Archivo de la etiqueta: yo soy

Yo Superior

Resultado de imagen para yo superior
El Matrimonio Primordial, Yo Superior-Yo encarnado (Ego)
Cuando cosechamos derrotas comenzamos a buscar alternativas que nos lleven a los triunfos que no estamos consiguiendo. Así es que llegamos, por ejemplo, al mundo de la Consciencia en el cual se propone no una nueva manera para conseguir lo que no has conseguido en el mundo sino que se ofrece el Camino para liberarnos del juicio ciego que nos condena a la peor de todas las derrotas que es no dar a la vida el rumbo que le da sentido a la existencia….
Meditaciones, técnicas y herramientas de armonización y sanación nuevas revelaciones nos conmueven y nos llevan a nuevos estados del Ser, aunque fugaces, estas experiencias nos estimulan y queremos más, con la ilusión de que al fin conseguiremos mágicamente liberarnos del dolor que nos causa la existencia humana.
“Buscamos la Luz” e Invocamos al Yo Soy, al Yo Superior, al Ser en nosotros, al que encarnó y nos día la existencia, al Observador Presente. Pero… una vez que llegamos a la puerta detrás de la cual está el Yo Superior, qué viene después?
Algunos llegan hasta esa instancia o pretenden llegar allí para hacerle saber a su Yo Superior de todos los anhelos incumplidos, de los dolores y del sufrimiento que nos causa la derrota, para que nos libre de ello y/o para que nos conceda las victorias que no hemos conseguido “por nosotros solos”…
Primer error…. llegar al Yo Superior para pedirle o para reclamarle es como ir al médico para decirle lo que tenemos y lo que deberíamos tomar, en vez de que sea él quien nos diga qué tenemos y qué debemos hacer y qué debemos dejar de hacer e intentar conseguir…
Sintonizar con el Yo Superior no es difícil, lo difícil es que el ego acepte las indicaciones del Yo Superior y las obedezca… esto requiere humildad, obediencia, fe…. cualidades que el Yo Ego no posee o en las que es muy inmaduro aun…
Llegar al Yo Superior es como conocer “al amor de tu vida”… inicia una pareja perfecta… Como en el juego de “la gallina ciega” en el cual uno, el que ve, guía al otro, el que no ve y debe sortear obstáculos y llegar a la meta…
Pero, ¿de qué sirve este matrimonio si el que no ve no cree ni acepta la Guía del que ve? Debemos trabajar en neutralizar los patrones y programas del ateísmo y del pragmatismo natural del Ego por el cual insistimos en negociar o reclamar al Yo Superior lo que anhelamos o ambicionamos… sin comprender que nosotros, el encarnado, somos el que tiene los ojos vendados, el que no ve y por ende, todo juicio que surge del ciego, es un juicio viciado por la ceguera y es un juicio injusto, incompleto… mejor, confiemos en el que Sí Ve! en el Yo Superior….

Tus razones y excusas son tu creación, son el fruto de tu juicio. Y toda creación hereda las limitaciones de su creador. Tu juicio es limitado y, por ello, también lo son tus razones y tus excusas… Deja de lado tus juicios y sus frutos y mejor escucha y acepta la Guía de tu Ser… Como ya se dijo “Busca el Reino, que todo lo demás se te dará por añadidura”

Quieres aprender a ligar con tu Yo Superior? quieres aprender a neutralizar la resistencia que genera el Yo Ego y que te impide darle sentido y utilidad a este matrimonio perfecto? o quieres seguir cosechando derrotas y frustraciones?
Nicolás Fernando Niglia
Anuncios

El Ser-Humano, Divino-Terrenal, Alfa-Omega

Todo lo creado expresa la voluntad de su creador. Lo creado no decide nada nuevo, sino que se ajusta estrictamente a su naturaleza, a la intención que su creador ha plasmado en ella y que es, además, lo que éste espera de su creación. Por ende, lo creado no puede re definirse a sí mismo, no puede alterar su naturaleza pues, de esa manera, se rompería el ligamento original que une a lo creado con su creador y con la intención de su creador; y, sin este ligamento, lo creado se quedaría sin naturaleza y sin destino, sin razón de ser pero sobre todo, se quedaría sin existencia pues nada de lo que existe escapa a la voluntad del Todopoderoso creador de todo lo que existe, el Todo-Uno Dios.

​El ser-humano es creación, y como todo lo creado también expresa la intención de su Creador y está sujeto a su naturaleza, la cual le indica el sentido de la existencia y, además, le provee las capacidades que le permiten al sujeto cumplir con las expectativas de su Creador. El ser-humano, como toda creación, no puede re definirse a sí mismo, sino que solo puede hacer y ser lo que es propio de su condición, lo que surge de su naturaleza por ello es sumamente importante comprender la naturaleza del ser-humano; pues, aunque no todos los individuos conseguirán los mismos resultados y aunque no todos tomarán el mismo camino, sin embargo, el objetivo que todos persiguen es el mismo y es el que impone su naturaleza, es la expresión de la intención de su creador plasmada en ella.

Por ello, podemos decir con total certeza que toda creación tiene en común esto: que todo lo creado cumple en rigor el designio de su naturaleza y que todas las naturalezas son expresiones particulares de una única voluntad y de un único Creador y que, dado que todo lo creado no es algo diferente a su creador, todas las naturalezas componen a la Naturaleza del Creador, todo lo creado compone a su Creador. El Todo-Uno Dios es la consciencia inmanente en todo lo creado, la cual es consciente de toda su creación y la dirige en el sentido de su voluntad.

440px-Flower-of-Life-small.svg

La Flor de la Vida es la geometría que mejor expresa el criterio de la creación, el algorítmo de Dios y de lo creado por Dios. Cada esfera que compone la Flor de la Vida es un estado de naturaleza particular, y como deja ver la figura, todos los estados de naturaleza particulares están contenidos en una gran esfera que es el estado de Naturaleza del Todo-Uno. Podemos cambiar de un estado de naturaleza a otro o vivir entre dos o más estados de naturaleza, como es la vida del ser-humano, pero no podemos existir sin un estado de naturaleza.

¿Cuál es la naturaleza del Ser-Humano? Si creemos que el ser-humano es un animal racional, un animal evolucionado, capaz de desligarse del imperio de su propia naturaleza y contradecirla y de alterar al mismo Orden Natural al cual pertenece, entonces asumiríamos que el ser-humano es una creación con poder sobre su creador, es decir, que su creador es menor que el ser-humano, su creación. Si así fuera, el ser-humano se quedaría entonces sin destino y sin razón de ser pues si incumple el destino que su naturaleza le impone, ¿a qué destino sirve entonces cuando incumple a su naturaleza?

Está claro que el poder que el ser-humano ostenta y que ejerce en contra del Orden Natural Planetario animal humano, del cual forma parte, no proviene de esa misma naturaleza animal, sino de otro estado de naturaleza. Ese otro estado de naturaleza, que le confiere al ser-humano la capacidad de contradecir al Orden Natural animal y terrenal, es lo que llamamos: La Naturaleza Divina. La Naturaleza Divina es la Naturaleza de Dios, de la cual surgen las cualidades que nos hacen imagen y semejanza de Dios, Hijos de Dios. Es la naturaleza inmanente en todo lo creado.

En el ser-humano convergen dos naturalezas, en él finaliza un proceso de plena inconsciencia, al cual podemos llamar “oscuridad”; y en él comienza o nace la Luz, la consciencia. En el ser-humano se compone una dualidad Alfa Omega, Divino-Terrenal.

Por esta razón, la vida del ser-humano es una vida compleja y dual, de confusión y de dilemas y, por ello también, existe y está permitido el error pues, como todo recién nacido que comienza a dar sus primeros pasos, caerá varias veces, fallará en el intento, hasta que al fin lo logrará y está bien que así sea.

​Si creemos en la existencia de un único creador de todo lo que existe, entonces, no podemos aceptar que alguna de las creaciones tiene el poder de re definirse a sí misma y, por ello, de desobedecer así la voluntad e intención de su creador; pues esto, además, haría a su creador un creador limitado y no omnipotente (Todopoderoso) como creemos que es.

