La relación de pareja nos muestra la relación con nosotros y con la vida.

La vida nos invita a vivir, como en un parque de diversiones o como en una pista de obstáculos, de acuerdo al juicio y percepción de cada uno, podemos elegir qué experiencia vivir a continuación. Sin embargo, no habremos concluido la etapa y no nos liberaremos de la experiencia hasta tanto no pasemos por todas y bien.

Cada relación nos propone una aventura o bien un obstáculo, sea como fuere, a través de cada relación podemos experimentarnos, reconocernos y trascender la circunstancia hacia la que sigue.

Por ejemplo, en la relación de pareja, en ella no solo cumplimos un mandato animal e instintivo (mecanismo) sino que además nos da la maravillosa oportunidad de reconocernos en la pareja y de completarnos en cuanto a nuestro desarrollo Espiritual o supra terrenal,

Lo explicaré resumidamente, lo que nos vincula a otro en una relación de pareja tiene que ver con los objetivos que nos impone “el mecanismo” animal humano. Según este son 3 los objetivos que debemos cumplir para mantener el derecho a la vida, a la existencia. Estos tres objetivos son:

1) Supervivencia, en la primera etapa a la cual podemos llamar “de inmadurez” este objetivo lo resolvemos en la dependencia de nuestros padres; en la siguiente etapa, la cual podemos llamar “de emancipación” la dependencia muta ya no a nuestros padres sino al “medio sustentador” por ejemplo la empresa para la cual trabajamos…

2) Reproducción. este objetivo se abre en dos sub objetivos a la vez:

2.1. Celo sexual, impulso reproductor, el deseo sexual nos impulsa a la copulación y solo cesa en el acto sexual.

2.2. Familia, el mecanismo animal humano nos impone además del celo sexual la obligación de formar familia pues en nosotros, los adultos/padres/reproductores delega la responsabilidad de educar y formar a la cría en la obediencia del mecanismo.

3) Reconocimiento / Jerarquía / Poder; el tercer objetivo que nos impone el mecanismo tiene que ver con el Poder/Control, del cual deviene la Jerarquía en la manada y el reconocimiento consecuente de los otros. De aquí surge la autoestima.

Estos tres objetivos dan fundamento a la IDENTIDAD EGO del sujeto que es la identidad terrenal, el personaje que interpretamos para existir y prosperar en este mundo,

Entonces, ¿por qué nos emparejamos con otro? Lo hacemos en principio para cumplir los objetivos 2.1. y 2.2 pero no solo por ello dado que por ejemplo contraer pareja en algunos casos resuelve el objetivo 1 y el 3 o apenas el 2.2….

Sea como fuere, en la pareja reflejaremos la razón del vínculo y dado que el tipo de relacíón de pareja que tendremos refleja el objetivo que estamos cumpliendo a través de ella, veremos lo que verdaderamente nos resuelve, es decir, el interes real que nos une.

Si la pareja actual resuelve tu objetivo 1 pues te da el respaldo económico que necesitas, y ello implica un vínculo de dependencia como el que tenías con tus padres, estarás limitado al juicio de tu pareja en todo lo que emprendas o desees emprender y por ello solo podrás conseguir aquellos que tu pareja proveedor no acepta ocultandolo y viviendo en las sombras, es decir escapando al juicio del otro… De esta manera lo que refleja tu relación es que el poder no esta en ti, y que el mecanismo te domina pues, no solo estas en una relación condicionante sino que además te condicionas por el ocultamiento de lo que haces para cumplir otros objetivos del mismo mecanismo, por ejemplo el 2.1.

Es decir, las relaciones actuales demuestran en realidad cómo te relaciones contigo mismo! cuánto tiempo y poder le das al cumplimiento de los 3 objetivos que te impone el mecanismo animal humano y cuánto pesan el miedo, la culpa el dolor el sufrimiento sobre ti a causa de ello.

Lo que te vincula a tu pareja es siempre al menos uno de los 3 o 4 objetivos que te impone el mecanismo animal humano. Por ello, en el otro verás el poder que el mecanismo tiene sobre ti. Si eres dependiente del juicio del otro y no puedes ejercer tu voluntad soberana sino que solo haces aquello que el otro, el/la proveedor/a acepta, asi es tu relación con el mecanismo humano, es decir, estas así de condicionado en tu expresión por ende no solo no hay amor entre tu y el otro sino que no hay amor en ti pues el amor es plenitud, unicidad e incondicionalidad.

Observate en el vinculo con el otro, observa las razones e intereses del vínculo y te comprenderás en tu relación con la vida, con el miedo la culpa… es decir, con el mecanismo animal humano…

¿Cómo sería una pareja sexual y conyugal favorable al despertar de consciencia de ambos y funcional a la evolución de los dos? Sería una pareja en la cual están presentes los objetivos del mecanismos pero ambos son conscientes de que a partir de la unión se los resuelven mutuamente a fin de neutralizar los mecanismos de persuasión del instinto (miedo, culpa, dolor, sufrimiento y exclusión/muerte) comprendiendo que apenas han resuelto así la condición inicial de la existencia en este mundo y que no es esto para lo que están vivos…. pero, a partir de esta convivencia y satisfacción del mecanismos, ambos pueden focalizarse juntos y en lo individual en su desarrollo espiritual estimulándose mutuamente y sosteniéndose cada uno al otro en donde uno es fuerte y el otro no lo es…

Este es el sentido del amor en una pareja, el sentido de la unión creadora de la transformación que ambos en su individualidad deben conseguir pero que alcanzan a partir de la unión consciente. Mientras las razones y el interés de la relación con el otro tenga como fin y destino la satisfacción de alguno de los 3 o 4 objetivos que he mencionado, NO HABRÁ AMOR en el vinculo…. y ese vinculo no será sino un condicionamiento en el desarrollo del individuo.

Personas que han recibido pistas, señales e indicaciones claras de su camino pero siguen apegadas al confort y a la conveniencia, siguen apegadas y dependientes de un hombre o de una mujer porque les provee confort y seguridad o estabilidad económica y reconocimiento social, etc. hagan lo que hagan, digan lo que digan están en falta con su Propósito Evolutivo… Del mismo modo aquellos que anteponen sus compromisos laborales, familiares, sociales, protocolos, costumbres y culturas…

No se nos pide ser Santos…. sino al menos ser congruentes entre lo que se nos muestra como lo Verdadero y lo que hacemos con nuestra vida… No hay diploma o técnica que nos libere de las consecuencias de una vida incongruente sino solo realizar los cambios que traen la congruencia a nuestra vida.

portada-web

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s