El Poder de la Intención

determinacion-680x369
El Poder de la Intención es la capacidad de hacer realidad manifiesta una idea, una decisión, nuestra voluntad. Cada vez que se nos ocurre algo, lo siguiente es que eso que se nos ocurrió se haga realidad, ya sea un viaje, la compra de algo, bajar de peso, etc. Que el intento de hacer realidad eso que se nos ocurrió prospere, eso depende de varios factores.
El principal de todos los factores que otorga impulso a la intención, es que eso que se nos ocurrió ser o hacer sea verdaderamente necesario para nosotros, es decir, que su falta nos conmueva. Aquello que no es verdaderamente necesario no llamará tanto nuestra atención como para que el intento tenga la fuerza y la determinación necesarias para alcanzar así su manifestación. Lo que no se necesita no vale.
¿Quién o qué es lo que determina qué es lo necesario, qué es lo que nos falta? Aquí está la clave del Poder de la Intención, pues, como he dicho en el párrafo anterior, es la intensidad de la necesidad de lo que intentamos lo que otorga al intento la fuerza que éste necesita para hacerse realidad. Pero, no todas las necesidades que tenemos son reales o verdaderamente necesarias, no todo lo que sentimos o creemos que nos falta nos falta realmente. Pues, a lo que la naturaleza dice que es lo verdaderamente necesario le hemos agregado una lista de necesidades adicionales que no son necesarias en realidad y que, por ello, no cuentan con el aval de la naturaleza.
Para comprender lo importante que es que aquello que intentamos conseguir sea del interés de nuestra naturaleza humana, observemos en qué oportunidades hemos contado con mayor fuerza para que el intento se hiciera realidad. Cuando nos vimos en una situación de amenaza o de peligro, entonces, obtuvimos fuerzas y determinación de lo profundo de nuestra naturaleza humana y trascendimos la amenaza sin dificultad. Pero, cuando lo que intentamos lograr es un capricho y este no cuenta con el aval de la naturaleza, entonces, es poca la fuerza que impulsa el intento y, por ello, este lo surte efecto definitivo.
El principal factor que determina el Poder de la Intención es, entonces, la necesidad real que tenemos de aquello que intentamos ser o hacer. Necesidad que debe estar avalada por la naturaleza humana, pues es la naturaleza humana el sistema de funcionamiento humano, el que determina lo que es necesario para que este mecanismo viva y cumpla su razón de ser. Pero, todo aquello que no se ajusta a este interés no contará con el apoyo de la naturaleza y encontrará en la naturaleza su principal obstáculo además.
Sin embargo, no siempre -y pocas veces en realidad- sabemos qué necesitamos exactamente para resolver nuestros problemas; pues, pocas veces sabemos cuál es nuestro verdadero problema. Entonces, cada vez que diseñamos una idea de solución para un problema que no tenemos y nos empeñamos en conseguir eso que intentamos ser o hacer; no contaremos con el apoyo de los mecanismos que la naturaleza otorga para resolver los problemas de la existencia, sino que lucharemos en contra de ellos y no saldremos de la circunstancia negativa sino que agregaremos nuevos problemas sin resolver el problema original.
Entonces, si no sé exactamente cuál es mi problema, ¿cómo puedo diseñar entonces una solución óptima? y, dado que solo lo que es realmente necesario contará con la fuerza que la naturaleza me provee para solucionar los problemas que atentan contra el interés de la existencia; dado esto, si diseño una idea de solución pero de un problema que en realidad no tengo, esa solución es en realidad innecesaria y por ello no contará con el apoyo de la naturaleza, y por esto mismo es que esta intención no prosperará, no tendremos entonces el poder suficiente para que nuestra intención se haga realidad. Pero es mejor que así sea pues si creo situaciones con la idea de resolver un problema que no es problema y no resuelvo el verdadero problema, entonces, pierdo tiempo y energía en algo que no resuelve mi problema.
