Extraterrestres, humanos y la consciencia reptiliana.

Si proyectamos el avance tecnológico podríamos visualizar un futuro en el cual la humanidad habrá trascendido muchas de las fronteras actuales. Pero ese avance tecnológico no implica evolución, no trae evolución como consecuencia natural y directa sino que, tal vez, todo lo contrario. Veamos…

La cada vez más sofisticada tecnología no ha traído nada nuevo sino nuevas maneras de resolver lo mismo de siempre, y no solo eso sino que ha agregado una nueva necesidad: la tecnología en sí misma. Lo cierto es que la tecnología ha generado nuevas costumbres y maneras de resolver las necesidades básicas y elementales del ser humano, las que podríamos resumir en al menos tres: sobrevivir, comer, beber, dormir; reproducirse: relacionarse, formar familia, dejar descendencia; y, jerarquía: ser reconocido por todos estos logros.

La tecnología resuelve las necesidades que son propias de la condición animal humana, del mecanismo. Por ello, la tecnología no nos “eleva” por sobre esa condición sino que nos atrapa en ella en cuanto a que nos hace dependientes de los medios a los que nos acostumbramos para conseguir lo necesario para existir.

A medida que agotemos los recursos del planeta y siguiendo el impulso de la necesidad, la tecnología nos servirá para trascender las fronteras del planeta y podremos así llegar a otros planetas para conseguir de ellos lo que aquí ya no se consigue y hasta instalarnos para proteger los recursos que allí habremos encontrado. La posibilidad de que el ser humano se instale en otros planetas es totalmente verosímil, pero siempre, su vida giraría alrededor de las mismas necesidades terrenales y primitivas y comunes a todo animal, las cuales, como he mencionado ya son: sobrevivir, reproducirse y controlar los recursos necesarios para sobrevivir y reproducirse…

rep1

No habría avance o desarrollo de consciencia, no habría movimiento extraordinario, seguiríamos siendo básicamente iguales al ser humano de la edad media solo con algunas nuevas costumbres y hábitos pero siempre girando el interés alrededor de lo mismo.

Ahora bien, imagina y acepta por un momento que otras razas, originadas en otros planetas, han hecho este mismo camino que hemos proyectado para el ser humano. Y hoy, estas razas, se encuentran instaladas en varios planetas con los cuales, por supuesto, encuentran resonancia y los recursos que satisfacen estas tres necesidades básicas de la existencia.

Estos tres objetivos que he mencionado componen el interés propio de la naturaleza reptiliana, la naturaleza más primitiva del ser humano. Todo ser que aun vibra con la naturaleza reptiliana, es decir, que esta sujeto aun a esos patrones y necesidades, encontrará resonancia con planetas como el nuestro en los cuales aún existe esta vibración y matríz.

rep2

Estos seres no tienen desarrollo de consciencia, y no solo eso, sino que cuanto más se identifican con sus mecanismos de control y cuanto más éxito consiguen a través de ellos menos libres e independientes son de su necesidad y por ello quedan atrapados allí, en ese estado y situación reptiliana.

Estos seres están mucho más avanzados en inteligencia (en medios y maneras de resolver las necesidades) que nosotros, tienen conocimientos, experiencia y tecnologías que a nosotros nos interesan y sirven para resolver esas necesidades. Y nosotros componemos y mantenemos aquí una atmósfera reptiliana que a ellos les sirve así como a nosotros nos sirven los árboles y otros animales que componen el medio ambiente.

Pero, a medida que elevamos la vibración, quitamos poder al mecanismo reptiliano y dejamos de enfocarnos en resolver sus necesidades para ocuparnos de la transformación hacia el nuevo estado de realidad en el cual estaremos liberados de la naturaleza reptiliana y del estado de necesidad y competencia en el cual vivimos hoy.

Entonces, ante el hombre se muestran dos caminos: uno es el de seguir en el sentido actual, en el desarrollo de tecnologías que resuelven las necesidades y confieren poder y control sobre lo que resuelve las necesidades… estas tecnologías mutan la necesidad pues ya no dependemos de lo que necesitamos sino más bien de las tecnologías que nos lo proveen pero seguimos atrapados en el estado de necesidad y dependencia y control. O bien, el otro camino es el que nos lleva hacia un nuevo estado de realidad donde no hay lucha ni competencia pues no hay necesidad que resolver… Tu decides…

Saludos, Nicolás Fernando Niglia Verdino

 

Anuncios

¿Por qué mataron a Jesús? ¿Por qué los seguidores de cristo eran perseguidos?; y, ¿por qué hoy no lo son?

Es comúnmente aceptada la idea de que Jesús dio su vida por nosotros y que esto era parte de un plan Divino anticipado por profetas y enviados. Sin embargo, poco se ha hablado de la condena a muerte de Jesús desde el punto de vista netamente terrenal, es decir, la pregunta que deberíamos hacernos es ¿por qué quienes lo entregaron y quienes lo mataron vieron la necesidad y/o la conveniencia de hacerlo? ¿Qué era lo que Jesús impedía o qué era lo que, según el juicio del mundo, les estorbaba? ¿Por qué Jesús incomodó al mundo, a sus líderes, al punto de condenarse a muerte por ello?

La respuesta a este interrogante nos dará luz, no solo en la comprensión del por qué los seguidores de Cristo fueron perseguidos y por lo cual debieron vivir en la marginación, en las sombras de un mundo que los odiaba; sino que nos ayudará a ver con más claridad en nosotros la parte del mundo que impide el florecimiento de una nueva consciencia pues, aún hoy, cada uno de nosotros, en nuestra ambición de pertenecer al mundo y de sobrevivir en él, sentimos la misma incomodidad que sintieron aquellos que vieron como salida la muerte del Cristo en lugar de la aceptación de su propuesta.

Aún hoy, nosotros, los comunes del mundo, seguimos condenando a muerte al Cristo, seguimos rechazándolo tal cual entonces. Para hacer más fácil la comprensión de este patrón, analicémoslo primero en aquellos que decidieron asesinar a Jesús, no tanto de quienes cumplieron “la ley” y sus costumbres vigentes entonces,  sino de quienes utilizaron éstas para sacarse de encima esta molestia llamada Jesús, quien ponía en tela de juicio el control y gobierno del Sanedrín y de Roma, es decir, del mundo de entonces y sus modos y costumbres.

Imagina cómo te sentirías si acaso fueras dueño de un restaurant y, de pronto, estando todos tus clientes comiendo en él, llega alguien prometiendo comida más rica y más barata, o gratis, en otro sitio, invitando a todos a abandonar ese lugar y seguirlo… no te sentirías muy contento ni mirarías con empatía a ese, ¿verdad?. Jesús significó, para los duelos del mundo de entonces, algo similar a este del ejemplo, que vino a desordenar el orden.

