Lo que trae 2017

Pronóstico, proyección y profecía

Es importante comprender el poder que el pensamiento tiene sobre la realidad de cada uno, ya que la realidad siempre estará en correspondencia con el pensamiento, con la idea. Toda realidad es antes una idea en la mente de quien impulsó esa realidad.

Por ejemplo, quien funda un negocio, que luego se convierte en empresa y da trabajo a muchas otras personas, esa realidad, “la empresa”, fue primero una idea en la mente del o de los fundadores que hicieron realidad esa idea. Quienes trabajan en esa empresa forman parte una realidad que fue impulsada por la idea de otros, ellos le dan vida a esa idea.

El pensamiento es fundamental, es la base, es el origen de toda realidad. Cuando no tienes una idea que sea tu Guía y Destino, entonces tendrás que sumarte a la idea de otros, como es el ejemplo de la empresa que acabo de dar.

Pero no se trata solamente de tener una idea que seguir, sino que se trata fundamentalmente de la amplitud de la idea o del pensamiento que sigues, que intentas hacer realidad. Entonces, se abren ante ti dos opciones: 1) o sigues una idea propia; 2) o bien te sumas a la idea de otro.

Un ejemplo sencillo en este sentido es el de quien inicia su negocio, sigue una idea propia; y, por otro lado,  el de quien escoge, en cambio, trabajar en relación de dependencia en una empresa que es la idea de su fundador y de quienes toman diariamente las decisiones y dan continuidad a la idea original. En un caso haces realidad tu idea y en el otro formas parte de de la idea de otro haciéndola realidad, no hay una buena y una mala, ambas son opciones correctas cuando eres consciente de esto que digo.

Pero no acaba allí la cosa. Pues si has escogido seguir tu idea, entonces, debes tener en consideración la amplitud de tu idea, pues una idea insuficiente te condenará a una realidad igualmente insuficiente, por ello, como digo, la idea es semilla de la realidad y toda realidad es precedida por una idea.

Tus decisiones, de las cuales surge la acción de vida, se fundan en una idea, en un juicio, en una valoración de alternativas posibles, pero si tu percepción de las alternativas posibles está condicionada o limitada de alguna manera, la valoración resultante y la decisión consecuente estarán igualmente condicionadas. Un ejemplo de esto es lo que ocurre cuando conduces en la carretera; no es lo  mismo conducir de día, con el parabrisas limpio que conducir de noche, con lluvia o neblina, en ambos casos la percepción es distinta aunque se trate de la misma carretera.

Por supuesto, siempre habrán condicionantes en la percepción, sabemos ya que nuestra percepción de la realidad, de lo cual se alimenta la idea, está condicionada por el mecanismo, por el miedo, la culpa, por la necesidad, por el deseo, etc. Se trata, entonces, de amplificar la percepción lo más posible, es decir, de entender y valorar con la mayor libertad posible y con el menor riesgo e incertidumbre que se pueda.

Nuestras decisiones, en general, se toman bajo riesgo y en estado de incertidumbre pues nadie sabe, por ejemplo,  cómo resultará su matrimonio, cómo resultará su empleo o su negocio, cómo resultará la experiencia de ser padre, cómo resultará el viaje de vacaciones o cómo será la nueva casa a la que se muda o el nuevo país en el que se instala…

El condicionamiento está en la percepción, pero no solo en la recepción de la información sino, más bien, en la capacidad de dar sentido a lo que percibimos. Es fundamental, entonces, ampliar la capacidad de entender lo que percibimos a fin de darle sentido a ello. Así, lo que nos pasa a diario dejará de ser resultado de la suerte o de la desgracia y comenzaremos a vincular lo que nos pasa con la manera en la que valoramos las alternativas y a nosotros en ellas. La capacidad de conectar la realidad con la idea confiere al sujeto poder sobre la realidad.

A diferencia del 2016, el cual nos dio la oportunidad de soltar esas ideas rígidas que nos mantenían atrapados en una realidad tipo paradoja, tal cual la “rueda del hámster” oportunidad que para  algunos fue más una exigencia que forzó el cambio que una invitación; el 2017 no nos empujará hacia ningún sitio, no hará que duela para que soltemos, sino que el ejemplo más claro que se me ocurre ahora es que el 2017 será una hoja en blanco y un lápiz… será un año de comienzo, de inicio de una nueva historia, de una nueva creación que cada uno hará a imagen y semejanza de sus pensamientos.

