Archivo del Autor: nicolasniglia

Acerca de nicolasniglia

Todo lo que escribo surge de mi consciencia, no canalizo ni escribo en nombre de organización o entidad alguna.-

Resultado de imagen para humillación

Cuando en la dependencia que de otros tuvimos, de quienes tuvieron poder sobre nosotros debido a la necesidad que teníamos de ellos, hemos cosechado humillación o desvalorización; entonces, se produce en nosotros una herida que nos impulsará al opuesto, es decir, nos hará exageradamente sensibles al juicio de los otros por miedo a recrear la escena de humillación y, por ello, debido a esta herida, nos convertiremos en personas desconfiadas de los demás, pues cargamos en la memoria el resultado obtenido en la relación de dependencia más importante de nuestra vida que es la que se dio con nuestros padres, y que marcó el registro fundamental que regirá las relaciones de dependencia futuras.

Cuando te quemas, la piel se hace mucho más sensible al calor, entonces buscarás la sombra para escapar de todo lo que irradia calor y nos hace resentir el dolor… Así sucede con las heridas emocionales, en este caso, con la de humillación. La herida de humillación nos hace exageradamente sensibles a la valoración que los otros hacen acerca de nosotros, y es esta sensibilidad exagerada un nuevo desequilibrio consecuente del trauma original de humillación.

Las heridas de humillación y de desvalorización, sobre todo las creadas en la niñez y hasta la adolescencia, cuando completamos la definición de la identidad, éstas nos impulsan hacia la necesidad exagerada de ser reconocidos y aceptados por los demás y nos hace muy susceptibles al juicio y a la valoración de los otros, al punto extremo de ser este objetivo, la aceptación del otro, lo que verdaderamente nos interesa y se hace esto el interés fundamental del vínculo; entonces, todo lo que hacemos y lo que no hacemos tendrá como fin esencial que el otro nos acepte, que no nos humille ni desvalorice y que nos de garantía de que no lo hará… De esta manera, el otro se convierte en el eje de nuestro universo personal y el poder personal se divide…

Por supuesto, tanto la humillación como la extrema susceptibilidad al juicio y a la opinión del otro acerca de nosotros, son ambos los polos opuestos de un trauma, y marcan ambos un desequilibrio con dos caras, y aunque son consecuencia del mismo origen, requieren soluciones específicas para cada uno. Pues la humillación nos quitará auto-valoración debido a la desvalorización de quienes han sido nuestro marco de referencia original, nuestros padres; pero, la susceptibilidad hacia el reconocimiento y aceptación del otro produce patrones de comportamiento particulares que se hacen autónomos y se convierten en los rasgos principales de nuestra personalidad. Por esta razón, ambos extremos de este mal deben ser considerados y tratados en particular.

Solemos pensar que con sanar las heridas de la humillación debería solucionarse el problema total que estas han causado, pero, en realidad, la susceptibilidad ante la opinión del otro se ha hecho patrón en nosotros y, aún cuando sanemos las heridas de humillación que ocasionaron esta sensibilidad exagerada, aún así quedará el comportamiento inconsciente que nos hace susceptibles al juicio de los demás, que nos impulsa hacia la búsqueda de aprobación y consentimiento permanente. Generalmente las personas muy dadas al otro, al punto de negarse a sí mismas y no considerarse en sus decisiones, son personas profundamente desvalorizadas y humilladas, quienes ceden el poder personal al otro de quien necesitan y buscan su aceptación.

Esta es una de las razones, por ejemplo, por las que los padres consienten a sus hijos, de quienes esperan su aprobación como padres y pagan, por ello, altos costos pues, sabemos que el consentimiento de los hijos deriva en rasgos de personalidad que serán el dolor de cabeza no solo de los hijos cuando éstos sean adultos sino de los padres que cargarán con la suerte, o la desgracia de sus hijos, hasta el último día de sus vidas.

Generalmente, las heridas de humillación más profundas son las que nos causan nuestros padres. Pero, cuando son nuestros padres los que nos desvalorizan y humillan, no solo nos impulsan hacia la búsqueda constante de la aceptación de los otros, sino que además, graban en nuestro inconsciente una relación negativa con respecto a la dependencia de otros y es este el tercer aspecto del mismo trauma.

humillacion

 

Pues lo que nos liga a nuestros padres es fundamentalmente la necesidad que tenemos de ellos y, dado que son nuestros padres el marco de referencia natural desde el cual construimos el comportamiento que da respuesta a las demandas que la vida impone, el respaldo y la confianza que recibimos de nuestros padres será determinante del respaldo y la confianza que sentiremos hacia nosotros mismos como la fuente de nuestro poder. Pero, si no recibimos esta confianza y respaldo, entonces, no nos sentiremos suficientes, no nos sentiremos avalados, seguros con ni en nosotros y necesitaremos conseguir fuera de nosotros ese poder.

