El Poder de la Mente

La mente nos confiere un poder extraordinario, de esto habrás escuchado hablar… Somatizar y el efecto placebo son algunas de las manifestaciones del poder de la mente.

Sin embargo, el principal poder de la mente, que pasa inadvertido como quien busca algo que ya tiene en sus manos… es el de crear la identidad del sujeto, la idea del Yo. Pues es esta creación mental y subjetiva la que nos determina, la que condiciona la relación del sujeto con la vida, con los demás, la que puede alterar el Orden Natural Humano y Planetario con sus pretensiones y anhelos, la que puede exagerar al ego llevándolo al extremo de una inteligencia y sagacidad capaz de destruir al mismo planeta y más allá (si acaso no estuviéramos contenidos por Mayores…)

La Personalidad, esta máscara que edificamos sin darnos cuenta… y que termina convenciéndonos a nosotros mismos de que somos alguien que en realidad no es sino una interpretación de lo vivido… Esta máscara no es sino una consecuencia de lo aprendido, de lo experimentado, de lo inducido…

Este sábado, en Lagos de Palermo a las 10:30hs hablaremos de éste poder extraordinario y las consecuencias de su mal uso; hablaremos también de cómo bien usarlo para nuestra prosperidad…

Te esperamos!
Contactanos por Whatsapp al 1139343900 (ARG)

folleto sabados 2

Anuncios

Crecimiento Transpersonal. Renacer de una nueva identidad…

cccccc

La idea del “Yo” cotidiano con la que nos identificamos y sobre la cual hemos construido la personalidad y sus rasgos, desde la cual decidimos qué somos y qué no somos, qué merecemos y qué no merecemos y, también, desde la cual surge la pretensión que dirige nuestras acciones y en la que se fundan los anhelos; esta identidad subjetiva que elaboramos es consecuencia, por supuesto, de lo que impone la biología de la naturaleza humana y de las necesidades elementales para la supervivencia; pero, no termina allí la lista de influencias que determinan quiénes y cómo somos, sino que es también la educación, las costumbres, son las circunstancias vividas y lo que de ellas hemos juzgado como bueno y como malo lo que nos determina y nos condiciona; y es también lo que somos antes de ser humanos…

La biología te dice que debes comer, pero es esa identidad subjetiva que has elaborado, la personalidad, la que dice qué comerás, cómo comerás con quién sí y con quién no, etc.

Esta identidad subjetiva, la personalidad; tiene como marco de referencia, no solo al universo personal del sujeto, sino también a la identidad colectiva que actúa como origen de los anhelos de las personas (campo morfológico de la humanidad). El origen de nuestros pensamientos no está en nosotros, no somos dueños de lo que pensamos y de la manera de pensar, sino que los pensamientos y las formas de pensar son consecuencia de algo más allá de nosotros. Así como la personalidad es una construcción consecuente, es un resultado, es un efecto de… Así también, los pensamientos y las formas de pensar son efecto de… ¿de qué es efecto el pensamiento y la manera en la que pensamos? (La respuesta a este interrogante forma parte del programa de desarrollo transpersonal).

Un día descubres que todo lo que has creado acerca de ti y de lo que eres, es una ilusión, es producto de la circunstancia y, por ello, comprendes que tu personalidad es una circunstancia en tu vida y que, como toda circunstancia, es pasajera y está condicionada por los elementos que componen a determinada realidad; una vez que los elementos que dan forma a una realidad, o parte de ellos, cambian o desaparecen, entonces, tu personalidad pierde el fundamento y lo sufres, vives un proceso llamado: despersonalización, el cual es similar a una muerte, pero sin dejar el cuerpo, es una muerte porque te quedas sin identidad y sin identidad no existes, no eres… ¿cómo te liberas del sufrimiento que causa este proceso de despersonalización y cómo te liberas de la resistencia que tu personalidad ejerce para evitar el cambio de los elementos que componen una realidad, poniéndote así en contra del fluir natural de la vida? (La respuesta a este interrogante también es parte del programa de desarrollo transpersonal).

Has conseguido tus anhelos, has llegado a la “cima”, sin embargo, sientes que no has logrado nada pues, eso que has logrado no es el anhelo de tu Ser, tu razón de existir, sino un anhelo consecuente de una situación de crianza, de un contexto cultural y social determinado, de la impostura de estímulos externos, etc.  Lo bueno es que ahora sabes lo que no necesitas, lo que no te sirve. Sin embargo, estas muy comprometido con tu personalidad, “el personaje te ha dominado” y temes “desnudarte” tal cual el caracol teme quedarse sin su caparazón, pues se siente indefenso, desprotegido, desnudo… Pero este caparazón que has construido te es muy pesado, al punto que no te deja avanzar y peor aún, te agota y te asfixia, te sientes como una planta sin agua y sin sol, marchitándose lentamente… “lo tienes todo, pero te sientes vacío”.