El dueño de ese restaurant trataría de persuadir a la gente, a sus clientes, de quienes él vivió hasta ese momento, de que no siguieran a aquel, de que se quedaran como siempre han hecho en su restaurant. El dueño del restaurant, en defensa de su dominio, utilizará métodos como la difamación y cualquier tipo de acusación contra el alborotador, para evitar el éxodo de su público detrás del que viene a convocarlos hacia un nuevo Camino…

Hasta aquí el dueño del restaurant parece ser el “bueno de la película” y el otro, el que viene a convocar a su gente y a quitarla de allí para llevarla a otro sitio parece ser el “malo de esta escena”. Algunas personas de entonces así veían la cuestión, a Jesús lo veían como alguien que venía a alborotar el orden que tanto esfuerzo les había costado conseguir y defender y por ello se oponían a Jesús y por ello lo rechazaban y perseguían acusándolo de todo lo malo según el juicio y la cultura de entonces.

Pero, otros veían en Jesús y en su propuesta un sentido que daba legitimidad a su propuesta. Digámoslo así, imagina ahora que en ese restaurant la comida que se sirve no solo es muy costosa sino que además hace daño al organismo, crea adicción y otros males. Jesús, entra en ese restaurant y revela las recetas que se usan para elaborar la comida que todos comen, y explica los daños que ésta ocasiona y, además, muestra un Camino alternativo para evitar ese daño.

Así como hoy muchos tenemos hábitos poco saludables, vicios y adicciones y aún sabiendo de ello no tenemos ni siquiera la intención de abandonarlos. Así como hoy muchos llevan a cabo acciones cuyas consecuencias implican un mal en otros y éstos no se conmueven con ello, así, tal cual hoy, entonces algunos fueron inconmovibles ante las revelaciones que hizo Jesús y mucho menos ante la propuesta que formuló Jesús.

El dueño del restaurant, al principio, cuando Jesús y sus pocos seguidores eran un grupo de locos revoltosos, como tantos que por entonces llevaban proclamas de liberación del yugo romano, etc. éste no se inmuto. Pero, a medida que Jesús pasaba de ser una simple incomodidad a un problema, pues comenzaban a faltar clientes en el restaurant y, además, porque el acuerdo que el Sanedrín tenía con el Cesar se hacía inestable debido al alboroto y desorden social que esto causaba, entonces comenzaron a definir un plan para poner fin a este problema y se llegó a la famosa frase que sella el destino del galileo: “es preferible que muera un hombre antes que caiga Israel”…

El Sanedrín, gobierno de los judíos de entonces, asociado al Cesar a través de lo que se llamaba “empresa mixta”, es decir, una empresa que Roma diseño para reducir el costo del control de las provincias conquistadas asociándose con los líderes de los pueblos que Roma gobernaba y dando a éstos un porcentaje de lo recaudado. Es decir, Roma y, en este caso el Sanedrín, constituían un acuerdo por el cual el Sanedrín se convertía en agente recaudador de Roma (rol que le tocaba a los llamados publicanos). De lo recaudado, una parte iba para Roma y el excedente quedaba en manos del Sanedrín. Roma imponía un monto y lo que excedía a ese monto era el ingreso del Sanedrín (de los sacerdotes que ejercían el gobierno sobre el pueblo judío). Por supuesto, para que la “ganancia” sea significativa el impuesto debía ser alto y ello provocó una presión sobre los ciudadanos que ahogaba las economías familiares.

Por supuesto no había un cien por ciento de acuerdo dentro del mismo Sanedrín, existían fisuras entre los sacerdotes líderes de su pueblo pero Caifás y Anás tenían el poder y la decisión final, pues eran ellos los que tenían el contacto con el Gobernador representante del Cesar (Pilatos).

Se decide la muerte de Jesús y la eliminación de todo vestigio de él, es decir de sus seguidores, para defender no solo el acuerdo (el negocio) que el Sanedrín tenía con Roma y por el cual ganaban mucho dinero, sino que además, éstos defendían la restringida pero libertad al fin que Roma les concedía en el ejercicio de sus costumbres y culto.

Es totalmente comprensible, para un pueblo que ha sido sistemáticamente perseguido y esclavizado, aferrarse a la paz que le concedía el hecho de asociarse con el Imperio. Pero, lo que quitaba legitimidad a esto era que de este acuerdo algunos hacían su negocio y a costa del dolor y del daño en la vida de los menos favorecidos. ¿Te suena conocida esta historia?

Es cierto que los líderes del Sanedrín tenían sus razones para defender el orden que habían conseguido en la relación con Roma, a diferencia de otros pueblos, los judíos, esta vez, no habían sido esclavizados ni impedidos de ejercer sus costumbres y adorar a su dios, pero, lo cierto es que de algún modo, la presión tributaria había ahogado la economía doméstica y, de algún modo, la vida se tornaba cada vez más competitiva y sacrificada.

Jesús no propone una revolución ni la oposición al régimen, lo dice muy bien en su respuesta a quienes diariamente lo provocaban para hacerlo cometer un error fatal ante el Cesar. Él dijo: “A Dios lo que es de Dios, y al Cesar lo que es del Cesar” En principio, esta frase u orden para algunos, suena simple y sin consecuencias considerables pero, para un pueblo cuyo gobierno está organizado en base a la religión, a diferencia de los gobiernos actuales que se basan exclusivamente en la ley del hombre, esta sentencia era desestabilizadora.

Jesús puso de manifiesto el abandono y la desobediencia a Dios en el afán de satisfacer las demandas del Cesar. Que en realidad eran las demandas del mismo Sanedrín pues, éstos recaudaban en nombre de Roma pero de ello hacían su negocio como ya he explicado y por lo cual los publicanos eran tan rechazados por el pueblo judío, eran considerados traidores.

Sin embargo, quienes guiaban al pueblo de Jesús, los judíos, eran los que se habían corrompido, se habían insensibilizado por hecho, en su ceguera conducían a los demás hacia el precipicio, hacia la perdición. Jesús puso en evidencia este desorden en cuanto a la obediencia y servicio de la voluntad de Dios en un pueblo constituido y administrado desde este enfoque religioso. Jesús puso en evidencia el propósito de los líderes del Sanedrín, quienes lejos de obedecer la voluntad de Dios buscaban su beneficio y enriquecimiento personal, buscan y habían conseguido el control sobre el “pueblo de Dios”, ocuparon el lugar de Dios asumiéndose y arrogándose el poder de rechazar al Mesías en nombre de un bienestar que solo ellos disfrutaban.

“Dios perdonó la vida al hijo de Abraham, pero los hijos de Abraham asesinaron al Hijo de Dios”…

crucificccionold-testament-stories-abraham-isaac_1225750_inl

Cuántas veces hemos rechazado lo correcto, lo que sabemos que es lo que corresponde, lo bueno, lo justo, en lugar de lo conveniente para nosotros o bien, lo hemos hecho para evitarnos un inconveniente o una incomodidad? Pues, cada vez que actuamos de esta manera hacemos como hicieron aquellos que decidieron conveniente la muerte de Jesús por el bien “de Israel” que, en realidad era su propio bien, el de unos pocos.