Por supuesto, nosotros aceptamos que el Creador de Todo lo que Es, es verdaderamente uno y es Todopoderoso; entonces, y como resultado de esta apreciación, asumimos que todas sus creaciones, que todo lo que existe, es siempre expresión de su voluntad y que el comportamiento de todo lo que existe está siempre circunscrito a los límites que su naturaleza le impone, naturaleza que expresa la voluntad del Todo-Uno.

Dado que el Creador de todo lo que existe, el Todo-Uno, es uno solo y es Todopoderoso e insuperable por ninguna de sus creaciones, entonces, no queda alternativa más que la de concluir en lo que hemos supuesto ya en cuanto a que ninguna creación puede ser más de lo que su propia naturaleza le indica. En este sentido, el ser-humano es todo lo que puede y debe ser por naturaleza humana, por ello, todo análisis acerca del ser-humano, que el mismo ser-humano realice, no es un acto de creación o de innovación sino más bien es un acto de descubrimiento de lo que ya es. Todo lo que el ser-humano debe ser ya existe plasmado en su naturaleza o en sus naturalezas, éste solo debe descubrir y manifestar lo que ya fue decidido por el Todo-Uno.

¿Por qué razón deberíamos descubrirnos y no simplemente ser? Si lo creado tuviese la capacidad de re definirse a sí mismo, como ya hemos analizado, lo creado se desligaría de la voluntad de su creador y se quedaría sin destino, sin propósito y sin razón de ser pero hemos concluido ya que lo creado no tiene esa capacidad; entonces, ¿cómo es que el Creador mantiene este ligamento entre su intención inicial, de la que surge todo lo creado, y lo creado, para que lo creado no se desligue de su creador y cumpla así su voluntad lo que el creador espera de lo creado?

La manera en la que el Creador logra mantener este vínculo entre su voluntad e intención y lo creado, es a través de la capacidad de estar presente en todo lo creado. Esta capacidad de estar presente en lo creado, en todo lo que existe, es lo que llamamos: Omnipresencia. De esta manera el Creador observa todas sus creaciones sin que existe secreto para Él. Además de estar presente, el Creador de todo lo que existe, para no perder ligamento sobre sus creaciones, ejerce poder sobre ellas y sobre su accionar y esto lo hace a través de la misma naturaleza a la cual está sujeto lo creado; esta acción sobre lo creado produce la relación de correspondencia entre el individuo y su circunstancia de modo tal que el individuo se dirija siempre en el sentido de su naturaleza. A esta capacidad de ejercer poder sobre lo creado y sobre las circunstancias que le tocan, se lo llama: Omnipotencia.

​El ser-humano compone a Dios. Dado que Dios, el Todo-Uno, es todo lo que existe y no algo más allá de ello, sino que es algo inmanente a todo lo creado; por ello, todo lo que existe, en su conjunto y totalidad, es Dios; y Dios es la capacidad de crear, primero, la idea de todo lo que existe; y la capacidad de manifestar esa idea en todas sus particularidades para completarla.

​Entonces, las cualidades de Dios deben estar presentes en algunas de sus creaciones, dado que Dios no es algo más allá de lo creado, sino que lo creado compone al Todo-Uno Dios. Dado esto, las cualidades de Dios (Omnipresencia y Omnipotencia) deben estar presentes en algunas, al menos, de sus creaciones. Estas creaciones que ostentan las cualidades de Dios son los Arcángeles. Los 12 Arcángeles ostentan las principales 12 cualidades del Todo-Uno. Luego, ellos expresan en mayor detalle esas mismas cualidades y así van manifestándose los reinos y las dimensiones.

​El Ser-Humano es la mínima expresión de las cualidades de Dios, es la criatura menor en jerarquía en el “Reino de los Cielos”, es la “semilla de consciencia” sembrada en este suelo planetario, en esta dimensión espacio-tiempo. Cuando el ser-humano comienza a expresar las cualidades de su Naturaleza Divina, a lo cual llamamos “Despertar de Consciencia” o como Jesús el Cristo llamó: “Renacer de Agua y Espíritu”, cuando esto ocurre comenzamos a expresar las cualidades de esta naturaleza en su mínima expresión. A través de las experiencias de la vida desarrollaremos estas cualidades hasta completar el Camino que nos corresponde para esta realidad espacio-tiempo y que nos lleva al Portal dimensional de Ascensión. Estas cualidades son, precisamente, la capacidad de estar presente (Omnipresencia) y la capacidad de tomar decisiones, de ejercer una intención y manifestarla (Omnipotencia).

​Antes del Despertar de Consciencia o, dicho de otro modo, mientras vivimos sujetos plenamente a la imposición de la naturaleza terrenal humana, nos corresponde la “ley del hombre”, la que es hecha a imagen y semejanza de lo que la naturaleza animal humana impone y requiere como condición para ganarnos el derecho a la existencia. Pues, en esta instancia de la vida, no somos más que un animal racional, una criatura. Pero, una vez que comenzamos a expresar las cualidades de la Naturaleza Divina, las cualidades de Dios, a partir de allí, de este “renacer de agua y Espíritu” serán las Leyes de Dios las que nos rigen y las que nos corresponden y ya no las leyes del hombre.

¿Qué es lo que separa un régimen del otro? Al nacer estamos sujetos al imperio de la naturaleza de la criatura humana, del animal racional. La primera etapa de la vida, el primer tercio de cada encarnación, lo dedicamos al cumplimiento de los requisitos que el Orden Natural Planetario, animal y humano reclama para concedernos la existencia en esta realidad planetario de espacio-tiempo particular. En este primer tercio de la vida nos dedicamos al desarrollo de los tres chackras inferiores, los que componen la idea del Yo que llamamos: Yo Ego. Esto es así en todas las encarnaciones, desde la primera y hasta la última antes de la Ascensión.

Pero, así como sucede con las semillas que suelta el árbol y donde solo algunas de ellas cumplen su destino de germinar y transformarse en un nuevo árbol y las otras no; con nosotros sucede del mismo modo, no todos los seres humanos completamos el desarrollo los tres chackras inferiores y no todos cumplimos al 100% los requisitos que la vida demanda para darnos el 100% del derecho a la existencia. Solo quienes hayan logrado en determinada encarnación el cumplimiento pleno de esta demanda, solo ellos podrán y tendrán derecho a comenzar a expresar las cualidades de la Naturaleza Divina en las siguientes encarnaciones.

Entonces, las Semillas de Consciencia, el Ser encarnado en el humano, que en determinada encarnación inicia el proceso de expresión de las cualidades Divinas, si bien en el primer tercio de esa encarnación deberá ajustarse a la demanda de la naturaleza terrenal, tal cual todos los seres humanos, sin embargo, cumplido ese primer tercio comenzará el proceso de Reversión de Polaridades o, lo que llamamos: despertar de consciencia. No importa cómo le ha ido a este ser en el primer tercio de la encarnación, no importa si ha cumplido o no las demandas de la naturaleza terrenal pues ya las ha cumplido en las encarnaciones anteriores y encarna ya no para componer al Orden Natural Planetario animal humano sino para expresar las cualidades de la Naturaleza Divina, las que le dan la continuidad en su senda evolutiva.

¿Cómo saber si en esta encarnación nos corresponde esta Reversión de Polaridades y el Despertar de Consciencia? Pues, no es necesario que lo sepamos, esto ocurrirá de todos modos cuando corresponde que ocurra. Y será esta la primera observación que en el ejercicio de la Omnipresencia naciente en nosotros experimentaremos, la observación de nosotros mismos de la cual surge la idea de un nuevo Yo.

