Archivo de la etiqueta: extraterrestres

Extraterrestres y el Ser-Humano, atención y consideraciones para este fin de ciclo.

Extraterrestres-entre-nosotros
Existen seres con razón y con consciencia que no son terrestres y que, además, están muy ligados a nosotros y nosotros a ellos. Algunos de estos seres extraterrestres ejercen una influencia negativa sobre los seres humanos y sobre el planeta, vamos a desarrollar esta cuestión porque es tiempo ya de hablarlo sin vueltas y sin miedo.
¿Quiénes son? Existen dos grupos de extraterrestres en relación al interés del ser-humano, por un lado aquellos que ayudan al propósito de evolucionar del ser-humano o que no interfieren de ningún modo y, por otro lado, los otros, que son aquellos a los que no les interesa en absoluto nuestra suerte o desgracia sino su propio interés y, por ello, representan una amenaza u obstáculo en nuestra evolución y bienestar cotidiano dado que se sirven de nosotros y del planeta.
“Extraterrestres Luminosos” son aquellos que, por supuesto, ayudan al crecimiento evolutivo del ser-humano; y, extraterrestres de consciencia inferior (o involutivos, regresivos o negativos) son, precisamente, los que actúan a modo de depredadores nuestros y quienes no consideran las consecuencias negativas de sus acciones e interferencias sobre nosotros y sobre el planeta. En ambos grupos existen muchas variedades de estos seres. Pero no es el interés de este artículo hacer una descripción de cómo o de quiénes son en cuanto a rótulos y descripciones particulares, sino, más bien, de cómo actúan, de qué les interesa y de cómo impedir que nos manipulen como lo hacen.
¿Por qué son “malos”, para el ser-humano, los “extraterrestres de consciencia inferior”? Vamos directo a lo que nos interesa pues los “buenos” son buenos y lo seguirán siendo, al final hablaremos de ellos, pero son los “malos”, los que nos ocasionan dificultades mayores a las que impone la misma naturaleza animal humana, estos agregan problemas a la vida que no son naturales de la vida y que por ello puede ser evitados, si acaso queremos crecer y evolucionar.
¿Por qué son “malos” los extraterrestres malos? Pues porque interfieren nuestro mecanismo de funcionamiento animal ejerciendo estímulos que alteran los juicios y por lo cual nos desligan primero del Orden Natural Planetario, quitándonos equilibrio con la vida y con la naturaleza en todas sus expresiones incluido nuestro cuerpo físico, emocional y mental como una expresión natural de esta realidad; y, además de interferir nuestra relación con la naturaleza planetaria humana, nos interfieren en cuanto a la expresión plena de nuestro Propósito de Vida o Plan Mayor, poniéndonos así en desobediencia de nuestro compromiso original no solo con la existencia humana (Omega) sino que también inducen nuestro incumplimiento con el Propósito de evolucionar a través de todos los estados de realidad particular manifestados hasta unificarnos con la Fuente, lo cual es nuestro destino y misión o Plan Mayor. Es decir, nos desligan y ponen en discordancia tanto con el Orden Natural (Omega) como con el Orden Divino (Alfa).
¿Por qué nos necesitan, por qué les interesamos? Ellos están sujetos a un proceso de transformación evolutiva tal cual el nuestro y tal cual lo está toda creación. Como sabemos, el poder creador de ideas, el Alfa, expresa sus ideas a través de un impulso que llamamos Voluntad. El reflejo o manifestación de esas ideas que crea el Alfa (tal cual si fueran pensamientos), es el mundo de lo manifestado y material, el mundo del espacio-tiempo, el Omega.
El Alfa, luego de “soplar su idea” y manifestarla, así como un globo que se infla y adopta forma y cuerpo, se hace Omega, es decir, se hace manifestación, pero el Alfa sigue presente en cada creación observándola y dirigiéndola hacia su objetivo sin alterar la naturaleza de lo creado pues, de otro modo, sería una contradicción. El Alfa guía lo creado (las manifestaciones de su expresión) tal cual el Pastor guía a su rebaño cuidando de que ninguna se extravía y se salga de su senda (Propósito).
Pero no todas las manifestaciones están sujetas al mismo tiempo-espacio, sino que cada una tiene sus particularidades y atributos. Mientras haya tiempo habrá oportunidad de cumplir el propósito original y, por ello, mientras haya tiempo nada es definitivo, ninguno es definitivamente “bueno” o “malo” sino que toda la creación está en movimiento y solo cuando se cumplen los tiempos de cada ciclo, solo allí entonces se separa lo que sirve al propósito de lo que no ha alcanzado su objetivo y, tal cual los sobrantes de la masa éstos se integran en un siguiente y nuevo pastel, nada se desperdicia pues, nada es definitivo mientras sea expresión sujeta a tiempo-espacio.
Entonces, estos seres de otros planetas, tal cual aves que han nacido en un nido de un árbol lejano pero que han volado hasta nuestro mundo impulsados por su anhelo esencial de crecer y evolucionar, de cumplir su compromiso original con la creación; estos seres que no son “malos” en sí mismos, ni “buenos” sino que solo son una expresión en proceso de manifestación en busca de su destino, vienen a perturbarnos tal cual el depredador con su presa pero, el depredador no es “malo” ni la presa es “bueno”, sino que ambos cumplen un proceso y mantienen viva una expresión mayor de vida, recrean una voluntad.
Los seres extraterrestres de consciencia inferior se caracterizan por tener un desarrollo extraordinario de su mente racional y una atrofia de su capacidad sensitiva (empática) y física. Es decir. Cuando esos seres en su desarrollo, tal cual el nuestro, han expresado su capacidad mental de componer ideas, de ingeniar realidades mentales primero para luego manifestarlas en los distintos escenarios de realidad, han descubierto que sus emociones eran un impedimento para avanzar en el desarrollo y empoderamiento a través de la capacidad mental. Entonces, fueron anulando las emociones, la capacidad de sentir al otro y a lo otro, a fin de librarse del poder inhibitorio que imponía su sensibilidad. Luego, alteraron su cuerpo para evitar también los condicionamientos que su fisicalidad imponía reduciéndolo a su mínima expresión.
La fisonomía tradicional que solemos conocer de estos seres extraterrestres de consciencia inferior se compone de cuerpos muy delgados y de cabezas muy prominentes. Pues, es ésta una expresión muy clara de lo que aquí explico, de su expresión exagerada mental manifestada en cerebros poderosos y de un cuerpo y fisiología muy sencilla.
¡Hasta aquí uno podría decir “qué bueno lo que han logrado estos seres!” sin embargo, ellos han descubierto que cometieron un grave error y hoy lo están pagando y por ello y en el intento de subsanar su error buscan en otras especies, como la nuestra, reproducir lo que en ellos se ha extinguido prácticamente, es decir, su capacidad emocional de sentir, la cual está ligada además al chackra Umbilical, el cual está relacionado principalmente con la capacidad reproductiva. Estos seres han aniquilado su capacidad de reproducción y deben multiplicarse a través de manipulaciones artificiales pues carecen de la capacidad natural para hacerlo.
¿Por qué es importante para ellos recuperar esta capacidad? Pues lo es para todos! No solo para estos seres. Es que estas capacidades son expresión de la Voluntad del Alfa, cumplen un fin y no sobran, por ello, prescindir de ellas es amputarse una pierna y luego querer correr la carrera y llegar a la meta, es decir, es contraproducente. Ellos, en su exceso de mente racional, en el éxtasis que la inteligencia les provocó, lo cual sucede con muchos seres humanos también, quisieron más y más de los frutos agradables del uso de la mente creativa racional.
Al hacer este uso indiscriminado y cada vez menos condicionado por la sensibilidad y la fisicalidad, se fueron apartando “del Plan” de Dios e incumpliendo su voluntad por lo cual, podemos decir que “quedaron atrapados en el laberinto”, varados en el espacio-tiempo dimensional dentro de su octava de consciencia. Pueden moverse dentro de ella, tal cual el que se mueve dentro del laberinto, pero no pueden salir aún de él. Pueden ir a dimensiones menores de inteligencia y consciencia que la de ellos, pero no pueden ir a dimensiones mayores.
La inteligencia, la mente racional del ser-humano está aún muy condicionada por la sensibilidad, por la emoción, capacidad ésta que permite al ser-humano sentir al otro y sentir lo otro. Entonces, de esta capacidad surge la responsabilidad, la culpa, la solidaridad, la compasión, etc.
Si observas al ser-humano de hoy, cada vez más distante de la emoción y más ligado a la inteligencia y al confort que de ella consigue, verás y entenderás el camino que tomaron los seres extraterrestres de consciencia inferior que nos perturban. Vamos en ese mismo camino…
Entonces, ¿qué quieren de nosotros? Pues, necesitan reproducir las capacidades del segundo chackra, del Umbilical, necesitan o pretenden, mejor dicho, reproducir artificialmente con manipulaciones genéticas, tecnológicas, etc. la capacidad de sentir pues saben que carecen de un aspecto fundamental para continuar su evolución. Intentan hacerlo de una manera que es incorrecta, que está en el mismo sentido de su error, que es producto de la inercia del error original que cometieron al alterar su propia naturaleza para tomar de ella solo lo agradable y liberarse de lo incómodo.
¿Tienen derecho a realizar estas manipulaciones? Pues tienen derecho siempre y cuando lo hagan en nombre de su existencia. Es decir, si miramos la vida salvaje aquí, veremos que todos los animales tienen el derecho y el permiso de la Naturaleza para matar en nombre de la vida, de su supervivencia y conservación. El ser-humano también tiene este derecho, de hecho lo hacemos a diario. Estos seres también lo tienen.
Pero, una vez que se despierta en nosotros el Alfa, es decir, una vez que sintonizamos con la Fuente, y nos alineamos con el Propósito Divino, es decir, con el objetivo de trascender este mundo circunstancial y cumplir el destino y misión que tenemos por esencia, por Voluntad Divina, entonces salimos del régimen del Orden Natural de las bestias y tenemos el derecho a reclamar la liberación de toda manipulación por parte no solo de estos seres extraterrestres de consciencia inferior sino también de la manipulación que ejercen otros seres humanos insensibles y desconsiderados (inconscientes) tal cual lo son estos seres de otros mundos.
¿Cómo nos manipulan los extraterrestres de consciencia inferior? Ellos tienen un extraordinario poder mental racional, es decir, mente sin consciencia. Y pueden influir nuestros pensamientos (percepciones, juicios, opiniones) y luego, y como consecuencia de ello nuestras emociones y luego, como consecuencia de ello también, nuestra biología. Vamos a aclarar, antes de continuar, cómo es esto de una mente racional sin consciencia.