Cuando la realidad duele, nos invita a soltar no solo la realidad que nos duele sino la idea que nos llevó a esa realidad dolorosa. Usualmente, cuando una realidad nos duele, pensamos en cómo liberarnos de ella, en cómo salir. Pero, pocas veces pensamos en cómo es que hemos llegado a ella. Y, dado esto, cuando escapamos de una realidad que nos duele y no comprendemos cómo llegamos a ella, siguiendo el mismo patrón de pensamiento, caemos en una realidad tan o más dolorosa que la anterior y así se nos pasa el tiempo y vamos perdiendo las ganas hasta de escapar, y renunciamos a la posibilidad de Ser…

El 2017 es el año de la hoja en blanco frente a ti… el 2016 fue el año de la comprobación de la relación entre idea-realidad, para que comprendas cómo tu eres creador de tu realidad a través de tus formas pensamiento.

Quienes han “aprobado” el examen del 2016, tendrán en 2017 una maravillosa oportunidad y comienzo de una nueva etapa en sus vidas. Habiendo comprendido esta simple conexión pensamiento-realidad, tendrás poder sobre la realidad en cuanto que tú eres el creador de tus pensamientos.

2017

Sigue trabajando en la expansión del pensamiento, en la liberación del interés que impone la necesidad y que condiciona tu mirada. Libera tu mirada del interés basado en la necesidad y en el anhelo, observa con ojos abiertos y sin expectativa, observa para entender, escucha para entender, observa sin oposición y sin adhesión a nada ni a nadie, observa para enriquecer la idea pues de la idea surge la realidad…

Valga el siguiente ejemplo como ilustración del poder de la idea y de la relación entre percepción-idea-realidad:

“estaba un hombre sentado, de pronto observó las aves volando, si bien ello no resolvía su necesidad inmediata, el hombre sintió las aves volar y sintió lo que sería el vuelo… pero el hombre no pudiendo volar, sufrió su limitación…regresó cada día al mismo sitio a contemplar las aves en vuelo y a soñar que él también volaba… un día, observando a las aves, entendió por qué las aves volaban y supo que no era magia aquello… comprendió el efecto de las alas, la sustentación que ellas proveían al ave… entonces, ese hombre construyó la idea! Creo la idea del ala y apresurado fue a construirla (a hacer realidad su idea), probó el ala y experimentó la idea… su primer ala no resulto como esperaba, pero de la experiencia comprendió  por qué no pudo sostenerse en vuelo y enriqueció la idea original del ala agregando la información que le otorgó el primer intento de vuelo… así, el hombre, a fuerza de experiencia y con la percepción enfocada en el ensayo, fue enriqueciendo la idea original del ala hasta que por fin logró su vuelo….”

2017 es el año en el que deberás ensayar la idea, TU IDEA, deberás enriquecer la idea actual que tienes de ti mismo/a, tal cual el ejemplo anterior del ala. Para lo cual debes creer en ti, debes dar crédito a tu idea. Aunque al principio los intentos no surtan el efecto esperado, no pierdas la confianza, la idea debe enriquecerse, debes prosperar en el propósito y para ello necesitas de la experiencia, pero de la experiencia guiada y en el sentido de la IDEA, de TU IDEA.

Este 2017 la idea que debes enriquecer es la idea que has construido de ti mismo. Debes experimentarte y reconocerte para enriquecer la idea del YO, esa idea que has creado y aceptado, una idea rígida que rechaza el cambio y la experiencia que viene a cambiarla. 2016 fue un año de inestabilidad en la que esa idea del yo rígido sucumbió, perdió fundamento; ahora, 2017 te propone el ensayo, la experimentación más allá de las fronteras de tu YO actual… ¿te animas? Aceptas el reto? Te atreverás a soltar tus alas y volar? Esta es la propuesta y la oportunidad que trae el 2017… tú decides si quieres volar y qué tan alto… o si seguirás lamentándote de tí mismo.

Gratitud por este maravilloso 2016 que termina, y entusiasmo y determinación por el 2017 que ya asoma…

Saludos,

Nicolás Fernando Niglia Verdino

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s