O, puede ser que cada vez que estas por conseguir algo, surjan circunstancias que lo saboteen o tú mismo te conviertes en el gran saboteador. Es que no somos solo la biología, ni somos solamente la personalidad, consecuencia de una serie de sucesos particulares y rasgos de familia y cultura social; sino que hay algo más profundo en nosotros que se revela, que quiere Ser.

El Ser-humano es una dualidad activa, por ello, somos una especie compleja y sofisticada para ser consideradas solo como un animal racional. La naturaleza del Ser-Humano se compone, en realidad, de dos naturalezas, cada una con su aporte y otorgando poder al sujeto para resolver las necesidades que la misma naturaleza le impone y, así, la naturaleza cierra un círculo perfecto en cada individuo, es decir, impone una necesidad, pero, además otorga la facultad para resolverla.

Sin embargo, cuando coinciden dos naturalezas en un mismo sujeto, cada una aportando sus facultades e imponiendo sus necesidades específicas, puede ocurrir un “mal uso” de estas facultades y esto desequilibra y desnaturaliza la vida. Un ejemplo de esto es lo que ocurre con la vida del hombre cuando éste toma consciencia de que es mortal, de que morirá de todos modos. La naturaleza humana nos hace mortales y la misma naturaleza nos hace rechazar la muerte, pero, no es facultad propia de ella la noción de que somos mortales, así como ningún animal sabe que es mortal y por ello vive hasta el último instante sin tomar precauciones más que las que requiere el instante. Esta noción de que moriremos de todos modos nos impulsa “naturalmente” en el sentido de la búsqueda de la inmortalidad y esto nos desnaturaliza, pues dejamos de actuar conforme lo impone la naturaleza del hombre y actuamos con cierta arrogancia, intentando eludir la voluntad de la naturaleza humana.

La noción de que moriremos, de nuestra condición de mortal, nos hace sufrir la vida, así como en una relación de pareja perfecta se sufre sabiendo que un efecto de fuerza mayor los separará indefectiblemente, estos sufrirán esa separación no cuando ocurra sino cuando se enteran de que ocurrirá y de que es irreversible, así sucede en todos nosotros, aunque en distinta intensidad, con el sabido final ineludible. La dualidad provoca estos “trastornos” en el individuo, un estado de dilema existencial y de confusión, pues la vida se torna pesada y difícil conforme aumenta la dualidad activa en nosotros.

El uso de la capacidad de observarnos y de observar la vida, de tener noción de que existimos, de que somos, y de crear sentido a lo que somos y a la vida, ello no procede de la naturaleza de la biología sino de otro estado de naturaleza. Pero, cuando utilizamos esta facultad no en el sentido del propósito de su naturaleza sino para conseguir placer, seguridad y para evitar el dolor y la muerte, entonces, desnaturalizamos este don y a la vida misma.

Considerarnos animales racionales y tratar de comprender nuestro dilema existencial desde ese presupuesto, nos condena a soluciones incompletas o ineficaces. Considerarnos que somos solo la personalidad, es decir, esa identidad subjetiva que pretende ser y estar de determinada manera lo cual construye desde un juicio limitado, también nos condena a una solución insuficiente o ineficaz. Debemos, por ello, dar un enfoque holístico, completo y no cerrado a nada, para que podamos proveer una solución más completa y abarcativa. Quien mira desde una visión condicionada, no tendrá una percepción completa, sino que será ésta tan condicionada como los ojos del observador que mira…

 El apoyo que se brinda a través de las terapias de crecimiento transpersonal tiene como fin, entre otros, asistir y contener a personas que están en este tipo de situación, para que den ese paso que deben dar, para que se liberen de ese viejo caparazón (la vieja personalidad asfixiante) y construyan uno nuevo hecho a imagen y semejanza de la nueva vida naciente.

Imagina que hubieras sido adoptado a los 3 años de edad, por una familia extranjera y que te hubieras formado y crecido en otro país con otras costumbres, ¿cuán diferentes serías al que eres hoy? Pues muy diferente en muchas cosas y el mismo en otras. Pero, esos rasgos de la personalidad que son resultado de la experiencia vivida y de lo no vivido, son los que determinan tus creencias, tu forma de ver la vida, tus pretensiones y anhelos y tu dignidad. La identidad subjetiva que creamos y que se crea como resultado de las experiencias que hemos vivido, nos da la correspondencia con lo que nos toca vivir, con el tipo de relaciones que tendremos, etc.  Y lo que nos toca vivir, lo que nos pasa, retroalimenta a la personalidad y afirma algunos rasgos condenándonos a quedar atrapados bajo este viejo caparazón que nos impide avanzar, que nos asfixia.