Luego de la muerte y desaparición física de Jesús sus seguidores fueron perseguidos y exterminados. Era necesario para el Orden eliminar todo vestigio de aquel. El mundo aborreció a Jesús y a sus seguidores, a quienes tomaron su Propósito y le dieron continuidad.

Sin embargo, en algún momento esto cambió y los seguidores del Cristo dejaron de ser perseguidos y fueron aceptados. Y no solo eso, tuvieron poder sobre el mundo…

Es que el mundo cambio? El mundo se hizo obediente de la voluntad de Dios? Es éste un mundo temeroso de Dios? Claro que no! Entonces, cómo es que el mismo mundo que asesinó a Jesús para su conveniencia, hoy acoge a los seguidores del Cristo?

Pues, porque los seguidores del Cristo y su Iglesia se han acomodado al mundo y al punto tal que se hicieron parte del mundo, tal cual el Sanedrín que decidió la muerte de Jesús. Los seguidores del Cristo han cometido el mismo error que aquellos judíos, que en nombre de la paz que habían conseguido en su negociación y asociación con Roma, cometieron. Pues, en nombre de la necesidad y de la estabilidad social, las religiones y los religiosos han dejado de lado la incomodidad que la propuesta del Cristo representa en la vida de quien prefiere acomodarse en el mundo antes que vivir en el margen de éste.

Los seguidores del Cristo que hoy no son perseguidos ni marginados no expresan ni representan el Espíritu del Cristo así como los judíos de entonces, los que estuvieron de acuerdo con la condena de Jesús, no representaban ni expresaban (ni les interesaba realmente) la Voluntad de Dios.

Pero, como entonces, hoy tampoco es “culpa” del religioso este error, esta desobediencia y desvío sino que es culpa de los pastores que corrompidos y enceguecidos por su ambición guían fuera de la senda a su rebaño. La decisión del Sanedrín de entonces condenó al pueblo judío a ser el asesino del Hijo de Dios y, en la misma línea, la decisión de la Iglesia en cuanto a acomodarse al mundo, la condena  a ser una iglesia que lejos de expresar el Espíritu del Cristo lo desafía en cuanto a que hace lo mismo que hizo el Sanedrín que lo condenó, prefiriendo el poder en el mundo y con el mundo que la Gloria en el Cielo.

El Papa Francisco, esperanza para muchos religiosos católicos, tiene en sus manos el poder y la oportunidad de dar un giro transformador a la Iglesia… dado que es la Iglesia la que se arroga el rol de ser representante de la doctrina del Cristo.

¿Quiénes son hoy los que ocupan el rol que ocupaban entonces los seguidores del Cristo, y por lo cual eran perseguidos y marginados? Precisamente, quienes hoy viven en coherencia con la Verdad, quienes eligen el camino de lo correcto aun cuando sea inconveniente según el juicio del mundo, quienes son perseguidos y/o marginados por ello…

El mundo no ha cambiado, sigue siendo el mismo mundo que condenó al Cristo. ¿Por qué, entonces, debería cambiar la relación del Cristo con el mundo? Pues, como digo, esto no ha cambiado tampoco. Y cada vez que el Cristo quiere expresarse en ti, se encuentra con el rechazo de la parte de ti que quiere encajar y acomodarse con el mundo ya sea por necesidad o por beneficio.

Tú decides entonces, si vas a condenar al Cristo en ti en nombre del orden y de la paz que tienes con el mundo (de tu empleo, del dinero que ganas, de la relación que tienes con los demás, de la opinión que los otros tienen sobre ti…) O, si en cambio, si aceptas al Cristo y lo expresas siendo tú mismo testimonio del Camino, de la Verdad y de la Vida.

Saludos,

Nicolás Fernando Niglia Verdino

Lo que trae 2017

Pronóstico, proyección y profecía

Es importante comprender el poder que el pensamiento tiene sobre la realidad de cada uno, ya que la realidad siempre estará en correspondencia con el pensamiento, con la idea. Toda realidad es antes una idea en la mente de quien impulsó esa realidad.

Por ejemplo, quien funda un negocio, que luego se convierte en empresa y da trabajo a muchas otras personas, esa realidad, “la empresa”, fue primero una idea en la mente del o de los fundadores que hicieron realidad esa idea. Quienes trabajan en esa empresa forman parte una realidad que fue impulsada por la idea de otros, ellos le dan vida a esa idea.

El pensamiento es fundamental, es la base, es el origen de toda realidad. Cuando no tienes una idea que sea tu Guía y Destino, entonces tendrás que sumarte a la idea de otros, como es el ejemplo de la empresa que acabo de dar.

Pero no se trata solamente de tener una idea que seguir, sino que se trata fundamentalmente de la amplitud de la idea o del pensamiento que sigues, que intentas hacer realidad. Entonces, se abren ante ti dos opciones: 1) o sigues una idea propia; 2) o bien te sumas a la idea de otro.

Un ejemplo sencillo en este sentido es el de quien inicia su negocio, sigue una idea propia; y, por otro lado,  el de quien escoge, en cambio, trabajar en relación de dependencia en una empresa que es la idea de su fundador y de quienes toman diariamente las decisiones y dan continuidad a la idea original. En un caso haces realidad tu idea y en el otro formas parte de de la idea de otro haciéndola realidad, no hay una buena y una mala, ambas son opciones correctas cuando eres consciente de esto que digo.

Pero no acaba allí la cosa. Pues si has escogido seguir tu idea, entonces, debes tener en consideración la amplitud de tu idea, pues una idea insuficiente te condenará a una realidad igualmente insuficiente, por ello, como digo, la idea es semilla de la realidad y toda realidad es precedida por una idea.

Tus decisiones, de las cuales surge la acción de vida, se fundan en una idea, en un juicio, en una valoración de alternativas posibles, pero si tu percepción de las alternativas posibles está condicionada o limitada de alguna manera, la valoración resultante y la decisión consecuente estarán igualmente condicionadas. Un ejemplo de esto es lo que ocurre cuando conduces en la carretera; no es lo  mismo conducir de día, con el parabrisas limpio que conducir de noche, con lluvia o neblina, en ambos casos la percepción es distinta aunque se trate de la misma carretera.

Por supuesto, siempre habrán condicionantes en la percepción, sabemos ya que nuestra percepción de la realidad, de lo cual se alimenta la idea, está condicionada por el mecanismo, por el miedo, la culpa, por la necesidad, por el deseo, etc. Se trata, entonces, de amplificar la percepción lo más posible, es decir, de entender y valorar con la mayor libertad posible y con el menor riesgo e incertidumbre que se pueda.