Entonces, nos relacionaremos con los demás, de quienes necesitamos y con quienes estaremos en dependencia, de una manera negativa, con inseguridad, desesperación, ansiedad, angustia y miedo… pues es este el registro que tenemos almacenado con la relación de dependencia más significativa de todas, con papá y con mamá… imagínate: “si tus padres te han humillado… ¿qué no harán los demás????” (así dice tu inconsciente)

Dado esto, te será muy difícil confiar en nadie y por ello necesitarás controlar a los otros, a quienes necesitas, para evitar así que te lastimen; pues, al ser susceptible a su juicio, deberás controlar “su mente” para que sus juicios te sean favorables. Pero, si acaso no puedes controlar al otro, entonces, te deberás controlar a ti mismo dando la imagen de ti que el otro, de quien dependes y necesitas, valora y acepta. Ya sea que controles o que te controles, estarás en conflicto con el otro y contigo pues, ningún plan de control funciona perfectamente y, tarde o temprano, vivirás derrotas, frustraciones… ¡humillación! y la herida se resentirá aún más.

Además de las heridas de humillación debes sanar los patrones de comportamiento que te hacen susceptible al juicio del otro y debes liberarte de la relación negativa con la dependencia, pues siempre necesitarás algo importante de otros… y si no sanas este desequilibrio, tu vida será un viaje desesperante, de angustia y de ansiedad.

Usualmente, quienes viven así, bajo esta patología, encuentran descanso en el aislamiento, en la no dependencia y por ello, viven vidas desapegadas, desconectados lo máximo posible, justificados en cualquier excusa. Son personas a las que jamás se les verá su “verdadera cara”, pues temen ser juzgados; son personas hábiles para mostrar lo que el otro quiere ver o hábiles para esconderse y vivir en las sombras.

Estas personas, cuando no son hábiles para mostrar la cara que los demás quieren ver, cuando se sienten desvalorizados por los demás, entonces, encuentran descanso en la soledad, en la desconexión y complementan el disgusto de una vida así, con gustos que pueden darse sin necesidad de otros, por ejemplo, gastar su dinero en cosas que a ellos importan o agradan y que favorecen la no dependencia de los otros o que les ayuda a conseguir la aceptación de los otros… También encuentran descanso en gustos como comer cosas ricas en soledad y todo aquello que les de placer y no involucre a otros.

“Salvarse” a través de las apuestas, por ejemplo, o de la acumulación de dinero, es, también, una ilusión que estas personas, profundamente desvalorizadas, buscan para liberarse de la dependencia de otros, pues la sufren. La salvación mística, los caminos espirituales y tantas otras maneras de desconexión de la vida, son recursos que sirven al fin de salvarse del dolor de la humillación y del profundo desvalor que sienten estas personas. Esto, por supuesto, no quiere decir que el camino espiritual no sea un Camino legítimo a tomar, sino que algunas personas confunden un Camino espiritual como “la salida” de una vida y de un mundo que les duele…

La timidez es una de las características de las personas desvalorizadas, aunque, las que desarrollan la máscara sociable que les permite mostrarse como los otros aceptan que éstos deben ser se muestran como extrovertidos, sin embargo, tienen una timidez solapada, oculta y su verdadero rostro pocas veces se deja ver.

Por supuesto, todos tenemos un poco de este “mal”… en distinta medida, todos cargamos humillación y desvalor, y todos tenemos distinto grado de susceptibilidad y dependencia de la aprobación y aceptación del otro… todos, en distintas medidas, tenemos estas fugas del Poder Personal. Debo aclarar que la dependencia del otro no es una consecuencia negativa de un trauma sino que estamos naturalmente condenados a depender de otros. El problema de la dependencia surge cuando nos duele el simple hecho de necesitar de otros pues no confiamos en nadie y desesperamos por ello.

Humillación, Susceptibilidad exagerada a la opinión de otros o desconsideración de nuestra propia opinión, relación negativa con la dependencia… ¿cómo sanar estos desequilibrios?

El primer paso que debemos dar es reconocer los desequilibrios, verlos directamente en nosotros y reflejados en los otros, con quienes nos relacionamos. ¿tomas decisiones sin consultar o sin consensuar con otros? y, ¿son estas decisiones el origen del conflicto con los demás o todos respetan tus decisiones y las apoyan? ¿Haces programas solo/a sin otras personas o solo te mueves acompañado/a? ¿Necesitas socios/cómplices para todo lo que haces o haces como tu sientes y asumes las consecuencias?

El segundo paso sugerible es el de buscar nuevos escenarios donde estemos libres de los estímulos del pasado y podamos ensayar nuevas identidades, poner en práctica nuevas ideas y experimentar nuestras decisiones sin pasado, sin pasado en nosotros y en quienes nos rodean, aquellos a quienes hemos acostumbrado a tener poder sobre nuestra realidad, en quienes nos hemos respaldado.

El tercer paso, solo por mencionar algunos, pues no debe tomarse esto como una declaración exclusiva de cómo debe solucionarse esto sino como una sugerencia; el siguiente paso, entonces, es el de colocar al YO como la causa del YO, ¿cómo es esto? Pues, se trata de componer un Yo Ideal, el Yo que quisiéramos ser, un Yo Objetivo, describiendo sus valores, su vida, hasta el más mínimo detalle; y, luego, construir un Yo Manifiesto (el yo cotidiano) que tienda hacia el Yo Ideal. El Yo Ideal actúa como marco de referencia inicial y como destino de nuestro comportamiento.

