Extraterrestres, humanos y la consciencia reptiliana.

Si proyectamos el avance tecnológico podríamos visualizar un futuro en el cual la humanidad habrá trascendido muchas de las fronteras actuales. Pero ese avance tecnológico no implica evolución, no trae evolución como consecuencia natural y directa sino que, tal vez, todo lo contrario. Veamos…

La cada vez más sofisticada tecnología no ha traído nada nuevo sino nuevas maneras de resolver lo mismo de siempre, y no solo eso sino que ha agregado una nueva necesidad: la tecnología en sí misma. Lo cierto es que la tecnología ha generado nuevas costumbres y maneras de resolver las necesidades básicas y elementales del ser humano, las que podríamos resumir en al menos tres: sobrevivir, comer, beber, dormir; reproducirse: relacionarse, formar familia, dejar descendencia; y, jerarquía: ser reconocido por todos estos logros.

La tecnología resuelve las necesidades que son propias de la condición animal humana, del mecanismo. Por ello, la tecnología no nos “eleva” por sobre esa condición sino que nos atrapa en ella en cuanto a que nos hace dependientes de los medios a los que nos acostumbramos para conseguir lo necesario para existir.

A medida que agotemos los recursos del planeta y siguiendo el impulso de la necesidad, la tecnología nos servirá para trascender las fronteras del planeta y podremos así llegar a otros planetas para conseguir de ellos lo que aquí ya no se consigue y hasta instalarnos para proteger los recursos que allí habremos encontrado. La posibilidad de que el ser humano se instale en otros planetas es totalmente verosímil, pero siempre, su vida giraría alrededor de las mismas necesidades terrenales y primitivas y comunes a todo animal, las cuales, como he mencionado ya son: sobrevivir, reproducirse y controlar los recursos necesarios para sobrevivir y reproducirse…

rep1

No habría avance o desarrollo de consciencia, no habría movimiento extraordinario, seguiríamos siendo básicamente iguales al ser humano de la edad media solo con algunas nuevas costumbres y hábitos pero siempre girando el interés alrededor de lo mismo.

Ahora bien, imagina y acepta por un momento que otras razas, originadas en otros planetas, han hecho este mismo camino que hemos proyectado para el ser humano. Y hoy, estas razas, se encuentran instaladas en varios planetas con los cuales, por supuesto, encuentran resonancia y los recursos que satisfacen estas tres necesidades básicas de la existencia.

Estos tres objetivos que he mencionado componen el interés propio de la naturaleza reptiliana, la naturaleza más primitiva del ser humano. Todo ser que aun vibra con la naturaleza reptiliana, es decir, que esta sujeto aun a esos patrones y necesidades, encontrará resonancia con planetas como el nuestro en los cuales aún existe esta vibración y matríz.

rep2

Estos seres no tienen desarrollo de consciencia, y no solo eso, sino que cuanto más se identifican con sus mecanismos de control y cuanto más éxito consiguen a través de ellos menos libres e independientes son de su necesidad y por ello quedan atrapados allí, en ese estado y situación reptiliana.

Estos seres están mucho más avanzados en inteligencia (en medios y maneras de resolver las necesidades) que nosotros, tienen conocimientos, experiencia y tecnologías que a nosotros nos interesan y sirven para resolver esas necesidades. Y nosotros componemos y mantenemos aquí una atmósfera reptiliana que a ellos les sirve así como a nosotros nos sirven los árboles y otros animales que componen el medio ambiente.

Pero, a medida que elevamos la vibración, quitamos poder al mecanismo reptiliano y dejamos de enfocarnos en resolver sus necesidades para ocuparnos de la transformación hacia el nuevo estado de realidad en el cual estaremos liberados de la naturaleza reptiliana y del estado de necesidad y competencia en el cual vivimos hoy.

Entonces, ante el hombre se muestran dos caminos: uno es el de seguir en el sentido actual, en el desarrollo de tecnologías que resuelven las necesidades y confieren poder y control sobre lo que resuelve las necesidades… estas tecnologías mutan la necesidad pues ya no dependemos de lo que necesitamos sino más bien de las tecnologías que nos lo proveen pero seguimos atrapados en el estado de necesidad y dependencia y control. O bien, el otro camino es el que nos lleva hacia un nuevo estado de realidad donde no hay lucha ni competencia pues no hay necesidad que resolver… Tu decides…

Saludos, Nicolás Fernando Niglia Verdino

Proyecto Arca 333

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s