Nuestras decisiones, en general, se toman bajo riesgo y en estado de incertidumbre pues nadie sabe, por ejemplo,  cómo resultará su matrimonio, cómo resultará su empleo o su negocio, cómo resultará la experiencia de ser padre, cómo resultará el viaje de vacaciones o cómo será la nueva casa a la que se muda o el nuevo país en el que se instala…

El condicionamiento está en la percepción, pero no solo en la recepción de la información sino, más bien, en la capacidad de dar sentido a lo que percibimos. Es fundamental, entonces, ampliar la capacidad de entender lo que percibimos a fin de darle sentido a ello. Así, lo que nos pasa a diario dejará de ser resultado de la suerte o de la desgracia y comenzaremos a vincular lo que nos pasa con la manera en la que valoramos las alternativas y a nosotros en ellas. La capacidad de conectar la realidad con la idea confiere al sujeto poder sobre la realidad.

A diferencia del 2016, el cual nos dio la oportunidad de soltar esas ideas rígidas que nos mantenían atrapados en una realidad tipo paradoja, tal cual la “rueda del hámster” oportunidad que para  algunos fue más una exigencia que forzó el cambio que una invitación; el 2017 no nos empujará hacia ningún sitio, no hará que duela para que soltemos, sino que el ejemplo más claro que se me ocurre ahora es que el 2017 será una hoja en blanco y un lápiz… será un año de comienzo, de inicio de una nueva historia, de una nueva creación que cada uno hará a imagen y semejanza de sus pensamientos.

Cuando la realidad duele, nos invita a soltar no solo la realidad que nos duele sino la idea que nos llevó a esa realidad dolorosa. Usualmente, cuando una realidad nos duele, pensamos en cómo liberarnos de ella, en cómo salir. Pero, pocas veces pensamos en cómo es que hemos llegado a ella. Y, dado esto, cuando escapamos de una realidad que nos duele y no comprendemos cómo llegamos a ella, siguiendo el mismo patrón de pensamiento, caemos en una realidad tan o más dolorosa que la anterior y así se nos pasa el tiempo y vamos perdiendo las ganas hasta de escapar, y renunciamos a la posibilidad de Ser…

El 2017 es el año de la hoja en blanco frente a ti… el 2016 fue el año de la comprobación de la relación entre idea-realidad, para que comprendas cómo tu eres creador de tu realidad a través de tus formas pensamiento.

Quienes han “aprobado” el examen del 2016, tendrán en 2017 una maravillosa oportunidad y comienzo de una nueva etapa en sus vidas. Habiendo comprendido esta simple conexión pensamiento-realidad, tendrás poder sobre la realidad en cuanto que tú eres el creador de tus pensamientos.

2017

Sigue trabajando en la expansión del pensamiento, en la liberación del interés que impone la necesidad y que condiciona tu mirada. Libera tu mirada del interés basado en la necesidad y en el anhelo, observa con ojos abiertos y sin expectativa, observa para entender, escucha para entender, observa sin oposición y sin adhesión a nada ni a nadie, observa para enriquecer la idea pues de la idea surge la realidad…

Valga el siguiente ejemplo como ilustración del poder de la idea y de la relación entre percepción-idea-realidad:

“estaba un hombre sentado, de pronto observó las aves volando, si bien ello no resolvía su necesidad inmediata, el hombre sintió las aves volar y sintió lo que sería el vuelo… pero el hombre no pudiendo volar, sufrió su limitación…regresó cada día al mismo sitio a contemplar las aves en vuelo y a soñar que él también volaba… un día, observando a las aves, entendió por qué las aves volaban y supo que no era magia aquello… comprendió el efecto de las alas, la sustentación que ellas proveían al ave… entonces, ese hombre construyó la idea! Creo la idea del ala y apresurado fue a construirla (a hacer realidad su idea), probó el ala y experimentó la idea… su primer ala no resulto como esperaba, pero de la experiencia comprendió  por qué no pudo sostenerse en vuelo y enriqueció la idea original del ala agregando la información que le otorgó el primer intento de vuelo… así, el hombre, a fuerza de experiencia y con la percepción enfocada en el ensayo, fue enriqueciendo la idea original del ala hasta que por fin logró su vuelo….”

2017 es el año en el que deberás ensayar la idea, TU IDEA, deberás enriquecer la idea actual que tienes de ti mismo/a, tal cual el ejemplo anterior del ala. Para lo cual debes creer en ti, debes dar crédito a tu idea. Aunque al principio los intentos no surtan el efecto esperado, no pierdas la confianza, la idea debe enriquecerse, debes prosperar en el propósito y para ello necesitas de la experiencia, pero de la experiencia guiada y en el sentido de la IDEA, de TU IDEA.

Este 2017 la idea que debes enriquecer es la idea que has construido de ti mismo. Debes experimentarte y reconocerte para enriquecer la idea del YO, esa idea que has creado y aceptado, una idea rígida que rechaza el cambio y la experiencia que viene a cambiarla. 2016 fue un año de inestabilidad en la que esa idea del yo rígido sucumbió, perdió fundamento; ahora, 2017 te propone el ensayo, la experimentación más allá de las fronteras de tu YO actual… ¿te animas? Aceptas el reto? Te atreverás a soltar tus alas y volar? Esta es la propuesta y la oportunidad que trae el 2017… tú decides si quieres volar y qué tan alto… o si seguirás lamentándote de tí mismo.

Gratitud por este maravilloso 2016 que termina, y entusiasmo y determinación por el 2017 que ya asoma…

Saludos,

Nicolás Fernando Niglia Verdino

Romanticismo y Amor… otro falso paradigma.

La dependencia suscita la necesidad del control. Evitar la dependencia es fundamental para liberarnos de la necesidad de controlar pues, en realidad, la necesidad nos controla a nosotros, controla nuestros emociones, pensamientos y juicios.

El camino hacia la idea completa de nosotros mismos es un camino hacia la independencia, hacia la libertad. Se trata, entonces, de ir liberándonos precisamente de todo lo renunciable.

Para lo cual debemos ser cada uno el fundamento y respaldo de cada uno. No se trata de aislarnos sino de basar las relaciones no en un vínculo de dependencia sino más bien en una idea que considere la independencia de aquello que hoy necesitamos.

Por ejemplo, saber que todo tiene un final, que todo termina, como dice una conocida canción argentina, es fundamental para dar a la relación y a la circunstancia el carácter de transitoria que verdaderamente tiene y que le corresponde por naturaleza.

Construir una identidad en base a una cantidad de cuestiones y circunstancias debilita a esa identidad que hemos creado y que somos mientras vivamos fundados en ella pues, solo con que una de esas circunstancias en las que basamos la idea del YO cambie o desaparezca, será suficiente para que la identidad que hemos creado tambalee y por fin se derrumbe con el trauma que ello trae como consecuencia.

Pero si, en cambio, consideramos que todo lo que crearemos en esta vida es circunstancial, es decir, transitorio, y nos involucramos con esta idea y basamos la idea en esta característica, entonces, cuando alguno de los factores en los que se sostiene la idea del YO cambie esto no producirá cambio radical en el Yo sino solo un movimiento.