Sin embargo, aun cuando hayamos comenzado a experimentar la reversión de polaridades y expresemos las cualidades Divinas, mientras estemos encarnados en un cuerpo humano y por ello condicionados por el instinto, deberemos vivir administrándonos entre estas dos naturalezas, cumpliendo los requisitos que cada una exige, pero comprendiendo que primero es lo primero, primero lo importante y luego lo urgente que es lo emergente de la naturaleza terrenal y circunstancial; es decir, primero atendamos lo relativo a lo eterno y luego lo que corresponde a las demandas del mortal.

Es esta dualidad lo que produce el conflicto y hace de nuestra existencia algo complejo y por lo cual necesitamos y recibimos el apoyo del Cielo mientras vivimos en esta dualidad (ver Litios Cristales Luminosos); pero, a la vez, algo muy particular y extraordinario. Es esta vida una verdadera oportunidad de existir, de pasar a la Vida Eterna, de Ser. El Ser-Humano es un Portal Vivo pues en él convergen dos naturalezas, las dos polaridades del Todo-Uno se encuentran en el ser-humano, el Alfa y el Omega. Por esta razón, es esta vida una maravillosa oportunidad de Ser, es decir, de liberarnos de la existencia inconsciente (humana) y de pasar a la Vida Eterna, al mundo de lo que Es sin imposición de otra naturaleza sino la propia esencia del Ser.

​La noción de la existencia, de nosotros mismos, no surge de nosotros, de lo creado, sino del creador, de su capacidad de Omnipresencia. Esta capacidad se hace presente en nosotros y es llamada “el observador presente” pero siempre está ligada a la única capacidad de Omnipresencia que existe. La capacidad de crear la idea de nosotros mismos y de comprender el destino y propósito que nos corresponde por naturaleza, no es una capacidad aislada o separada de la capacidad que nos creó con un destino y propósito, sino que es lo mismo, es la misma capacidad en acción.

Por esta razón, siempre la observación del comportamiento de lo creado alterará el comportamiento de lo creado que es observado pues, lo creado es expresión de la misma y única voluntad creadora, de la cual surge también esta capacidad de observar presente en nosotros. Cuando observamos a otra persona que no nos está mirando y que no sabe siquiera de que estamos allí y esa persona siente que la observan y gira hacia nosotros, lo que sucede es precisamente esto, que la misma capacidad de observación que se hace presente en nosotros y que nos hace parte del Todo-Uno, también presente en aquel que es observado por nosotros, nos liga con aquel y a aquel con nosotros.

A medida que esta cualidad Divina crece, a medida que la capacidad de observar se expresa más clara y se expande, nos hacemos uno con el Ser, con el único Ser que existe que es El Que Es, el Todo-Uno. A medida que nos unificamos con el Todo-Uno lo hacemos con todo lo que compone al Todo-Uno, es decir, nos unificamos con todo. Y así, vamos expandiendo la consciencia de todo lo que existe, de todo lo que Es. Vamos reconociendo a la Creación en todas sus particularidades. Ciegos, son aquellos en quienes esta capacidad de observar no se ha hecho presente aún. Estos viven en “tinieblas”, a ciegas. Son observados, pero no pueden ver.

Del mismo modo que sucede con respecto a la capacidad de observar, la capacidad de ejercer una voluntad tampoco es una capacidad aislada de la capacidad de Omnipotencia del Creador, sino que ambas son la misma capacidad pues, si acaso suponemos que son capacidades separadas, entonces, estaríamos determinando que existe la posibilidad del des ligamiento de la intención original, lo cual concluiría en la des naturalización de lo creado, apartando a la creación de la voluntad de su creador y, por ello, de su razón de ser como ya hemos explicado.

Pero claro que no es una capacidad desligada de la capacidad única de Omnipotencia, sino que es la presencia de esa capacidad en lo creado, confiriéndole a lo creado, al ser-humano en este caso, una cualidad Divina que le confiere pertenencia a un nuevo estado de naturaleza, al estado de naturaleza Divina. Cuando el sujeto despierta en consciencia comienza a expresar también esta cualidad de omnipotencia, cualidad que le confiere la facultad de manifestar su voluntad a través de una intención, intención que es el intento de hacer realidad manifiesta una idea que el sujeto crea en su mente, en la mente del Observador Presente.

Del mismo modo que en el caso del bebé gestándose en el vientre de su madre, el cual, luego del primer tercio de vida en el que se comporta como un órgano de ese cuerpo comienza a desarrollar las cualidades que le permitirán existir más allá del cuerpo de su madre; así también el ser-humano, luego del primer tercio de vida encarnado y siempre que  corresponda con esta encarnación despertar en consciencia, comenzará a desarrollar las cualidades que le permitirán existir en el otro estado de naturaleza, la Naturaleza Divina.

El desarrollo de estas cualidades se expresa a una velocidad de manifestación en correspondencia con los ciclos de la existencia de la realidad particular manifestada en la cual el ser-humano existe. Estas cualidades, de Observador Presente y la capacidad de manifestar la idea que surge de la observación se hacen presentes a partir del despertar de consciencia en su mínima expresión y van expandiéndose a medida que el sujeto ejerce estas cualidades y así las hace crecer.

Al final de la vida encarnada, en el momento de la muerte y tal cual sucede en el momento del parto, si el sujeto ha desarrollado estas cualidades de manera suficiente como para existir en la nueva realidad, entonces la vida del sujeto continúa en ese nuevo estado de naturaleza, pero, si no es así, entonces es necesario continuar este desarrollo a través de las reencarnaciones.

​El ser-humano es creación y si bien contiene y expresa las cualidades que son propias de su Creador, cualidades que componen lo que llamamos Naturaleza Divina; el ser-humano es la expresión parcial y circunstancial de una intención que aún no ha alcanzado su destino final. Es decir, somos una creación incompleta que es dirigida en el sentido de su propósito mediante estas dos cualidades que son expresión también de nuestro Creador y único creador de todo lo que existe. Y, al mismo tiempo que estas cualidades Divinas presentes en nosotros dirigen nuestro desarrollo en el sentido del Propósito, que es la Voluntad del Creador, ejercitamos estas cualidades y las expandimos en nosotros.

​El ser-humano tiene la noción del presente pero no es omnipresente en todas sus creaciones ni en sí mismo, sino que es ésta una expresión condicionada de la capacidad de Omnipresencia de su Creador, Dios. El ser-humano tiene voluntad e intención y la capacidad de manifestarla, de hacer realidad sus ideas, pero esta capacidad también está condicionada. Ambas capacidades irán expandiéndose conforme el ser-humano se aproxime al final de su Camino y cumpla así su destino y propósito, su razón de ser.

Pero, mientras estemos en tránsito hacia nuestro destino final, mientras estemos sujetos a esta realidad de tiempo y espacio, estaremos incompletos y en transformación; y esto es lo que produce lo que conocemos como: carencia. La carencia es la falta de lo que nos falta para cumplir nuestro destino y propósito, el que impone la naturaleza de la cual somos expresión. Existe una “carencia original” que es la falta de todo lo que nos falta para cumplir la razón de nuestra existencia, la falta de todo lo que nos falta para ser aquello que debemos ser según lo que nuestro Creador ha decidido y espera que seamos.

​Esta carencia original se expresa en cada estado de realidad particular a modo de necesidades que dan sentido y dirección a nuestro comportamiento. La carencia es parte de nuestra naturaleza. Está en nuestra naturaleza todo lo que debemos ser y hacer para completar el Camino hasta su fin, así como en la semilla del árbol está todo lo que ésta necesita saber para transformarse en un árbol cumpliendo así su razón de ser. De la misma naturaleza surge, entonces, el Propósito y lo que nos conduce hacia él, es decir, la necesidad que da sentido y dirección al comportamiento.

​La necesidad nos conduce hacia el propósito, por ello, la necesidad es la manera en la que la naturaleza nos dice hacia dónde ir y qué hacer. La necesidad nos pone en resonancia con lo necesario, con lo que satisface la necesidad. Así como el hambre nos liga con el alimento y cuando tenemos hambre cualquier alimento hace resonancia en nosotros, llamará nuestra atención y captará nuestro interés. De esta misma manera, quienes sienten la necesidad de saber más acerca de sí mismos, de su naturaleza y de su destino y Propósito, del sentido de la vida más allá de lo cotidiano y de lo comúnmente aceptado por todos, a estos, su naturaleza les dice que es tiempo de dar un paso hacia adelante, en el sentido de su razón de ser. Esta hambre o sed de conocimiento pone al sujeto en resonancia con el saber y con los Maestros, del mismo modo que el hambre te pone en resonancia con el alimento.

