Magia Negra y Magia Blanca

196fb44c4ef72ce1c2401c585e36f494-fantasy-wizard-fantasy-art
Cuando quitamos de su estado natural a un elemento que compone un estado de naturaleza determinado, corrompemos a ese elemento y afectamos el estado de naturaleza al cual ese elemento corresponde por origen y razón de ser.
Esta acción es lo que comúnmente conocemos y denominamos como: Magia Negra. La magia negra es la utilización incorrecta de un poder que no es provisto por la naturaleza a la cual estamos afectando negativamente. La magia negra crea desbalance y desorden e intenta hacer encajar piezas de un rompecabezas que no se corresponden entre sí. Precisamente, hemos creado desbalance en nosotros, en nuestra relación con el orden natural del cual formamos parte, y sobre todo en la relación con los demás elementos del mismo orden.
No es exagerado decir que el de hoy es un mundo de brujos y hechiceros; de personas que utilizan un poder extraordinario al orden natural sustantivo humano, corrompiendo no solo al hombre sino a otras criaturas y al orden natural en sí. Esta hechicería se ejerce a diario y de manera inocente en la mayoría de los casos. Es que el poder que ostentamos sobre la vida y sobre la propia naturaleza no proviene de la misma naturaleza que afectamos y por ello rompe un equilibrio y ocasiona desorden, conflicto, corrompemos a los elementos de la naturaleza cuando los impulsamos en otra dirección distinta a la de su origen natural.
Cuando nos valemos de recursos que no son otorgados por el orden natural humano, y los utilizamos para conseguir lo que nos interesa del orden natural humano sin dar a cambio lo que debemos dar para tener derecho a ello y para estar así en armonía con la naturaleza, entonces, actuamos en desequilibrio y desequilibramos y cargamos con las consecuencias de ello (Karma). En estos casos, actuamos como quien se mete en una casa a la que no ha sido invitado y desordena, ensucia, y mal utiliza los artefactos que hay en ella.
Es importante, por ello, reestablecer el balance en todos los aspectos en los cuales hemos intervenido desnaturalizándonos y creando desorden. Debemos actuar, ahora, ya no como hechiceros sino como Magos Blancos o, dicho de otro modo, como Sacerdotes de la Luz, embajadores del Cielo en la Tierra, para regresar todo a su orden original.
Pues, el tiempo se acaba y, así como sucede con el niño que quiere salir a jugar pero que antes debe dejar ordenado su cuarto y realizada su tarea, así nosotros, debemos regresar cada cosa a su lugar y el lugar a cada cosa.
Hoy, la gran mayoría de la humanidad, actúa como brujos y hechiceros, utilizando información y dinero que les otorga poder sobre los demás y sobre la vida misma, alterando el orden natural y desnaturalizándo al ser-humano. Estamos todos, por ello, bajo el influjo de un embrujo colectivo, del cual debemos ser despertados. A esto venimos los Brujos Blancos o Sacerdotes de la Luz, a regresar cada elemento a su orden original.
Saludos, Nicolás
Sacerdote de Metatrón
Embajador del Cielo en la Tierra.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s