Por supuesto, debemos descontaminar nuestra mente de los residuos del pasado, pues, de lo contrario, a la hora de diseñar el Yo Ideal, proyectaremos la susceptibilidad a la opinión de los otros, el rechazo a la dependencia y la humillación… por ello, debemos fantasear sin límites y pensar que no existe nadie más en el mundo, que no necesitamos nada de nadie, que no existe el dinero, entonces… ¿qué haríamos con nuestro tiempo, en qué tipo de escenario nos gustaría estar cada día, con qué tipo de gente nos gustaría compartirnos? (es mucho más efectivo este trabajo realizarlo con la guía de un terapeuta o facilitador, por supuesto, para lo cual me pongo a disposición, claro esta)

Regresar al origen, llevar la mirada hacia el interior, preguntarnos a nosotros mismos, qué quiero hacer con mi vida… sintonizar con la sensibilidad más profunda, la cual sostiene y alimenta los pensamientos y la manera de pensar y de sentir, es importante para iluminar esa oscuridad desde la cual actúan los mecanismos inconscientes alimentados por el trauma original y por las cosechas amargas que son consecuencia de una vida en desequilibrio emocional.

Como suelo decir, la mejor manera de quitarle poder a la timidez es delatándola, es decir, delatando nuestra timidez le quitamos poder a la timidez, así pierde sentido la máscara que intenta mantenernos “a salvo”, y que en realidad nos aísla y empobrece…

Quienes han sido humillados y desvalorizados sistemáticamente por sus padres y/o familia, se sienten incómodos en la relación de dependencia con otros, les incomoda necesitar de otros y confiar en otros… lo padecen…

La soledad, el control casi obsesivo sobre su tiempo y espacio, les da seguridad y calma… no está mal que así sea, pero debemos ocuparnos del origen y no solo actuar sobre la consecuencia.

Ocuparnos del origen implica ir a la causa y quitarle poder sobre nosotros. Delatar nuestra inseguridad, ponerla de manifiesto en todas las relaciones que sea posible hacerlo y construir la costumbre de escuchar nuestra opinión antes que la de nadie más, preguntarnos siempre, en cada decisión, qué opino de ello y qué espero con esto que hago… tener en claro para qué hago lo que hago… este comportamiento pone en primer lugar de importancia mi opinión y mi juicio y así instalo una sana costumbre de ser YO el eje de mi YO, para que el YO sea un YO completo y no uno dividido en el juicio de otras personas al que doy lugar como si fuera mi opinión y mi juicio.

Para quien ha cedido el poder al otro y necesita de la aprobación de los otros para sentirse seguro, para este, la desaprobación de uno solo fuga todo su poder aún si cien lo aprueban. Vasta un solo rechazo para que éste fugue su poder. Esta es la vulnerabilidad que vive quien ha sido desvalorizado y se mantiene en el auto desprecio y la desconsideración de sí mismo.

¿Qué opinas tú acerca de ti mismo/a? ¿qué opinas tú acerca de lo que haces con el tiempo de tu vida? ¿cuál es tu razón y cuál es tu excusa?

