida sexual) y jerarquía (cada ve utilizamos más y novedosos símbolos de poder a fin de conseguir y ostentar un lugar en la manada y en el mundo). Los reyes de este mundo nada tienen de Divinos, no están cerca del Cielo por estar en lo alto de la pirámide terrenal sino que, precisamente, a ojos del Cielo esta es una pirámide invertida por lo cual los que están en lo más alto de ella, los más obedientes del impulso del instinto son los que más lejos están de expresar su identidad Divina y por ende, de constituir el Nuevo Mundo… como ya se dijo: “los últimos serán los primeros”.

En cierto modo hemos incumplido el impulso instintivo pues en el caso de la supervivencia, atentamos contra la salud del cuerpo enviciándolo o mal alimentándolo o llevando una vida sedentaria; en el caso de la reproducción, no tenemos relaciones sexuales para reproducirnos sino solo para obtener placer o bien para conseguir lo que ambicionamos utilizando el sexo como “moneda de pago”; y en el caso de la jerarquía, hemos llevado a la especie humana a su máxima expresión pero hemos transgredido límites y nos convertimos en un problema para Gaia…. es decir, toda esta desobediencia no es una desobediencia productiva sino totalmente improductiva para el ser humano pues, la desobediencia que implica la expresión de la Naturaleza Divina en lugar de la naturaleza instintiva, no produce desequilibrios en el planeta, no genera mal tratos de hombres con hombres y de hombres con el resto del planeta, sino todo lo contrario.

La desobediencia de la voluntad del instinto, que la expresión Divina supone, no atenta contra el equilibrio de Gaia sino que lo favorece beneficiándose ambos, Gaia y el ser humano uno del otro en el sentido de la evolución de cada uno. Esta sería una desobediencia positiva y justificada, pero no lo es la desobediencia actual, la cual nos ha llevado al aislamiento y a la necesidad de cada vez más tecnología y artificios para reemplazar el Orden Natural del cual venimos, y por lo cual enfermamos cada vez más y os hacemos más vulnerables al aire, a los alimentos, etc.

Algunos estamos ya trabajando en la construcción del Nuevo Mundo, es decir, en la transformación del ser humano hacia el siguiente Estado de Naturaleza, estimulando la expresión de su Identidad Divina Yo Soy…

Saludos, Nicolás Niglia

Próximos eventos:

9 marzo elixir leon

———————————————

talle rciru

——————————————–

taller ENAB

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s