¡La personalidad es pasado! Es el eco de un pasado reciente y de uno muy lejano. La identidad refleja lo vivido y expresa, en el presente, el eco de lo acontecido y del juicio que hemos elaborado sobre aquello, concede así, al pasado, un rol protagónico en nuestro presente, condicionando la relación con la circunstancia actual. De esta manera, las sombras del pasado opacan nuestra visión de la realidad presente y quedamos atrapados en la misma mirada, en el mismo prejuicio y en los mismos miedos, condenándonos así a repetir patrones y las mismas experiencias. Cuando el pasado asume el protagonismo en el presente, actuando como gafas que nublan la percepción, se interfiere a nuestros sentidos, desde los que podemos ver la realidad tal cual es o, al menos, la podemos ver sin el condicionamiento del pasado para responder en cada ahora desde el presente, desde una idea surgida de la percepción en correspondencia con cada ahora y sin la alteración que produce la memoria (el prejuicio y los viejos patrones). Podemos liberarnos de la impostura del pasado y de las viejas costumbres sin necesidad de rechazar lo que fue, sin necesidad de olvidar, y esto también es parte del programa de desarrollo transpersonal.

Ninguna idea a la que no demos crédito será realidad algún día, entonces, si no somos capaces de construir una nueva ideal del YO, si no aceptamos un nuevo fundamento para la identidad, un marco de referencia expandido; entonces, quedaremos atrapados en una idea limitante y limitada debido al descrédito que damos a toda idea diferente a la que aceptamos como real, posible y conveniente. Quedaremos así atrapados bajo la cáscara dura y pesada de la vieja personalidad en la cual soportamos el peso de los anhelos de nuestra familia, de los anhelos propios surgidos en las carencias vividas, etc…

Pues, se trata de ¡ver la vida con una nueva mirada! sin el lastre del pasado, ni de las victorias ni tampoco de las derrotas que ya fueron; con una mirada libre de prejuicios, de antecedentes que condicionan la apreciación actual; se trata de ¡ver con claridad lo que es tal cual es y por qué pasa lo que pasa! Antes de cada creación no hay nada, solo existe vacío, entonces, debemos liberarnos del pasado, producir ese vacío consciente, para crear desde una nueva visión y más propia, más expandida y sensible, aprovechando lo vivido, para no dar poder a las expectativas de otros ni a las que nosotros mismos hemos alimentado pretendiendo una vida mejor… No está mal pretender una vida mejor, pero debemos tener bien en claro qué es una vida mejor, mejor para quién, para qué…

Esto es, precisamente, el Crecimiento transpersonal y la Auto Maestría que es consecuencia natural de este proceso; se trata de vivir experiencias, procesos y eventos que transcienden la identidad habitual del sujeto, permitiéndole a éste experimentar una realidad mayor y más significativa. De esto se trata este Programa de Desarrollo Transpersonal, parte de Proyecto Arca 333.

 

El Ser, la Naturaleza Humana y la Personalidad

El Ser (o Espíritu) habita en el interior profundo de cada persona. Y tal cual el núcleo de la semilla, que espera los estímulos externos que activen su despertar y expansión; así el Ser espera allí, en ese interior profundo, los estímulos que activarán su desarrollo y expansión, transformando a la persona.

La Personalidad es la capa más dura, es como la cáscara del huevo que encierra y que protege al pichón mientras se gesta. Es la capa que el Ser debe atravesar, que debe romper, tal cual sucede con el pichón que para nacer en la nueva vida debe romper y liberarse del huevo. A este nacer de nuevo se lo llamó Renacer de Agua y de Espíritu, o Despertar de Consciencia.

La Palabra es uno de estos estímulos que el Ser necesita y que espera para despertar y para atravesar la capa de la personalidad que lo mantiene atrapado. La Palabra es “la Verdad que nos hará libres”. La palabra provee a la mente -la cual es la creadora de la idea, de los juicios y de la razón-, de una mente alineada con el Ser, y viene a ordenar las ideas que la mente inferior ha creado y en la cual se ha fundado para construir la identidad del Yo. La mente alineada con el Ser, agrega nuevos colores que enriquecen la imagen que la mente inferior es capaz de crear acerca de la realidad de quién somos y de lo que la vida es.

La Naturaleza Humana impone sus condiciones para concedernos el derecho a la existencia, al Estar… pero no hemos nacido solo para “estar”, no somos solo biología y no estamos únicamente sujetos al imperio de esta naturaleza, sino que el verdadero propósito es Ser más allá de la biología, así como el propósito del bebé en el vientre de su madre es ser más allá del cuerpo de su madre y de su familia. Pero, para Ser, necesitamos Estar, por ello, Estar para Ser es la consigna, Estar para Ser, en la Tierra como en el Cielo. Pero estar demanda respuestas, y debemos atenderlas si queremos Ser. Pero no son estas demandas el eje de nuestra existencia, por ello, cuando la personalidad funda sus anhelos en el logro de las demandas que la biología impone y en el placer que de ello se obtiene, la personalidad es un obstáculo para ser, actúa como ese viejo y pesado caparazón.

