Miedo a no tener…

miedo al futuro

El miedo a no tener se manifiesta usualmente en la forma del miedo al compromiso. Eludir el hacernos responsables de alguien o de algo (de un negocio, de un cargo, de una persona, de un perro…) es una de las maneras en las que el miedo a no tener se manifiesta.

¿Qué significa este miedo, qué raíces tiene? El miedo a no tener, a no disponer de lo necesario en el futuro, es una de las manifestaciones del miedo a la vida y el miedo a la vida es consecuencia de la falta de arraigo, de buenas y sanas raíces. En pocas palabras, el miedo a no tener es no confiar en la vida, ni en nosotros, es sentir que, posiblemente, muy posiblemente, mañana no tendremos lo que necesitaremos, por ello eludimos el hacernos cargo de otros o de cosas que requieren atención.

¿Cuales son las raíces que nos dan el arraigo a la vida? Las raíces que nos dan el arraigo a la vida, o no, son ante todo la relación con nuestra madre. Si no confiamos en mamá, si no podemos esperar nada de ella por la razón que haya sido por la que nos ha negado lo que necesitábamos o lo que queríamos, entonces tendremos esta misma relación con la vida, es decir, sentiremos que no podemos esperar nada de ella, que no nos proveerá lo necesario…

La siguiente raíz a la vida es, por supuesto, nuestro padre; si él, como el proveedor de la casa ha sido inestable en su responsabilidad y no ha asegurado “el pan sobre la mesa”… tendremos esa misma sensación ante la vida, que mañana puede no estar el pan sobre la mesa…

Pero, fundamentalmente, lo que nos da el miedo a no tener es sentir que no tenemos el poder para conseguir lo que necesitamos, sentirnos insuficientes, débiles o inconstantes en el propósito. Esto también tiene que ver no solo con el contexto en el que nos criamos sino con las experiencias que nos toco vivir desde pequeños…

¿Cómo era nuestra relación con nuestros padres? ¿podíamos contar con ellos, cumplían sus promesas? cómo era nuestra relación con nuestros amigos de la infancia, contábamos con ellos? y cómo hemos sido nosotros con nuestros padres y con nuestros amigos? contaban ellos con nuestro compromiso?

Si nosotros mismos no somos confiables para los demás, para la vida, no sentiremos confianza en los otros y en la vida pues, en el fondo sabemos que estamos en falta… en deuda…

Si cumplimos con nuestros padres, su asumimos nuestra responsabilidad con ellos, luego con nuestros amigos, luego con nuestra pareja, luego con nuestros hijos, luego con nuestro jefe, con los clientes, etc… la vida cumplirá con nosotros y tendremos todo lo que necesitamos siempre pero, cuando nos falta no es porque no nos dan, sino porque nosotros no hemos dado lo nuestro, porque nosotros hemos incumplido…

Tener miedo a no tener es saber que nosotros no hemos dado lo que debíamos dar… es sabernos en falta con la vida… y por ello tememos que la vida no nos provea pues estamos en deuda con ella…

Cumple tus compromisos con la vida, ponte a disposición, y verás como tendrás a disposición todo lo que necesitas..

Saludos, Nicolás Fernando Niglia Verdino

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s