¿Hay vida en otros planetas?

Para responder esta pregunta debemos comprender a qué llamamos vida. En principio, todo lo que existe esta vivo y todo lo vivo existe. Una roca esta viva, una planta esta viva, aún cuando la quitamos del suelo sigue estando viva como una flor que es quitada de la planta, sigue estando viva… ¿Un trozo de carne esta vivo? claro que si! no esta viva la vaca pero la carne está viva en cuanto que sigue siendo carne, existe como tal.

Con esta aclaración acerca de la vida, podemos avanzar un poco más en esta respuesta inicial en cuanto a si hay vida en otros planetas o no. Ahora, pensemos en los planetas como si éstos fueran árboles frutales. ¿Cuál es el sentido de la vida de los árboles frutales?, dar sus frutos, ¿verdad? Un árbol con frutos en sus ramas es un árbol vivo! pero un árbol frutal que no tiene frutos en sus ramas, ¿esta muerto? claro que no.

Los planetas podrían ser comparados con árboles frutales. Si bien son un ser en sí mismos, como los árboles lo son también en sí mismos, son árboles aunque de ellos se esperen sus frutos; los planetas tienen ciclos tal cual los árboles.

Digamos que el planeta Tierra está en este momento en pleno ciclo, es decir, están sus ramas colmadas de frutos (de vida) y, además, los frutos están llegando a su madurez, concluyendo el ciclo, para vaciarse y para volver a comenzar un nuevo ciclo vital a continuación.

Cuando vemos un planeta como Marte, por ejemplo, y científicamente concluimos que ha quedado así, “vacío” de vida luego de una catástrofe nuclear, y que por ello no hay vida en Marte, es como ver un árbol frutal y al no existir frutas en sus ramas concluimos que no hay vida en ese árbol…. Y cuando decimos que no tiene condiciones para albergar vida es como concluir que un árbol que da manzanas no tiene vida porque no hay manzanas en sus ramas pero, además, que no tiene condiciones de albergar vida porque no vivirían en él naranjas…

Estos son errores en el método de interpretación de la realidad, y en la estructura mental del observador, un error que cometen los científicos y pragmáticos o, mejor dicho desinformados, pues se puede ser pragmático pero estar mejor informado, es el de concluir que un árbol de manzanas que no tiene manzanas en sus ramas no tiene vida pero que además no es apto para la vida pues no podrían vivir en él naranjas, mandarinas, peras ni toronjas….

El árbol de manzanas, da manzanas, y las da cuando es su época…. con los planetas sucede igual, dan un tipo de vida especifico y en la época que corresponde dar, en sus ciclos.

Los planetas son sembrados con “semillas estelares”, tal cual una huerta, cada planeta es sembrado en la época que corresponde según su ciclo. Los mismos que siembran la vida en los planetas, protegen su crecimiento y las Guían en su evolución hasta que finaliza el ciclo y la vida continúa más allá de cada planeta.

Para comprender esto último, imaginemos ahora un árbol en el cual los pájaros construyen sus nidos y depositan allí sus huevos, a los que cuidan hasta que nacen sus pichones a los que alimentan hasta que aprenden a volar, entonces, desaparecen no solo los pájaros, los pichones sino también el nido… Con los planetas sucede igual…

 

Los planetas en cada sistema solar representan los chackras de ese sistema solar o cuerpo. Y como cada chackra, estos planetas tienen cada uno un propósito específico que cumplir en relación al propósito específico que el sistema solar que constituyen debe cumplir y el cual es su razón de ser.

El tipo de vida que cada planeta concibe, tal cual un vientre o una matríz creadora, está en directa relación al propósito de ese planeta,el cual es impuesto por el sistema solar.

Consideremos que cada planeta agrega un color específico a la vida que concibe, y esa vida va pasando de un planeta a otro y va recibiendo el color que cada planeta le provee y así hasta completar la totalidad de colores que corresponde al sistema solar de que se trate.