Pero somos dos naturalezas encontradas en una misma creación, por ende, experimentamos carencias de distinta naturaleza; por un lado, vivimos sujetos a la necesidad que nos impone la naturaleza terrenal animal humana, la cual nos indica el sentido y dirección que debemos dar a nuestro comportamiento para estar en cumplimiento de sus demandas y ganarnos así el derecho a la existencia. Pero, por otro lado, estamos también sujetos a la carencia original, a la falta de todo lo que nos falta para cumplir nuestro destino y misión final, para completar el Camino.

La necesidad impuesta por la naturaleza terrenal nos induce un comportamiento animal, común al de todos los demás animales sujetos al imperio de la misma naturaleza, esto es, supervivencia, reproducción y jerarquía o, simplemente, la necesidad de conservar la vida. La naturaleza terrenal, a través de su mecanismo de funcionamiento, elaborará juicios en el sentido de su interés y aplicará acciones en correspondencia con el juicio. El juicio que el mecanismo realiza surge de la percepción que el sujeto tiene y la cual consigue a través de los sentidos físicos. El mecanismo de funcionamiento juzgará entre bueno o malo, entre amigo o enemigo, entre oportunidad y amenaza y aplicará las respuestas correspondientes a ello.

En cambio, la necesidad impuesta por la naturaleza Divina actúa de otra manera, de una manera y con una percepción expandida, además, por la presencia de la capacidad de observar, la cual nos confiere la noción de existencia y por la capacidad de manifestar una idea que ya no surge plena de la naturaleza terrenal. Entonces y a medida que expandimos esa percepción gracias a la presencia cada vez más anclada en nosotros del Observador Presente, vemos menos separación y más ligamento entre nosotros y todo lo que existe y, por ello, nuestros juicios, las ideas que construimos, son cada vez más cooperativas en vez de ser competitivas como lo son los juicios que surgen de la naturaleza terrenal.

El conocimiento debe ser dado solo a quienes lo piden y a quienes lo buscan, tal cual busca alimento quien tiene dolor de estómago a causa del hambre; tal cual el ratón busca el queso y lo encuentra, así también, el hambriento de sabiduría buscará el saber y siguiendo su rastro encontrará al Maestro. Pues solo tendrá hambre de sabiduría quien está en oportunidad de recibir sabiduría, tal cual el cuerpo expresa el hambre cuando necesita el alimento.

​El ser-humano, criatura y co-creador, expresará la intención de su Creador, la cual compone a su naturaleza, de la cual éste no puede desligarse como ninguna creación puede desligarse de su propia naturaleza. La noción de sí mismo, del presente, del aquí y ahora y, además, la capacidad de construir voluntad y manifestarla tal cual su Creador lo hizo con él, es expresión también de la intención de su Creador y sirve, esta capacidad, al fin de cumplir la voluntad del Creador dirigiendo a la criatura hacia su destino y Propósito.

​El conflicto revela carencia. Cuando hay conflicto en la vida esto revela una necesidad insatisfecha y la incapacidad de satisfacer esa necesidad. Cuando la necesidad insatisfecha es el hambre, por ejemplo, el conflicto será a causa del hambre y se resuelve alimentándonos, siempre y cuando podamos hacerlo, tengamos con qué. Del mismo modo, cuando la necesidad es el saber, el conflicto que causa la falta de saber se resuelve con conocimiento. Es la naturaleza la que se manifiesta a través de las necesidades, indicándonos el sentido de la acción, el camino que debemos tomar. Entonces, debemos dejarnos guiar por la naturaleza, la cual es la expresión del Creador y la que tiene en sí misma el perfecto sentido de la oportunidad y la correspondencia.

​La capacidad de estar en el presente -o la capacidad de observar- y la capacidad de ejercer poder a partir de lo observado -de tomar decisiones y hacerlas realidad-; ambas capacidades están sujetas a la necesidad y le sirven así a la naturaleza dual del ser-humano. Estas capacidades Divinas, puestas al servicio de la naturaleza humana terrenal, darán sentido y dirección a nuestra existencia dando a cada naturaleza lo que reclama y en su justa medida.

Dado que estamos en tránsito hacia nuestro destino final, como hemos dicho ya, estaremos en carencia hasta tanto no completemos este Camino y será la carencia lo que dará sentido y dirección a nuestra acción para que a través de ella logremos satisfacer las necesidades que la naturaleza va expresando, hasta que por fin nos liberemos de toda carencia y esto será cuando alcancemos el estado de plenitud definitivo que es cuando cumplimos completa la intención de nuestro Creador.

​Todo lo creado se ajusta siempre a su naturaleza y expresa, a través de ella, la voluntad de su Creador. Por ello, es tan natural el que necesita como el que provee lo que el otro necesita pues ambos son expresión del mismo Creador y ambos cumplen la misma voluntad y componen así una unidad perfecta. Así como el macho y la hembra se necesitan para cumplir su destino de reproducción y ambos cumplen así una voluntad común, la de concebir nueva vida y reproducir la especie; así también todo lo creado se liga y se relaciona con el fin de expresar la voluntad del único Creador.

​Dado que la naturaleza de las cosas surge de la intención del Creador de las cosas y dado que existe un solo Creador, la naturaleza de las cosas cumple y sirve a la misma y única voluntad, por ende, todas las cosas están ligadas, aunque se manifiesten de manera separada. Entonces, la esencia de las cosas es la misma pues surge de la misma intención y del mismo Creador, por ello, no existe verdadera separación entre lo que se manifiesta separado, como puede ser la separación física de las cosas.

​Pero, cuando la capacidad de observar y de tomar decisiones a partir de lo observado está sujeta a la naturaleza de lo físico, entonces actuamos de manera separatista y sentimos mucho más intensa la carencia, padecemos la falta. Pues esto es lógico y está bien que así sea aunque la expresión física de la intención del Creador sea manifestación separada de otras manifestaciones, no lo es en cuanto al rol que esta manifestación física cumple en cuanto al Propósito Mayor. Digámoslo así, si un músico, miembro de una gran orquesta, toca su instrumento sin considerar al director de la orquesta y a los otros músicos, es decir, no oye la música que tocan los demás músicos, sino que toca su instrumento de manera separada del resto, en des armonía, entonces, generará disonancia, desequilibrio, carencia…

​Cuando las capacidades Divinas están sujetas e identificadas con la naturaleza de lo físico, éstas actúan en el modo de carencia y es la necesidad la que determina el sentido y la dirección de la acción pero, cuando estas capacidades se expanden y consideran no solo lo físico sino la intención detrás de lo físico, y que da sentido a la existencia física; entonces, ya no es necesaria la experimentación de carencia para dar sentido y dirección al movimiento sino que al reconocer la existencia del Creador y su intención (su Plan), esto confiere al individuo la capacidad de moverse en el sentido de su destino y misión sin necesidad de persuasión alguna.

Cuando actuamos de esta manera, conscientes de nuestro Propósito y por lo cual no necesitamos que la naturaleza nos guíe mediante la persuasión, sino que lo hacemos de manera voluntaria -consciente- en el sentido de nuestro destino y razón de ser, evitamos así los traumas que produce la necesidad insatisfecha para quien hace lo que debe hacer solo cuando la naturaleza se lo demanda a la fuerza, y evitamos así el conflicto que suscita la existencia cuando conocemos la necesidad en su lado negativo, “nos alimentamos recién cuando nos duele el estómago”. Pero, si te alimentas solo cuando el estómago duele, tendrás una relación negativa con la existencia, relación en la cual el dolor y la urgencia serán el patrón de comportamiento habitual; pero, si acaso te alimentas regularmente y bien, y sin necesidad de llegar al dolor de estómago y a la urgencia, entonces, tu relación con la existencia será agradable.