Así como la vida nace una vez que es fecundado el óvulo en el vientre de la madre y esa vida no nace para quedarse allí, dentro de su madre, pero allí debe estar un tiempo para conseguir lo que de esa existencia transitoria necesitará para alcanzar su objetivo final, que es nacer en el siguiente estado de realidad; así también sucede con nosotros, los seres humanos, pues nacemos en esta realidad terrenal y animal no para quedarnos aquí, no es este nuestro destino definitivo, sino que es transitoria la existencia en esta realidad espacio-tiempo pero aquí debemos estar mientras desarrollamos las cualidades que nos dan la existencia en el siguiente estado de realidad, así como el bebé que debe desarrollar sus pulmones que no usa dentro del vientre de su madre, pero que si no los desarrolla allí, entonces, luego del parto no tendrá chance de vivir…. Tenemos que desarrollar aquí, en esta vida, las cualidades que nos dan la continuidad más allá de esta vida, esto lo reclama el Ser en nosotros y su naturaleza, a la cual llamamos: Naturaleza Divina.

El Despertar de Consciencia es como la germinación de la semilla, el brote rompe la cáscara de la semilla y busca la Luz del Sol que será, a partir de allí, su nuevo alimento. Es también como el nacimiento del pichón que rompe la cáscara del huevo y comienza a respirar el aire de la nueva realidad y va abriendo esa cáscara hasta que por fin se libera de ella. Este es el propósito de todo lo que hacemos en Proyecto Arca 333: proveer asistencia, guía y contención a quienes están comenzando a experimentar este proceso.

Saludos,

Lic Nicolás Fernando Niglia

 

La depresión y la Ascensión

descarga
La personalidad es la identidad particular del sujeto, costumbres, hábitos, formas de resolver las necesidades que la vida impone, patrones que caracterizan a cada individuo, a cada grupo, cultura y raza.
La personalidad es producto de la psique, y es ésta un elemento no físico e insertado a la biología del cuerpo. Los griegos consideraban a la psique como un elemento sustantivo, la llamaban “alma humana”, que se incorpora al humano y que lo deja cuando el cuerpo muere. Pero, por alguna razón, al institucionalizar el estudio de la psique, se ha quitado la relación metafísica que es el elemento esencial y fundamental de este aspecto sobre el cual los griegos hicieron fuerte hincapié entonces…
La biología humana, el cuerpo y sus funciones, tiene sus pretensiones. Podemos decir que la pretensión esencial es la de sobrevivir. La psique, encarnada en la biología del cuerpo, asume esta pretensión como propia y agrega a la naturaleza humana las facultades mentales (propias de la psique), como la capacidad de crear ideas, el ingenio, la razón confiriendo al humano una capacidad sobrenatural para resolver el interés que impone su naturaleza biológica…
La psique, insertada en la biología, representa el proceso de concepción de la nueva vida. Imaginemos la fecundación del óvulo de la hembra, el óvulo fecundado deja de ser óvulo, y la semilla del masculino sembrada en el óvulo deja de ser semilla, ambos elementos se funden en uno nuevo, en una nueva vida y se necesitan para ello. Pero, para que este óvulo fecundado se desarrolle y cumpla así su Propósito, por el cual el óvulo recibe a la semilla, éste debe recibir también estímulos externos, así como el huevo de la gallina que necesita, además que el gallo aporte lo suyo, que su madre, la gallina, le irradia la energía que incentiva el desarrollo del pichón, que transforma al huevo en una nueva vida (en el caso del despertar del Ser insertado en la biología del hombre, este estímulo externo lo ejercen, por ejemplo las alineaciones cósmicas particulares y fundamentalmente La Palabra…)
Cuando el Ser-Humano comienza a recibir estos estímulos externos, para que el Ser despierte y se desarrolle, entonces la psique, que es la semilla sembrada en la biología del hombre, comienza un proceso de des-identificación o de despersonalización; es decir, la psique, ese poder mental que crea la idea del Yo fundado en el interés que la biología impone, comienza a perder determinación en su obediencia a las demandas de la naturaleza humana, comienza a perder interés en los asuntos corrientes y, la biología, que había delegado la solución de sus necesidades en la personalidad del sujeto, se altera y surgen estados alterados de emociones, como la ira y la depresión pues, la biología siente que no puede confiar en la personalidad y la personalidad se siente cada vez menos identificada con la biología…
Surge así un dilema existencial al estilo Hamlet. Entonces, la biología activa el sistema reptiliano, el aspecto más primitivo en nosotros para la supervivencia, entonces nos convertimos en una especie de psicópatas insensibles e inescrupulosos… o bien, surge el perfil del paranoico, por el cual sentimos que ya nada tiene sentido, que no vale la pena el intento, que la vida no nos sirve, que no somos capaces, que lo hemos perdido todo… o que somos incapaces de conseguir lo que necesitamos…
El mundo de hoy se está dividiendo entre psicópatas, personas que actúan como depredadores, cada vez mas insensibles, despiadados, inescrupulosos y desconsiderados de las consecuencias de sus actos; y de paranoicos, depresivos que se sienten perdedores crónicos, que actúan como presas, que asumen su derrota definitiva y por ello dejan de intentar… (sumidos en ataques de pánico, ansiedades y tristeza crónica)
Cuando este proceso inicia, el de la des-identificación que hace la psique con respecto a la biología del hombre y del interés que esta impone y de las costumbres y culturas que hemos desarrollado para conseguir ese interés, entonces vivimos tal cual un divorcio… un divorcio con hijos y otros compromisos en medio que nos mantienen en dependencia obligada con el otro… entre la personalidad y la biología, a pesar de que ya ninguna tiene interés en la otra…
La persona y la biología se padecen mutuamente y se castigan una a la otra, la somatización o las enfermedades o el castigo al cuerpo, son las maneras en que se expresa este conflicto. Cuando sientes que el cuerpo no te responde o cuando castigas al cuerpo…
Mientras todo esto ocurre, el Ser se va expandiendo conforme recibe el estímulo que lo despertó y que lo alimenta… hasta que llega el momento del “quiebre” y, tal cual sucede con el pichón que rompe la cáscara y sale del huevo y deja esa dimensión de realidad, así sucederá con el Ser en nosotros cuando llegue a su punto de máxima expansión dentro del humano…a esto lo llamamos Ascensión.
Es doloroso, traumático, incomodo… pero es totalmente oportuno…resistirse, evitarlo, es imposible.. ¿acaso el huevo, una vez que la gallina comienza a empollarlo, puede evitar transformarse en un pichón?….
La desconsideración que la psicología y que la psiquiatría han hecho del aspecto metafísico de la psique, las convierte a éstas en ciencias insuficientes, incompletas (¿deliberadamente incompletas?) que no surten efecto positivo, en el sentido de lo que debe ser…
La psique, “alma humana” según el significado de esta palabra originalmente griega, no pertenece a la biología ni a la naturaleza terrenal del hombre, es el Alma instalada para que de la unión de ambas naturalezas surja la Nueva Vida, el Nuevo Hombre…
Pero, aquellos que reaccionan a este proceso desde la consciencia reptiliana, dado que su biología se siente amenazada por el desacato de la personalidad y el protagonismo lo asume la biología (su aspecto terrenal) “matando” la sensibilidad naciente, estos se desconectan del Ser, lo ahogan y no lo dejan crecer y prosperar… Pero, los otros, aquellos que caen en depresión pero aceptan la transformación, aunque les duela… éstos son los “Bienaventurados” los que sufren la vida y no entienden por qué… pero permiten la transformación, se dejan “llevar por la corriente evolutiva”… Sepan, que ustedes, los bienaventurados, son los ELEGIDOS! son las semillas que están germinando… tengan Fe y calma… vivan cada día sin inquietarse por el mañana… busquen el estímulo que expande al Ser, no lo eludan ni intenten evitarlo…
Saludos, Nicolás Fernando Niglia
Proyecto Arca 333, Escuela de Servidores del Plan Mayor