Fisonomía de los ET’s regresivos
Mente Racional, Inteligencia sin Consciencia La mente confiere al sujeto el poder creador, la mente crea ideas, realidades mentales. Imagina cómo sería u vida sin la capacidad de crear ideas? Pues, no existiría un “Yo”, no tendrías la capacidad de crear la idea de ti mismo. Tampoco tendrías la capacidad de crear una idea del ayer ni del mañana, serías un mecanismo automático de estímulo-reacción.
La capacidad de crear ideas, que confiere la mente, está sujeta e identificada con la naturaleza animal, con el instinto y con las demandas que la existencia impone como condición, precisamente para la vida. Es decir, la mente racional se identifica con la naturaleza humana animal o del animal y del planeta de que se trate. Todo su poder creador está al servicio de las necesidades que impone la condición terrenal o planetaria. Hasta allí, la mente no considera ningún propósito más allá de la necesidad natural del sujeto. Es decir, la mente no está ligada aún con el Propósito del Alfa, no sirve a un fin más allá que el fin individual que impone la condición natural y propia del espacio-tiempo al cual está sujeta la criatura en cuestión.
Regresando al asunto, decimos que estos seres extraterrestres de consciencia inferior, pero mucho más evolucionado en inteligencia, intentan recuperar el componente emocional que han perdido y que los condena a no poder avanzar y por ello, a incumplir su razón de ser. Esto no es un problema mientras tengan tiempo y espacio en el cual experimentar y ensayar ideas pero, cuando se acerca el final de su ciclo, esto representa un problema para ellos pues es como si los niños hubieran desordenado todo su dormitorio y saben que se aproxima la hora en que su padre irá a verificar que está todo en orden para dejarlos salir a jugar, saben que no lograrán su anhelo y que serán por ello castigados, es decir, obligados a permanecer allí hasta tanto ordenen lo que han desordenado… Entonces, esos “niños” buscarán a otros a quienes influenciarán para conseguir que los otros hagan el orden que ellos no pueden y no quieren hacer…
Los extraterrestres de consciencia inferior tienen dos problemas fundamentales: por un lado, al haber exagerado el poder creador de ideas y por haber anulado y casi extinguido su capacidad emocional y física, perdieron ligamento con su naturaleza planetaria original, se quedaron sin hogar sustentador, por ello están obligados a salir a buscar lo que sostiene su vida en otros planetas pues no tienen ya su ligamento con un planeta determinado, lo han roto. Son una especie de piratas estelares. Por otro lado, tienen el problema que he descrito antes, es decir, que están en incumplimiento no solo con el Omega, sino que, además, están lejos de cumplir su Propósito natural y propio del Alfa.
Es decir, tienen que prolongar su existencia lo más que puedan mientras intentan religarse con el Alfa, que es el Gran Sustentador. Tienen derecho a existir por lo menos mientras dura su ciclo espacio-tiempo. Por esta razón ellos intentarán atravesar los portales dimensionales de cambios de ciclos, como el que estamos atravesando ahora los seres humanos, para prolongar su existencia.
Imagina que ellos intentan entrar a un país sin pasar por migraciones, es decir, ilegalmente. Bien, así intentan pasar de un ciclo a otro ciclo, de una era a otra era y de una dimensión a otra. Colándose, ocultándose, utilizando a otros seres que sí tienen legítimo derecho para ello. Tu pensarás que esto debería ser imposible, pues sí lo es, es decir, no solo ellos no lo lograrán ni lo han logrado hasta ahora, sino que al hacerlo sabotean la Ascensión de los otros, de los que pudieron haberlo logrado si acaso éstos se dejan manipular por aquellos.
Esto es lo que está pasando ahora en el mundo y por ello es tan intensa y perturbadora la presencia de estos seres. Ellos no podrán lograrlo, pero seguirán recreando una realidad que les permita mantenerse con vida pues, ellos también están sujetos al principio fundamental de “conservación de la vida” y harán todo con tal de permanecer con vida, tal cual nosotros y tal cual cualquier especie.
El cuerpo nos limita, nos impone su condición, su necesidad y debemos ocuparnos de él como condición para la existencia y todo lo que existe desea la existencia y se apega a ella. Quisiéramos prolongar la vigilia y evitar el sueño cuando no nos alcanza el día, quisiéramos estar en más de un sitio a la vez pero no podemos, quisiéramos ser más fuertes de lo que somos, o más flexibles o más altos o más delgados y, así, encontramos en el cuerpo un limitante, un condicionante para conseguir lo que deseamos y lo que nos da el derecho a la vida. Nos empeñamos, entonces, en trasgredir estas fronteras que nos impone el cuerpo y su naturaleza, para que el cuerpo sirva a nuestro interés, subvirtiendo el orden natural de las cosas.
La sensibilidad actúa del mismo modo, nos impone un condicionamiento emocional, sentir las consecuencias de nuestras decisiones, ser solidarios, compasivos o miedosos y culposos nos pesa, nos duele y, por ello, no nos es gratis tomar cualquier tipo de decisión. Queremos quitarnos el miedo, la culpa, el dolor, la angustia, la tristeza, la decepción…
¿Cuántas veces pensamos en hacer algo, o en ir a determinado sitio y no lo hacemos por miedo, por culpa a ser señalados porque seríamos mal vistos o rechazados? Nos pesa que nos señalen, que nos acusen, que nos demanden pues, nos pesa incumplir. Este mismo condicionamiento que imponen la materia y la sensibilidad, es decir, el Orden Natural al cual estamos sujetos, lo experimentan muchas más especies además de la humana y especies de otros planetas inclusive. Todas estas especies están sujetas al cumplimiento de los requisitos que les impone su naturaleza como condición para ganarse el derecho a la existencia y, todas las especies están persuadidas, además, para hacer todo con tal de conservar la vida, con tal de existir.
La mente racional agrega al ser-humano un componente muy poderoso: la creación de ideas, el ingenio, la inteligencia. Si, por ejemplo, dejáramos de lado las leyes, haríamos muchas cosas que no hacemos porque están prohibidas, que no son parte de la costumbre y por ello son rechazadas. ¿Cuántas veces has pensado en un atajo, en una manera más fácil de conseguir algo, pero no lo haces porque está prohibido, porque serías señalado y juzgado?
Es así como la sensibilidad condiciona a la razón, es así como el juicio implica un límite a la inteligencia, cuando el juicio está sujeto a la sensibilidad. La moral ha sido una de las principales barreras para el hombre, entonces, nos hemos encargado de desestimar la moral y todo orden moral en nombre del confort y de los beneficios consecuentes de la utilización de la inteligencia sin limites ni condiciones más que el propio ingenio.
Pues, la vida nos conduce por un camino de sensaciones agradables, cuando conseguimos lo que necesitamos; y, de sensaciones poco o nada agradables cuando incumplimos las demandas que la vida impone como condición de existencia. Todos intentamos a diario evitar las sensaciones desagradables y es aquí donde entra en juego la mente racional. Porque elaboramos ideas de cómo evitar las sensaciones desagradables como el miedo, la culpa, el dolor… construimos realidades artificiales, simulamos, ocultamos, persuadimos, engañamos, etc… utilizamos este recurso mental racional, la inteligencia, para eludir las consecuencias negativas de vivir… y nos focalizamos, en cambio, en conseguir las sensaciones agradables.
En principio esto no parece estar mal, sino todo lo contrario, pues, ¿por qué no hacerlo si acaso podemos? Porque existe un Orden Natural en el cual estamos insertos y al cual pertenecemos por naturaleza humana. Este orden impone condiciones para la existencia, para concedernos el derecho a la vida y dado que necesitamos esta experiencia como ser-humano para avanzar en nuestra senda evolutiva, necesitamos ligarnos en armonía con el Orden Natural en el que estamos. El Orden Natural utiliza persuasivos, estos persuasivos son placenteros cuando nos comportamos en línea con lo que el Orden Natural espera de nosotros y son negativos (desagradables) cuando incumplimos las demandas de la existencia.
La primera de todas las demandas que nos impone el Orden Natural es la de conservar la vida, la supervivencia del individuo; luego, la siguiente es la conservación de la vida de la especie humana a través, principalmente, de la reproducción. Estas son las dos principales demandas existencialistas que impone el Orden Natural para concedernos el derecho a la existencia y es lo que da sentido a nuestro comportamiento cotidiano, entonces, aplicamos el poder de la inteligencia para desligarnos del rigor del Orden Natural y creamos nuestros alimentos, creamos, de manera artificial los persuasivos que nos dan el derecho a la existencia, nos concedemos triunfos que no lo son y creamos competencias que no sirven a ningún fin real.
¿Qué pasa si no las cumplimos, qué pasa si no cumplimos las demandas que impone el Orden Natural? Lo que pasa o, lo que nos pasa si acaso no las cumplimos no es nada agradable y puede llegar inclusive a quitarnos la vida. ¿Cómo se expresa esto en nosotros? El cuerpo humano y su mecanismo de funcionamiento son expresión natural del Orden Natural, es decir, es este Orden el que impera y rige nuestro cuerpo físico. Cuando incumplimos las demandas de la existencia y el mecanismo de funcionamiento humano juzga que esto es así, que hemos incumplido, entonces deprime el cuerpo y sus funciones, le quita impulso vital y el cuerpo comienza a producir en escasés las sustancias indispensables para la vida, activa el proceso de muerte…