Un error que solemos cometer en la pareja, por ejemplo, es renunciar a la idea del Yo individual, asumiendo esta actitud como un acto de amor, cuando en realidad es todo lo contrario pues, nos condena a la dependencia de otro y la dependencia, como he dicho, trae aparejado como consecuencia natural la necesidad de control de aquello de lo que depende, en este caso, la necesidad de controlar al otro pues cuando baso mi identidad, mi idea del YO, en un estado que necesita al otro, como es el caso de este tipo de parejas, entonces, sin el otro no soy, y esto surte efecto de muerte y dado que por mecanismo rechazamos la muerte haremos todo para evitar que el otro se salga de control, pues sin el otro… no soy…

Debemos protegernos a nosotros mismos de este tipo de errores tan comunes y que son disfrazados y confundidos por amor y por romanticismo, son la trampa, precisamente, que llevaba a los románticos al suicidio… pues no podían controlar la realidad del otro ni al otro y por ende, en la decepción profunda y en la desilusión su identidad perdía sostén y se hacia insoportable su existencia encontrando en el suicido la salida a tanto dolor de no ser…

Vivimos en un mundo cuyo juicio esta condicionado por el interés que le impone la necesidad… por el juego del control que suscita la dependencia…Debemos ser muy precavidos para no enredarnos más de lo inevitable en las redes del mecanismo humano.

Amar es primero y ante todo completarse a uno mismo en uno mismo, constituir la unidad interior del Ser, entre todas las identidades que existen en uno mismo para que todos los que fuimos, somos y seremos estén en perfecta armonía. Amar es integrar en uno solo a todos los que hemos creado, al hijo, al hermano, al amigo, al profesional, al padre, al amante, al marido, al honesto, al mentiroso, al serio y al informal, a todos los que hemos sido y somos sin exclusión.

Cuando amamos al mentiroso que hay en nosotros, amaremos al mentiroso más allá de nosotros pues comprenderemos sus razones para mentir así como hemos comprendido las nuestras y por eso hemos sido capaces de aceptar esa identidad nuestra en vez de rechazarla y ocultarla en la sombra…

arraigo

No busques más factores en los cuales fundar tu idea del YO, tu identidad, fúndase solo en ti, sé tu el sostén y cimiento de tu identidad… acaso, construirías un castillo sobre tierras que no son propias y que pueden ser reclamadas pro su dueño o, en tal caso, construirías tu Castillo sobre suelo propio que nadie ni nada pueda reclamar?

Y, recuerda, el control y la necesidad de control excluye al amor… el amor es incondicionalidad, por ello, siempre que haya condicionamiento para la aceptación del otro y de uno mismo, no habrá amor…

Saludos,
Nicolás Fernando Niglia Verdino

¿Hay vida en otros planetas?

Para responder esta pregunta debemos comprender a qué llamamos vida. En principio, todo lo que existe esta vivo y todo lo vivo existe. Una roca esta viva, una planta esta viva, aún cuando la quitamos del suelo sigue estando viva como una flor que es quitada de la planta, sigue estando viva… ¿Un trozo de carne esta vivo? claro que si! no esta viva la vaca pero la carne está viva en cuanto que sigue siendo carne, existe como tal.

Con esta aclaración acerca de la vida, podemos avanzar un poco más en esta respuesta inicial en cuanto a si hay vida en otros planetas o no. Ahora, pensemos en los planetas como si éstos fueran árboles frutales. ¿Cuál es el sentido de la vida de los árboles frutales?, dar sus frutos, ¿verdad? Un árbol con frutos en sus ramas es un árbol vivo! pero un árbol frutal que no tiene frutos en sus ramas, ¿esta muerto? claro que no.

Los planetas podrían ser comparados con árboles frutales. Si bien son un ser en sí mismos, como los árboles lo son también en sí mismos, son árboles aunque de ellos se esperen sus frutos; los planetas tienen ciclos tal cual los árboles.

Digamos que el planeta Tierra está en este momento en pleno ciclo, es decir, están sus ramas colmadas de frutos (de vida) y, además, los frutos están llegando a su madurez, concluyendo el ciclo, para vaciarse y para volver a comenzar un nuevo ciclo vital a continuación.

Cuando vemos un planeta como Marte, por ejemplo, y científicamente concluimos que ha quedado así, “vacío” de vida luego de una catástrofe nuclear, y que por ello no hay vida en Marte, es como ver un árbol frutal y al no existir frutas en sus ramas concluimos que no hay vida en ese árbol…. Y cuando decimos que no tiene condiciones para albergar vida es como concluir que un árbol que da manzanas no tiene vida porque no hay manzanas en sus ramas pero, además, que no tiene condiciones de albergar vida porque no vivirían en él naranjas…

Estos son errores en el método de interpretación de la realidad, y en la estructura mental del observador, un error que cometen los científicos y pragmáticos o, mejor dicho desinformados, pues se puede ser pragmático pero estar mejor informado, es el de concluir que un árbol de manzanas que no tiene manzanas en sus ramas no tiene vida pero que además no es apto para la vida pues no podrían vivir en él naranjas, mandarinas, peras ni toronjas….

El árbol de manzanas, da manzanas, y las da cuando es su época…. con los planetas sucede igual, dan un tipo de vida especifico y en la época que corresponde dar, en sus ciclos.

Los planetas son sembrados con “semillas estelares”, tal cual una huerta, cada planeta es sembrado en la época que corresponde según su ciclo. Los mismos que siembran la vida en los planetas, protegen su crecimiento y las Guían en su evolución hasta que finaliza el ciclo y la vida continúa más allá de cada planeta.

Para comprender esto último, imaginemos ahora un árbol en el cual los pájaros construyen sus nidos y depositan allí sus huevos, a los que cuidan hasta que nacen sus pichones a los que alimentan hasta que aprenden a volar, entonces, desaparecen no solo los pájaros, los pichones sino también el nido… Con los planetas sucede igual…

 

Los planetas en cada sistema solar representan los chackras de ese sistema solar o cuerpo. Y como cada chackra, estos planetas tienen cada uno un propósito específico que cumplir en relación al propósito específico que el sistema solar que constituyen debe cumplir y el cual es su razón de ser.

El tipo de vida que cada planeta concibe, tal cual un vientre o una matríz creadora, está en directa relación al propósito de ese planeta,el cual es impuesto por el sistema solar.

Consideremos que cada planeta agrega un color específico a la vida que concibe, y esa vida va pasando de un planeta a otro y va recibiendo el color que cada planeta le provee y así hasta completar la totalidad de colores que corresponde al sistema solar de que se trate.