Nicolas Fernando Niglia Verdino

Canal, Guía y Facilitador

Anuncios

Control Mental Colectivo

Resultado de imagen para control mental

Estamos atrapados por el embrujo de un sistema global de control mental. Este sistema de poder, basado en la acción subliminal (imperceptible conscientemente) y liminal (perceptible por el sujeto), condiciona el tipo de pensamientos y emociones en beneficio del propósito de quienes lo ejercen.
La “Acción Psicológica” tendiente a instalar determinado tipo de opinión en las masas, para conseguir así su adhesión voluntaria, es una técnica utilizada inicialmente detrás de bastidores, pero que hoy se ejerce sin ningún tipo de ocultamiento ni vergüenza. Las técnicas de mercadotecnia son una clara expresión de este tipo de manipulación mental, también lo es el neuromarketing, y otras.
Todos los que necesiten del consenso o aprobación de otros, harán uso de estas técnicas de captación de la voluntad de los otros, de quienes estos precisan para conseguir su ambición. Marcas, productos, estilos, modas, políticos, monarcas, terroristas… todos ellos manipulan la red de consciencia colectiva, la mente colectiva humana o Inconsciente colectivo, a fin de manipular la voluntad y el libre albedrío de los individuos, pero, ¿por qué necesitan la adhesión voluntaria más que la conquista forzosa?
Es importante comprender que la adhesión voluntaria a una causa otorga poder, a la causa sobre nuestra vida, y es este un poder legítimo que concedemos pues el Cielo y el Orden Universal respeta el Libre Albedrío, es este un principio fundamental del Universo. Los “malos”, quienes entienden o van entendiendo cómo funcionan las leyes del Universo, saben que, si cuentan con la adhesión voluntaria de las personas, cuentan con el derecho legítimo sobre ellas, pero, si imponen su ambición a fuerza y en contra de la voluntad de las personas, no tienen legitimo poder sobre ellas y ellas tienen el derecho a liberarse de su opresor.
Por esta razón, la minoría oscura actual, el Orden Mundial actual, descarta la guerra y la conquista como medio para conseguir su ambición, pues es “pan para hoy y hambre para mañana”, sin embargo, buscan la imposición de su voluntad a través de la conquista de la adhesión voluntaria de las masas. En este caso, como digo, obtienen un título de poder legítimo sobre las masas que hasta el Cielo debe respetar.
Se trata de mantener la adhesión voluntaria de las personas, de construir opinión favorable y, una vez alcanzar esta meta, como digo, ni el Cielo puede hacer algo en contra. Todo vale con tal de conseguir la adhesión voluntaria de la mayoría, y, para conseguirla, es necesario desacreditar a las minorías opositoras, además de actuar persuasivamente, subliminalmente y explícitamente sobre la masa.
La minoría oscura, la cual vibra en la consciencia reptiliana, actúa al mejor estilo mercantilista corporativo actual, es decir, se vale de las técnicas de acción psicológica, neuromarketing, técnicas de mercadotecnia como las que se usan para instalar la necesidad de un producto en la mente de las personas, etc. Ver a la realeza asumiendo un comportamiento populista, cruzando a su descendencia de “sangre azul” con simples ciudadanos de la masa es una manera de conseguir esta adhesión, políticos caminado por barrios pobres, millonarios donando dinero a fundaciones ecologistas, etc. todo ello son acciones de manipulación mental o, dicho de un modo más correcto: son el ejercicio del control mental. De esta manera, estos “hechiceros” modernos, evitan el ejercicio de la Justicia Divina sobre ellos, pues cuentan con un derecho legítimo sobre los hombres, cuentan con la adhesión del ser humano.
¿Cómo contrarrestar este aparato de control mental global? La manera de hackear la mente colectiva sin incurrir en un “delito Universal”, lo cual daría derecho a la intervención Divina; es a través de la captación de la voluntad de las mentes individuales. El poder subjetivo de cada persona construye el pensamiento colectivo. Dada una cantidad de personas que coinciden en emoción y razón, estas instalan dicha emoción y razón en la mente colectiva a la cual están conectadas todas las personas del mundo. De esta manera, estos pensamientos colectivos incidirán la creación de pensamientos en todas las mentes de todas las personas.
Pensamientos Luminosos. Dado que todos estamos conectados a dicha mente mayor, los que piensan de manera correcta aportan a ese espacio colectivo una manera de pensar que frena el poder del aparato de control metal. Un pensamiento divergente, por ejemplo, rompe la consistencia del pensamiento absoluto, “una duda puede mas que mil razones…” La mente asertiva y crítica en una manera saludable de quitar poder al aparato de control mental. Pero, para ello, debemos pensar los temas cotidianos y corrientes, aunque de manera diferente, es decir, no debemos aislarnos de los temas que ocupan las mentes de la masa, sino que debemos involucrarnos en esos temas, pero aportar una visión diferente y cuando esa visión aumente en cantidad de mentes que coinciden, mayor será la fuerza de esta nueva visión y menor será el poder y efectividad del aparato de control mental involutivo y reptiliano que hoy impera.
Entonces, no te desconectes de los temas corrientes, por más superfluos e intrascendentes que sean, piensa en ellos pero piénsalos de manera correcta, iluminada… así, iluminarás el tema y a todos los que piensan en él, les aportarás un punto de vista diferente…
El rechazo y el asco que a veces puede darte la vida y las cuestiones del día a día y la distancia o aislamiento que tienes de ello, concede poder al aparato de control mental. Tú crees que así, siendo indiferente a “la matrix” te salvas de ella, pero no… así, siendo indiferente te haces cómplice en tu silencio, pues tú, que tienes un punto de vista diferente no lo estás compartiendo con la mente colectiva y por ello, no se producirá la coincidencia que instalará esa nueva manera de ver las cosas…
Pues los extremos del colectivo humano, el extremo involutivo al que llamamos Oscuridad, el cual vibra en la consciencia reptiliana, trata de conseguir la adhesión voluntaria y el dominio de la media y, así ostenta legítimo poder para ejercer su imperio. Por ello, el otro extremo, el de los Trabajadores de la Luz, deben inmiscuirse en los asuntos de la media, del “hombre promedio”, pero aportar una mirada diferente, iluminada por la consciencia. Si el extremo de la Luz, si los trabajadores de la Luz se mantienen al margen del mundo, dejan el terreno libre al extremo de la oscuridad y éstos se salen con la suya e imponen sus reglas…
Piensa en lo que todos piensan, pero piénsalo bien y así ayudarás al mundo a pensar mejor…

Saludos,

Nicolas Fernando Niglia Verdino

Canal y Guía,

Consciencia Metatrónica

 

Poder Personal, el poder de la congruencia.