​Cuando hagas lo correcto, lo que corresponde hacer según tu naturaleza, sin necesidad de que la naturaleza te lo demande, entonces, prescindirás de la naturaleza y serás plena expresión de la voluntad del Creador, serás tú el creador de tu naturaleza y no será tu naturaleza la que te cree a ti.

Tu naturaleza será la Naturaleza Divina. Serás entonces plena expresión de la Divinidad y ya no estarás sujeto al condicionamiento de la naturaleza de lo manifestado en separación, de lo material, sino que serás expresión pura de la idea, serás la idea viva, el Verbo Vivo.

​Dijimos que estamos en tránsito, que somos la intención nacida en el Origen que busca su destino para poner fin a este movimiento y para liberarse así del estado de carencia original. Intención que en su trayectoria va adoptando las distintas naturalezas correspondientes a cada estado particular de expresión de la voluntad original. Esa intención es impulsada por el “soplo original” y nada puede detenerla. Por ello, la necesidad que expresa cada naturaleza es ineludible. Pero, entonces, ¿cómo pasamos de un estado de naturaleza sujeto a la carencia en trauma y urgencias, al estado de naturaleza Divina?

​Como decía en los párrafos anteriores, cuando la capacidad de observar y la de tomar decisiones está sujeta plenamente a la naturaleza de lo manifestado en separación, es decir a la materia, entonces, estaremos condicionados por un mecanismo que nos impulsa a través de la persuasión, del miedo, del dolor y del placer. Cuando estamos sujetos a ese estado somos ciegos para ver lo esencial, para ver y comprender el Propósito de nuestra existencia y para reconocer al Creador y a su intención.

También he dicho que ninguna creación puede desligarse de su naturaleza y quedarse sin naturaleza pues, en ese caso, dejaría de existir. Entonces, para desligarnos de la naturaleza de lo manifestado en separación, de lo físico y de su mecanismo, debemos primero ligar a otro estado de naturaleza, a la Divina. Y solo cuando hayamos ligado a la naturaleza Divina, solo allí podremos desligarnos de la naturaleza de lo físico, del animal humano.

​¿Cómo ligar con la naturaleza Divina? Dijimos que la necesidad es la expresión de la naturaleza, de todas las naturalezas incluida la Divina. La necesidad de la Naturaleza Divina podemos decir que es la de Ser plena y completa expresión de la intención de Ser. La intención original, emanada de la mente del Creador, adopta distintas naturalezas en su expresión, pero las naturalezas no conocen la intención, sino que solo expresan una particularidad de ella. Ser implica el reconocimiento de la Intención, Ser la Intención y no solamente la expresión inconsciente de ella. El reconocimiento de la intención requiere, antes de ello, la aceptación de esta idea, de que somos la intención, además de la expresión inconsciente de una intención.

La capacidad de observarnos, de estar presentes en el aquí y ahora; y la capacidad de tomar decisiones, de ejercer poder a partir de lo observado, todo ello son cualidades del Creador, las cuales nos mantienen ligados a él y hacen que el Creador y nosotros seamos uno, el mismo. Por ello, ejercitar y expandir estas cualidades es la manera, es el Camino para expandir, en nosotros, la Naturaleza Divina y atenuar el imperio de la naturaleza de lo físico, del mecanismo animal, el cual nos mantiene sujetos a la insatisfacción y a las urgencias.

Por supuesto, no es un proceso sencillo ni fácil. Este es un proceso similar al que ocurre en la concepción de la vida dentro del vientre de la madre y el parto por el que todo bebé debe pasar para continuar en el sentido de su destino. Desligarnos de la naturaleza de lo manifestado, de lo físico y de su mecanismo de funcionamiento es similar al proceso de gestación del bebé dentro de su madre. Para ello, debemos desarrollar ciertas cualidades estando aún sujetos al mecanismo que no nos servirán para resolver las necesidades que impone la naturaleza humana pero que nos darán el ligamento con la siguiente realidad, en nuestro caso, la Naturaleza Divina.

​Entonces, así como el bebé desarrolla pulmones que no necesita, piernas que no usa estando aún dentro de su madre pero que si no los desarrolla allí adentro no tendrá posibilidad de cumplir su destino y misión, así también nosotros, mientras estamos sujetos a la naturaleza de lo manifestado en separación, de lo físico y del mecanismo, debemos ir desarrollando las cualidades que son expresión de la Naturaleza Divina.

Autor: Nicolás Fernando Niglia,

Proyecto Arca 333

Visión Unificada, el retorno a la Gracia

La realidad la componemos todos… Es prácticamente imposible encontrar una realidad en la que tú seas el único actor y participante, y en la que nadie más tenga influencia sobre tu realidad. Y cada uno de los actores que dan vida a la realidad, actúan impulsados por su necesidad o por un deseo. En la búsqueda de sus objetivos individuales, los actores, que dan vida a la realidad, chocan entre sí. Cada uno busca lo que necesita y lo que anhela sin considerar las necesidades y anhelos de los otros pues, que el otro se alimente no saciará mi hambre, por ello, la necesidad produce una mirada egocéntrica y es desde esa mirada desde la cual valoramos (juzgamos) la realidad y a los demás actores, a quienes veremos como una oportunidad para resolver nuestros problemas (aliados) o bien como a un adversario que debemos eludir o eliminar de la competencia.

La idea desde la cual tomamos nuestras decisiones a diario, lo cual da vida a la realidad, está condicionada por la necesidad y por la percepción, por lo que somos capaces de ver y de comprender. La idea (o juicio) desde donde decidimos se construye a parir de lo que somos capaces de reconocer en nosotros y más allá de nosotros. No consideramos lo que no existe y no existe, para nosotros, lo que no percibimos que es.

Una realidad en la cual sus actores no comparten la mirada, no ven lo mismo y no miran desde un mismo interés, es una realidad conflictiva, de competencia y beligerancia (de guerra), donde en realidad todos son adversarios de todos pues aún los aliados pueden dejar de serlo cuando ya no les convenga la alianza.

Es, por ello, imprescindible la construcción de una Visión Unificada en todos los actores de la realidad para que cese la lucha entre ellos, para que cada actor deje de sembrar derrotas en los demás actores para cosechar sus propias victorias.

La Visión Unificada nos permitirá conseguir victorias sin que al hacerlo sembremos derrotas en los demás actores, sino que nuestra victoria será también la victoria de todos, este es el Paradigma del Ganar Ganar!

Para lograr este objetivo debemos partir de una mirada compartida, debemos ser capaces de ver la realidad con los ojos que todos los actores de esa realidad la ven y, así, todos daremos forma a una IDEA COMPARTIDA que es la idea total que surge de la comunión de todas las ideas individuales…

Esto es posible! y no solo lo es, sino que es requerido hoy por el Cielo. Tenemos la obligación de dar este paso.

Proyecto Arca 333 es el Camino en este sentido, es la oportunidad para que des este gran paso hacia la expansión de la percepción, hacia la Visión Unificada.

Componer una visión unificada no implica renunciar a la visión singular sino todo lo contrario! pues cuanto más singular sea la visión de las actores, mas enriquecida será la visión unificada que surge de la comunión de todas esas visión. Imagina que cada visión es un color, entonces, la visión unificada es la imagen que se crea desde la combinación de todos esos colores…

Este es el primer paso en el ingreso a Proyecto Arca 333, componer la visión unificada de sus actores. Para ello recibirás material, totalmente gratuito, que te ayudará a expandir tu mirada, estimulará tu Pineal y los recuerdos que tienes almacenados en tu cuerpo holográfico.


Glosario

Idea: me refiero con “idea” a la realidad mental que construimos acerca de algo. Es una idea por ejemplo el viaje que haremos la próxima semana, entonces, mentalmente construimos el viaje, los sitios a los que iremos, etc. La IDEA es la representación mental y anticipada de una realidad que luego debe manifestarse en la realidad concreta.