¡Una mala noticia puede enfermarte y hasta matarte! Este es el poder del juicio que determina de manera automática tu sistema de funcionamiento humano, el cual está sujeto a los programas de funcionamiento específicos para el humano los cuales ha programado e instalado en ti el Orden Natural. Cuando este programa de funcionamiento juzga que no estás cumpliendo los requisitos para ganarte el derecho a la existencia pues aplica la consecuencia, es decir, te quita vida.
Por naturaleza estamos programados para conservar la vida a como dé lugar, por ello, cuando el mecanismo humano juzga la pérdida de derecho a la vida sentimos la condena a muerte y se aplican los persuasivos que nos impulsan en el sentido del cumplimiento de los requisitos para recuperar el derecho a la vida, es decir, no aceptamos la muerte pues nos duele, no la muerte en sí sino la simple condena a ella o la pérdida de derecho a la vida.
Entra en acción entonces la mente racional, la cual ha descubierto, gracias a la inteligencia cada vez mayor, la manera de alterar esos programas desde los cuales el mecanismo juzga y, además, ha elaborado “antídotos” para reemplazar las sustancias vitales cuando el cuerpo deja de producirlas debido a que juzga el desmérito o la pérdida de derecho a la existencia. Entonces, cuando el mecanismo de funcionamiento humano decide, de acuerdo a sus programas, que no estas ganándote el derecho a la existencia, pues te deprime, deja de producir los “químicos de la vida”, tus glándulas comienzan a fallar. Pero, la mente racional, la inteligencia ha conseguido cómo suplantar esos químicos de manera artificial y así es que nos vamos desnaturalizando y perdiendo resonancia con el Orden Natural, el cual nos va rechazando conforme nos desligamos de él.
Existe una relación directa entre lo que nos pasa y nosotros, existe un ligamento esencial entre las causas y sus efectos. Cada vez que desconocemos ese ligamento y somos indiferente a las causas focalizándonos en los efectos solamente, evitando los que se perciben negativos y solo aceptando los que son agradables sin considerar nuestra responsabilidad y correspondencia con ello, nos alejamos más y más de nuestro Propósito y nos condenamos a la marginalidad tal cual el fugitivo que escapa de la Ley.
Nos convertimos en una tribu nómade, sin arraigo y sin pertenencia. En principio dentro de nuestro planeta y cuando ya no nos quede planeta apto, entonces, nos veremos obligados a buscar otro sitio en donde mantenernos con vida. No evolucionamos, no crecemos evolutivamente, sino que seguimos sujetos al mismo mecanismo de funcionamiento y a todas las tecnologías que utilizamos para alterarlo.
Esto mismo han experimentado ya otras especies en otros planetas. Y están vagando por el espacio, tal cual piratas o nómades depredadores que buscan los recursos necesarios para mantenerse con vida. Y así como los españoles recién llegados a América intercambiaron “espejos de colores” por el oro y la plata, sin consideración del otro, sino que aprovechando la ventaja competitiva basada en la inteligencia y en la tecnología que es fruto de aquella; así también estas razas o especies obran del mismo modo. Tan diferentes y tan similares a lo que eran los españoles con respecto a los nativos de América, así es la relación entre las razas humanas y las razas extraterrenales.
De hecho, las razas humanas que componen “la especie humana” no todos tienen origen en este planeta, no todas son originarias de aquí. El poder sobrenatural que nos permite desligarnos del imperio del Orden Natural Planetario y de alterarlo revela nuestro componente extra natural, extraterrestre. Como se dijo ya, ningún reino se divide a sí mismo pues perece, el poder que el hombre tiene para desequilibrar y hasta aniquilar al planeta no proviene del mismo planeta, de su naturaleza sino de una naturaleza ajena a ésta.
Pero, lo que aquí nos ocupa es la influencia negativa de algunas razas o especies que vibran en la misma octava de consciencia del ser-humano, pero con una mayor inteligencia y poder mental racional, poder mental que está desligado de la Consciencia, es decir, que no sirve sino solo a la impostura de la materia en esos seres.
¿Cómo quitarles el poder que estos seres ejercen sobre nosotros? ¿cómo evitar sus influencias y condicionamientos en nuestra expresión? En principio debemos comprender que en el ámbito de la mente racional ellos tienen poder sobre nosotros, es decir, no podemos ganarle en la lógica o en la inteligencia. Conocen mejor que la mayoría de la humanidad el mecanismo de funcionamiento humano, conocer mejor que nosotros qué somos y cómo funcionamos, por ello, utilizan este poder para influirnos y condicionarnos.
Así como la publicidad y la mercadotecnia utilizan el conocimiento de cómo funciona el cerebro humano para crear comportamientos de consumo y adhesiones a determinados productos, así estos seres y con mayor conocimiento condicionan nuestros pensamientos de manera muy sutil, precisamente para que nos identifiquemos con esas maneras de pensar como si fueran expresión de nuestra voluntad para que tengamos plena aceptación y adhesión con ellas.
¿Qué es lo que nos “salva” del imperio de la mente racional y de quienes nos influyen negativamente, tanto de humanos como de extraterrestres? La mente no es algo negativo, pero, la mente racional, desligada de una visión mayor es como un arma en manos de una persona mal intencionada, de un asesino. El poder de la mente y la razón puestas al servicio de la consciencia, es decir, de un Propósito de Vida que considera al sujeto y a esta vida como algo dentro de un Todo mayor y absoluto, el reconocimiento de una Grandeza, de una Consciencia Viva y Creadora de Todo lo que Es, Todopoderosa, ello expando la idea del Yo, nos desliga del imperio absoluto de la naturaleza material (del Omega) y confiere a la mente un sentido enriquecedor y favorable con nuestro Propósito.
Cuando la mente racional o mente inferior liga con el Alfa, y cambia el sentido de la creación, entonces los pensamientos son positivos en el sentido de la evolución, la idea del yo se expando y reconocemos el ligamento con el Todo-Uno. Como consecuencia natural de esta expansión, surge una nueva manera de relacionarnos con el Orden Natural Planetario, y es así que podemos recuperar el ligamento en armonía y respeto con éste.
Nadie va a ninguna parte si primero no arregla sus asuntos terrenales, su relación con la existencia, sus karmas… Por ello, es preciso reconstruir la relación con el Orden Natural, respetando la vida en todas sus expresiones y respetando la naturaleza humana, sus ciclos, su equilibrio. Al mismo tiempo que fortalecemos el ligamento con “El Cielo”.
Debemos, entonces, recuperar el equilibrio con el Omega, con el mundo de lo manifestado y material; y, al mismo tiempo, religarnos con el Alfa, el mundo de las causas, el Reino de los Cielos. Cuanto más nos desligamos del Orden Natural más débiles y manipulables somos, pues más artificial se hace nuestra existencia y más dependiente de lo que otros seres producen, tal cual sucede con el adicto el cual cede así el poder a la droga y, sobre todo, al que la produce. ¡Regresar al vínculo armónico con la Madre Tierra es fundamental y urge! Y es, además, requisito para entablar un vínculo real con El Cielo.
Para comprender una situación sea cual fuere, debemos lograr cierto nivel de abstracción a fin de evitar la afectación que esa situación bajo análisis genera en nosotros quitándonos claridad y objetividad en su comprensión. Pues, si le preguntas a una presa qué opina de quien es su depredador, ésta te dirá todo lo negativo que pueda ocurrírsele en relación a aquel. Sin embargo, ni el depredador es “malo” ni la presa es “bueno”, sino que ambos reproducen una dinámica que así está diseñada y así debe ser.
Para comprender este asunto de los extraterrestres debemos abstraernos del mismo modo, al punto de liberarnos de la afectación negativa que surge del miedo que la sola idea de asumir que existen nos produce; y, además, debemos desafectarnos del criterio pragmático que nos impide percibir lo que no podemos detectar a través de los sentidos del cuerpo (lo que no podemos ver con los ojos, escuchar con los oídos, etc.)
¿Cuántos de nosotros tuvo la oportunidad de ver con sus ojos una jirafa, o un cocodrilo, o un elefante? ¿Y si no lo hemos visto, por qué creemos sin lugar a dudas que sí existen? Pues, porque otros nos han dado prueba de que así es, tenemos fotos de ellos y millones de testimonios, filmaciones, etc. Sin embargo, con respecto a los extraterrestres y aunque tenemos fotos, videos y miles de testimonios no surge el mismo resultado, insistimos en que toda prueba es fraude o, simplemente respondemos con indiferencia.
La razón de nuestra indiferencia con respecto al tema extraterrestre se basa en la misma naturaleza animal humana, en el instinto pues, tal cual sucede con muchas otras especies animales, no tenemos respuesta programada para situaciones que no están consideradas por el Orden Natural al cual pertenecemos. Los extraterrestres no son ni presas naturales ni depredadores naturales, no son parte del Orden Natural y, por ello, no tenemos respuesta y por ello respondemos con la misma indiferencia que lo haría cualquier otro animal, siempre y cuando no sea juzgado ello de amenaza, lo cual aplicaría en nosotros otro tipo de comportamiento. Por la misma razón que he mencionado aplicamos no la indiferencia sino el miedo y evitamos todo lo relativo a extraterrestres pues cuando los consideramos una amenaza, entonces el mismo instinto aplica sus respuestas programadas.