Aquello en lo que creemos cuenta con nuestra adhesión voluntaria. Nadie teme a lo que no existe, solo tememos a lo que consideramos una amenaza real y posible para nuestro interés, sea cual fuera éste, tanto el interés de conservar la vida, como el de perder el control en una relación y quedarnos sin el otro, o el interés que nos vincula a un bien que queremos conservar y por ello tememos quedarnos sin él.

El Cielo respeta nuestro libre albedrío, y a este derecho lo ejercemos en las creencias reales y no en los postulados verbales; pues, como digo, la verdadera elección la hacemos no en las intenciones o en los anhelos, sino en cómo ocupamos el tiempo y el dinero. Son estas dos las características principales de nuestro sistema de creencias y las que revelan el verdadero uso del poder creador, o su limitación. Aquello en lo que ocupas tu tiempo y tu dinero, aquello es en lo que realmente crees, y es aquello lo que ostenta el poder sobre ti.

Todos anhelamos en lo profundo de nuestro Ser el reencuentro con el Espíritu, el regreso a la Fuente, a ese estado de abundancia y totalidad tal cual el que se describe en el Génesis en cuanto a la vida en el Paraíso. Sin embargo, cuando el Cielo nos dispensa los medios y el conocimiento para que logremos esta meta, que es, además, nuestra razón de existir; actuamos con descrédito y desconfianza y no destinamos ni el tiempo que esto requiere ni el dinero necesario para ello.

Si te dijera que tengo un teléfono celular a través del cual puedes comunicarte con Dios y que este teléfono celular tiene un precio, claro está, dime tú qué dirías, ¿acaso no estarías dispuesto a conseguir el dinero y pagar el precio para comunicarte con Dios? pues gastas tanto dinero buscando soluciones, ¡qué mejor que pedírselas al Creador de Todo lo que Es! Y qué pensarías si acaso te dijera que hay personas que no están dispuestas a pagar el precio…

Algunas personas consideras que las cosas del Cielo no deben pagarse o que no tienen precio, y sí, en cierto modo es así, sin embargo, estas personas no saben de lo que hablan y conjeturan y hacen de sus apreciaciones una verdad objetiva. El Cielo respeta nuestro libre albedrío, y si nosotros, los seres humanos hemos establecido reglas para el intercambio de mercancías, para pagar el trabajo, etc. esto mismo que nosotros hemos decidido es por el Cielo respetado. Por ello, mientras que la vida tenga precio, mientras que para conseguir los recursos esenciales para la vida sea necesario conseguir dinero y pagarlos, el Cielo aceptará y respetará esta decisión que el hombre ha tomado en su legítimo derecho.

Solo para quien acepta y reconoce que no tiene interés en “hablar con Dios”, por ejemplo, solo en aquel será congruente cualquier excusa en la que éste se justifique para no conseguir el dinero necesario para adquirir ese “celular Divino”; pero, si acaso estás buscando respuestas, soluciones, crecimiento, ascensión, si lo estás buscando a Dios apasionadamente y cuando te ofrecen el celular Divino dices: “no tengo dinero” o “no tengo tiempo”, entonces, esto demuestra que existe un conflicto en ti, esto demuestra una profunda incongruencia en tu universo personal y revela, además, que el poder en tu vida no lo administra ni gobierna tu parte consciente, sino tus mecanismos ocultos, a los que suele denominarse como: las sombras.

Observa tu agenda, dime, ¿cuánto tiempo inviertes en el ejercicio y en la búsqueda de lo importante?, y observa tu lista de gastos, y dime (y respóndete a ti mismo): ¿cuánto tiempo dedicas a lo verdadero, a lo importante?… Detrás de tu agenda y de la lista de gastos, existe una razón fundamental que ordena tu tiempo y el uso de tu dinero, esa razón se llama: miedo.

No puedes amar si es el miedo quien decide, no puedes llegar a Dios si es el miedo el que te detiene… Deja de excusarte, deja de explicarte y mejor actúa con coherencia y determinación. Acepta lo que eres o cámbialo, pero deja de negarlo y de simular que eres algo que en realidad no eres…

«Quien quiera oír, que oiga

Saludos

Nicolás Fernando Niglia Verdino

ESPM mayo 2018

 

A amar también se aprende…

Yo que soy un mal padre, sin embargo amo a mis hijos y sufro el amor que les tengo pues no soy el padre que quisiera ser, ni estoy con ellos como quisiera estar. Yo que he sido un mal hijo, que no me he dejado amar por mis padres y los he despreciado por no ser como yo esperaba que fueran conmigo, pero los he amado y me he lastimado tanto a mí como a ellos por mi desprecio. Yo que he amado y que amo y que sufro el amor y el desamor que mis miedos me han causado, yo que amo pero no he aprendido a amar aún para que el amor no me duela, yo doy testimonio de que es necesario aprender a amar y, por ello, es indispensable contar con buenos ejemplos de amor. Yo que sufro el amor porque no se amar ni dejo que me amen Yo doy testimonio de que a amar se aprende y se debe aprender para dejar de sufrir el amor, pues todos amamos y anhelamos el amor, pero pocos o ninguno sabe amar en este mundo, Yo que sufro el amor he descubierto que el perdón es la tregua  necesaria para la reconsideración, que ponerse en los zapatos del otro es el mejor ejercicio de amor, yo que sufro el amor he descubierto que no se puede amar cuando hay miedos y que por ello es necesario renunciar a los apegos para no sufrir el amor, pues amar está en nuestra naturaleza, pues nosotros somos amor!… “