Cada planeta aporta determinados atributos o cualidades a la vida que alberga y que está destinada a trascenderlo. Es decir, así como en el cuerpo de la mujer existen órganos que constituyen al cuerpo de la mujer como tal y cuyo destino es, precisamente, constituir ese cuerpo y no otra cosa, pero, cuando la mujer queda embarazada concibe nueva vida que se comporta como un órgano de su cuerpo pero que a diferencia de los otros órganos tiene como proposito trascender el cuerpo de su madre; del mismo modo sucede con los planetas.

Determinado tipo de vida constituye la vida en el planeta, pero esa vida no tiene otro propósito que ese, por ejemplo: los vegetales y animales en este planeta. El ser humano, se comporta como un animal más, de hecho lo es, pero dado que su destino no es el de constituir la vida en el planeta sino trascenderlo, cuenta con una naturaleza extra planetaria que es, precisamente, la que le da la continuidad a otros planetas y estados.

Dicho de una manera lineal y simple, aunque no es del todo así, pero sirve para comprender el concepto de lo que describo, digamos que toda semilla sembrada en un planeta y que tiene como destino trascender el planeta, irá “saltando” de planeta en planeta recibiendo de cada uno lo que cada planeta aporta para así completarse en su desarrollo evolutivo y luego saltará del sistema solar en el que estaba.

Para todas las semillas estelares sembradas en un planeta dentro de un determinado sistema solar, la representación de Dios la tiene el Núcleo del sistema solar en el que se encuentran, es decir, el SOL. Por esta razón, todo “Hijo de Dios” todo Unigénito, toda Deidad encarnada “nació un 25 de diciembre” considerando esa fecha como el día del Sol… el solsticio. Y por esta misma razón, son las 12hs del mediodía “la hora de Dios”, la hora en la que el Sol está sobre nosotros en su plenitud.

Los seres humanos que hoy estamos viviendo en este planeta, cada uno tiene antecedentes en otros planetas, algunos puede ser que hayan sido sembrados aquí por primera vez siendo éste su primer planeta dentro de este sistema solar. Es decir, detrás de cada ser humano hay una historia de eones que explica su circunstancia actual y que revela su destino siguiente.

Así como cada uno de nosotros debe desarrollar los 7 chackras principales para completar su iluminación en este mundo, es decir, para completar la experiencia Planeta Tierra, todos debemos completar el paso por los planetas de este sistema solar para completar el desarrollo evolutivo en este sistema solar.

Así como cada chackra vibra en una determinada frecuencia, cada planeta también, y dado que la frecuencia que determina y compone la realidad en un planeta no es la misma que en el resto de los planetas del mismo sistema solar, no son realidades iguales o compatibles en el sentido de que no veremos escenarios como el de la Tierra en otros planetas del sistema solar pues no hay dos chackras iguales y tampoco hay dos planetas iguales… sino que cada uno produce su vibración específica pues cada uno tiene un propósito particular que cumplir y un aporte específico que dar a la vida.

Los planetas más cercanos al Sol son literalmente los más iluminados… dicho de un modo simple, solo pueden vivir en esos planetas quienes toleran y sobreviven a la intensidad de la Luz.. y esto pueden lograrlo solo quienes se iluminan… El sistema solar y la vida en el sistema solar está administrada por seres solares. Estos seres son los que “descienden” al inframundo, a cada planeta, para mantener cierto orden y dirección.

Sé que no es un tema sencillo de digerir, de entender y de asimilar… debemos liberarnos de muchas estructuras mentales muy rígidas antes de dar el siguiente paso en el entendimiento. Para trascender las fronteras de un YO paralizado por el pragmatismo que el mecanismo humano terrenal impone, debemos generar “fisuras”, estas fisuras son las “dudas sanas” que sembramos los que hemos venido, precisamente a incomodar, a romper estructuras a transgredir costumbres para liberar del sedentarismo mental a quienes están atrapados en él y para quienes esto representa un incumplimiento en su propósito de vida.

¿Hay vida en otros planetas? si, la hay pero en otros estados, con otros propósitos y cualidades especificas, por las que algunos hemos pasado y experimentado y que otros deberán experimentar aun. Por qué no se ven, porque pertenecen a otro estado de naturaleza, existen en otra vibración, su densidad se construye con otra relación espacio-tiempo…

Saludos

Nicolás Fernando Niglia Verdino

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s