Ya sea que apliquemos indiferencia o miedo, será el instinto el que responde y no nosotros desde un estado de naturaleza más allá del animal y, por esta razón es que “los buenos”, los extraterrestres luminosos no toman contacto con nosotros pues, se activarían los mecanismos de defensa del animal humano y bloquearían toda otra naturaleza que pudiera existir en nosotros. Ante una situación sobrenatural, el animal humano aplica indiferencia si acaso no la juzga de amenaza, pero, si es percibida como peligro, entonces se activan los mecanismos de defensa que pueden ser el ataque o la huida, en ambos casos es un sistema automático de funcionamiento el que actúa, no somos nosotros. ¿Y dado que no seríamos nosotros los que actuaríamos en esa circunstancia, qué sentido tendría entonces que los extraterrestres luminosos se manifestaran? Pues solo ocasionarían caos o indiferencia…
Para ver la realidad más allá de la realidad perceptible por el mecanismo instintivo animal humano y sus sentidos, debemos expandir la percepción, debemos expandir consciencia pues, de lo contrario, nuestra percepción y el juicio estará siempre sujeto al mecanismo de funcionamiento animal humano el cual funciona en el sentido del interés que impone el Orden Natural al cual pertenecemos por naturaleza manifestada y todo lo que escape de ese interés será objeto de indiferencia o de temor y por ello de rechazo o de ataque.
Si quieres que la gallina ponga huevos tratarás de recrear el escenario más favorable para la gallina a fin de que ponga sus huevos y tu consigas lo que quieres. Del mismo modo, los seres extraterrestres involutivos o negativos propiciaran los escenarios más favorables a su propósito, estimulando en nosotros reacciones que son las que ellos esperan y las que buscan. Por esta razón tampoco se manifestarán abiertamente pues perderían el control de la situación tal cual si irrumpes en medio de una manada ocasionando que ésta se desbande.
Los ilusionistas o comúnmente llamados magos crean situaciones inexplicables para la razón del individuo. Hacen desaparecer objetos delante de nuestros ojos y no podemos explicarnos cómo es que sucede. Sabemos que no es magia sino un truco, una ilusión creada por ellos, pero, aun así nos asombramos pues nos parece imposible de creer hasta que lo vemos. Los extraterrestres de consciencia inferior utilizan “la magia” o la ilusión tal cual los magos que conocemos y pueden aparecer o desaparecer ante nuestros ojos del mismo modo que un mago hace desaparecer o aparecer una moneda o el trozo de un billete, etc.
La comprensión profunda de la mente racional y, sobre todo, del mecanismo de funcionamiento humano, les concede un poder sobre nosotros que es inimaginable para el hombre común. Nos cuesta reconocer y dar crédito a la idea de que existe una deliberada manipulación mental sobre las masas, la cual es ejercida por el ser humano a través del conocimiento que éste fue adquiriendo acerca de cómo funciona nuestro cerebro y nuestra mente racional; mucho más nos cuesta dar crédito a la idea de que existe una manipulación mayor, más eficaz y compleja, que realizan seres no humanos. Esta incredulidad es, precisamente lo que da poder a estos seres, tanto a los humanos como a los no humanos que manipulan para conseguir su ambición pues, nadie se defiende ni ataca lo que no percibe o lo que no cree que existe.
Una vez que quitas a un animal de su ámbito natural y lo acostumbras a un nuevo escenario, le será muy difícil sino imposible regresar y adaptarse a su ambiente original. Entonces, ese animal se hará dependiente de quien lo quitó de su ambiente natural y del espacio artificial en el cual se acostumbró a vivir. Esta dependencia otorga poder a uno y empobrece al otro…
El ser-humano ha aceptado los frutos que provienen del uso cada vez menos restringido de la mente racional. En nombre del confort y del placer hemos ido derribando toda frontera que ponía límites a la expansión de la mente racional y hemos utilizado la inteligencia de manera inconsciente, condenándonos a la dependencia y a un creciente empobrecimiento y pérdida de libertad.
¡Hemos sido tentados y caímos en la tentación! Aceptamos los atajos que nos conducían al placer, al confort a una vida exenta de culpa y de dolor. Aceptamos las drogas, las legales y las ilegales para anular las consecuencias de un modo de vida desligado del Orden Natural Humano y del Orden Divino. ¡No comemos para nutrir el cuerpo sino para conseguir sabor, no hacemos el amor para reproducirnos sino para gozar de ello, no competimos para sobrevivir sino para ganar! Pues ganar nos da gusto! ¡Entonces construimos nuevas competencias y agregamos nuevas necesidades para construir triunfos y para conseguir el éxtasis de la victoria, no importa a qué ganemos, la cuestión es ganar! Y, tampoco importa cuántas derrotas sembremos para cosechar nuestras victorias, ¡lo importante es ganar!
Nos hemos salido de la senda, hemos sido seducidos por las propuestas encantadoras del tentador, tal cual el dealer que te quiere inducir al mundo de las drogas, tal cual el vendedor que solo te dice “lo bueno y maravilloso” de aquello que quiere venderte. Ni vimos la “letra chica”, no hemos leído las consecuencias, las contra indicaciones y los efectos secundarios que tiene el modo de vida artificial, y desligado de todo orden, que hemos adoptado, seducidos por los trucos del mago…
Firmamos el contrato al aceptar el modo de vida fácil, de triunfos y placeres que nos ofrecieron, tal cual quienes fundieron el oro y la plata despreciando a Moisés y a su Dios y, tal cual ellos así será el destino de quien no sirve ni al Orden Natural ni al Orden Divino, pues, entonces, ¿para qué sirve si no sirve a ningún Orden?
Pero mientras estemos dentro del tiempo establecido, mientras el ciclo no concluya, tenemos tiempo y espacio, tenemos el derecho para realizar todas las experiencias que nos sea posible a fin que todas las semillas sembradas en cada suelo germinen. Cuando el ciclo se cierre y tal cual sucede cuando termina la temporada para que la semilla germine, cuando viene la helada, o el calor extremo, las semillas que no han germinado entonces no tendrán más oportunidad de hacerlo.
Como no existe separación real entre las distintas expresiones de la creación sino que todas esas particularidades componen un cuerpo único al que llamamos: el Todo-Uno; dado esto, los seres extraterrestres luminosos están ligados a nosotros de manera consciente pues ellos son consciencia expandida. Su identificación con el Orden Divino, con el Todo-Uno, les permite reconocer el ligamento esencial entre ellos y todo lo creado. Nosotros, para ellos, somos extraños, tanto como lo son para nosotros los extraterrestres de consciencia inferior, solo que nosotros o algunos de nosotros, hemos Despertado y nos hemos ligado por ello con el Orden Divino.
De este Despertar, de esta expresión del Alfa en nosotros, siendo canal de expresión de la Voluntad Creadora, del Todo-Uno, de ello surge un ligamento con el Propósito que nos da derecho a la continuidad más allá de esta realidad particular. Tal cual la semilla que germina y da su brote y es por ello protegida inmediatamente por el sembrador, apartando todo yuyo que pueda ahogarla y evitar su crecimiento, así actúan los extraterrestres luminosos pero, ellos respetan nuestra libre voluntad y por ello no intervendrán en nuestra realidad individual y menos en la colectiva sino hasta que sea solicitada esa intervención y siempre que sea oportuna y esté en correspondencia con nuestro Propósito.
Tanto la realidad humana actual, como la realidad actual de los extraterrestres negativos, todas estas realidades forman parte del Omega, de la expresión y manifestación de la Voluntad de Dios. Toda realidad manifestada es un proceso de construcción de una idea, proceso que concluye y arroja un resultado, un producto final. Pero, como sucede con las líneas de producción de una fábrica, al final de la línea habrá productos defectuosos o que no cumplen las normas establecidas para continuar en la siguiente línea de producción. Así sucede con nosotros y así es cada realidad espacio-tiempo, como una línea de producción que agrega valor a un producto que ingresa en ella y que sale transformado.
Los seres luminosos, nuestros hermanos y hermanas estelares de la Luz, respetan los procesos de transformación, no los interfieren ni interrumpen y mucho menos cuando de ellos están surgiendo los resultados esperados. Claro, siempre habrá productos defectuosos o aquellos que no cumplen los requisitos, pero nada se desperdicia, todo se aprovecha y transforma.
Cuando pides asistencia a los hermanos/as estelares de la Luz debes hacerlo considerando no lo que surge de tu juicio como solución óptima sino lo que es mejor para ti, lo que te corresponde según tu propósito. Debes estar abierto a la solución óptima, por ello, debes pedir asistencia, ayuda, abierto a recibir la ayuda que realmente necesitas y no lo que deseas.
Hemos caído en la adicción a un estilo de vida de excesos y de sensaciones exaltadas. No es fácil salir de esta realidad, no lo es. Pero es posible y, sobre todo, es necesario que salgamos de ella. Debemos construir una nueva realidad en nuestro universo personal, cambiar la idea, cambiar el lente a través del cual vemos y juzgamos la realidad, la vida y a nosotros. Debemos construir un nuevo sentido basado y ligado al Orden Divino y en armonía con el Orden Natural.
Los hermanos/as estelares de la Luz no te ayudarán a “ganar en el casino” sino que te ayudarán a liberarte del casino. Pero, debes tener verdadera voluntad y determinación en el sentido de la ayuda. Solo quienes buscan la Verdad la hallarán, pero quienes buscan conseguir los triunfos que el mundo ofrece a quienes apuestan su vida, esos serán ciegos para ver lo esencial y sordos para escuchar verdades.
¿Quién es la máxima expresión o identidad que representa a los hermanos y hermanas estelares de la Luz? Este es Ashtar Sheran.
Autor: Nicolás Fernando Niglia Verdino (Facebook: Nicolas Niglia)
Escuela de Servidores del Plan Mayor, Proyecto Arca 333
Anuncios