El verdadero problema…

Resultado de imagen para diagnostico

El primero de todos los problemas es la incapacidad para discernir acerca de si hay un problema que resolver y cuál es ese problema.

Decidimos que sufrir o sentir dolor es parte de un desorden, de un desequilibrio y que eso está mal. Entonces, creamos una idea de un Yo ideal, una identidad que no considera el sufrimiento ni el dolor y tantas otras experiencias que juzgamos negativas e indeseables, y nos contemplamos únicamente a la hora de elaborar esta identidad pretendida en el placer, en la alegría en la felicidad.

Todo esfuerzo que hacemos para hacer realidad esta identidad, para que se cumpla este sueño, nos pone cada vez más en el verdadero desorden que es, además, el verdadero problema que tenemos hoy los seres humanos. Esta desnaturalización en la que hemos caído a causa del anhelo exagerado debido a la cada vez mayor capacidad de conseguir una vida que se ajuste al ideal que artificialmente hemos construido, nos empobrece en vez de emponderarnos, nos desnaturaliza así como si mueves el espejo y éste deja de reflejar la imagen plena y clara y entonces deja de servir como tal…

Así la realidad del hombre de hoy, el cual ha sofisticado su vida con el propósito de evitar esas experiencias que son naturales y propias de la existencia pero que el hombre, gracias a su capacidad del juicio y la noción puede distinguir y por ello intentar eludir como quien separa la cebolla de la sopa pero al hacerlo, cambia la naturaleza de la sopa y deja de ser sopa…

La meta física clásica, la psicología y la ciencia en sí buscan el arquetipo de hombre en cuya existencia no exista dolor, sufrimiento o decepción y construyen un problema en donde no hay problema pues parten de un desconocimiento inicial que anula y quita eficacia a toda conclusión, el conocimiento original que no se considera seriamente y en profundidad aún, es la simple naturaleza animal del hombre como marco de referencia fundamental de la existencia y el conflicto real y, tal vez el único a atender, que suscita la incorporación de atributos y facultades extra naturales, es decir, que provienen de otro estado de naturaleza que no es la terrenal y animal humana en la que iniciamos la existencia en cada encarnación.