Paradigma: un paradigma es la idea rectora, el modelo a seguir o instalar en determinada realidad.


 

ESPM anuncio

Romanticismo y Amor… otro falso paradigma.

La dependencia suscita la necesidad del control. Evitar la dependencia es fundamental para liberarnos de la necesidad de controlar pues, en realidad, la necesidad nos controla a nosotros, controla nuestros emociones, pensamientos y juicios.

El camino hacia la idea completa de nosotros mismos es un camino hacia la independencia, hacia la libertad. Se trata, entonces, de ir liberándonos precisamente de todo lo renunciable.

Para lo cual debemos ser cada uno el fundamento y respaldo de cada uno. No se trata de aislarnos sino de basar las relaciones no en un vínculo de dependencia sino más bien en una idea que considere la independencia de aquello que hoy necesitamos.

Por ejemplo, saber que todo tiene un final, que todo termina, como dice una conocida canción argentina, es fundamental para dar a la relación y a la circunstancia el carácter de transitoria que verdaderamente tiene y que le corresponde por naturaleza.

Construir una identidad en base a una cantidad de cuestiones y circunstancias debilita a esa identidad que hemos creado y que somos mientras vivamos fundados en ella pues, solo con que una de esas circunstancias en las que basamos la idea del YO cambie o desaparezca, será suficiente para que la identidad que hemos creado tambalee y por fin se derrumbe con el trauma que ello trae como consecuencia.

Pero si, en cambio, consideramos que todo lo que crearemos en esta vida es circunstancial, es decir, transitorio, y nos involucramos con esta idea y basamos la idea en esta característica, entonces, cuando alguno de los factores en los que se sostiene la idea del YO cambie esto no producirá cambio radical en el Yo sino solo un movimiento.

Un error que solemos cometer en la pareja, por ejemplo, es renunciar a la idea del Yo individual, asumiendo esta actitud como un acto de amor, cuando en realidad es todo lo contrario pues, nos condena a la dependencia de otro y la dependencia, como he dicho, trae aparejado como consecuencia natural la necesidad de control de aquello de lo que depende, en este caso, la necesidad de controlar al otro pues cuando baso mi identidad, mi idea del YO, en un estado que necesita al otro, como es el caso de este tipo de parejas, entonces, sin el otro no soy, y esto surte efecto de muerte y dado que por mecanismo rechazamos la muerte haremos todo para evitar que el otro se salga de control, pues sin el otro… no soy…

Debemos protegernos a nosotros mismos de este tipo de errores tan comunes y que son disfrazados y confundidos por amor y por romanticismo, son la trampa, precisamente, que llevaba a los románticos al suicidio… pues no podían controlar la realidad del otro ni al otro y por ende, en la decepción profunda y en la desilusión su identidad perdía sostén y se hacia insoportable su existencia encontrando en el suicido la salida a tanto dolor de no ser…

Vivimos en un mundo cuyo juicio esta condicionado por el interés que le impone la necesidad… por el juego del control que suscita la dependencia…Debemos ser muy precavidos para no enredarnos más de lo inevitable en las redes del mecanismo humano.

Amar es primero y ante todo completarse a uno mismo en uno mismo, constituir la unidad interior del Ser, entre todas las identidades que existen en uno mismo para que todos los que fuimos, somos y seremos estén en perfecta armonía. Amar es integrar en uno solo a todos los que hemos creado, al hijo, al hermano, al amigo, al profesional, al padre, al amante, al marido, al honesto, al mentiroso, al serio y al informal, a todos los que hemos sido y somos sin exclusión.

Cuando amamos al mentiroso que hay en nosotros, amaremos al mentiroso más allá de nosotros pues comprenderemos sus razones para mentir así como hemos comprendido las nuestras y por eso hemos sido capaces de aceptar esa identidad nuestra en vez de rechazarla y ocultarla en la sombra…

arraigo

No busques más factores en los cuales fundar tu idea del YO, tu identidad, fúndase solo en ti, sé tu el sostén y cimiento de tu identidad… acaso, construirías un castillo sobre tierras que no son propias y que pueden ser reclamadas pro su dueño o, en tal caso, construirías tu Castillo sobre suelo propio que nadie ni nada pueda reclamar?

Y, recuerda, el control y la necesidad de control excluye al amor… el amor es incondicionalidad, por ello, siempre que haya condicionamiento para la aceptación del otro y de uno mismo, no habrá amor…

Saludos,
Nicolás Fernando Niglia Verdino

¿Se puede ser Feliz?

psicologa-palma-2

¿Por qué sufrimos?

Para comprender la razón del sufrimiento debemos comprender el sentido que el sufrimiento tiene y el propósito que cumple este mecanismo programado deliberadamente en el animal. Resulta que la vida animal en este planeta, dentro de la cual estamos incluidos los seres humanos por supuesto, está gobernada y regida por un mecanismo que llamamos: instinto. El instinto es la expresión de la voluntad de alguien que no es el sujeto que está sometido al instinto, sino quien programó el instinto que determina el comportamiento del sujeto. Los animales expresamos una voluntad que no surge de nosotros sino que la reproducimos en el comportamiento cotidiano del cual surge una identidad, que llamamos Ego.

Toda creación expresa una voluntad que no le es propia sino de quién creo lo creado. Todo lo creado es expresión de un propósito que no surge de lo creado sino que lo creado surge como consecuencia del propósito. Por ello, toda criatura que no expresa su propósito, no tiene existencia, no tiene lugar ni razón de ser…

Quien programó el instinto, esa consciencia que determina lo que los animales hacemos a diario, espera de nosotros obediencia pues, de lo contrario, se rompería el equilibrio de la vida animal en el planeta y éste desequilibraría además al resto de los sistemas de vida y, así, el planeta incumpliría su propósito de expresar un sistema de vida tal cual el que expresa. El planeta también es creación y por ende expresa una voluntad, un propósito al cual debe ajustarse para existir.

Para asegurarse que todos los animales seamos obedientes, quien programo el instinto, la consciencia del planeta, instalo una serie de mecanismos que nos persuaden ante la desobediencia. Estos mecanismos van creciendo en intensidad persuasiva conforme crece o se intensifica nuestra desobediencia de lo que el instinto demanda.  Así es que comienza con lo que llamamos miedo, luego culpa, luego sube su intensidad a lo que llamamos dolor, luego al sufrimiento y luego, y por último y si acaso no hemos acatado, entonces seremos quitados de la escena a través de la muerte. Son estos los pasos que sigue el mecanismo persuasivo que se activa ante la desobediencia de la demanda del instinto.

Pero no es solamente el instinto el que demanda y espera de nosotros un comportamiento. Nuestra familia y la sociedad nos educan, nos forman, y esperan de nosotros un comportamiento determinado. Esta formación se agrega a la demanda del instinto (inconsciente) en forma de un instinto agregado o inconsciente agregado el cual llamamos subconsciente.

Es decir, estamos sujetos a cumplir no solo la IDEA original que el Planeta tiene para nosotros, su expectativa, sino que además estamos sujetos a la IDEA que nuestra familia tiene para nosotros y a la IDEA que la sociedad a la que pertenecemos tiene para nosotros.

Cuando incumplimos las expectativas de la naturaleza animal y/o las de nuestros padres y y/o las de la sociedad, entonces se activan estos mecanismos, el miedo, la culpa, el dolor, el sufrimiento y por último la muerte/exclusión. En este último caso debo realizar la siguiente aclaración: no siempre la muerte significa la muerte del cuerpo, sino que puede serla muerte de la identidad, es decir, desaparecemos de una ciudad, nos salimos de la estructura social de la familia, nos mudamos a otro país, de esa manera “morimos” a una identidad pues al no encajar en ella, al no cumplir sus expectativas perdemos derecho a la existencia allí.

¿Por qué nos deprimimos?

