El diablo, satanás y el infierno…

Estos tres nombres se han utilizado, y se utilizan aun hoy, con intenciones y propósitos variados pero siempre en relación a nuestros miedos y culpas.
Por mecanismo de funcionamiento, por instinto, sentimos miedo, culpa, dolor… y felicidad como medios éstos de persuasión que la naturaleza utiliza en todos o gran parte de sus animales para movernos hacia el sentido de la necesidad. Y es la necesidad la manera en la que el mecanismo de funcionamiento da sentido al movimiento. Nos impulsa a través de la persuasión y da sentido al movimiento a través de la necesidad.

¿A qué viene entonces el Diablo, Satanás y el Infierno e inclusive el mismo Paraíso? pues, más allá de la historia de cada nombre, lo cual no viene al caso, quienes han comprendido antes este mecanismo de funcionamiento animal humano, sus medios de persuasión y el sentido de la acción cotidiana, lo han utilizado para determinados fines particulares. Estos fines particulares y la utilización no siempre es tan negativa o mal intencionada como suele pensarse.

Estos nombres y su significado surten el mismo efecto que “el hombre de la bolsa”, personaje que mi madre utilizaba para persuadirme de que tomara la sopa… MI madre me amenazaba con que si no tomaba la sopa el hombre de la bolsa me llevaría… ¿Era mi madre malvada, conspiraba en mi contra, quería hacerme daño? o, más bien, utilizaba un mecanismo de persuasión, tal cual el que la misma naturaleza utiliza con nosotros para controlar nuestra acción y cerciorarse de que lo hagamos en el sentido de lo que a la naturaleza le interesa. Mi madre, hacía lo que la misma naturaleza hace con nosotros, persuadirnos para movernos en el sentido de un propósito particular.

diab

Cuando el Ser que encarna en el ser humano en el que estamos, cuando la semilla de consciencia es sembrada en el cuerpo del mortal, ésta se condiciona y se sujeta al mecanismo de funcionamiento animal humano y asume sus condiciones y limitaciones y modo de operar como si fueran propios, y lo son, aunque circunstancialmente.

Sabido esto, que al encarnar nos convertimos en bestias, se debió “domesticar” a la bestia para que se cumpliera el proposito de la encarnación por sobre el proposito de la naturaleza de la bestia…Se utilizo entonces el mismo mecanismo de funcionamiento, los mismos medios de persuasión, pero ya no para dar movimiento hacia el sentido de la necesidad sino más bien para mover a la bestia en el sentido de su evolución.

La Bestia que somos por condición animal humana, tal cual el perrito, el gatito, el caballo, el león y el tiburón en el mar, son el DIABLO! son el Satanás, pues el significado correcto y real de la palabra satanas es adversario.. la bestia es nuestro adversario pues el mecanismo animal suscita la adversidad que el Ser encarnado debe trascender en esta vida para lograr el proposito de su encarnación….

En el primer libro que publiqué, allá por 2004, titulado “La Bestia Divina” describo precisamente no solo el proceso que menciono brevemente en este articulo sino,también su final, l final del imperio de la bestia, muy cercano por cierto…

El uso de estos simbolos,metafóricos, reviste significativa importancia en el proposito de atenuar el poder de la bestia en la determinación de los pensamientos y de las decisiones consecuentes, lo cual quita poder y oportunidad al verdadero Propósito por el cual el Ser que encarnó, ha encarnado… Pues, si no se cumple este propósito, el que da sentido y razón a la encarnación del Ser en un mortal, entonces, la vida no tiene más sentido que el de componer un mundo de inconsciencia como lo es el mundo animal, al cual se llamó: infierno…

Se dijo siempre que el infierno esta debajo y el Paraíso en el cielo o arriba… el “debajo” al cual se refiere es, precisamente, al núcleo del planeta, desde donde se compone y rige este mundo animal y salvaje, de depredación y carencia como ley de vida… Es el núcleo del planeta el “cerebro” de este mundo salvaje… pero, eso no lo hace malo, así debe ser pues, como se ha dicho: nada sobra y nada falta, TODO ES PERFECTO, en su lugar y oportunidad de Ser.

Espero que este articulo ilumine algunos pensamientos que, lamentablemente aún se mantienen en las tinieblas de la inconsciencia, gobernados por el mecanismo de funcionamiento animal humano, lo cual, convierte a quienes actúan desde la bestia en los verdaderos demonios… pues, siendo el infierno el mundo animal y el diablo el cerebro que lo gobierna, quienes responden a los designios del instinto y viven siendo la bestia en la que han encarnado, son literalmente los verdaderos demonios, “sirvientes del mal”…

Pero, dado que no existe el mal como lo creemos o juzgamos, sino que las cosas son como son y deben ser, entonces, quienes sirven al proposito del cerebro que rige el mundo salvaje y lo hace un mundo de depredación y carencia, o, como el mismo Jesús dijo “un mundo homicida y de fornicación”…éstos son los alfiles del “diablo” pues voluntaria o involuntariamente sirven al orden natural de este mundo, como digo, un mundo salvaje… Pero también dijo Jesús, “el sol sale para todos” es decir, todos, y el mundo, tienen el derecho a la existencia, un derecho que solo otorga la Consciencia Unica, Dios.

Asi que, soltemos los juicios y, sobre todo los miedos, pues son los miedos los que inducen los juicios… y son los juicios que hacemos lo que nos condena a vivir como bestias, pues lo somos, pero no somos solo eso, somos una Bestia Divina,, nacidos bestias pero con destino en lo Alto del Cielo, allí donde nos espera “el Paraíso”..
.
Saludos
Nicolás Fernando NIglia Verdino

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s