Precisamente, el despertar de consciencia es el proceso de re fundación de la identidad del Yo, es el cambio de marco de referencia en el que basamos la identidad subjetiva.

De tanta tecnica y procesos de desnaturalización a causa de la estigmatización del ego, quitamos el impulso vital que provee la naturaleza terrenal humana y por ello debemos sustituirla de manera artificial como por ejemplo a través de farmacos y nuestra vida se hace así cada vez más dependiente y por ello más pobre en vez de conducirnos en el sentido de la plenitud y de la abundancia.

El ideal de vida que perseguimos, es una idea que desconoce la naturaleza del sujeto y por ende, lo empobrece lejos de enriquecerlo. Es este el verdadero problema, es decir, el juicio que hemos hecho y el veredicto al que hemos llegado en cuanto a que la vida no debe ser dolorosa, no debemos sufrir, no debemos sentir culpa sino solo felicidad pues “para eso vinimos”, estas conclusiones son el verdadero problema.

En vez de rechazar a la naturaleza o a las naturalezas que convergen en el ser-humano, debemos comprenderlas, para lo cual es preciso primero aceptarlas en vez de ocultarnos en estereotipos que desconocen o pretenden ignorar lo que en realidad somos y lo que no somos ni debemos ser…

Saludos,  Nicolás Fernando Niglia

Proyecto Arca 333, Escuela de Servidores del Plan Mayor

Auto maestría, la verdad que nos hará libres…

Imagen relacionada

Cada día aprendemos algo nuevo que enriquece y transforma a la idea anterior; y este aprendizaje nos lleva a la conclusión de que es imprudente asumir que “lo sabemos todo” pues al día siguiente el aprendizaje de algo nuevo nos hará saber, al menos que estábamos equivocados en dicha apreciación del día anterior.

Pero, tan malo como asumir que lo sabemos todo es el hecho de asumir que no sabemos nada… El relativismo de quienes suponen que la sabiduría nos lleva a la conclusión de que no sabemos nada, es tan perjudicial como la arrogancia de quienes asumen que lo saben todo. La idea de que es sabio asumir que no sabemos nada y renunciar por ello a la búsqueda del saber pues, de esta conclusión ¿qué mas puede devenir que el cese de la búsqueda del saber? ésta revela un conocimiento previo a dicha conclusión que contradice a la conclusión misma. Pues para legar a dicho resultado, existe un proceso previo de elaboración de la idea, debería existir al menos, Es decir, sabemos algo y por ende no podemos asumir que no sabemos nada! además, esta “revelación” del relativismo asume condición de verdad absoluta, determinante y definitiva y cierra el tema del saber, tal cual en quien asume que lo sabe todo…

El peligro del relativismo es similar al de la arrogancia de quien cree saberlo todo, tal vez estos dos son los extremos de la ignominia. Afirmar que lo se todo es tan absurdo como afirmar que no se nada… y ambos extremos revelan que no sé aún lo suficiente como para comprender que sé algo que no es todo pero es más que nada…

Para llegar a la conclusión de que no se nada o de que nada hay que saber más que asumir que no sabemos nada, como digo, debemos atravesar un un proceso de análisis previo que nos da ese saber, por lo cual sí que sabemos algo! y será eso, en tal caso, el saber que tenemos y que podríamos compartir con otros… el saber desde el cual concluyo que no se nada… pero dado que es absurdo este resultado, mejor seguir buscando el saber antes de llegar a estas conclusiones peligrosas pues muchos hacen eco adorando a los sabelotodo o buen asumiendo el sedentarismo mental emulando a los que suponen que el saber es no saber nada….

Pero, como digo, ni todo, ni nada… sé lo que sé, y puedo saber cada día más conforme no renuncie a la búsqueda de la verdad ni me corrompa trocando la verdad por la conveniencia cada vez que la verdad venga a incomodarme y a contradecir mi ambición…

Si buscas la Verdad, comienza por soltarlo todo! o por estar dispuesto a ello!… Pues así como la luz una vez encendida no deja lugar a la oscuridad, así la Verdad…

Cuando el conocimiento oficial, el que difunden las instituciones oficiales y en base al cual forman las personalidades de los profesionales de cada rama del saber, están editados y condicionados al interés inmediato del “poder”, las instituciones y los profesionales que expresan el conocimiento oficial actúan como des informantes y falsificadores cada vez que en nombre del dogma o de la doctrina oficial, con la que se identifican y en la que se respaldan, rechazan y combaten la Verdad emergente e irrefutable que viene a transformar “la verdad”.