¿Por qué se oculta la información acerca de los extraterrestres?

No hay texto alternativo automático disponible.

¿Por qué razón no se dice la verdad en cuanto a la vida extra terrestre y los hallazgos que comprueban o al menos sugieren que existió y existe “inteligencia” extraterrestre?

Las organizaciones privadas de investigación, los gobiernos, las corporaciones, hacen de la información un recurso fundamental y fuente del poder sobre el cual consiguen su ventaja competitiva sobre sus competidores, adversarios y enemigos.

La información es poder! los hallazgos son fuente del poder que unos ostentan sobre otros.

Esperar que las organizaciones privadas o gubernamentales que tienen información, por ejemplo de vida extraterrestre la divulguen, es como esperar que los bancos regalen billetes….

La información que los gobiernos y las organizaciones privadas tienen y que no saben aún con construir poder a través o a partir de ella tampoco la divulgarán pues otros pueden encontrar el sentido o significado que ellos no encuentran…

Es decir, prevalece en el ser humano y en toda organización compuesta y dirigida por seres humanos una visión egocéntrica que considera únicamente el interés propio…

Tampoco pueden asumir, los gobiernos, que tienen esta información pues estarían aceptando que ocultan información a la ciudadanía y eso sería “políticamente incorrecto” para cualquier político…

Por esta razón, y conociendo los intereses que rigen el orden mundial actual, es un acto ingenuo e inmaduro el de esperar divulgación o aval alguno tanto del gobierno o de las organizaciones privadas… pues así como no revelan la verdad las droguerías.. ni regalan sus recetas, tampoco se regalará a nadie ninguna información que pueda ser usada como fundamento de poder u origen de ventajas sobre los demás…

A esta altura, quien no cree en la vida extraterrestre es tan ingenuo como quien sigue creyendo en las promesas de un político en campaña electoral…

Saludos
NicolasFernando Niglia Verdino

Extraterrestres, humanos y la consciencia reptiliana.

Si proyectamos el avance tecnológico podríamos visualizar un futuro en el cual la humanidad habrá trascendido muchas de las fronteras actuales. Pero ese avance tecnológico no implica evolución, no trae evolución como consecuencia natural y directa sino que, tal vez, todo lo contrario. Veamos…

La cada vez más sofisticada tecnología no ha traído nada nuevo sino nuevas maneras de resolver lo mismo de siempre, y no solo eso sino que ha agregado una nueva necesidad: la tecnología en sí misma. Lo cierto es que la tecnología ha generado nuevas costumbres y maneras de resolver las necesidades básicas y elementales del ser humano, las que podríamos resumir en al menos tres: sobrevivir, comer, beber, dormir; reproducirse: relacionarse, formar familia, dejar descendencia; y, jerarquía: ser reconocido por todos estos logros.

La tecnología resuelve las necesidades que son propias de la condición animal humana, del mecanismo. Por ello, la tecnología no nos “eleva” por sobre esa condición sino que nos atrapa en ella en cuanto a que nos hace dependientes de los medios a los que nos acostumbramos para conseguir lo necesario para existir.

A medida que agotemos los recursos del planeta y siguiendo el impulso de la necesidad, la tecnología nos servirá para trascender las fronteras del planeta y podremos así llegar a otros planetas para conseguir de ellos lo que aquí ya no se consigue y hasta instalarnos para proteger los recursos que allí habremos encontrado. La posibilidad de que el ser humano se instale en otros planetas es totalmente verosímil, pero siempre, su vida giraría alrededor de las mismas necesidades terrenales y primitivas y comunes a todo animal, las cuales, como he mencionado ya son: sobrevivir, reproducirse y controlar los recursos necesarios para sobrevivir y reproducirse…

rep1

No habría avance o desarrollo de consciencia, no habría movimiento extraordinario, seguiríamos siendo básicamente iguales al ser humano de la edad media solo con algunas nuevas costumbres y hábitos pero siempre girando el interés alrededor de lo mismo.

Ahora bien, imagina y acepta por un momento que otras razas, originadas en otros planetas, han hecho este mismo camino que hemos proyectado para el ser humano. Y hoy, estas razas, se encuentran instaladas en varios planetas con los cuales, por supuesto, encuentran resonancia y los recursos que satisfacen estas tres necesidades básicas de la existencia.

Estos tres objetivos que he mencionado componen el interés propio de la naturaleza reptiliana, la naturaleza más primitiva del ser humano. Todo ser que aun vibra con la naturaleza reptiliana, es decir, que esta sujeto aun a esos patrones y necesidades, encontrará resonancia con planetas como el nuestro en los cuales aún existe esta vibración y matríz.

rep2

Estos seres no tienen desarrollo de consciencia, y no solo eso, sino que cuanto más se identifican con sus mecanismos de control y cuanto más éxito consiguen a través de ellos menos libres e independientes son de su necesidad y por ello quedan atrapados allí, en ese estado y situación reptiliana.

Estos seres están mucho más avanzados en inteligencia (en medios y maneras de resolver las necesidades) que nosotros, tienen conocimientos, experiencia y tecnologías que a nosotros nos interesan y sirven para resolver esas necesidades. Y nosotros componemos y mantenemos aquí una atmósfera reptiliana que a ellos les sirve así como a nosotros nos sirven los árboles y otros animales que componen el medio ambiente.

Pero, a medida que elevamos la vibración, quitamos poder al mecanismo reptiliano y dejamos de enfocarnos en resolver sus necesidades para ocuparnos de la transformación hacia el nuevo estado de realidad en el cual estaremos liberados de la naturaleza reptiliana y del estado de necesidad y competencia en el cual vivimos hoy.

Entonces, ante el hombre se muestran dos caminos: uno es el de seguir en el sentido actual, en el desarrollo de tecnologías que resuelven las necesidades y confieren poder y control sobre lo que resuelve las necesidades… estas tecnologías mutan la necesidad pues ya no dependemos de lo que necesitamos sino más bien de las tecnologías que nos lo proveen pero seguimos atrapados en el estado de necesidad y dependencia y control. O bien, el otro camino es el que nos lleva hacia un nuevo estado de realidad donde no hay lucha ni competencia pues no hay necesidad que resolver… Tu decides…

Saludos, Nicolás Fernando Niglia Verdino

Proyecto Arca 333

¿Hay vida en otros planetas?