Cada planeta aporta determinados atributos o cualidades a la vida que alberga y que está destinada a trascenderlo. Es decir, así como en el cuerpo de la mujer existen órganos que constituyen al cuerpo de la mujer como tal y cuyo destino es, precisamente, constituir ese cuerpo y no otra cosa, pero, cuando la mujer queda embarazada concibe nueva vida que se comporta como un órgano de su cuerpo pero que a diferencia de los otros órganos tiene como proposito trascender el cuerpo de su madre; del mismo modo sucede con los planetas.

Determinado tipo de vida constituye la vida en el planeta, pero esa vida no tiene otro propósito que ese, por ejemplo: los vegetales y animales en este planeta. El ser humano, se comporta como un animal más, de hecho lo es, pero dado que su destino no es el de constituir la vida en el planeta sino trascenderlo, cuenta con una naturaleza extra planetaria que es, precisamente, la que le da la continuidad a otros planetas y estados.

Dicho de una manera lineal y simple, aunque no es del todo así, pero sirve para comprender el concepto de lo que describo, digamos que toda semilla sembrada en un planeta y que tiene como destino trascender el planeta, irá “saltando” de planeta en planeta recibiendo de cada uno lo que cada planeta aporta para así completarse en su desarrollo evolutivo y luego saltará del sistema solar en el que estaba.

Para todas las semillas estelares sembradas en un planeta dentro de un determinado sistema solar, la representación de Dios la tiene el Núcleo del sistema solar en el que se encuentran, es decir, el SOL. Por esta razón, todo “Hijo de Dios” todo Unigénito, toda Deidad encarnada “nació un 25 de diciembre” considerando esa fecha como el día del Sol… el solsticio. Y por esta misma razón, son las 12hs del mediodía “la hora de Dios”, la hora en la que el Sol está sobre nosotros en su plenitud.

Los seres humanos que hoy estamos viviendo en este planeta, cada uno tiene antecedentes en otros planetas, algunos puede ser que hayan sido sembrados aquí por primera vez siendo éste su primer planeta dentro de este sistema solar. Es decir, detrás de cada ser humano hay una historia de eones que explica su circunstancia actual y que revela su destino siguiente.

Así como cada uno de nosotros debe desarrollar los 7 chackras principales para completar su iluminación en este mundo, es decir, para completar la experiencia Planeta Tierra, todos debemos completar el paso por los planetas de este sistema solar para completar el desarrollo evolutivo en este sistema solar.

Así como cada chackra vibra en una determinada frecuencia, cada planeta también, y dado que la frecuencia que determina y compone la realidad en un planeta no es la misma que en el resto de los planetas del mismo sistema solar, no son realidades iguales o compatibles en el sentido de que no veremos escenarios como el de la Tierra en otros planetas del sistema solar pues no hay dos chackras iguales y tampoco hay dos planetas iguales… sino que cada uno produce su vibración específica pues cada uno tiene un propósito particular que cumplir y un aporte específico que dar a la vida.

Los planetas más cercanos al Sol son literalmente los más iluminados… dicho de un modo simple, solo pueden vivir en esos planetas quienes toleran y sobreviven a la intensidad de la Luz.. y esto pueden lograrlo solo quienes se iluminan… El sistema solar y la vida en el sistema solar está administrada por seres solares. Estos seres son los que “descienden” al inframundo, a cada planeta, para mantener cierto orden y dirección.

Sé que no es un tema sencillo de digerir, de entender y de asimilar… debemos liberarnos de muchas estructuras mentales muy rígidas antes de dar el siguiente paso en el entendimiento. Para trascender las fronteras de un YO paralizado por el pragmatismo que el mecanismo humano terrenal impone, debemos generar “fisuras”, estas fisuras son las “dudas sanas” que sembramos los que hemos venido, precisamente a incomodar, a romper estructuras a transgredir costumbres para liberar del sedentarismo mental a quienes están atrapados en él y para quienes esto representa un incumplimiento en su propósito de vida.

¿Hay vida en otros planetas? si, la hay pero en otros estados, con otros propósitos y cualidades especificas, por las que algunos hemos pasado y experimentado y que otros deberán experimentar aun. Por qué no se ven, porque pertenecen a otro estado de naturaleza, existen en otra vibración, su densidad se construye con otra relación espacio-tiempo…

Saludos

Nicolás Fernando Niglia Verdino

 

Errores típicos en el Despertar de Consciencia…

Una vez distinguido el Propósito, el Camino se muestra cada vez más claro conforme avanzamos siguiendo las pistas hacia nuestro destino y misión. Pero antes de distinguirlo hemos vivido, hemos andado y hemos asumido compromisos, hemos experimentado y de todo ello quedan memorias, apegos, recuerdos y ligamentos a un pasado que no suelta y que reclama.

Resultado de imagen para andar

Salirse de la huella no es fácil, primero nos reclamará la misma costumbre que nos impulsará a continuar en el mismo sentido de la inercia. Luego serán los reclamos y demandas de quienes esperaban de nosotros lo que nosotros prometimos sin querer, y otras veces queriendo pues, quien camina hacia el sur promete ir al sur y aunque no quiera asumir el compromiso, para quien te mira ir al sur espera verte siempre en esa dirección… pero si un día cambias el rumbo, quienes se acostumbraron a verte ir hacia el sur, impulsados por su costumbre y la comodidad que esta ofrece, ellos se incomodarán al verte en ese cambio de sentido y te reclamarán como un acreedor reclama el pago de una deuda.

Por ello, no es fácil comenzar el Camino luego de haber andado casi a ciegas. Pero, por favor, no renuncies! no quieras matar la Verdad que te llama, no ignores el llamado de tu destino, pues tu destino es Misión. Todos hemos venido con cualidades calibradas en relación al Propósito y cumplir nuestro Propósito es el destino que nos llama en cada circunstancia. Pero claro, esto no lo descubres sino hasta pasados unos cuantos años de vida, de relaciones y compromisos, de proyectos y experiencias y todo ello deja su registro y nos apega a los triunfos y victorias pasadas…

Responder al Llamado de tu destino y Misión requiere determinación y compromiso, determinación con el Propósito que da razón a tu vida y que, además, ofrece sentido a tu Don pues, como he dicho, el don de cada uno, esa calibración particular de la habilidad, está en directa relación al destino que venimos a cumplir. Solo cuando te sintonizas con el destino, solo allí tu don encuentra sentido y oportunidad.

Pero si acaso, una vez que inicias el Camino, sientes los reclamos y demandas del pasado, de la costumbre y de los demás, insoportable y, aunque encuentres fuerzas para oponerte y luchar contra ello, sientes que te debilitas en la lucha y que nada avanzas… entonces, debes saber que es mejor que luchar y oponerte, regresar al origen de lo que te reclama y soltar ese cabo que te amarra a la orilla de la que quieres zarpar pero te jala…

No está mal regresar al punto donde te sientes apegado y apresado por una experiencia, por un trauma, por un juicio, por un incumplimiento, por una desilusión… debes soltar ese cabo que te impide navegar hacia tu meta, debes soltar amarras de una vez pero, desde arriba del bote no se puede, sino que debes regresar a la orilla para desanudar lo que te jala, para sanar lo que te inhibe y te impide responder el llamado de tu destino.