Cuando el incumplimiento de estas expectativas no es voluntario, es decir, cuando no surge como consecuencia de una decisión voluntaria y vocacional sino que simplemente no somos capaces de cumplir dichas expectativas y renunciamos a lograrlo por sentirnos incapaces, entonces caemos en depresión pues sentimos pérdida de mérito, pérdida del derecho a existir, a ser. Nos sentimos incapaces de cumplir la IDEA original que nos cabe como criaturas y por ello sentimos la pérdida de sentido y razón de existir.

En cambio, cuando el incumplimiento de las expectativas del instinto y/o de nuestra familia y de la sociedad es como consecuencia de una decisión vocacional, si bien se activarán los mecanismos del miedo, la culpa, el dolor, el sufrimiento y la muerte/exclusión, éstos no serán determinantes ni tendrán la intensidad que en el caso anterior pues la misma razón por la cual hemos incumplido dichas expectativas, la vocación, nos salva, nos da el estímulo suficiente para neutralizar esos mecanismos de persuasión.

Entonces, ¿por qué caemos en depresión? Porque nos sentimos incapaces de cumplir las expectativas de la Vida de la Familia y de la Sociedad; pero, fundamentalmente porque no estamos ejerciendo una voluntad singular, propia y soberana del sujeto, sino que quedamos atrapados en un vacío, nos hemos detenido, estancado.  Pero esto es bueno! pues no lo logramos, incumplimos,  porque ello no sirve a nuestro propósito de nacer como creadores, no sirve a la transformación de la criatura en creador.

Este es el sentido de la frase de Jesús: “renuncia a la vida y hallarás la Vida”… renuncia a la vida que te propone el instinto y la sociedad y hallarás TU VIDA, la vida del Ser que eres y que es la razón de tu existencia. Renunciar a la vida no significa que te crucifiquen, sino que debes aceptar la muerte de la identidad social, de hijo y de la identidad que tú mismo habías asumido de ti mismo, claro! Es una muerte y se siente como tal.

Entonces, ¿qué es lo que neutraliza los mecanismos persuasivos del instinto como el miedo, la culpa, el dolor, el sufrimiento y la muerte? Lo neutraliza una razón que tenga la misma intensidad y significado que aquello que esos mecanismos vienen a defender, es decir, la vida. Aquello por lo que estás dispuesto a dar tu vida, a dar tu tiempo y tu dedicación, aquello en lo que decides ser y realizarte aquello a lo que no puedes renunciar pues sería como renunciar a ti mismo… eso, esa vocación, ese propósito nos da el poder y la razón y el sentido a todo lo que nos pasa como consecuencia de ello mismo… es este un acto de verdadero amor.

Algunos filósofos definían la felicidad como la ausencia de angustia, siguiendo este razonamiento sencillo pero suficiente, podemos decir que la felicidad la trae el cumplimiento de las expectativas de la vida, expresadas a través del instinto y de las expectativas de la familia y de la sociedad, expresadas a través de la educación y las costumbres. Es decir que la felicidad es el premio que la vida, la familia y la sociedad nos dan cuando obedecemos sus expectativas.

Sin embargo, se postula otro camino para llegar a la felicidad o a la ausencia de angustia, este otro camino sugiere la indiferencia a las expectativas del instinto, de la familia y de la sociedad. Este camino nos induce a un estado de insensibilidad hacia la vida y hacia el otro. Entonces, la felicidad en este caso deviene por la ausencia de angustia pues al no sentir la demanda que las expectativas significan para quien las acepta, sencillamente no habrá incumplimiento, no habrá deuda.

Pero, realmente, ¿podemos ser indiferentes a la demanda del instinto, podemos vivir realmente sin ocuparnos de sobrevivir, sin sexo, sin relación con los demás y con el mundo? Claro que no.  Es una empresa destinada al fracasado así como ha fracasado, por ejemplo el celibato en los curas.

La felicidad que propone la vida, en este nivel de realidad o dimensión, es una felicidad consecuente del cumplimiento de las expectativas que la vida (el instinto), la familia y la sociedad tiene sobre nosotros, de lo que ellos esperan de nosotros para darnos lugar y reconocimiento y todo lo que necesitamos de los demás para vivir y para cumplir las demandas del instinto. Necesitamos una mujer, los hombres, para cumplir nuestra obligación de reproductores por ejemplo.

¿Existe otra felicidad? Pues si existiera otra felicidad no sería aquella que surge como consecuencia de la ausencia de la angustia, es decir, de la ausencia de incumplimiento de las obligaciones sino la que nos libera del deber de cumplir. Si acaso no tuviéramos obligaciones que cumplir sino solo Ser, no habría incumplimiento pues siempre que expresamos lo que somos, pues dado que somos lo que expresamos, en ese caso estaríamos siempre en perfecto cumplimiento. Entonces, ¿se puede alcanzar este estado de felicidad?  Sí, pero para ello deberíamos estar plenamente comprometidos con lo que somos, con el Ser en cada uno, y ejercer solamente las cualidades singulares que determinan y caracterizan a nuestro Ser sin importarnos otras obligaciones que no sean éstas. Este es el sentido de la renuncia, del desapego.

Para alcanzar aquel estado de felicidad o plenitud, debemos antes conseguir libertad, es decir, debemos desafectarnos de la obligación impuesta por una voluntad que no surge de nuestra voluntad, como es la voluntad que expresamos cuando vivimos para cumplir las expectativas del instinto, de la familia y de la sociedad.

Esto que digo no entraña oposición al instinto o a la vida, no implica oponernos o entrar en antagonía con la educación y con la familia y con la sociedad, no debemos combatir a nadie, sino solo Ser. Se trata dar a tu vida un sentido en pleno compromiso con tu vocación, con tu destino singular y propósito específico, para lo cual tienes las cualidades específicas que necesitas. No se trata de dejar de alimentar al cuerpo o de dejar de tener sexo, se trata de hacer todo eso siempre y cuando hacerlo no implique condicionamiento para lo verdaderamente importante. No se trata de olvidar a tus padres o de rechazarlos, se trata de amarlos y comprender sus razones, comprender que en ellos priman los mecanismos del instinto, de su familia y de la sociedad, los que en ti no están teniendo efecto pero sí en ellos, por ello debes ser indulgente con tu familia y con la sociedad pero sin salirte ni un centímetro de tu rumbo.

En fin, si no amas, si no abrazas lo que eres y si no ejerces tu Don, tu vocación y tu propósito incondicionalmente, entonces, los mecanismos del instinto y las expectativas de tu familia y de la sociedad te oprimirán y te deprimirán, te quitarán poder y razón.

Saludos,

Nicolás Fernando Niglia Verdino

 

El Ego, aliado o enemigo?