Para responder esta pregunta debemos comprender a qué llamamos vida. En principio, todo lo que existe esta vivo y todo lo vivo existe. Una roca esta viva, una planta esta viva, aún cuando la quitamos del suelo sigue estando viva como una flor que es quitada de la planta, sigue estando viva… ¿Un trozo de carne esta vivo? claro que si! no esta viva la vaca pero la carne está viva en cuanto que sigue siendo carne, existe como tal.

Con esta aclaración acerca de la vida, podemos avanzar un poco más en esta respuesta inicial en cuanto a si hay vida en otros planetas o no. Ahora, pensemos en los planetas como si éstos fueran árboles frutales. ¿Cuál es el sentido de la vida de los árboles frutales?, dar sus frutos, ¿verdad? Un árbol con frutos en sus ramas es un árbol vivo! pero un árbol frutal que no tiene frutos en sus ramas, ¿esta muerto? claro que no.

Los planetas podrían ser comparados con árboles frutales. Si bien son un ser en sí mismos, como los árboles lo son también en sí mismos, son árboles aunque de ellos se esperen sus frutos; los planetas tienen ciclos tal cual los árboles.

Digamos que el planeta Tierra está en este momento en pleno ciclo, es decir, están sus ramas colmadas de frutos (de vida) y, además, los frutos están llegando a su madurez, concluyendo el ciclo, para vaciarse y para volver a comenzar un nuevo ciclo vital a continuación.

Cuando vemos un planeta como Marte, por ejemplo, y científicamente concluimos que ha quedado así, “vacío” de vida luego de una catástrofe nuclear, y que por ello no hay vida en Marte, es como ver un árbol frutal y al no existir frutas en sus ramas concluimos que no hay vida en ese árbol…. Y cuando decimos que no tiene condiciones para albergar vida es como concluir que un árbol que da manzanas no tiene vida porque no hay manzanas en sus ramas pero, además, que no tiene condiciones de albergar vida porque no vivirían en él naranjas…

Estos son errores en el método de interpretación de la realidad, y en la estructura mental del observador, un error que cometen los científicos y pragmáticos o, mejor dicho desinformados, pues se puede ser pragmático pero estar mejor informado, es el de concluir que un árbol de manzanas que no tiene manzanas en sus ramas no tiene vida pero que además no es apto para la vida pues no podrían vivir en él naranjas, mandarinas, peras ni toronjas….

El árbol de manzanas, da manzanas, y las da cuando es su época…. con los planetas sucede igual, dan un tipo de vida especifico y en la época que corresponde dar, en sus ciclos.

Los planetas son sembrados con “semillas estelares”, tal cual una huerta, cada planeta es sembrado en la época que corresponde según su ciclo. Los mismos que siembran la vida en los planetas, protegen su crecimiento y las Guían en su evolución hasta que finaliza el ciclo y la vida continúa más allá de cada planeta.

Para comprender esto último, imaginemos ahora un árbol en el cual los pájaros construyen sus nidos y depositan allí sus huevos, a los que cuidan hasta que nacen sus pichones a los que alimentan hasta que aprenden a volar, entonces, desaparecen no solo los pájaros, los pichones sino también el nido… Con los planetas sucede igual…

 

Los planetas en cada sistema solar representan los chackras de ese sistema solar o cuerpo. Y como cada chackra, estos planetas tienen cada uno un propósito específico que cumplir en relación al propósito específico que el sistema solar que constituyen debe cumplir y el cual es su razón de ser.

El tipo de vida que cada planeta concibe, tal cual un vientre o una matríz creadora, está en directa relación al propósito de ese planeta,el cual es impuesto por el sistema solar.

Consideremos que cada planeta agrega un color específico a la vida que concibe, y esa vida va pasando de un planeta a otro y va recibiendo el color que cada planeta le provee y así hasta completar la totalidad de colores que corresponde al sistema solar de que se trate.

Cada planeta aporta determinados atributos o cualidades a la vida que alberga y que está destinada a trascenderlo. Es decir, así como en el cuerpo de la mujer existen órganos que constituyen al cuerpo de la mujer como tal y cuyo destino es, precisamente, constituir ese cuerpo y no otra cosa, pero, cuando la mujer queda embarazada concibe nueva vida que se comporta como un órgano de su cuerpo pero que a diferencia de los otros órganos tiene como proposito trascender el cuerpo de su madre; del mismo modo sucede con los planetas.

Determinado tipo de vida constituye la vida en el planeta, pero esa vida no tiene otro propósito que ese, por ejemplo: los vegetales y animales en este planeta. El ser humano, se comporta como un animal más, de hecho lo es, pero dado que su destino no es el de constituir la vida en el planeta sino trascenderlo, cuenta con una naturaleza extra planetaria que es, precisamente, la que le da la continuidad a otros planetas y estados.

Dicho de una manera lineal y simple, aunque no es del todo así, pero sirve para comprender el concepto de lo que describo, digamos que toda semilla sembrada en un planeta y que tiene como destino trascender el planeta, irá “saltando” de planeta en planeta recibiendo de cada uno lo que cada planeta aporta para así completarse en su desarrollo evolutivo y luego saltará del sistema solar en el que estaba.

Para todas las semillas estelares sembradas en un planeta dentro de un determinado sistema solar, la representación de Dios la tiene el Núcleo del sistema solar en el que se encuentran, es decir, el SOL. Por esta razón, todo “Hijo de Dios” todo Unigénito, toda Deidad encarnada “nació un 25 de diciembre” considerando esa fecha como el día del Sol… el solsticio. Y por esta misma razón, son las 12hs del mediodía “la hora de Dios”, la hora en la que el Sol está sobre nosotros en su plenitud.

Los seres humanos que hoy estamos viviendo en este planeta, cada uno tiene antecedentes en otros planetas, algunos puede ser que hayan sido sembrados aquí por primera vez siendo éste su primer planeta dentro de este sistema solar. Es decir, detrás de cada ser humano hay una historia de eones que explica su circunstancia actual y que revela su destino siguiente.

Así como cada uno de nosotros debe desarrollar los 7 chackras principales para completar su iluminación en este mundo, es decir, para completar la experiencia Planeta Tierra, todos debemos completar el paso por los planetas de este sistema solar para completar el desarrollo evolutivo en este sistema solar.

Así como cada chackra vibra en una determinada frecuencia, cada planeta también, y dado que la frecuencia que determina y compone la realidad en un planeta no es la misma que en el resto de los planetas del mismo sistema solar, no son realidades iguales o compatibles en el sentido de que no veremos escenarios como el de la Tierra en otros planetas del sistema solar pues no hay dos chackras iguales y tampoco hay dos planetas iguales… sino que cada uno produce su vibración específica pues cada uno tiene un propósito particular que cumplir y un aporte específico que dar a la vida.

Los planetas más cercanos al Sol son literalmente los más iluminados… dicho de un modo simple, solo pueden vivir en esos planetas quienes toleran y sobreviven a la intensidad de la Luz.. y esto pueden lograrlo solo quienes se iluminan… El sistema solar y la vida en el sistema solar está administrada por seres solares. Estos seres son los que “descienden” al inframundo, a cada planeta, para mantener cierto orden y dirección.

Sé que no es un tema sencillo de digerir, de entender y de asimilar… debemos liberarnos de muchas estructuras mentales muy rígidas antes de dar el siguiente paso en el entendimiento. Para trascender las fronteras de un YO paralizado por el pragmatismo que el mecanismo humano terrenal impone, debemos generar “fisuras”, estas fisuras son las “dudas sanas” que sembramos los que hemos venido, precisamente a incomodar, a romper estructuras a transgredir costumbres para liberar del sedentarismo mental a quienes están atrapados en él y para quienes esto representa un incumplimiento en su propósito de vida.

¿Hay vida en otros planetas? si, la hay pero en otros estados, con otros propósitos y cualidades especificas, por las que algunos hemos pasado y experimentado y que otros deberán experimentar aun. Por qué no se ven, porque pertenecen a otro estado de naturaleza, existen en otra vibración, su densidad se construye con otra relación espacio-tiempo…

Saludos

Nicolás Fernando Niglia Verdino

 

Los extraterrestres negativos y los seres del bajos astral, ¿por qué nos necesitan?