Quisiéramos amar y ser amados pero no siempre podemos, no siempre nos dejamos y no siempre sabemos cómo hacerlo… y nos frustramos, y sufrimos el desamor aunque anhelamos amar y dejar que nos amen.

No siempre comprendemos las razones, el por qué no podemos amar lo que amamos, el por qué no nos dejamos amar y alejamos a quienes quieren amarnos… es que no siempre las razones comienzan en nosotros, no siempre son nuestras.

¿Acaso crees que tu madre no anhela amarte, o que tu padre no te ama? pues claro que te aman, la naturaleza en ellos es amarte. Piensa, mejor y en vez de convencerte de que no te ama, piensa qué será aquello que les impide amarte, qué tan duro y doloroso será lo que les impide expresar el amor que por supuesto tienen…

Observa a tus padres, observate a ti en esas circunstancias en las que anhelas amar libremente y dejarte amar sin temor, y comprende que tu quieres pero no siempre puedes… ellos también quieren pero no siempre pueden..

Tu madre, tal vez no sabe cómo amar, pues tal vez no fue amada y no recibió ejemplo de amor y de cómo amar… nadie puede responder cuando no sabe o no tiene lo que demanda la circunstancia… ¿acaso tu lo sabes todo y tiene la respuesta para todo? y qué te hace pensar que ellos sí la tienen…. reflexiona, respira… suelta…

Perdona a quien no te supo amar, no supo amar, pero lo anhelaba, tal cual tu madre anhela amarte, aunque no pueda… tal cual tu padre anhela ser tu heroe, aunque no pueda… pero sabes? tu decides lo que ellos son y no son, tu decides si los perdonas y si los liberas de su frustración y de la tuya por no haber sido amado…

Preguntate, y recuerdalo… ¿qué tan grande habrá sido el trauma, el mal ejemplo que ha impedido a ellos de expresar el amor que naturalmente tienen hacia ti? qué dolor tan grande puede apartar a sus padres de sus hijos y a sus hijos de sus padres? no los juzgues por la consecuencia, comprende sus causas… sus razones…

Duele tanto no poder amar a quien amas, como no ser amado por quien amas… duele! no saber, no poder amar duele… no le cargues al dolor de tus padres, de quienes te aman pero no saben o no pueden, no les cargues tu condena… sé indulgente, se amoroso, enséñales con tu ejemplo, amalos, libéralos de su condena, de su culpa, y libérate…

Ningún ser es incapaz de amar… pero hay corazones heridos, lastimados, temerosos y traumados por las duras experiencias que han vivido y confundidos por el mal ejemplo… sé indulgente, se misericordioso con ellos… actúa como maestro más que como verdugo… ama, aprende y enseña cómo se hace…

Ama, que todo lo demás, no importa!

Benditos sean aquellos que insisten en el intento de amar a quien no se deja amar, benditos los que aman a quien no sabe amarlos, benditos los que asumen el riesgo de amar sin medir las consecuencias y sin esperar nada a cambio…

Bendito sea el amor! el verdadero amor, el amor del alma, el que nos da el reconocimiento de la unidad que somos, y que cada parte constituye.

Bendita sea la Fuerza que nos unifica, Bendito sea Dios!

Benditos sean mis padres, mis hijos, mis hermanos, mi familia, mis ancestros, mis paisanos, mis amigos, benditos mis rivales y adversarios, benditos sean todos por su amor, mal o bien expresado… Gracias!

mi familia

El Diablo y el Libre Albedrío

diabolo

Personalidades controvertidas como la del Diablo hay pocas. Algunos creen en su existencia, hasta imagen le han puesto; sin embargo otros dudan o directamente niegan que exista tal personaje. Pero el mundo y lo que pasa día a día parece ser obra de una mente diabólica, algunos seres humanos podrían considerarse la encarnación del mismo Lucifer…

¿Existe el Diablo, y si existe, quién o qué es? Pues sí existe! y tiene cada día más devotos, cosecha cada vez más adhesión a su causa y se vale de recursos cada vez más eficaces para ello, como la tecnología de difusión masiva, redes y medios y, sobre todo, se vale de aquellos que sirven fielmente a su causa, y de todos los que adhieren voluntariamente a su propósito.

¿Qué es “El Diablo”?, El Diablo es una creación humana, una elaboración subjetiva de la mente humana, identidad esta que existe y vive en el “inconsciente colectivo” y que se vale de la mente individual humana, a la cual esta mente colectiva influye, para existir y para mantenerse con vida.