Oponerte a lo que te jala, intentar romper el cabo que te amarra, no es solución, te desgasta y pierdes las energías que necesitarás para llegar a tu meta. No se trata de oponerse ni de ganar la lucha, sino de desamarrar lo que te jala, Se trata de regresar al origen de la cuestión que te detiene o que te inhibe en tu andar hacia la meta. Si es tu familia, pues regresa a ello, comprender la raíz del asunto y sana! suelta! pero solo podrás sanar y soltar desde la comprensión que te llevará por consecuencia natural al perdón. Distingue la raíz de lo que te jala, de lo que te amarra a la orilla y no te deja moverte hacia tu destino y misión, luego comprende las razones del asunto y por fin, sana!

Dos errores que cometen los que Despiertan, los que distinguen por fín su Camino, es decir, su destino y misión en esta vida. El primero es la renuncia debido a las fuerzas que te amarran a la orilla y no te dejan avanzar, para algunos esto es demasiado y renuncian con tal de conformar a quienes los acusan o a quienes apelan a la culpa o a la lástima para evitar la incomodidad que representa, para ellos, salirse de la costumbre. El segundo error es el que cometen quienes determinados y decididos inician su Camino ni bien lo distinguen y ante las demandas y reclamos del mundo asumen una posición combativa de oposición y lucha.

Ni renuncia, ni combate u oposición, sino determinación y compromiso es lo que se requiere, pero también flexibilidad y comprensión… Sin prisa, pero sin pausa… siempre que tu intención esté firme, muévete con flexibilidad y cada vez que algún tema te jale a través de un reclamo, de una deuda del pasado, de una promesa dada y no cumplida, regresa y sana desde su raíz, libera ese cabo pues, de otro modo, no llegarás muy lejos…