reptilianos
El ser humano necesita de un medio ambiente determinado para sobrevivir. El medio ambiente constituye el orden natural del ser humano y el orden natural está compuesto por los vegetales y animales que hacen su aporte para componer el sistema de vida (la naturaleza). Los árboles, por ejemplo, aportan oxigeno y regulan el dióxido de carbono… Es decir, necesitamos de los árboles y de los vegetales en general, y de los animales para que compongan el medio ambiente (naturaleza) necesario para que sobrevivamos.
Del mismo modo que sucede con nosotros, los seres humanos, otros seres necesitan de animales y vegetales y de distintas formas de vida que compongan su medio ambiente natural en el cual ellos sobreviven.
El ser humano provee un aporte fundamental a determinados seres que necesitan de un medio ambiente específico, así como los árboles proveen el oxígeno que respiramos y regulan el equilibrio de la atmósfera y por eso son importantes para nosotros, nosotros actuamos de igual manera para sostener el medio ambiente de otros seres. El aporte que hacemos para que estos seres de bajo astral, reptilianos y seres involutivos en general puedan sobrevivir es a través de las frecuencias bajas que emitimos como el miedo, la envidia, el enojo, los celos, etc.
Al pensar negativamente, al sentir enojo, ira, depresión, angustia, tristeza, envidia, miedo… emitimos una energía que compone el medio ambiente natural de esos seres y así les permitimos vivir y así nos hacemos importantes y necesarios para su supervivencia; y, por ello, estos seres nos necesitan en esas frecuencias y por ello harán lo posible para que aportemos esas energías induciéndonos a ese tipo de pensamientos y emociones…
No son “malos” en sí mismos, son malos para nosotros pues su interés es sobrevivir a costa nuestra pues para que ellos puedan sobrevivir necesitan que nosotros permanezcamos en estado de inseguridad, miedos, intriga, sospecha, es decir, en un estado de densidad que no nos deja ir más allá de eso, que nos detiene y nos encarcela en un estado primitivo y salvaje (instintivo).
Por esta razón, cuando comenzamos a elevar la vibración, estos seres harán lo posible para inducirnos de regreso a esas vibraciones bajas infundiendo sospechas, pensamientos negativos o pesimistas, etc. pues nos necesitan de regreso allí, donde estábamos. Del mismo modo que nosotros tenemos encerradas a las vacas de las que extraemos diariamente su leche y no las dejamos escapar pues necesitamos su leche, así también ellos nos mantienen encerrados pero no en un corral sino en determinados pensamientos y emociones llamadas bajas o involutivas.
Cuando iniciamos un proceso de elevación de la vibración debemos trascender las trampas que estos seres han tendido para que no “escapemos del corral”. Estas trampas inducirán pensamientos y juicios negativos, sospechas, intrigas… intentarán debilitar nuestra convicción, la que nos impulsó a elevar la vibración. También utilizarán a personas cercanas quienes serán sus voceros, personas que están muy comprometidas con las vibraciones bajas, personas que están muy ancladas en su ego, en su mirada egocéntrica y por lo cual se pueden persuadir fácilmente en ellas pensamientos egoístas.
Una vez que aprendes a elevar tu vibración y a mantenerte en ese estado, entonces dejarás de ser importante para esos seres, dejarán de considerarte, te dejarán en paz. Pero, mientras exista posibilidad de hacerte caer, lo intentarán. Mientras que el juicio de los otros, de los que estos seres utilizan como sus voceros, tenga poder sobre ti, mediante la culpa por ejemplo, siempre habrá un dedo acusador señalándote pues es la manera de mantenerte en el tipo de vibración que compone su medio ambiente (el de los seres regresivos).
Una vez que te haces “inmune” al juicio de los demás, y que las trampas y mecanismo que estos seres utilizan para mantenerte en la visión egocéntrica y en juicios que producen pensamientos ye mociones bajas, entonces estarás liberado y no serás visto siquiera por ellos, no tendrán poder sobre ti y perderán todo interés en ti.
Pero, si acaso, una vez que tu te liberas de sus trampas e influencias intentas ayudar a otros a que se liberen, entonces estos seres regresarán sobre ti para interferirte en esa intención, pero no lo harán sobre tí directamente, pues saben que eso no funciona ya, sino que tratarán de hacerte fracasar en tu intención de ayudar a otros, persuadiendo a otros de que no es buena tu intención o de que no puedes ayudarlos o harán que esos otros que necesitan tu ayuda te juzguen o pongan su atención en temas de tu pasado que los incomoda, etc… Así, tratarán de mantener al otro, al que quieres ayudar en sus pensamientos negativos y ellos, estos seres, se aseguran así de sostener su medio ambiente, tal cual el ser humano se asegura de tener encerrados a todos los animales que necesitamos para alimentarnos…
En la medida que nosotros hacemos esto con otros, damos derecho a otros a que lo hagan con nosotros…. y esto es Ley Universal…
yo 1
Saludos, Nicolás Niglia
3 de septiembre - La Alberca y Culiacan
cartel 3-9 jpg

Origen Extraterrestre del Ser Humano

La dualidad en el ser humano está compuesta por la convergencia de dos naturalezas, una de ellas se expresa de manera inconsciente y la otra es la que le otorga, al ser humano, la cualidad de consciencia que lo distingue entre las bestias que conforman la vida salvaje en Gaia. La naturaleza terrenal se expresa en forma de un mandato que nos impulsa a la acción, expresando su voluntad y no la del sujeto. En cambio, la naturaleza Divina, no se expresa en forma de un impulso hacia la acción sino en forma de un estado de sensibilidad perceptiva y entendimiento que nos permite elaborar una voluntad singular y expresarla a través de la intención individual.

El estado de consciencia singular del ser humano, el cual surge como consecuencia de un estado amplificado de sensibilidad perceptiva y entendimiento, estimulado por la intervención de la Divinidad en cada sujeto, lo pone a éste en contradicción con la intención de la naturaleza terrenal expresada a través de los programas del instinto. Esta contradicción pone en evidencia el origen dual del ser humano y, sobre todo, el origen extra terrenal del estado de consciencia singular del individuo.

Mientras que los aspectos característicos de la condición terrenal humana, a través de los cuales la naturaleza terrenal expresa su propósito, revelan la herencia de Gaia; los otros aspectos, los que emergen de la naturaleza Divina y que colocan al sujeto en oposición al interés del instinto, revelan la herencia Estelar expresada, como he mencionado ya, a través de un estado de sensibilidad perceptiva amplificado y del entendimiento de realidades más allá de la realidad terrenal, lo que nos asemeja a nuestro Padre Dios Adonay.

Ashtar S

Tu mano no es independiente, no tiene consciencia ni voluntad propia, no decida por ella  ella sola si escribe o no, si aplaude o no; claro que puede lastimarse, estar enferma y ser insuficiente o incapaz de cumplir la voluntad del cerebro, pero no puede oponer una voluntad distinta a la tuya. Este principio es fundamental para comprender y distinguir los aspectos en el ser humano que no se corresponden a su naturaleza terrenal y que delatan su origen Divino, Estelar… extra Terrestre!!!

Esta misma dualidad, este choque de dos naturalezas, produce en el ser humano un estado de conflicto y dilema existencial, debatiéndose el individuo entre la obediencia a una u otra voluntad, a la voluntad de Gaia expresada a través de los programas del instinto o a la voluntad propia emergente del estado de sensibilidad y comprensión resultado de la intervención de la naturaleza Divina en él.

Así como tenemos vínculos parentales con otros seres humanos y menos directos con otros animales, también los tenemos con otros seres de otros planetas.  Esto ya no es novedad sino solo para quienes no se han visto interesados en el tema, y por ello no han tenido oídos para escuchar la verdad ni ojos para descubrirla por sí solos, o bien, quienes aun no han amplificado su sensibilidad perceptiva y entendimiento y por lo cual obedecen los designios de sus programas instintivos; y, dado que al instinto no le importan las cuestiones más allá de la realidad 3D, pues, para ello ha sido programado, por esta razón es que no tiene ojos para ver ni oídos para escuchar lo que no sirve a la supervivencia del sujeto y a la de la especie.

Por último, para completar este artículo y el concepto que a través de él revelo y comparto, debemos comprender que la dualidad no consiste en el choque de dos consciencias sino de un estado de consciencia con otro que se manifiesta inconsciente, jamás chocan dos estados de consciencia pues NO EXISTEN dos Consciencias contrapuestas, no existen DOS DIOS, sino uno solo! Existe una sola Consciencia Creadora por ello, reitero lo que he difundido ya tiempo atrás, no existe el mal y el bien como entidades separadas sino que son los dos estados de una misma entidad, en este caso, el ser humano. El mal y el bien existen solo en el ser humano, siendo el mal lo que se revela inconsciente y el bien lo que el ser humano compone desde su capacidad comprensiva y perceptiva, es decir, desde su consciencia.

Saludos, Nicolás Niglia

Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito del autor. Ley Nro 11.723

El Ser Humano Galáctico y los Extraterrestres en Gaia

El ser humano, tal cual suele decirse y cada vez más, es producto de una serie de combinaciones genéticas y no todas son oriundas de este planeta. Para comprender este proceso de desarrollo haré una breve síntesis conceptual al respecto.

Alguna vez habrás escuchado o leído acerca del término Semilla Estelar, pues bien, el inicio de la senda evolutiva de todo Ser comienza con la Caída, del mismo modo que la semilla cae del árbol. Caemos en la profundidad de la inconsciencia, lo que llamamos oscuridad. Y a partir de allí comenzamos el proceso de evolución para lo cual iremos atravesando distintos estados de realidad.

Estos estados de realidad por los que iremos atravesando son distinguidos en lo que llamamos “dimensiones” y cada dimensión de realidad tiene sus atributos de forma, de tiempo, en fin, cualidades que le son propias y que caracterizan a esa dimensión.