El conocimiento transformador cuesta sangre, sudor y lágrimas… de esto dan testimonio los que vinieron a traer nuevas revelaciones los que terminaron expulsados, marginados y asesinados.  No es un camino alfombrado con pétalos de rosas el que camina el “transgresor” que viene a enriquecer la verdad o a correr los velos que nos mantienen en la ignorancia y, sobre todo, en la sensación ilusoria de que estamos en lo correcto y haciendo el bien….

La auto maestría no surge como un Don de lujo espiritual que alguno puede ostentar y desde el cual reclamará jerarquía sobre otros sino que, más bien, es una acción de supervivencia del sujeto que tiene la necesidad de saber, tanto como la de respirar, pero, dada la intoxicación y contaminación que ha afectado a las instituciones que deberían ser pioneras y difusoras de la Verdad, el sujeto debe procurarse por sí mismo la satisfacción de esta necesidad de saber y, en ello, desarrolla su auto maestría, así como ante la falta de alimento cada quien debe procurárselo por sí mismo…

Entonces, éstos que han descubierto el saber debajo del suelo sobre el cual andamos ignorantes e insensibles, pueden compartir la riqueza que han encontrado y que ha transformado su existencia, no porque se hayan liberado éstos de los males típicos que acosan al hombre, como la muerte o la “injusticia”, sino porque de este enriquecimiento que resulta del saber surge el verdadero sentido que explica el por qué de cada circunstancia y el “a dónde me lleva” esta realidad, es decir, surge la consciencia que nos permite ligar cada decisión con sus efectos y a cada efecto con su causa.

Este período de oscuridad en el que aún estamos, pero que está cercano a su final, ha confundido el orden de las cosas, ha hecho de la costumbre su marco de referencia moral, de la conveniencia su pretensión y de la personalidad del sujeto un dios pagano que todos adoramos cada vez que nos queremos parecer a ese modelo de sujeto que hemos aceptado como ideal…

La Escuela de Servidores del Plan Mayor es un sitio en el cual se enseña el Camino hacia la Auto maestría, con el testimonio de quienes lo han recorrido y lo están recorriendo, compartimos allí (aquí) el Saber, la Verdad que nos Libera de la impostura de la Personalidad Social que artificialmente ha sido creada y que nos mantiene atrapados como encandilados o encantados por un hechizo y a la cual damos consentimiento y poder cada vez que anhelamos ser como ese sujeto que creemos que es bueno o conveniente ser….

Aquí estamos, abiertos y dispuestos, no esperes avales mundanos ni esperes certificados oficiales, lo que aquí hallaras como todo lo que difundo es cierto, verdadero y real…nuestro único objetivo es la Verdad, nuestro Camino es la Intención dirigida hacia el Espíritu inmanente en todo lo creado, nuestro Guía y Maestro es el Ser subyacente en la materia que somos y en la cuál éste se manifiesta en este espacio tiempo dimensional…

Quien quiera oír que oiga…y quien pueda sentir, enhorabuena!

Nicolás Fernando Niglia

Ser Espiritual ¿qué significa?

Imagen relacionada

Significa que eres una persona que no se conforma con la imagen de las cosas sino que busca el origen desde el cual se proyecta la imagen de las cosas… Una persona que no se conforma con tener lo que necesita sino que necesita saber por qué necesita…

Por ello, no es espiritual quien quiere ser espiritual o quien adopta la imagen de tal; y, del mismo modo, es espiritual quien ni siquiera sabe que lo es pero busca la esencia de las cosas y el origen desde el cual todo se proyecta.

No es mejor ni peor uno u otro, ambos son parte de un universo perfecto, el universo humano.

Los no espirituales crean y sostienen la imagen de un mundo que es proyección de una Voluntad Original, es el efecto y no la causa. Por otro lado, los espirituales son los que dan sentido y razón a esa proyección y al mundo, los que se sintonizan con la causa más que con el efecto. Nada de lo que existe y es circunstancial tiene sentido en sí mismo, sino en un plan mayor… El mundo no tiene sentido en sí mismo, sino en lo que aporta a quienes necesitan y toman del mundo los estímulos que los transforma y los conduce en la dirección del Plan Mayor.

Los que viven para dar forma al mundo, imagen, los no espirituales, obtienen su recompensa de lo que el mundo da a los que son del mundo. Pero los otros, los que son espirituales no encuentran valor ni sentido en las recompensas del mundo, pues no son del mundo y buscan, por ello, el alimento que no se cosecha en este mundo sino en un mundo más allá, el mundo de las causas.