Es la naturaleza de las cosas lo que determina la razón de ser de las cosas. Y es la razón de ser de las cosas lo que determina qué es lo que cada cosa necesita para cumplir su razón de ser. Cuando la cosa en cuestión se ocupa de cumplir la razón de su existencia, entonces cuenta con el apoyo de su naturaleza, pero, cuando se sale de esta senda, la cosa no cuenta con dicho apoyo y sus decisiones no tienen el poder que la naturaleza otorga. Toda intención que no procure aquello que realmente necesitamos, no tendrá la fuerza suficiente para hacerse realidad o para ser una realidad completa.
Por esta razón, es importante el auto conocimiento, el saber. Pues, quien no sabe está ciego aunque vea, y dado que tenemos el poder para tomar decisiones, para componer ideas y juicios, si utilizamos este poder sin saber, entonces, podemos crear intenciones que no resuelvan ningún problema real sino que, además de no resolver los verdaderos problemas generarán otros nuevos, complicando aún más la vida y empobreciendo nuestra existencia. Pues, la naturaleza otorga la fuerza necesaria para resolver los problemas reales, pero si aplicamos esa fuerza en intenciones que no llevan a nada bueno u oportuno, nos quedamos sin la fuerza y sin las verdaderas soluciones, las que realmente necesitamos.
Por esta razón, no es tan importante focalizarnos en conseguir más poder en la intención, sino, en vez de ello, focalicemos en comprender qué es lo que realmente necesitamos para cumplir nuestra razón de ser, aquello que da sentido a nuestra existencia.Pues ya tenemos instalado en nosotros el poder para ser aquello que vinimos a ser, por lo cual, la intención de ser lo que debemos ser no requiere esfuerzo adicional sino que solo requiere que no mal usemos el poder que se nos ha dado para ser y para hacer lo correcto, lo que nos corresponde a cada uno de nosotros según nuestro Plan de Vida.
Todo lo que es creación debe ajustarse a su Diseño Original, pues, de otro modo, no contará con los recursos ni con el derecho para ser otra cosa distinta que aquello para lo que fue creado y que es su razón de ser. El ser-humano no se ha creado a sí mismo, por ello, no corresponde al ser-humano decidir la razón de su existencia, sino, más bien, éste debe actuar en cohesión con su Propósito, con humildad y obediencia. De lo contrario perderemos derecho y poder, y todo aquello que intentemos y que no se ajuste a nuestra razón de ser, todo eso no contará con la fuerza suficiente para ser, y desperdiciaremos la energía, el tiempo y el poder invertido en ello, lo cual nos creará una deuda (karma).
Pero todo aquello que intentemos ser y hacer y que sí se ajuste a nuestro diseño original, todo eso contará con la fuerza necesaria para alcanzar su manifestación. Nos daremos cuenta cuando vamos en contra de nuestra razón de ser o cuando vamos a favor de ella, pues en un caso todo se hará cuesta arriba y en el otro sentiremos que existen milagros, que las casualidades conspiran a favor, que la suerte está de nuestro lado…
Sin embargo, pocos o ninguno utiliza de manera eficiente y efectiva la energía vital, el tiempo y la fuerza de voluntad, y cada vez que lo hacemos de manera incorrecta nos creamos deudas con la vida (karma) y el karma nos quita derecho. Entonces, aún cuando intentemos manifestar lo que es correcto, sentiremos que no tenemos la fuerza necesaria, que existe una fuga de nuestro poder. Esta fuga es consecuencia del uso negativo del poder de la intención, de la energía vital y del tiempo. Y esto nos confundirá, pues cuando sabemos que por fin estamos haciendo lo correcto, sentimos que no tenemos la fuerza para ello y perdemos determinación debido a esta confusión. Saber es Poder… no se trata de insistir a fuerza, sino de comprender y actuar con claridad y saber.
El Camino del Saber es un camino de empoderamiento de la voluntad, no porque aprendes magia que imprime nueva fuerza a tu intención, sino porque del saber surge la idea clara y es esta idea la que cuenta naturalmente con el poder necesario para hacerse realidad.
Saludos,
Nicolás

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s