La Semilla Estelar que vos sos está ahora atravesando por la 3era Dimensión, en la forma de ser humano. La condición de ser humano atraviesa, a su vez, siete (7) estados dimensionales distintos lo que podríamos llamar sub dimensiones o estados de consciencia de la 3era Dimensión. Estos 7 estados de consciencia que componen la 3D y por los cuales debemos pasar para concluir esta experiencia, están vinculados a su vez al colectivo humano como si fuera este un solo cuerpo, un solo sujeto. Es decir, que por un lado esta el individuo en su carrera personal de evolución (la Semilla Estelar que ha encarnado) y por otro lado está la evolución de la especie que ese individuo conforma.

el serhumano galactico

Para que vos puedas experimentar, por ejemplo, el cuarto nivel de consciencia de los siete que, como he dicho, componen la realidad del ser humano 3D, es necesario que la especie humana haya activado ese nivel de consciencia de lo contrario no tendrás “servidor central” con el cual conectarte y del cual recibir información y programas… La especie humana inicio su proceso evolutivo del mismo modo que lo hace una persona. Sus primeros pasos fueron de la mano de su Madre (Gaia) y bajo la Guía y Protección de se Padre (Dios).

El primer estado de consciencia, el 3,1D,  que la especie humana debió atravesar fue el del arraigo a la vida. Allí debimos aprender a sobrevivir en este mundo, competíamos con los animales, con las bestias, por el alimento, por el territorio, etc. Aquellos que prosperaron y consolidaron ese estado fueron los que estuvieron en condiciones de pasar al siguiente nivel de consciencia, al 3,2D. Esta segunda instancia evolutiva se caracterizó por la construcción del poder a través de las alianzas, es decir de la relación de familias y tribus, comenzó el intercambio… el tercer nivel de consciencia, el 3,3D, estaba relacionado a la conquista del conocimiento para tener gobierno y control sobre la vida y de todo lo que amenazaba la supervivencia y el poder ser, es decir, el tercer nivel es la culminación del sujeto animal humano como el más poderoso de entre todo el reino animal pero a su vez, dentro de la especie, surgieron los más poderosos de entre los seres humanos y así surgieron los Reyes y reinos. El cuarto nivel de consciencia, el 3,4D es el que se enfoca en el individuo, al despertar del Ser Consciente Yo Soy, a la encarnación del Verbo Divino, para lo cual los reinos debieron transformarse en Estados y éstos en democracias resaltando los derechos individuales, confiriendo garantías, etc.

¿Pero donde aparece el aspecto extraterrestre hasta aquí?

Visualicemos a la especie humana en el momento del primer estado de consciencia, cuando convivíamos con los animales de igual a igual y luchábamos por sobrevivir no solo contra los animales sin defendiéndonos del clima también. Una vez consolidada la supervivencia, cuando el hombre dejó de ser nómada y se instaló dando inicio a la vida sedentaria, a la producción de alimentos, vestimentas para evitar el frío, etc. Estaba listo ya para avanzar al siguiente paso, al siguiente nivel de consciencia pero… ¿cómo podría el hombre avanzar a un nivel de consciencia del cual no había registro en su consciencia colectiva? y, por otro lado, todas las semillas estelares que habían encarnado en otros planetas y que estaban vibrando en el segundo nivel de consciencia pero que no habían prosperado hacia el tercer nivel de consciencia mientras que el resto de los individuos de su misma especie lo habían logrado, debieron ser re ubicadas en otros planetas donde puedan “repetir” o “continuar” su experimentación hasta graduarse en ella y acceder a la siguiente.

Entonces, conforme la especie humana consolidaba un nivel de consciencia, recibía a seres de otros planetas que ya vibraban en el siguiente nivel de consciencia al cual estaban listos para pasar los seres humanos de aquí y al recibir a estas otras razas, los oriundos recibían toda la información de aquellos y los otros, lo “inmigrantes” encontraban un sitio donde continuar su experimentación.

Así es que cuando la especie humana concluyó la primera etapa, la que podríamos llamar 3,1 D y estaba lista para pasar a la 3,2 D,  aquellos de otros sitios que no lograron pasar de su 3,3 D a la 3,4D fueron traídos aquí para seguir experimentando en una realidad 3,1D, 3,2D o 3,3D según cada caso. Pues, hasta el nivel de consciencia 3,3D de la ESPECIE, no de cada individuo, sino del colectivo, cuando el colectivo de una especie, o su masa critica, alcanza el 3,3D trasciende las limitaciones del planeta y se convierte en una raza galáctica, pero los que no prosperaron, deben ser conducidos y reubicados en otros planetas cuya especie “humana local” esté aun viviendo entre el 3,1D al 3,3D como es el caso de esta generación actual en Gaia, y digo “generación actual” porque ya han Ascendido “razas oriundas de este planeta”

A medida que esto ocurría nuestro ADN se iba enriqueciendo conforme nos mezclábamos unos con otros. Los que estaban se beneficiaron con la información que traían los que venían y los que venían se beneficiaban al aprovecharse de los que ya estaban pues éstos eran menos evolucionados y actuaban como siervos de los otros en las cuestiones cotidianas, y por ello existieron tantos abusos. Pero todo esto era parte del “intercambio” necesario para el bien de TODOS! tanto de los nativos que servían y de los extranjeros que aportaban nuevo conocimiento.

En la medida que la especie humana de Gaia avanza en su vibración, se hace apta para cada vez más Semillas Estelares en proceso de evolución Tridimensional. Mientras que la especie humana está atravesando su nivel 3,3 D por ejemplo, Gaia ofrece lugar a todas las Semillas Estelares que vibran en 3,1; 3,2 y 3,3 D pero no a las que vibran más allá de esos estados de consciencia. Es conocido que en estos últimos años han encarnado aquí seres Índigo, Cristal, Diamante, Arco iris, etc… esto es gracias a que la especie humana ha elevado su nivel de consciencia. Esas Semillas Estelares han encarnado aquí gracias a la masa crítica de seres humanos que han elevado la consciencia de la humanidad, el más conocido de ellos es tal vez Jesús pero mucho otros lo han hecho y lo siguen haciendo en la actualidad.

¿Por qué la humanidad recibe la Guia y la Asistencia de Seres de otros planetas, de otras razas?

Semillas Estelares que encarnaron en Gaia, antes tuvieron encarnación en otros planetas y formaron parte de otras razas. Los Guías de esas razas de las cuales estas semillas son originales, continúan su Guia y Asistencia no solo a los propios que viven aún en su planeta original sino a todas aquellas Semillas que encarnaron en otros lugares. Y, por otro lado, los seres humanos Ascendidos, quienes han concluido los siete estados de consciencia, dan servicio a la humanidad en su proceso de evolución a través de los mismos siete estados que ellos ya han experimentado y trascendido.

La especie humana está atravesando ahora el nivel 3,3D hacia el 3,4D, pero, ¿cómo es posible entonces que existan seres humanos Ascendidos, quienes han pasado ya por los 7 estados de consciencia, es decir, el 3,1D al 3,7D?

Así como Jesús, fue un ser humano extraordinario y fue él quien inició la 3,4D instalando los programas correspondientes en la Consciencia Colectiva de la Especie Humana, haciendo apta a Gaia para recibir Semillas Estelares de 3,4D, otros seres extraordinarios han encarnado para instalar los programas 3,5D al 3,7D en la Consciencia Colectiva o Rejilla de Consciencia de la especie humana.

En algunos casos esos seres han dado origen a religiones, y a muchas especulaciones pero lo cierto es que para esto han venido, para proveernos los programas que necesitamos en el proceso evolutivo. Entonces, ¿Jesús era un extraterrestre? Si, como vos y como yo!

Estos son los Maestros/as Ascendidos, los que no solo han atravesado los 7 estados sino que han proveído a la especie la información necesaria para que todos lo podamos hacer, para que la Especie Humana Ascienda y cumpla así su proceso evolutivo.

¿Cuál es el siguiente paso en la senda evolutiva de la Especie Humana?

Como dije, estamos entre el 3,3D y el 3,4D, a partir del 3,5D salimos de Gaia y nos convertimos en Seres Humanos Galácticos, Esto quiere decir que ya no necesitamos estar “encerrados en casa” sino que salimos de casa y comenzamos nuestra tarea más allá de nuestro planeta. En analogía con la vida de un individuo, seria como salir de la casa de nuestros padres para irnos a vivir a nuestra casa y ser auto suficientes. Este es el siguiente paso de la especie humana, emergerán  los primeros seres humanos estelares, aquellos que  se integrarán en los temas del vecindario (Galaxia) y ya no solo de su casa (planeta).

Es por ello que este momento es tan especial no solo para la especie humana sino para la Galaxia. Y es por esta razón por la que estamos siendo asistidos y acompañados por innumerable cantidad de seres estelares en este momento, encarnados algunos para así comprender y experimentar “desde adentro” y no encarnados otros sino en su forma original.

Bueno amigos/as, espero que esta muy breve síntesis acerca del tema ilustre mejor sus conceptos de lo extraterrestre y de lo terrestre.

*Consideren a esta definición solo  como una aproximación a lo que Es y no como una declaración absoluta y excluyente.

Saludos
Nicolás Niglia