Sabemos que existe lo que los científicos llaman “campo morfológico” que rodea a cada especie y a cada individuo de cada especie y que en ese campo esta toda la información del individuo y de la especie. Cuando cada individuo coincide con otros individuos en una idea, en un sentimiento, en una creencia o juicio, ello se instala en la mente colectiva y desde allí condiciona la manera de pensar de todos los individuos de esa especie.

La capacidad de la noción que el humano tiene de sí mismo, a través de la cual nos dimos cuenta de que somos mortales, esto nos impulsa a la búsqueda de la inmortalidad, de la perpetuidad y del apego exagerado. El mal uso de esta cualidad, nos desnaturaliza, nos pone en antagonismo con la propia naturaleza humana y nos hacer rebeldes o subversivos del Orden Natural Planetario. Y todas estas ideas, juicios y creencias que son el fruto (amargo) de este mal uso de la capacidad mental de la noción, del saber a medias, de una percepción muy limitada aún de lo que es la realidad y de lo que somos nosotros, esto se instala en la mente colectiva y toma vida propia y se alimenta de todos los individuos que adhieren voluntariamente con estos pensamientos y que aceptan las soluciones a los dilemas existenciales que surgen de una noción que rompe la ignorancia plena pero no que aporta aún un saber completo.

Ese estereotipo de persona y de tipo de vida que creamos en el imaginario mental colectivo, influye la manera de pensar y la creación de ideas (metas, propositos) de cada individuo, Pero esa idea, esa identidad ideal que todos anhelamos y pretendemos alcanzar, la cual se ha convertido en el marco de referencia de nuestros juicios, esa personalidad ideal e ilusoria es el DIABLO…

¿Por qué el Diablo tiene poder sobre nosotros y por qué el Cielo no lo detiene? Los sembradores de las ideas paganas, los que conociendo cómo funciona este mecanismo mental y subjetivo sembraron inquietudes para crear al DIablo y para gobernar a las masas manteniéndolas atrapadas en esta pretensión ilusoria de una vida mejor… saben cómo funcionan las Leyes del Universo o, al menos saben cómo funciona la ley del Libre Albedrío, y en ello basan su poder.

Resulta que el ser-humano tiene el Derecho Universal y Divino de decidir, de elegir y más allá de que todos al hacer uso de este derecho asumimos también las obligaciones que entraña dicho acto (Karma), lo cierto es que el Cielo, quien ha dispensado este poder al hombre, no interviene directamente sobre el uso del libre albedrío (salvo casos excepcionales y aquellos que trascienden lo planetario). Entonces, los creadores y los adoradores del Diablo, de esta personalidad subjetiva y virtual que existe en el inconsciente colectivo, captan la adhesión voluntaria de la gente y mientras la consigan saben que tienen legítimo derecho a existir, tanto el Diablo que han y hemos creado y sostenemos vivo como los beneficios que consiguen quienes lo adoran y le sirven, beneficios que son fugaces y con una carga kármica importante pero, cuando uno se da cuenta del costo y toma consciencia de lo que ha hecho, es tarde!

Entonces, el DIablo existe, es una identidad subjetiva y virtual que existe en la mente colectiva, que incide en el inconsciente de los individuos pues todos estamos ligados a ese inconsciente colectivo a través del inconsciente individual; y que esa identidad “malefica” se basa y alimenta en nuestra adhesión voluntaria, en el uso de nuestro libre albedrío, y ello es la base de su derecho legítimo a existir y por lo cual el Cielo no lo elimina…

La estratégica básica del Diablo y de sus creadores y devotos es fundamentalmente la necesidad y el miedo a no cumplir las demandas que la existencia impone como condición de vida. Miedo a no tener, miedo a no ser aceptado y amado, contenido, miedo a ser marginado y rechazado, desabastecido, miedo a morir…

¿Cómo atenuar este poder que la mente colectiva ejerce sobre nuestro inconsciente? Fe, confianza en el Cielo, búsqueda de la Verdad… buscar la alineación con el Ser en nosotros y dejarnos guiar… usar bien el libre albedrío… adherir voluntariamente a la Verdad, a la Vida, a lo trascendente y eterno más que a lo circunstancial y urgente.

Saludos,
Nicolas Fernando NIglia Verdino
Canal y Guía

Proyecto Arca 333

Construir el personaje…vivir en la ilusión.

1-sombra-tono

Desde que nacemos, y antes inclusive, la mente comienza la construcción de la idea principal sobre la cual fundará su existencia en esta realidad. La mente comienza la “construcción del personaje” diseño que se basa en la historia del linaje, la cual la mente escanea a través del cuerpo que ocupa y del cuerpo de su madre, en el cual se gesta la vida y por lo cual, la incidencia de mamá es primordial en la vida de todos, mucho más que la de papá por supuesto.

Además de la información que la mente toma de la historia del linaje al cual corresponde el cuerpo en gestación, su cuerpo y vehículo de experimentación humana, toma información de la memoria antigua, de las encarnaciones anteriores a ésta.

