Archivo de la etiqueta: marcha del orgullo

Género y discriminación ¿quiénes son los verdaderos discriminadores?

No hay texto alternativo automático disponible.

¿Qué es lo que determina que seamos macho o hembra y que nos comportemos como tal? y, ¿quién es el verdadero discriminador del “diferente”?

Por supuesto, no somos nosotros los que elegimos el género, es la Naturaleza la que expresa su voluntad, primero en forma de un cuerpo y a través de sus funciones específicas; y, luego, es la mente la que compone la identidad del sujeto, proceso que se basa en una serie de patrones y estímulos que el individuo recibe desde que nace y a través de lo cual da forma y sentido a su idea de “YO”, con la que responde la pregunta original ¿quién soy?.

La naturaleza es la verdadera discriminadora, es la que nos impulsa al rechazo de todo lo que no se ajusta a su interés, a lo necesario. Es la naturaleza la que, por ejemplo, a través del miedo y de la culpa nos persuade a hacer solo lo que interesa al fin que la misma naturaleza determina como condición de existencia. Nosotros no decidimos reproducirnos, sino que viene dada esta cualidad y este interés, precisamente por mandato de la Naturaleza… Es la naturaleza la que reclama descendencia y nos impulsa a través del deseo sexual, del deseo de formar familia a cumplir este requisito, a fuerza de persuasivos (deseo, placer, miedo a quedar solo, etc.).

Sobre lo que la naturaleza demanda y determina, la mente construye una idea del Yo que puede no estar en coincidencia con el género de su cuerpo físico (con lo que la naturaleza determina); como es el caso de la homosexualidad o de toda otra identidad no heterosexual; entonces, se da en el mismo individuo un conflicto de intereses pues, la naturaleza se expresa en una cualidad de género determinada pero la mente compone una idea de un YO que no coincide con ella. En este caso, cuando la mente responde la pregunta ¿quién soy? no se queda conforme y no acepta el género que su cuerpo le indica y allí surge el conflicto, en el sujeto.

Los heterosexuales no han elegido serlo, tampoco los homosexuales lo han elegido, en tal caso, cada quien acepta, o no, lo que la Naturaleza y lo que su mente expresan; y cuando no hay coincidencia entre lo físico, lo emocional y lo mental se produce un conflicto en el mismo individuo, un conflicto de incongruencia (esto ocurre no solo en lo referente al género sino a todo lo que ocasione o en lo que este tipo de conflicto de incongruencia se funde).

Por esta razón, quienes han experimentado este conflicto de identidad de género, primero en ellos mismos, luego en su ámbito familiar y luego en la sociedad, no deberían exportar este conflicto y darle así mayor magnitud de la que debería tener, pues no son los religiosos o los conservadores u otros los que rechazan las identidades de género no heterosexuales, sino que es la misma Naturaleza la que rechaza, primero en el mismo sujeto, todo lo que está en conflicto con ella, todo lo que no se ajusta a su interés.

Las “Marchas de orgullo” son una clara y contundente provocación con anhelo de revancha hacia un enemigo invisible, pues ese “enemigo” es la misma naturaleza… son éstas una clara expresión de intolerancia y discriminación pues manifiestan la incongruencia entre lo que la naturaleza expresa y lo que la mente del sujeto determina que es y que no es…

Cualquier intento de las minorías que se sienten rechazadas o marginadas por las mayorías conservadoras, las que responden sencillamente al impulso natural y se identifican con éste, debería estar dirigido no a oponerse a quienes las rechazan, ni a ostentar su libre elección (que nada tiene de libre) como un triunfo…sino, más bien, deberían trabajar en la educación inclusiva en la comprensión de su circunstancia y en la aceptación del Orden Natural que se manifiesta en todos, comprendiendo que el conflicto inicia en la individualidad y no entre el individuo y la sociedad… y que la sociedad es un conjunto de individualidades cada una expresando su adhesión o rechazo a lo que la naturaleza determina en todos por igual: sobrevivir, reproducirnos y ganar un lugar en la manada (jerarquía, reconocimiento, logros…)

La incongruencia entre lo que la naturaleza demanda y lo que la mente construye o juzga no es exclusiva del ámbito sexual o de género, sino que está presente en todos los aspectos del hombre…

Las “marchas de orgullo” de la comunidad no heterosexual, tienen tanto sentido como puede tenerlo la “marcha del orgullo de ser humano”, o de ser hombre o de ser trigueño, blanco o negro… condiciones que no son mérito del que se siente orgulloso… no es un triunfo aceptar tus particularidades, y si lo es, será un triunfo pero en una competencia exclusivamente personal….

Acaso has visto marchas del orgullo de ser flacos o de ser gordos? El gordo, para ser flaco debe ganar una ´”batalla” que se da en él mismo aunque otros tengan parte en sus patrones y cuestiones emocionales… Todo comienza y termina en uno mismo siempre, en la IDEA DEL YO, en la respuesta que eres capaz de elaborar cuando te preguntas ¿quién soy?…

Cada vez que elegimos un camino que no obedece a la demanda que la naturaleza hace sobre nosotros, a través del instinto, a través de la educación y costumbres sociales, debemos comprender que cargaremos con rechazo y desaprobación y, sobre todo, decepcionaremos a más de uno, sobre todo a quienes nos quieren y tienen expectativas según su juicio, a quienes queremos, y eso nos dolerá… Pero no hagamos de ese dolor y de esa carga la excusa de nuestra separación, aceptemos la cruz, es lo que nos toca es lo que vinimos a experimentar, y es lo que nos eleva… aceptando quien soy a pesar de todo lo que ello implique, es como debemos andar el Camino…

¿Acaso, aquel hombre, Jesús, quien aceptó su destino y misión, no debió cargar con su cruz, con el dolor y con la muerte? y teniendo el poder para evitarlo no lo hizo, tampoco culpo a otros sino que, más bien, perdono su ignorancia pues ellos expresaban una limitación natural y la voluntad de la naturaleza la cual no reconoce más allá de lo que le sirve a la supervivencia, a la reproducción y al poder y control sobre los recursos necesario para la supervivencia y la reproducción….

El Propósito común a todos y a cada uno es REGRESAR AL ESTADO DE UNIDAD CON EL TODO y CON TODO…. no lo olvidemos, recordémoslo en cada paso, en cada juicio y en cada decisión…

Quien quiera oír, que oiga…

Saludos
Nicolás Fernando Niglia Verdino