Los extraterrestres negativos y los seres del bajos astral, ¿por qué nos necesitan?

reptilianos
El ser humano necesita de un medio ambiente determinado para sobrevivir. El medio ambiente constituye el orden natural del ser humano y el orden natural está compuesto por los vegetales y animales que hacen su aporte para componer el sistema de vida (la naturaleza). Los árboles, por ejemplo, aportan oxigeno y regulan el dióxido de carbono… Es decir, necesitamos de los árboles y de los vegetales en general, y de los animales para que compongan el medio ambiente (naturaleza) necesario para que sobrevivamos.
Del mismo modo que sucede con nosotros, los seres humanos, otros seres necesitan de animales y vegetales y de distintas formas de vida que compongan su medio ambiente natural en el cual ellos sobreviven.
El ser humano provee un aporte fundamental a determinados seres que necesitan de un medio ambiente específico, así como los árboles proveen el oxígeno que respiramos y regulan el equilibrio de la atmósfera y por eso son importantes para nosotros, nosotros actuamos de igual manera para sostener el medio ambiente de otros seres. El aporte que hacemos para que estos seres de bajo astral, reptilianos y seres involutivos en general puedan sobrevivir es a través de las frecuencias bajas que emitimos como el miedo, la envidia, el enojo, los celos, etc.
Al pensar negativamente, al sentir enojo, ira, depresión, angustia, tristeza, envidia, miedo… emitimos una energía que compone el medio ambiente natural de esos seres y así les permitimos vivir y así nos hacemos importantes y necesarios para su supervivencia; y, por ello, estos seres nos necesitan en esas frecuencias y por ello harán lo posible para que aportemos esas energías induciéndonos a ese tipo de pensamientos y emociones…
No son “malos” en sí mismos, son malos para nosotros pues su interés es sobrevivir a costa nuestra pues para que ellos puedan sobrevivir necesitan que nosotros permanezcamos en estado de inseguridad, miedos, intriga, sospecha, es decir, en un estado de densidad que no nos deja ir más allá de eso, que nos detiene y nos encarcela en un estado primitivo y salvaje (instintivo).
Por esta razón, cuando comenzamos a elevar la vibración, estos seres harán lo posible para inducirnos de regreso a esas vibraciones bajas infundiendo sospechas, pensamientos negativos o pesimistas, etc. pues nos necesitan de regreso allí, donde estábamos. Del mismo modo que nosotros tenemos encerradas a las vacas de las que extraemos diariamente su leche y no las dejamos escapar pues necesitamos su leche, así también ellos nos mantienen encerrados pero no en un corral sino en determinados pensamientos y emociones llamadas bajas o involutivas.
Cuando iniciamos un proceso de elevación de la vibración debemos trascender las trampas que estos seres han tendido para que no “escapemos del corral”. Estas trampas inducirán pensamientos y juicios negativos, sospechas, intrigas… intentarán debilitar nuestra convicción, la que nos impulsó a elevar la vibración. También utilizarán a personas cercanas quienes serán sus voceros, personas que están muy comprometidas con las vibraciones bajas, personas que están muy ancladas en su ego, en su mirada egocéntrica y por lo cual se pueden persuadir fácilmente en ellas pensamientos egoístas.
Una vez que aprendes a elevar tu vibración y a mantenerte en ese estado, entonces dejarás de ser importante para esos seres, dejarán de considerarte, te dejarán en paz. Pero, mientras exista posibilidad de hacerte caer, lo intentarán. Mientras que el juicio de los otros, de los que estos seres utilizan como sus voceros, tenga poder sobre ti, mediante la culpa por ejemplo, siempre habrá un dedo acusador señalándote pues es la manera de mantenerte en el tipo de vibración que compone su medio ambiente (el de los seres regresivos).
Una vez que te haces “inmune” al juicio de los demás, y que las trampas y mecanismo que estos seres utilizan para mantenerte en la visión egocéntrica y en juicios que producen pensamientos ye mociones bajas, entonces estarás liberado y no serás visto siquiera por ellos, no tendrán poder sobre ti y perderán todo interés en ti.
Pero, si acaso, una vez que tu te liberas de sus trampas e influencias intentas ayudar a otros a que se liberen, entonces estos seres regresarán sobre ti para interferirte en esa intención, pero no lo harán sobre tí directamente, pues saben que eso no funciona ya, sino que tratarán de hacerte fracasar en tu intención de ayudar a otros, persuadiendo a otros de que no es buena tu intención o de que no puedes ayudarlos o harán que esos otros que necesitan tu ayuda te juzguen o pongan su atención en temas de tu pasado que los incomoda, etc… Así, tratarán de mantener al otro, al que quieres ayudar en sus pensamientos negativos y ellos, estos seres, se aseguran así de sostener su medio ambiente, tal cual el ser humano se asegura de tener encerrados a todos los animales que necesitamos para alimentarnos…
En la medida que nosotros hacemos esto con otros, damos derecho a otros a que lo hagan con nosotros…. y esto es Ley Universal…
yo 1
Saludos, Nicolás Niglia
3 de septiembre - La Alberca y Culiacan
cartel 3-9 jpg
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s