Ambas fuentes de información desde las cuales la mente del sujeto construye el personaje componen lo que comúnmente se denomina “el subconsciente”. A esto se agrega, claro está, el inconsciente, el interés de la biología y sus mecanismos.

Entonces, la personalidad, quien tu crees que eres, es consecuencia de:

1) Naturaleza humana (biología e instinto)
2) Historia de Linaje 
3) Vidas pasadas

Observas la vida, valoras y te valores, decides y actúas desde el personaje que se ha diseñado en base a estas tres fuentes… ¿a dónde está, entonces, la singularidad del sujeto? Si eres y somos todos una consecuencia de “factores externos” a nosotros mismos, entonces, nuestra realidad no es nuestra sino de nuestro pasado, de nuestros ancestros de la naturaleza que nos impone su interés a través del mecanismo de funcionamiento humano… ¿existe un Ser singular en nosotros, existe algo que podamos llamar YO y que no sea consecuencia de todo aquello? Claro que si… existe, y es el que es capaz de observarse y de comprender esto mismo que estamos describiéndote. Sin embargo, mientras la mente, pues tu eres mente, mantenga la idea de sí misma, del personaje que ha creado para existir en esta realidad espacio-tiempo, fundada únicamente en estas tres fuentes y sin considerar al actor que interpreta al personaje circunstancial, entonces, tu vida no será más que el reflejo del pasado de otros…

Pero si tu mente re-liga con la Idea Original, con la capacidad de crear y se des-identifica de lo creado, pues lo creado es circunstancia y la capacidad de crear es esencia, si la mente “inferior” que es la que se liga a estas tres fuentes, logra agregar la Idea Superior del Ser, y al Ser, entonces, se produce la “reversión de polaridades” y la mente se funda ya no en estas tres fuentes para definir quién soy, sino que su eje pasa a ser la esencia y no la circunstancia…

¿Esto es posible? No solo es posible, sino que es, además, necesario para avanzar en la senda evolutiva. Es posible y necesario el proceso de desilusión que debemos atravesar para reconectar la mente “inferior” con la mente Superior y restablecer la unidad, de lo contrario, seguiremos actuando como una mitad que anhela a su otra mitad y se siente extraviada en un laberinto sin sentido…

Nicolás Fernando Niglia 
Canal y Guía 
Proyecto Arca 333
Escuela de Servidores del Plan Mayor 
Mexico (Gto) +5214773737300
ARGENTINA (BsAs) +5491139343900

El Origen de la Realidad…

la idea y la realidad

Todo movimiento -y toda manifestación- es causado por una fuerza a la que llamamos: voluntad. Esta fuerza encuentra sentido en la intención; sin intención no hay movimiento ni fuerza impulsora, nadie se levanta de su silla para ir a ningún lado, te levantas porque tienes la intención de ir hacia algún sitio o porque tienes la intención de no estar más allí, es decir, siempre hay una intención que precede al movimiento y que, además, lo produce.

La intención es la expresión manifiesta de una idea, y la idea es creación de la mente; tarea que ésta realiza en consideración del interés de la biología primero, luego creará en consideración de las pretensiones y anhelos de la personalidad; y, luego creará ideas en consideración de la consciencia Divina, dando así aparición a la personalidad Cristica. Lo cierto es que la idea es el inicio de la existencia, sin idea no hay existencia, no hay intención, ni voluntad, no hay movimiento y la vida es eso, es movimiento y transformación continuos.

El origen de todo movimiento, de toda expresión, es la idea. La idea es creación de la mente, pero la mente está condicionada por la impostura del género fundamentalmente, al menos mientras ésta actúe en plena identificación con la biología y con la personalidad fundada en la biología. Esta impostura genera una percepción limitada, precisamente, por el género. Los hombres no ven lo mismo que las mujeres cuando ambos miran lo mismo y en el mismo momento. Esta diferencia es condición natural humana.

Entonces, la idea, de la cual la manifestación es su resultado, tiene condicionantes que impactan en la realidad del sujeto. Sin embargo, la reacción común de todos es hacia la realidad y no hacia la idea. Cuando las circunstancias nos muestran algo que no se ajusta a la intención, reaccionamos en relación a la realidad, a lo que somos capaces de percibir y valorar de ella pero no vamos hacia el origen, hacia la idea. Luchamos contra la realidad, contra los actores de esa realidad, es decir, tratamos de forzar las cosas y así nos condenamos a una relación conflictiva y de carencias con la realidad y con la vida y sus actores.

En los Cursos On Line y presenciales “Decodificando al Mecanismo Humano y la Naturaleza del Ser” nos focalizamos en el origen de la realidad, inclusive, asumiendo al ser-humano como parte de la realidad bajo análisis y no como el origen en sí, es decir, nuestro enfoque va hacia lo profundo y esencial, hacia la causa del Yo y de las circunstancias del sujeto.-

Lic Nicolás Fernando Niglia
Proyecto Arca 333
Escuela de Servidores del Plan Mayor
ARG +5491139343900
MEXICO +5214773737300