¿Quién es el Ego? ¿Cuál es el sentido del ego? ¿Cuándo es nuestro mejor aliado y cuándo es nuestro peor enemigo?
Comencemos por entender o, por lo menos por aproximarnos a un entendimiento más claro de qué es el ego. El ego es una identidad, una idea mental que construimos de nosotros mismos. Esta idea se basa en una serie de comportamientos que dan cualidad a la idea del YO. Estos comportamientos surgen del instinto, es decir, de lo que la misma naturaleza humana animal impone como condición de existencia. Estos comportamientos giran en torno a la necesidad. La necesidad es la manera en la que la naturaleza terrenal nos dice qué quiere que hagamos.
Entonces, en el intento cotidiano de satisfacer las necesidades que el instinto impone construimos un comportamiento, una manera de resolverlas, y de ese comportamiento surge una idea de quiénes somos. Esto es el ego, la identidad que construimos de nosotros mismos en cuanto al comportamiento y a las experiencias que vivimos en el intento por satisfacer las necesidades que la misma condición humana impone. El éxito o fracaso en la satisfacción de las necesidades que impone el instinto nos dará un lugar en la manada, el reconocimiento y el poder sobre los demás. Un ego fuerte es aquel que es capaz de satisfacer eficientemente sus necesidades y un ego débil es el que no logra la plena satisfacción de las mismas y, por ende, siente una pérdida de derechos, de dignidad.
Un ego fuerte y exitoso para cumplir las demandas del instinto (supervivencia, reproducción y reconocimiento) nos dará seguridad en nosotros mismos, autoestima. Un ego incapaz de cumplir esas demandas exitosamente nos dará inseguridad, inestabilidad. La naturaleza nos impone como condición de vida el cumplimiento de determinadas obligaciones, como sobrevivir, reproducirnos y ganar (competir). Cuando no cumplimos esta obligación, cuando perdemos, perdemos no solo aquello que disputábamos sino que perdemos derecho a la vida, nos sentimos morir. Por esta razón intentaremos a diario ganar, es decir, conseguir lo que la naturaleza nos demanda. Este comportamiento nos mantiene apegados al propósito de la naturaleza terrenal pues de lo contrario aceptaríamos la muerte.
gggg
El ego es el que nos conduce por el mundo, es el que sabe cómo resolver las cuestiones de la vida terrenal, un ego fuerte nos resuelve todo lo que necesitamos para existir y para vivir en el mundo pero nos mantiene apegados a su propósito, es decir, asume el mando de nuestra vida. No está mal! Sino solo cuando es tiempo de dar a nuestra vida un sentido que no tiene como propósito satisfacer las obligaciones que la naturaleza terrenal nos impone. Cuando decidimos dar a nuestra vida un sentido trascendental, que nos lleve al siguiente estado de realidad extra planetario, entonces ya no nos sirve el ego pues no nos interesa cumplir las obligaciones del mundo sino liberarnos del mundo y trascenderlo. Pero, un ego fuerte, un ego que sabe cómo resolver las cuestiones de la vida, nos ayudará siempre a mantenernos con vida, a resolver las cuestiones cotidianas mientras atendemos las cuestiones trascendentales.
Es este un proceso gradual, donde el ego va cediendo participación y poder, el ego fuerte, y vamos ganando seguridad y respaldo, el que antes nos dábamos a nosotros mismos basados en nuestra capacidad de conseguir el éxito, pero esta vez basándonos en otras cualidades también de nosotros mismos pero que no son las que surgen del ego ni las que nos sirven para ganar en este mundo. El ego se convierte entonces en tu mejor aliado cuando te ayuda a resolver las cosas del mundo a la vez que va cediendo el poder y el gobierno a una nueva identidad de ti mismo que va surgiendo fundada en un nuevo estado de naturaleza en ti extra terrenal. Pero puede ser tu peor enemigo cuando el ego no suelta el gobierno, cuando no cede el espacio y acapara y monopoliza.
Entonces, necesitarás “poner de rodillas el Ego”, necesitarás “hacerlo fracasar” hacerlo perder el derecho a la vida para que se debilite y ceda espacio. Tus Guías, Maestros y Seres de Luz que acompañan tu crecimiento, bregarán por la mejor alternativa para ti, si acaso tu Ego, un ego fuerte y exitoso no da espacio a la expresión de la nueva identidad y no cede espacio y poder, entonces serás conducido por circunstancias de “fracaso” para que, precisamente ese ego fortachón se debilite en su fracaso y renuncie al mando. Entonces, las circunstancias de fracaso en los temas del mundo serán siempre una perfecta oportunidad para que se exprese la nueva identidad en ti.
Saludos, Nicolás Fernando Niglia Verdino

Las 3 Etapas del Despertar de la Nueva Identidad Yo Soy

abc

1era Etapa: creación de la identidad transitoria, humana, terrenal, basada en las demandas del instinto. En esta etapa forjamos la identidad que llamamos EGO, nuestro comportamiento esta guiado por el instinto, es decir, por el estado de necesidad y deseo e impulsado por el miedo (miedo a morir, miedo a no tener, miedo a no pertenecer “a la manada”…) Esta identidad EGO se basa en 3 objetivos: supervivencia del individuo, supervivencia de la especie humana (reproducción y familia); y, jerarquía (llevar la condición humana a su máxima expresión en los dos objetivos anteriores).

Esta 1era Etapa va desde la concepción y hasta los 30 años de edad aproximadamente, puede variar por supuesto, anticiparse a los 21 años o demorarse más allá de los 35 años.

El mundo es un sitio propicio para completarnos en esta 1era Etapa, nuestros padres, nuestro contexto habitual ofrece los estímulos necesarios para ello.

2da Etapa: A partir de los 30 años de edad aproximadamente, comienzan a despertar en nosotros cualidades que no surgen de lo instintivo, que no vienen a cumplir los objetivos del Yo Ego sino que inclusive son un obstáculo para ello. Surge un nuevo estado de sensibilidad y entendimiento, gradualmente va despertando en nosotros una nueva mirada, nos focalizamos en temas que antes no nos interesaban y tenemos una sensibilidad más intensa para con esos temas y para con todo, vamos comprendiendo las cosas desde una nueva perspectiva, desde una mirada más amplia y profunda a la vez. El Yo Ego comienza a sentirse insuficiente para conseguir los objetivos que antes alcanzaba sin problema.

El mundo, que era un sitio propicio y ofrecia los estimulos adecuados para la 1era Etapa, ahora se convierte en un sitio hostil. Nuestro mundo cotidiano, la familia, amigos, ambiente de trabajo, pais… surte ahora un efecto cada vez más negativo pues estimula la identidad Yo Ego en vez de estimular la nueva identidad naciente y basada en el nuevo estado de sensibilidad y entendimiento (consciencia). Sentimos la imperiosa necesidad de alejarnos de nuestro mundo habitual, de tomar distancia al menos un tiempo.

Quienes lo hacen, quienes toman distancia y permiten asi la expresión de la nueva identidad sin los estimulos del pasado, ellos verán nacer su nuevo YO, el Yo Superior encarnado, la identidad eterna, la que ya no muere, la que no está sujeta al nucleo del planeta Tierra desde donde viene el instinto animal, sino que esta nueva identidad esta en sintonía con el nucleo del Universo y por eso nos libera de los condicionamientos exclusivos que impone el sistema de vida planetario.

Mudarnos a nuevos sitios, cambiar habitos y costumbres aun alimenticias, cambiar las relaciones, etc. todo ello siempre ensintonía con lo que la nueva identidad requiere para su crecimiento y maduración.

A medida que nace y se desarrolla el nuevo yo y construimos los nuevos habitos de vida basados en este nuevo ser naciente, el otro Yo, el Ego va cediendo el poder a este Yo resucitado. A este proceso se lo llama “la muerte del Ego” o “Crucifixión”.

3era Etapa: un vez que la nueva identidad Yo Soy ha nacido y esta arraigada a esta vida en hábitos y costumbres que le sirven a su expresión (y ya no a la del Yo Ego), Sentimos la necesidad de regresar al sitio del que nos hemos alejado, a nuestra familia, amigos, país… pero regresamos no como nos fuimos sino en un nuevo estado, que llamamos “resucitado”, no nos verán igual, no les será fácil reconocernos… somos otro aunque estemos en el mismo cuerpo…. Regresamos para iluminar nuestras sombras, para perdonar al que fuimos y lo que hemos hecho y no hecho mientras transitábamos este proceso, no solo en esta encarnación sino en todas las anteriores pues en todas ellas hemos sido “Yo Ego”… y debemos sanar toda esa memoria y sanar nuestro vinculo con la Vida, con el Planeta con la humanidad….

Debemos sanar la relación con nuestra madre y padre, con nuestros hermanos, hijos, amigos… pais… no regresamos a pedir su perdon… sino a perdonarnos y a perdonar… no necesitamos que ellos nos perdonen o nos entiendan, es nuestro proceso y no el de ellos…

Cuando completamos este proceso, entonces, viene el final de este camino, lo que llamamos Ascensión… ya no necesitamos más la identidad Yo Ego… seguiremos viviendo desde la identidad que ha nacido, el Yo Superior se ha liberado entonces de tener que seguir encarnando para completar esta etapa, la ha superado.

De esto también hablaremos y nos ocuparemos en las próximas charlas y talleres en León Gto próximamente

Saludos
Nicolás Fernando Niglia Verdino