Confía en ti, eres tu respaldo y tu fundamento…

Saludos,
Nicolás Fernando Niglia Verdino

Comportamiento sexual e identidad sexual

sexualidad
El segundo de los objetivos que impone la naturaleza animal en el ser humano es, precisamente, el objetivo sexual con el propósito de la reproducción de la especie. Este requisito para la existencia es tan intenso como el anterior, el de supervivencia del individuo y como el tercero, el de jerarquía pues los tres componen el requisito de la existencia en este mundo.
Vamos a concentrarnos ahora en el segundo requisito de existencia, este es, como digo, el de la reproducción y, puntualmente nos concentraremos en este análisis en el comportamiento sexual específicamente y en la identidad sexual resultante.
La Naturaleza ha delegado en la familia y en la sociedad la formación de las crías (de los hijos), formación que tiene como objetivo preparar a las crías en el cumplimiento y satisfacción de los requisitos de la existencia, los tres que he mencionado en el párrafo inicial.
Para que las crías aprendan, para que reciban las maneras y métodos que sus mayores han desarrollado para cumplir las expectativas de la existencia, deben contar con cierta cualidad que les permita el aprendizaje. Esta cualidad es la capacidad de copiar que la cría tiene en su máxima expresión, en el caso del ser humano, hasta la adolescencia. Esta capacidad de copiar hace que la cría, precisamente copie, los patrones, hábitos y aún lo más sutil e invisible que gobierna la vida de su familia y de la sociedad. Las crías copian las vibraciones, las formas pensamiento, los ánimos.
Pero, ¿cómo actúa esto en el ámbito de lo sexual? En este ámbito las crías son determinadas e influidas por tres elementos fundamentales sobre los que éstas construyen su identidad y comportamiento, estos son:
1) El Individuo; la naturaleza se expresa directamente a través del individuo mediante los programas de funcionamiento característicos que corresponden al género (macho o hembra) otorgando a cada uno una mirada particular, una sensibilidad y un interés específico. Al macho le otorga fuerza e insensibilidad a fin de qué este lleve a cabo tareas en las que, precisamente son requisitos indispensables la fuerza y la insensibilidad, por ejemplo para cazar o para defender y/o conquistar un territorio, etc. Es decir, existe una expresión natural en cada individuo, el cual es independiente de la influencia de la familia y de la sociedad.
2) La Familia; pero, como digo, la naturaleza no solo se expresa de manera directa y a través de cada individuo sino que actúa sobre cada individuo utilizando a otros individuos, en este caso a la familia. No solo utiliza a dos para concebir uno nuevo o varios más, me refiero a la concepción de vida; sino que utiliza a otros para educar a otros y para dirigirlos. En este caso concreto, el de la familia, la naturaleza animal humana utiliza a los padres en quienes delega la formación de la cría y el control sobre su comportamiento, en el sentido de la satisfacción de los requisitos que la misma Naturaleza impone como condición de vida o muerte, es decir, de existencia en este mundo.
3) La Sociedad; la sociedad actúa como los ojos y los oídos del Orden Natural, es decir, la Naturaleza utiliza los ojos y los oídos y la voz de todos para corregir cualquier desobediencia en alguno. La sociedad es el Gran Juez que juzga según la Ley que sanciona la Naturaleza y que está impresa en el sistema de funcionamiento animal que rige a cada individuo.
Entonces, el comportamiento sexual y la identidad sexual del individuo está fundamentada y condicionada por estos tres elementos, por el mismo individuo y su género pero, fundamentalmente y dado que la cría copia de los padres los comportamientos que llevan a la satisfacción de los requisitos que la vida impone como condición de vida precisamente, la cría (los hijos), en su comportamiento sexual e identidad sexual será fuertemente determinada por la familia y por la sociedad.
Los hijos copian de sus padres los patrones y comportamientos, no solo en cuanto a los oficios, a la cultura, a la religión, etc. sino también y en la misma medida, en lo referido a su identidad y comportamiento sexual. Por esta razón, nuestra relación con el sexo, con la pareja y con la reproducción está condicionada y determinada no solo por la expresión del instinto en cada uno sino más bien por la familia y la sociedad pues la Naturaleza ha delegado en los padres y en la sociedad la capacidad para formar a sus hijos y a los hijos ha concedido el poder de copiar a sus padres y a la sociedad.
La homosexualidad: Éste es un tema que aún hoy suscita incomodidad en muchos, a pesar de la “apertura” social sigue siendo un tema escabroso. ¿Cuál es la raíz de la homosexualidad, por qué a un hombre heterosexual le da rechazo ver a dos hombres besarse como amantes por ejemplo, por qué al heterosexual le da rechazo el homosexual? La identidad sexual y el comportamiento sexual, como he dicho en los párrafos anteriores, es copiada de la familia y de la sociedad.
Dada esta capacidad de copiar que los hijos tenemos por naturaleza, copiamos todo, no solo lo que nos interesa o lo que nuestros padres y la sociedad quieren o quisieran que copiemos, copiamos todo! La hija, tendrá la influencia de su condición de género: hembra, la cual la hará más sensible a los temas que son imperio de su madre pues comparten el mismo género y por ende la misma percepción y sensibilidad.
Entonces, lo usual es que la hija se interese en los temas que su madre domina y gobierna. De ella copiará las maneras, los hábitos y modos. Asimismo con el hijo varón con respecto a su padre. Al nacido varón, la Naturaleza le exige el comportamiento de varón pero no le enseña cómo, pues ello lo delega en su padre. Del mismo modo obra con respecto a la nacida mujer. Pero, ¿qué ocurre si en la familia la mamá no gobierna los asuntos que son de interés natural de su género o si la mamá está ausente? De igual manera con el varón ante la ausencia de su padre o bien con un padre que no asume su rol tal cual lo requiere la Naturaleza. En estos casos, el comportamiento sexual y la identidad sexual se ve alterada con respecto a lo que la Naturaleza espera y demanda.
Como he mencionado antes, el tercer elemento que la Naturaleza utiliza es la Sociedad. La Sociedad es el Juez que juzga en base a la ley que la naturaleza impone. La sociedad juzga en base a las expectativas que la naturaleza tiene con respecto a nosotros. Cuando nos salimos del comportamiento natural, cuando el nacido hombre no asume el rol que la naturaleza tiene programado para éste, o lo mismo con respecto a la mujer, entonces, la Sociedad, como juez hará notar esta “incumplimiento” o “degeneración” (comportamiento fuera de lo programado para el género en cuestión, ya sea macho o hembra).
El rechazo que el heterosexual puede sentir ante un acto homosexual no es una expresión de la voluntad soberana del individuo sino más bien es la expresión de la Naturaleza que a través de los individuos más obedientes, los heterosexuales, expresa en repudio del incumplimiento y desobediencia de los que han subvertido el orden de género. Es la Naturaleza la que juzga y no la persona que siente el rechazo pues esa persona solo lo siente, no lo decide, como tampoco el homosexual decide su condición, no es un acto soberano de la voluntad del individuo ser homosexual sino que el individuo solo lo acepta o lo oculta (rechaza).
Por supuesto que existen otras razones que influyen en la identidad sexual y en el comportamiento sexual, razones que tienen origen ya no en la biología, ni en la familia o en la sociedad sino en la historia del ser que encarna en un cuerpo, en una familia y en una sociedad determinada. Pero esto no es determinante de la identidad o del comportamiento sino que son los determinantes y condicionantes la familia y la sociedad. Alguno dirá: “conozco una familia normal, bien constituida, donde el padre es macho y la madre es hembra y ambos asumen los roles que la Naturaleza impone y aun así han tenido hijos homosexuales”.
En el caso de gemelos, los dos concebidos y gestados en la misma bolsa, estos pueden ser dos personas totalmente diferentes, con sensibilidad y percepción distintas de la vida, etc. Es decir, la biología, la familia y la sociedad y la astrología, no son los únicos determinantes del comportamiento y de la identidad. Como he mencionado en el párrafo anterior, otro determinante es la edad evolutiva del ser que encarna, la cual le confiere ciertos atributos específicos y un estado de madurez de estos atributos que nos hacen seres sumamente particulares aun siendo gemelos y miembros de la misma familia y sociedad. Existe un atributo específico que se presenta en los hombres, por ejemplo, en forma de un estado de sensibilidad extraordinario para la condición de “macho”. Esta sensibilidad no tiene género, es decir, no se corresponde exclusivamente con el género pues no surge del género en el que hemos encarnado sino que es una cualidad propia de un ser de edad evolutiva avanzada (consciencia elevada).
Pero, este ser sensible que ha encarnado en un macho de la especie humana, se sujeta a los mismos requisitos de existencia que el resto de los nacidos varones. Pero, la sensibilidad no es una cualidad natural del macho sino más bien de la hembra por lo que el ser nacido varón que cuenta con este estado de sensibilidad especial al copiar a su padre encontrará rechazo de lo que de éste recibe pues la sensibilidad, como digo, no es cualidad del macho pues el macho necesita insensibilidad para llevar a cabo su rol.
Este conflicto, que también surge en la hembra pero al revés exactamente que en el caso del varón, produce una alteración en el comportamiento sexual, llevando a la hembra a hacerse cargo de asuntos naturales del macho y al macho a asumir roles de hembra (dada su sensibilidad inusual), y produce, en una intensidad mayor, el cambio de roles sexuales, la homosexualidad.
Para comprender esto que digo de manera sencilla, imaginemos a un depredador en el mundo salvaje, un Tigre, un Águila, cualquiera. Todo depredador que mata para vivir, debe ser insensible al dolor que causa a su presa pues, de lo contrario, si el depredador fuese condescendiente con su presa, si sintiera el dolor que le causa, entonces no podría cumplir el rol de depredador que la naturaleza programo en él y que le impone como requisito de existencia.
Para el nacido varón si cuenta con una sensibilidad inusual e inapropiada para el rol de macho, éste se verá condicionado o impedido de cumplir ese rol y, entonces, su interés no coincidirá con las cuestiones que son propias de su padre sino que estará más cerca de lo que su madre gobierna, copiándola a ella más que a su padre y construyendo así una identidad sexual contraria a la expectativa de la Naturaleza, por lo cual, la Sociedad, en la cual la Naturaleza ha delegado la condición de juez, señalará dicho incumplimiento marginando a quien no se ajusta a los requisitos que la vida impone como condición de vida o muerte (muerte = exclusión).
El homosexual vivirá como una “ilegal” en cuando a las reglas que impone la Naturaleza animal del ser humano y será rechazado naturalmente por los demás, por quienes están en obediencia y cumplimiento de los requisitos de existencia. Así como el heterosexual no elige ser heterosexual, el homosexual tampoco lo elige. Por ello, no cabe ni el orgullo ni el repudio por dicha condición sino más bien la comprensión, tanto del heterosexual acerca de lo que determina y define la identidad y el comportamiento sexual como del mismo homosexual. Pues, de lo contrario, si no se llega a este estado de comprensión de este asunto, jamás podremos trascender unos el rechazo a la homosexualidad y otros a la homosexualidad misma pues necesitamos equilibrio con la naturaleza para construir los cimientos del desarrollo Espiritual.
Los hombres deben desarrollar y expandir su aspecto femenino, despertar su sensibilidad para liberarse de los condicionamientos que el género impone en su percepción y en su comportamiento; las mujeres deben ocuparse de lo suyo con respecto al aspecto masculino, y los homosexuales? El problema aquí es que el homosexual está en conflicto con su género, por ello, el balance masculino femenino en el homosexual (mujer u hombre) debe comenzar por recomponer el equilibrio en su género y luego en buscar el balance entre ambos aspectos, masculino y femenino.
Espero que este artículo sirva para iluminar los pensamientos y enriquecer los juicios.
Quien quiera oír, que oiga.
Nicolás Fernando Niglia Verdino