Además, no es espiritual quien quiere sino solo lo será aquel a quien le corresponde serlo; así como la semilla que germina cuando le corresponde, luego de haber recibido los estímulos necesarios que la transforman en lo que sigue… Así también sucede con el hombre, pues nadie decide ser espiritual, se es porque es el momento de serlo y ya… Todos lo seremos cuando corresponda, ni antes ni después…

Entonces, no te apures ni empujes a otros, el niño no crece más rápido porque desea crecer sino que será adulto como consecuencia de haber crecido y atravesado la niñez. Juega si quieres, así como el niño,  pues así el niño aprende a ser adulto, jugando a ser grande… y así muchos juegan a ser espirituales, y no esta mal que así sea pues es ésta la manera de aprender, de prepararse para cuando el momento llegue. Pues cuando el momento llega, cuando la llamada se hace sentir, no hay vuelta atrás, la semilla germina y una nueva vida nace…

Quien quiera oír, que oiga…

Saludos 
Nicolas Fernando Niglia

¿Una vida feliz y sin problemas…?

Cada nueva generación carga con la idea de que es posible una vida sin problemas, sin dolor y sin sufrimientos; idea sobre la cual se ha creado el modelo de sujeto ideal que todos anhelamos ser, búsqueda en la cual gastamos la vida.

La búsqueda de esa ilusión basada en este modelo de realidad ideal, de una vida siempre confortable y alejada de todo problema o contingencia de cualquier tipo, nos aleja cada vez más del único escenario en el que la vida transcurre y surte verdadero efecto transformador: la realidad.

Así nos vamos aislando cada vez más de lo verdadero y vamos desnaturalizándonos y desnaturalizando la vida; conforme esquivamos el dolor, el desacuerdo, la desaprobación de otros, entonces nuestro continente se va empequeñeciendo hasta convertirse en una isla en medio de un gran océano amenazante (la realidad); y pasamos una vida tal cual el náufrago que espera ser rescatado por extraterrestres, por “el rapto”, por “la Ascensión” o por cualquier milagro que prometa rescatarnos de nosotros mismos…

La imagen puede contener: océano, cielo, exterior, naturaleza y agua

Así como la imagen de una bella isla que invita a una vida perfecta, alejada del caos cotidiano y de las malas influencias… pero que es inevitable en rigor de verdad, así son estos modelos actuales de vida feliz que se proponen y se publicitan y que tanto confunden.

En la búsqueda de esta vida ideal hemos perdido la capacidad de lidiar con los “NO” y con las contingencias que son parte, ambos, de la naturaleza de nuestra realidad. Hemos perdido y seguimos perdiendo terreno, precisamente, por buscar una vida que solo existe en el anhelo ilusorio de conseguir una existencia sin existir, sin conflictos, sin cambios, sin evolución…

La vida va hacia adelante!, así como el tiempo; y, por ello, nos empobrecemos cada vez más en la medida que insistimos y persistimos en esta actitud de resistir el sentido natural de la vida y al oponernos a lo que nos incomoda, eludiendo las circunstancias adversas y a las personas que no nos dan lo que de ellas esperamos y que no actúan según nuestra idea de como deberían actuar. ¡Todos y todo ha pasado a ser descartable! lo uso mientras me sirve, mientras me da el “SI” pero, ni bien deja de darme el “SI” que espero y dado que no se lidiar con los “NO”, entonces descarto un matrimonio, una amistad, una sociedad, una idea, un propósito.

Este comportamiento nos lleva al aislamiento pues, la única persona que estará totalmente de acuerdo con nosotros mismos somos nosotros mismos pero, al final, cuando estemos aislados de todo y de la vida, seremos nosotros mismos nuestro peor enemigo y ya ni siquiera estaremos de acuerdo con nosotros mismos…

Resultado de imagen para casino

Tal cual la promesa de “salvarse” apostando, lo cual empobrece a todos los que creen en esta ilusión… así nos empobrece la idea de una vida sin oposición, sin desacuerdos y sin contingencias.

Ama a tu prójimo como a ti mismo” se nos ha dicho, pues “la salida” de todo problema no es el rechazo al problema o de quienes son parte del problema sino más bien,la solución al problema es lo que transforma esa circunstancia y esa relación problemática en la solución del problema así como del veneno se crea el antídoto al mismo veneno, así mismo, del problema surge la solución del problema pero debemos abrazar la realidad y aceptarla con todos sus “SI” y también con todos sus “NO”.

Enfocarnos solo en lo cómodo o en lo fácil no nos transforma, no nos hace crecer pues lo cómodo surge de lo que ya esta en nosotros, de lo conocido y aceptado, y por ello es cómodo.. pero en lo difícil, en el reto, está la oportunidad real, pues no tenemos respuesta para eso y por ello esa circunstancia es un reto y solo construyendo la respuesta dejará de ser un reto y cuando lo logremos habremos trascendido el reto y eso nos habrá hecho crecer pues habremos agregado algo nuevo a nuestro continente en vez de empobrecerlo…. De esto se trata la vida, de crecer, de transformar el carbón en un diamante… ¿o no?

Saludos
Nicolás Fernando Niglia Verdino,

Web: Proyecto Arca 333